lunes, 3 de septiembre de 2018

Hombre solo



Me contaba Juan algunos trucos que realizaba cuando su mujer se iba unos días de vacaciones con los niños al pueblo de sus padres y él se quedaba de “Rodríguez”, solo en casa. Teresa  le dejaba preparadas dos cazuelas para la semana que iba a estar fuera. Una de carne con tomate y otra de pollo en salsa. Cuando llegaba la hora de comer, armado con una cuchara, se sentaba en el suelo y abría la puerta del frigo, cogía una cerveza y echaba un buen trago. Aprovechaba que estaba solo y no daba mal ejemplo a los niños y soltaba un sonoro eructo; luego abría una de las cazuelas y allí mismo metía ocho o diez veces la cuchara y se comía, sin calentar ni servir en un plato, lo que consideraba oportuno. Vuelta a cerrar la cazuela y el frigorífico.  Hasta la noche, cuando repetía la operación. Así cada día.
También me contaba su método para secar rápidamente los calzoncillos.
Después de darles la vuelta dos veces, lo de fuera para dentro y lo de delante para atrás, llegaba la hora de lavarlos a mano, en el fregadero, junto a la taza, a la cafetera y al cazo de la leche del desayuno, para matar dos pájaros de un tiro, con un buen chorro del concentrado verde para la vajilla.
Luego, una vez que los escurría bien, encendía la tostadora de pan y la cubría con papel de aluminio, y colocaba encima los calzoncillos, procurando darles la vuelta de vez en cuando para que no se tostaran.
También tenía otro método para reutilizar los calcetines usados.
Tras ponerse los calcetines tres días seguidos, que se quedaban secos y tiesos como si tuvieran almidón, imposible de reutilizar una vez más, el primer paso sería rociarlos con el antitranspirante para los pies o, como aconsejaba O'Rourke en su libro "Cómo tener la casa como un cerdo", embadurnarlos con desodorante de barra antes de volver a enfundárselos.
—Entran más suaves —decía—. Luego, el día en que regresa la parienta, te duchas y ya te los quitas del todo y los metes en la lavadora, junto a las camisas y las sábanas, para cuando haga la colada.

Relato registrado en Safe Creative, bajo licencia


34 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí. Uno de esos inútiles que no puede vivir solo.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  2. Ingenioso de por más, pero guarro de pata negra. Me consolará saber que no son historias vividas, Cayetano, sino que el tal te las ha contado en cervezada de francachela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna de las guarradas es autobiográfica. Jejeje. Cogidas de casos aislados y de la imaginación. La del hombre que come entreabriendo el frigorífico es real, la de un antiguo vecino hace ya muchos años.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  3. No vayas dando ideas, que hoy he contemplado un par de casos reales que dan para pensar un poco.

    aunque me temo que la realidad supera a la ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Jejeje. Muy cierto que cuando conoces casos reales, los de ficción se quedan a la altura del betún.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  4. Me ha entrado cierto repelús...Me he acordado de algunos pacientes que...Mejor no hablo (escribo)

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen por aquí... hay gente "pa tó".
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  5. Ingenio aplicado en una dirección no compartida con su cónyuge. Queda claro que es su manera de "liberarse"...... y ahí radica lo peliagudo de la cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una liberación de un tipo bastante guarro o "dejadillo".
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
    2. Y conozco algunos, vagos por antonomasia (por alguna razón se denominará zanganos a los machos de cierta laboriosa y perfeccionista especie alada) Un enorme lastre de los cuales resulta un enorme placer liberarse, ja!
      Zánganas racionales también existen pero cultural e históricamente resultan menos numerosas.

      Eliminar
    3. Siempre hubo más guarros domésticos entre los hombres. No sé cómo será el futuro para las nuevas generaciones. Me da la sensación de que los niveles tienden a igualarse entre los más jóvenes. Ninguno saber hacer nada en casa.

      Eliminar
  6. Un poco "Adán" me parece este hombre solo. Lo triste es que los hay.
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocí y conozco varios así. Unos inútiles que dependen de una mujer, ya sea la esposa o ya sea la madre.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  7. Interesante fauna veraniega.

    ¡Vaya cerdo que nos describes! Es relato es muy verosímil, por mi parte, he llegado a conocerlos peores...

    Hay otra subespecie de Rodríguez: la que sale desbocada por las noches a ver si pilla alguna mujer que le haga caso, cosa que rara vez sucede porque se les nota a la legua.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo es una mezcla de varios cerdos.
      Saludos, Carlos.

      Eliminar
  8. ¡Qué guarreras! ¡Menudo Rodríguez está hecho este paisano! Me sobran los insultos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un dechado de virtudes. Una joya en bruto. Muy en bruto.
      Saludos, Carmen.

      Eliminar
  9. Menudo ejemplar. Lo dejas un mes solo y cómo te encuentras la casa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente habrá ovillos de basura bajo la cama.
      Un saludo, Kassiopea.

      Eliminar
  10. En un método completamente válido.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  11. jajajajaja vaya con este troglodita haragán jajajajaja
    puaaaaaaaaaaj

    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
  12. To do vale cuando nadie te vigila ni te censura, y cuando se acerca la fecha del encuentro pues con lavarlo todo junto asunto arreglado.
    El caso es no dejar huellas que descubran los hechos sucedidos en esos días ejejej.
    Gracioso el tema.
    Un abrazo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que este va a dejar las cosas hechas unos zorros. Jejeje.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  13. La mayoría de los que hacen cosas parecidas son machistas que consideran que lavar, planchar, cocinar etc son labores propias de la mujer ..... ellos están para ir a la guerra

    ResponderEliminar
  14. Como complemento para Juan, ahí va la receta vital que Juana puso en práctica desde el primer día que se quedó sola en casa sin padres, marido, ni hijos y que sigue repitiendo cada vez que tiene ocasión. Para cada comida, abrir el frigorífico y echar en un plato algo de lo que vea dentro, crudo o cocinado, y comérselo tal como esté. Y, desde luego, ni lavarse, ni hacer la cama, ni cambiarse de ropa, ni salir de casa. Sólo leer y ver la televisión.
    Menos mal que el impás no suele durar más de dos días…
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que estos chicos son muy dejados ellos. Jejeje. Saludos .

      Eliminar
  15. Pues sí, pareces haber descrito el prototipo de rodríguez, temporal o permanente. Y aunque lo de comer sentado en el suelo frente al frigorífico, hundiendo la cuchara en el bol de comida preparada, bebiendo a morro de la botella de tercio, me ha parecido desolador, no es nada comparado con lo de que los calcetines endurecidos como por almidón por el sudor y lo de los calzoncillos compartiendo fregadero con las cucharas de la comida.
    No querría pensar que sea algo más que una ficción, pero me temo que sí lo pueda ser.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parte son ocurrencias mías y parte son testimonio real de un antiguo vecino de un bloque de viviendas donde viví hace más de veinte años.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar