domingo, 15 de julio de 2018

Vecinos




—¿Has oído eso, Marcos? 
—¡Maldita sea! Ya empezamos de nuevo con la sinfonía. 

Quien preguntaba era Marta. Y quien contestaba era Marcos. El asunto: los ruidos que se producían en el piso de arriba. Desde hacía unos meses, se habían instalado allí nuevos vecinos. Una pareja mayor, un tanto enigmática, parca en palabras, dos personas con el pelo canoso y aspecto de jubilados con cara de pocos amigos, que apenas salían de casa y que, al parecer, debían dormir también poco pues se les oía hasta muy tarde, hablando alto y trajinando hasta altas horas de la madrugada. Algo así como un correr de muebles, acompañado de golpes secos y de frases expresadas con cierta contundencia. Ella parecía recriminar al hombre: 

—Déjalo ya, Vincent. Es tarde. 
—Cuando se esté quieto. Este maldito cielo que veo tras la ventana no hace más que moverse. Así no hay quien acabe de pintar el cuadro. 
 —El cielo no se mueve. Vas a acabar conmigo. Estás para que te ingresen. 
 —Tú sí que estás como un cencerro, vieja puñetera. Ya me lo advirtió mi hermano Theo.
—¿Yo? ¿Tú has visto que el cielo tenga esos remolinos? ¿Y crees acaso que esos colores tan chillones y esas luces que usas responden a la realidad? Tú sí que estás para el psiquiátrico. 
—Enorme ingratitud la tuya cuando olvidas que te recogí de la calle. 
—Pronto has olvidado que fui yo quien te sacó del arroyo. Si no hubiera sido por el dinero que tenía ahorrado, tú no te podrías haber dedicado a la pintura. Hay que estar muy mal para cortarse un trozo de oreja. Háztelo mirar. 




Y así, como un ritual cada noche, la misma conversación, el mismo tono agrio, las mismas voces, los mismos golpes en la mesa, el mismo correr de sillas y enseres, la misma angustia para los vecinos del piso inferior que asistían atónitos cada día, como público de la primera fila, a semejante teatrillo desquiciante. 

 —Habrá que decirles algo, Marcos. Así no podemos seguir. 

Y Marcos, al día siguiente, subía el tramo de escaleras y llamaba a la puerta de los vecinos. 
Y una señora mayor con gesto serio y poco comunicativo abría desconfiada diez centímetros la puerta, lo que daba de sí la cadena de seguridad. 
Y ella, qué desea. 
Y él planteando la queja educadamente. 
Y ella, no podemos ser nosotros porque nos acostamos muy temprano, a eso de las diez. 
Y él, sin dar crédito a lo que oía, tan solo indicar que se oía encima de su dormitorio y que no podían dormir. 
Y ella, serán los vecinos del piso de al lado. 
Y luego, bajar las escaleras sin saber qué decir a Marta. 
Y Marta, tienes que ser más duro, amenazarles con llamar a la policía. 
Y Marcos, sube tú. 
Y ella, la próxima subiré yo, descuida. 
Y así todos los días. 
Y lo mismo. 
Y una y otra vez subiendo Marta y luego Marcos y al otro día de nuevo Marta. 
Y otra vez Marcos. 
Y las mismas respuestas. 
Y el hastío y el cabreo. 
Y el hartazgo que condujo finalmente a la denuncia. 
Y la policía llevó sus bártulos y desde el piso de ellos, con un equipo especial, grabó los decibelios de los de arriba durante varios días seguidos y a distintas horas. 

Y hubo juicio. Luego vino la multa. 
Al parecer, según los expertos geriatras que dieron su testimonio tras analizar detenidamente el asunto, no había nada intencionado en el comportamiento de los dos jubilados, simplemente eran “sonámbulos especialistas en sueño sincronizado reiterativo”, una modalidad rara que se adquiere después de toda una vida en común, y que por la noche cada uno interpretaba su papel: él era un pintor frustrado y ella su amante y sufridora. Y el juez les rebajó sustancialmente la multa si se acogían a un tratamiento clínico de trastorno del sueño durante algunos días con seguimiento de un especialista. Y hubo acuerdo entre las partes. Y a la clínica se fueron los dos vejetes y les pusieron la cabeza, las piernas y los brazos llenos de cables y electrodos para registrar los impulsos durante el sueño. Y así, con ayuda de alguna medicación, tratar de reeducarles en el uso correcto de sus horas de descanso nocturno. 
Y finalmente respiraron aliviados Marta y Marcos. La pesadilla -por fin- parecía llegar a su término. 
Hasta una semana después. 
Justo una semana después, por la noche, tras meterse Marta y Marcos entre las sábanas… empezó una nueva función. Lo que se oía ahora era lo más parecido a una película de guerra en un "home cinema", a todo volumen, con ruido de balas y obuses que estallaban por doquier. 



 —¡Nos han descubierto, Charly! — se le oía gritar a ella con el estruendo de la batalla de fondo—. ¡El enemigo tiene nuestra posición, pero no le va a ser fácil acabar con nosotros. Hemos perdido una batalla, pero la guerra continúa! 
 —¡Habrá que hablar con el capitán para que nos envíen refuerzos —respondía él—. Mientras tanto hemos de seguir a cubierto! 
 —¡La radio no funciona! ¡Espero que mañana esté aquí Douglas para darle instrucciones. Le trasmitiremos nuestras necesidades para poder resistir. Mientras, haremos turnos de guardia! 
 —¡Empiezo yo! ¡Necesitaría coger antes un par de granadas de mano y un cargador completo para el fusil. La noche es larga y nunca se sabe por dónde vendrá el ataque del enemigo! 
 —¡No te duermas y vigila bien! ¡Monta también la ametralladora en aquel repecho! 
 —¡¿Qué dices del pecho?! 
 —¡El RE- PE- CHO, que cada día estás más sordo! 
 —¡Descuida, Flánagan! 
 —¡Agáchate, Charly, nos están atacando!—decía ella, gritando como una endemoniada.
 —¡Malditos cabrones, tomad plomo! ¡Boooooom! ¡Si creéis que vais a poder con nosotros, os vais a enterar! ¡La guerra no ha hecho más que empezar! 

 Y luego, toda la noche —y la otra, y la otra, y las siguientes también—se oyó un silbar de balas y estruendo de obuses.



¡Feliz verano a todos! ¡Y que los vecinos se porten bien!
__________
Relato registrado en Safe Creative, bajo licencia

38 comentarios:

  1. Los vecinos de arriba siempre nos parece que hacen ruidos (es universal)sobre todo con una canica que dejan caer repetidas veces.

    Pero lo que citas, sobrepasa con creces lo de la canica. Me ha gustado mucho, muy original.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato es producto de unos vecinos latosos que tuve antes de irme de allí y hacerme una casa sin nadie arriba. Jejeje.
      Un saludo, carlos.

      Eliminar
  2. ¡Qué horror!, es peor el remedio que la enfermedad, pasaron de la guerra del arte a la guerra de las bombas, ¡vamos mal!
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la siguiente denuncia les queman la casa.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  3. Creo que mejor se hubiesen quedado con Van Gogh y su amante, que no con los sitiados en la "Colina de la Hamburguesa". Porque igual cuando subes a protestar, te cae encima un mortero de 105 milímetros.

    El mundo onírico da mucho de sí. Timoteo se pasa las noches intentando seducir a Claudia Schiffer, aunque sin éxito. Cuando está a punto de consumar, aparece el marido.

    Felices vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de consumar no tiene precio. Jejeje.
      Un abrazo, Rodericus. Y felices vacaciones.

      Eliminar
  4. No hay como vivir en un palacio de una sola planta ¡¡¡
    Salutte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso me mudé. No soportaba a los vecinos de arriba.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  5. Córcholis! y luego me quejo del vecino de arriba con su andar de caballo. De todos modos, si no se puede dormir por los ruidos que sean con película.
    Feliz verano.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Película vale, pero con el home cinema ya es pasarse un poco. Jejeje.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  6. Mejor como los míos...No tengo :D
    Felices vacaciones Cayetano. Yo estoy de salida también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos son los mejores vecinos, los que no se tienen que aguantar.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Así debe ser imposible dormir. Se hace necesario un nuevo tratamiento; y si por ventura les viniera al magín convertirse en mimos, pues enhorabuena. A pasar un buen verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá nueva denuncia, nuevo tratamiento y posiblemente la adopción de nuevos papeles. Esperemos que no sean de pirómanos o de bomberos, pueden arruinar el edificio entero.
      Un saludo, DLT. Y que pases un buen verano, sin vecinos molestos.

      Eliminar
  8. El cine y los años pueden hacernos vivir de forma simbiótica, creernos John Wayne o el Pato Lucas. Y no es tan raro como pueda parecer después de leer tu relato. Excelente como siempre.
    Saludos y Buen verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Buen verano también para ti. A ser posible sin vecinos latosos.

      Eliminar
  9. Ay qué pena, pero te agradezco que me hayas hecho sonreír. Por algo será que siempre he vivido en el piso más alto. Por si las moscas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los bloques de viviendas, el último piso suele ser el más tranquilo, también el más caluroso en verano y el que presenta goteras de vez en cuando. Aunque mejor eso que aguantar a vecinos ruidosos.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  10. Jajajaja

    ¡Ay! Los vecinos...

    En cada edificio hay un circo jaja

    Feliz verano, yo sigo aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me voy de casa, salgo algunos días sueltos; pero la actividad mía del blog la freno porque hay mecha gente de vacaciones.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  11. Vaya tela..buen relato...un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alp. Veo que andas algo vinculado con el Mar Menor. Tengo buenos amigos por allí. Echaré un vistazo a tus blogs.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Digno de vivir en una de las celdillas de 13, Rue del Percebe, sí señor.
    Un saludo y feliz verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O en la comunidad aquella del film de Alex de la Iglesia, aunque estos ancianos no son tan malos en el fondo.
      Un saludo, Carmen. Y feliz verano.

      Eliminar
  13. Vecinos como esos mejor lejos, aunque a veces te animan las noches de insomnio jejej.
    Te quedó un buen relato
    Saludos Cayetano y feliz verano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor tenerlos lejos y no de enemigos.
      Un saludo, Puri,

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Jejejejeje. En esto, como en todo, hay niveles de ruido y de aguante.
      Un saludo, J. A. G.

      Eliminar
  15. Yo me quedo en Barcelona...No hay nada como oler los orines de los perros, ver las aceras ocupadas por las mesas de los bares, los turistas cayéndose en las esquinas, los lateros vendiendo marihuana, los ciclistas intentando esquivarte, los descuideros a verlas venir y el armonioso sentido solidario de las personas cuando ven a un abuelo en el metro y se ponen a mirar el movil para no cederle el asiento...
    ¡ Déjense de experimentos y quédense en la ciudad ¡ Esto si que es una experiencia...todo lo demás leches .
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que no se hace a vivir lejos del follón, del jaleo, del bullicio... Yo cada día que pasa me vuelvo más exigente y tengo menos aguante con los actos de incivismo y con el ruido.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  16. Hola de nuevo, Cayetano, ¿Vincent te deja dormir? Bueno, su espíritu, que me imagino está feliz de estar en tu relato.

    Un abrazo mio y de Paul
    ...Gaugan :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez peor. Ahora les da por jugar a los bomberos. Me tienen toda la casa con humedades.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  17. ufff,,yo tenía unos que a las 5 de la mañana, siempre discutían..no lo entiendo...un saludo desde Murcia...y feliz verano....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son horas en las que solo hay ganas de dormir.
      Un saludo, Alp.

      Eliminar
  18. Te acabo de descubrir, es muy noche para mí, prometo venir mañana a leerte con más tiempo y menos cansancio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a esta humilde casa.
      Saludos, Mujer Virtual.

      Eliminar