lunes, 8 de marzo de 2010

El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

Jorge de Burgos.
Fotograma de la película.


Novela medieval y de intriga.



Ambientada a principios del siglo XIV, la obra refleja una época de transición entre dos mentalidades. Dos concepciones del mundo. La visión milenarista y apocalíptica, basada en el temor de Dios, vengativo y justiciero, típica de la época del Románico, da paso a una nueva mentalidad más urbana y abierta, donde Dios es misericordia y perdón, una concepción del arte y de la vida desde una perspectiva humanista. Y esos dos mundos entran en conflicto en la novela. Por un lado los franciscanos, con su idea de la pobreza de la Iglesia y por el otro los benedictinos, mucho más tradicionales e inmovilistas.

En una abadía se está produciendo una serie de muertes, el franciscano Guillermo de Baskerville ha de investigar a qué se deben.
En la obra se enfrentan la tolerancia con el fanatismo religioso, encarnado por Jorge de Burgos, el monje ciego, que según dicen se trata de un guiño y un homenaje a Borges. Al igual que el escritor, se trata de un personaje que habla español y siempre está rodeado de libros, aunque en el caso del siniestro monje que nos ocupa es como poner al lobo a cuidar de los corderos.
El enorme éxito que tuvo la novela llevó a hacer una versión cinematográfica, protagonizada por Sean Connery que, a pesar de ser una película muy decente y bien ambientada, no refleja todo el espíritu de la obra y se queda más superficialmente en la trama policíaca, de intriga y misterio. La novela es algo más que una investigación sobre unos misteriosos crímenes, es un libro erudito con multitud de citas en latín, tiene crítica histórica y religiosa, una indudable carga filosófica y alegórica, hay pasajes memorables desde el punto de vista literario ... La novela tiene varios niveles de lectura para públicos muy diversos, con citas y referencias eruditas que el lector profano no entiende pero no le impide comprender la trama principal de la obra.
La descripción que se hace de la portada de una iglesia románica es inmejorable. Adso de Melk contempla asombrado el cortejo de demonios y condenados que se abre ante él y entra apesadumbrado en el templo con el ánimo sobrecogido:

" Y vi a un orgulloso con un demonio trepado sobre sus hombros y hundiéndole las garras en los ojos, mientras dos golosos se desgarraban mutuamente en un repugnante cuerpo a cuerpo, y vi también otras criaturas, con cabeza de macho cabrío, melenas de león, fauces de pantera, presas en una selva de llamas cuyo ardiente soplo casi me quemaba. y alrededor de esas figuras, mezclados con ellas, por encima de ellas y a sus pies, otros rostros y otros miembros, un hombre y una mujer que se cogían de los cabellos, dos serpientes que chupaban los ojos de un condenado, un hombre que sonreía con malignidad mientras sus manos arqueadas mantenían abiertas las fauces de una hidra, y todos los animales del bestiario de Satanás, reunidos en consistorio y rodeando, guardando, coronando el trono que se alzaba ante ellos, glorificándolo con su derrota (...) Portal, selva oscura, páramo de la exclusión sin esperanzas, donde todos los habitantes del infierno parecían haberse dado cita para anunciar la aparición, en medio del tímpano, al Sentado, cuyo rostro expresaba al mismo tiempo promesa y amenaza . "
(Primer día, hora sexta)

Pórtico de Conques (Francia)
Foto: Juan Aranda


El infierno y sus suplicios.
Detalle de la portada de la Iglesia de Conques (Francia).
Foto Juan Aranda.


Y es Adso de Melk, el monje servidor o pupilo de Guillermo de Baskerville, el encargado de contarnos todos los detalles de la historia desde el principio hasta el final:

Hace frío en el scriptorium, me duele el pulgar. Dejo este texto, no sé para quién, este texto, que ya no sé de qué habla: stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus”.


33 comentarios:

  1. Cuando me leí este libro tenía 14 años, y he de reconocer que no hubo mucha gente que se lo leyera por entonces a aquella edad, acababa de salir la peli, es un libro que he de volver a leer algún día ya que en su momento las "descripciones" me parecieron un plomo insufrible y de ver si ahora tras veintialgún año de olvido las afronto con otro espíritu...

    ResponderEliminar
  2. Las descripciones son maravillosas. Lo que pasa es que para un chico de 14 años no me extraña que sea algo pesado. La descripción de la portada románica, de la que yo he puesto un pequeño fragmento, es alucinante. De adultos se ven las cosas de otra manera.
    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo leí hace años y me gustó mucho. Debería releerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es una buena novela.
    Un saludo, Kassiopea.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra, Eladio, que te guste esta obra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Monsieur, me encanta esa novela! La disfruté a tope y la lei un par de veces. Me ha picado el gusanillo con esta entrada, y creo que le daré una tercera lectura.
    Por cierto que la pelicula tambien me gustó, aunque no pueda ofrecer tanto como la novela.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Una novela muy completa, madame. Me encantó.
    Buena semana. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Cayetano, la novela es desde mi punto de vista, extraordinaria. Y la pelicula la he visto dos veces y tambien me encanto.
    Te envio un saludo Isthar

    ResponderEliminar
  9. Un novelón el que nos legó Eco. De lectura normal, entre fácil y difícil, mucho más asequible que los que escribió después y ya no leí: El pédulo de Foucauld, etc. Este novelón es un ejemplo de novela histórica, policíaca, de aventuras, etc. Gusta también por su extensión, pues Eco podría haber escrito un ladrllazo dada su erudición.
    Recuerdo que la peli la vi allá por 1987, en Ávila, residiendo yo en el Valle del Tiétar y al salir me cayó una nevada copiosísima que me dejó en el puerto de Menga aislado y, como la cosa va de Medioevo casi fenezco de frío, como el arcipreste de Hita en la Fontefrida, pero yo sin serrana. Me impresionó lo aborrecible del sujeto que hace de español integrista, lo tenía todo: feo, reaccionario, amargado, etc, etc. Sean Connery actúa de muerte: un actorazo.
    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
  10. Magistral novela. Capaz de dar mucho de sí y con varios niveles de lectura que te permiten redescubrirla si la leíste joven.

    ¿Por qué hace mucho que no hay "bestsellers" de este tipo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Esta fue la novela que fascinó a media Europa... Y es que tenía mucha garra, además de esa sabiduría e información de la que hablas, el fondo de intriga, los conflictos de la iglesia. Y no se si fue casual hacer que el perverso fuera un monje español... Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Una de mis novelas favoritas, un libro de cabecera tanto de Historia como de otros ámbitos d ela vida humana. Y no por ello plenamente comprendido. Es un libro que refleja tantas cosas, tanta filosofía, arte, sentimientos humanos, Historia, religión, intriga, investigación, ciencia... Lo he leído un par de veces y confieso que me abruma, que nos soy capaz de llegar a asimilarlo del todo.

    Esta afirmación (su complejidad) hace que muchos lectores se echen atrás, que detesten la obra de Umberto Eco. Para mí es lo contrario, ¿no te parece?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Hola Cayetano:
    Una novela interesante. más el libro que la película, que tampoco fue mala.
    La novela la leí dos veces y la película otras tantas....Como dice La Dama Masqueé me entro el gusanillo de volver a leerla (y de ver la película)

    Saludos Cayetano. Ha estado complicado dejar el comentario. No me aparecía la ventana. Pero se solucionó

    ResponderEliminar
  14. Las dos son buenas, Isthar, aunque yo prefiero la novela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Es verdad, Juan. Mira que tocarle a un español precisamente el papel de integrista y carca...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Reinas del garito, será que no interesa este tipo de novelas porque se vende más la pseudo literatura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Isabel, podía haber sido italiano el malo. Tienen donde elegir. Pues nada, tenía Eco que coger un español... A un amigo que hizo Clásicas le dejé el libro y me lo devolvió todo traducido a lápiz. Con lo cual gané mucho en la segunda lectura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo contigo, Carmen. El libro es muy completo y ambicioso. Va más allá de una simple novela de intriga. Una maravilla. A ver si aprenden otros bestselleros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Una buena novela, Manuel. A la buena literatura siempre se regresa y se hacen otras relecturas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Creo que todos los de mi generación, lo que más recordamos de la película es la escena de sexo entre la gitana y el monaguillo. Para algunos, la primera que veíamos en la televisión.

    ResponderEliminar
  21. Ya sabes que las películas tienen que vender como sea su producto y el sexo siempre es un buen recurso.

    ResponderEliminar
  22. Cayetano, estoy deacuerdo, la novela es magnífica, retrata una época histórica totalmente a caballo entre las ideas apocalípticas y el resurgir que estaba por llegar, y que encarna Guillermo.

    De la peli, tengo que contar mucho. A mí me parece muy buena la ambientación, el contexto, el reflejo que hace del momento histórico, tanto como para ponersela a mis alumnos. Cayetano, pobre incrédula yo, creer que iban a aprender algo, solo se quedaron con la única escena de sexo que aparece, que decepción. Y estoy segura como decís, que eso era un recurso para vender la peli.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Es lo de siempre, muchacha en la ventana, todo es un puro mercado y el sexo vende.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. La novela buenísima y la peli ha logrado estar en consonancia, algo a lo que se ve, nada fácil de conseguir. Muchas veces la pongo de ejemplo junto a "Los santos inocentes" de lo que es lograr hacer una buena película de una buena novela.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por el comentario, Trecce. Creo que la película "Los santos inocentes" es más fiel a la novela que ésta, quizás porque es menos compleja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Ya sabes que la Edad Media es uno de mis amores, desde "El otoño de la Edad media", de Huizinga,libro de cabecera de los especialistas en Románicas, a la "Flor nueva de romances viejos" de Menéndez Pidal, todo me fascina. Naturalmente esta novela me gusta con locura, porque es magnífica. La película, necesariamente es siempre inferior, porque ha de cercenar fragmentos, escenas, personajes incluso, pero sobre todo, palabras. Y no olvidemos que somos PALABRA, que pensamos en palabras. De ahí la enorme y suntuosa riqueza de la Literatura.

    En otro orden de cosas: te he retado en mi blog jajaja

    ResponderEliminar
  27. Cuánta razón tienes, amiga Rosa. La palabra es insustituible, porque sugiere y permite la evocación de imágenes y sensaciones en nuestra mente. Contribuimos así cada uno a dar forma a lo que se nos narra. Participamos. No somos meros espectadores. ¿El "mero" no es un pescado?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Puede que haya leido esa novela unas cuatro o cinco veces
    Es un tratado de filosofìa
    una novela policial,una historia de amor,una reconstruccion de epoca magistral
    ¿que mas?

    ResponderEliminar
  29. Umberto Eco nunca había escrito una novela antes. Llegó, escribió y triunfó. Un genio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Creo que Umberto Eco nunca había escrito una novela antes de ésta. Lo hizo y triunfó. Un genio.

    ResponderEliminar
  31. Si, muy interesante y que completa mucho la información de mi post, lo adjunto a mi entrada!

    ResponderEliminar
  32. Gracias , Clara, por pasarte por aquí y comentar.
    Creo que entre los dos hemos hecho un comentario completo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar