martes, 22 de septiembre de 2009

Premio especial "Metepatas de la Historia"


Imagen: Wikipedia


EL KAISER GUILLERMO II


El Kaiser Guillermo II de Alemania puso a su país en el camino de la Primera Guerra Mundial.
Era un ser prepotente, soberbio, arrogante, egocéntrico, impulsivo, visceral, quizás acomplejado por su brazo deforme de nacimiento. Era partidario del nacionalismo más xenófobo y agresivo, en la línea del "darwinismo social" de Spencer : la ley del más fuerte. Convencido del papel decisivo de Alemania en la historia como gran potencia, no renunció a ser un país importante en el reparto colonial.
Con anterioridad, cuando el Kaiser era Guillermo I , con su canciller Otto Von Bismarck, el Reich alemán había conseguido mantener aislada a Francia, tras la guerra franco- prusiana en la que el país galo perdió Alsacia y Lorena. Había que evitar la revancha. El método empleado fue una inteligente política de alianzas en Europa, en las que participaba Alemania y Francia estaba excluída.
Cuando llegó Guillermo II, todo el entramado inteligente de Bismarck se vino abajo a partir de una serie de graves errores o "meteduras de pata" en el plano político.
Lista de errores:
1.- Celoso del protagonismo del "Canciller de hierro" promovió la destitución de Bismarck y así tener el control absoluto de la Cancillería.
2.- Política navalista: contrucción de barcos de guerra. Lo que despertó la desconfianza de Inglaterra. ¿Para qué demonios quería barcos Alemania? ¿A quién pretendía asustar?
3.- Envío de un buque de guerra frente a las costas del Marruecos francés.(Crisis de Agadir) Una actitud claramente provocadora que parece insinuar: ¡Cuidado que aquí estoy yo!
4.- Declaraciones explosivas sobre la misión histórica de Alemania: "Potencia naval como meta, política naval como instrumento"
5.- Simpatía hacia los boers -antiguos colonos de origen holandés- de sudáfrica en la guerra anglobóer. Lo que provocó mayor tensión con Inglaterra.
6.-Negar ayuda a Rusia para hacer frente a su desarrollo industrial. Este país buscará en Francia el apoyo necesario.
Resultado: creación de la Triple Entente frente a Alemania: Francia, Inglaterra y Rusia se alían entre ellos ante la actitud mostrada por el Kaiser. El cerco terrible en torno a Alemania que precisamente Bismarck había logrado evitar con su inteligente política de alianzas.
La paz mundial estaba a merced de cualquier eventualidad.


18 comentarios:

  1. Una vez leí que la regla diplomática, hasta la llegada del Kaiser Guillermo II, era que en Europa reinaba el equilibrio y en el mundo Inglaterra. Esté trató de cambiarlo hacia una que fuese, en Europa reina Alemania y en el mundo el equilibrio. Y claro un vuelco así creó tensión, tanta que el inventor de la ametralladora se vino a Europa por que en EEUU le dijo un amigo que si realmente quería hacerse rico inventara algo que ayudara a los europeos a cortarse el cuello entre ellos... como así fue.

    Las acciones de este sujeto desencadenó la IGM y como consecuencia de esta la IIGM... por lo que efectivamente es el mayor mete patas de la historia.

    ResponderEliminar
  2. Récord Guiness de las meteduras de pata. Un personaje bastante impresentable.
    Saludos, José Luis.

    ResponderEliminar
  3. Oiga, pues a la vista de la larga lista de meteduras de pata, este hombre se ganó a pulso el galardón que usted le otorga. Y mire que estaba dura la competencia.
    De manera que este individuo fue el origen de tanto follon de guerra mundial! Que barbaridad, la que puede liar una persona sola como se empeñe bien.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. En efecto, madame,este hombre era el máximo representante de la "Gran Alemania", idea que luego retomó Adolf Hitler y acabó de liarla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Para mí que éste entendía y no me refiero de guerra.

    ResponderEliminar
  6. No sé si "entendía". El caso es que primero estuvo enamorado de una prima suya que le dio calabazas, luego se casó. Pero bueno, eso no quiere decir nada. Eso sí, de política exterior "entendía" poco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que nunca he podido comprender cómo Alemania, con su desarrollo industrial y científico, su sociedad avanzada y urbana, su impresionante vida cultural de aquella época (sin contar la no menos espectacular de antes), etc, pudo caer en las garras de éste estúpido. A fines del XIX e inicios del XX, en plena Belle Epoque, Alemania no tenía una fuerte crisis como en los años 30, ni estaba humillada, ni tenía aún pretensiones claras sobre el Espacio Vital hitleriano. Sólo algunas colonias. Lo del nazismo es ya harina de otro costal, pero lo del Káiser...es sencíllamente estúpido. Cada dinastía tiene su anormal, y la prusiana de los Hozenzollern (no sé si está bien escrito este apellidejo) tuvo el suyo. Y de poco vale tener un canciller inteligentísimo como Otto von Bismarck, al Canciller de "Hierro".
    Saludos Cayetano, me gusta poner a caldo a estos personajillos estúpidos que nos traes aquí.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo, amigo Juan, que una de las razones de que Alemania se lanzara al precipicio fue el llevar poco rodaje como nación unificada, ávida de conquistas coloniales que el resto de Europa ya estaba consiguiendo. Es decir que llegó tarde al reparto y no se conformó con ser uno más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, desde luego, que era la razón que me daba el profe de la facultad, pero es algo simple. Me lo comparaba, ya en la República de Weimar, que esa juventud como nación les llevó a Hitler al igual que la joven nación italiana con Mussolini. También nación de grandes genios en ese momento da la Belle Epoque.
    ¡Ay el imperialismo maldito que siempre lleva a las guerras!. Ya lo decía Marx: el nacionalismo es cosa de burgueses, las clases obreras no tienen patria. Nacionalismo y religión (opio del pueblo) fueron, son, y creo lamentablemente que serán, los males de la humanidad a lo largo de la historia, del alfa al omega.
    Saludos don Caye.

    ResponderEliminar
  10. Está claro, amigo Juan, que detrás de ese afán imperialista hay un cúmulo de causas y no sólo una que lo explique. Tú citas muy bien el nacionalismo no revolucionario, sino reaccionario, xenófobo y expansionista como una de las principales razones y no te falta razón. Sería una aplicación de la teoría del "darwinismo social", acuñada por Herbert Spencer, la ley del más fuerte frente a los débiles, que luego Hitler llevaría a la práctica. Un asco.
    Saludos, colega.

    ResponderEliminar
  11. Luego soy yo el friki... La Marcha Imperial de The Empire Strikes Back como fondo musical a la hora de hablar del Kaiser Guillermo II... No insulte usted a Darth Vader, por favor...

    ResponderEliminar
  12. Ejem, creo que tienes razón. El "malo" de la película de tu infancia es menos malo que el de la imagen, por lo menos es de celuloide.

    ResponderEliminar
  13. Un gusto saludarte y decir que muy interesante tu espacio, me agrada.
    Un cordial saludo Isthar

    ResponderEliminar
  14. Como decimos en Argentina... Qué pedazo de hdp!... Hay que tenerlos presente, siempre aparecen pichones... ¡Cuidado!

    Besotes Cayetano y gracias por enseñarme tanto!

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Isthar, bienvenida a este blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Mai Puvin, por aquí también decimos esa expresión. Viene bien. Por lo menos se desahoga uno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante tu blog. Un placer poderte leer.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Angus. Eres muy amable. Bienvenido a esta tu casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar