jueves, 25 de enero de 2018

Los casos de Elías Gómez (y 2)



Resumen:
Un enano del circo acude al despacho de Elías Gómez para solicitar ayuda,
 dado que sufre maltratos por parte de dos compañeros de trabajo:
la mujer barbuda y el domador.


—Ha venido usted al lugar adecuado. Veamos. Necesito saber los nombres de los acosadores y dónde está situado el circo. Me dijo que el domador se llama Nicolás. Con eso me vale. ¿Cómo se llama la mujer barbuda?
—La mujer barbuda es rusa y se llama Tatiana. Y el circo es el Universal, que está montado en la Plaza de la Constitución, muy cerca de aquí. Estaremos todavía un mes o así.
—Creo que tenemos suficiente tiempo. ¿Cómo se llama el dueño del circo?
—Todos le llamamos Charlie. Él, además de ser el propietario, actúa de payaso. Por cierto, que hace dos días se le murió el clown que actuaba con él y ahora, de momento,  hace las bromas él solo.
—Eso lo vamos a remediar nosotros. Ha dado usted con el sitio adecuado para resolver su problema. De momento, para sufragar los primeros gastos, me debe hacer un depósito de 350 euros. ¡Ceferino, asómate que tengo tarea para ti!
—Dígame, don Elías—dice el aludido, esmerándose en el tratamiento para dar más categoría al bufete, asomando el pescuezo tras la puerta de atrás, la que da a la cocina— ¿Quién es el peque?
—Pareces tonto, Ceferino. El señor es don Blas y trabaja en el circo—dirigiéndose al cliente—. Discúlpele. Es corto de vista, aunque inofensivo. Se lo aseguro.

—No se preocupe. Ya estoy acostumbrado a que me confundan.



—Perdone usted la confusión— se disculpó Ceferino, cerrando tras de sí la puerta de la cocina para impedir que el olor a coles se adueñara del ambiente, ya de por sí algo cargadillo.
—Ahora cuando se vaya el señor, hablaremos de cuál va a ser tu cometido. Usted, amigo Blas, puede marcharse tranquilo. Déjelo todo en mis manos. Deme un teléfono y ya le llamaré cuando haya algo.
—Aquí tiene mi teléfono y el dinero que me ha pedido. Me voy. Espero pronto noticias suyas.
—Hasta pronto. Le llamaré.

Y dicho esto, salió del despacho.

—¿Qué me querías?— preguntó Ceferino algo escamado, una vez que el cliente cerró tras de sí la puerta.
—¿Qué tal se te da el escenario? A ver, repite conmigo… ¿Cómo están ustedeeees?
—¡¿Cómo?!— preguntó el cuñado abriendo los ojos como platos.

—Comiendo. Vamos que te vas ahora mismo al Circo Universal, preguntas por Charlie que es el dueño y te ofreces como clown becario para que te haga una prueba. Mira que si encuentras al final tu vocación dormida… Si no te contrata de payaso, te me ofreces de lo que sea: de taquillero, de limpiar la caca de los elefantes, de dar de comer a los leones, de lo que sea…Tú ofrécete a trabajar por casi nada. Verás cómo te cogen. Tu misión será vigilar al domador y a la mujer barbuda cuando se dediquen al acoso de nuestro cliente. Ya sabes: fotos, grabaciones… ¡Venga, arreando que es gerundio!


Al final, Ceferino logró un empleo en el circo. No de lo que imaginaba, puesto que el propietario decidió incorporar precisamente a Blas, el hombre diminuto, como ayudante en su número de payasos. Al cuñado del detective le contrató como colaborador del mago y del lanzador de cuchillos para cuando estos precisaran de su ayuda. Cuando no realizaba estas labores, se dedicaba a tareas de limpieza, puesto que tanto los animales como el público solían dejar todo perdido de cagadas, meadas y envases vacíos. Y era precisamente desde ese menester de donde pudo efectuar su labor de espía, pues, aparentemente absorto en su faena, pasaba desapercibido para los demás. Y, con escaso disimulo, mientras  barría  boñigas de camello, cagajones de caballo  y truños de león, pudo efectuar algunas fotos con su minicámara acoplada a la escoba con cinta adhesiva. Una de las chapuzas habituales del amigo Sardón.

Foto nº 1: el domador hace restallar su látigo a un centímetro de la cara de Blas, quien aparece guiñando un ojo y torciendo el gesto como para minimizar el posible impacto.
Foto nº 2: la mujer barbuda, sentada sobre un taburete, aparece azotando el trasero de Blas con una alpargata de esparto mientras se ríe a mandíbula batiente.
Foto nº 3: la mujer barbuda y el domador sujetan al Blas en el aire cogiéndolo cada uno de una oreja, haciendo ademán de colgarle en el tendedero junto al resto de la colada del día.
Foto nº 4: Blas se muestra sentado en el suelo, atado de un pie a la jaula del león, mientras el elefante, de la mano del domador, aparece con la pata levantada en ademán de darle un pisotón. En la foto se puede apreciar la cara de terror de la víctima.

Ceferino Sardón entró, sonriente y triunfante, en el despacho de su cuñado y le echó sobre la mesa  el sobre con las fotos, como quien pone sobre el tapete un póquer de ases.

—Fantásticas fotos—comentó el detective—. Son suficientes. Ya tenemos lo que buscábamos. Misión cumplida. Se les va a caer el pelo a esos dos. Has hecho un buen trabajo. 
—Me costó lo mío—añadió Ceferino—; pero al final lo logré.
—Genial. Que digo yo que tú sigas trabajando en el Circo como si nada. Solo el resto del mes. Total son veinte días más. Es para no levantar sospechas mientras tramitamos la denuncia.  Además, nos vendrían muy bien esos 600 euros que te van a pagar. Voy a ser generoso contigo: 600 de tu trabajo, más 350 de la provisión de fondos del señor Blas, más otros 350 que le sacaremos por tramitar la denuncia y pasarle las fotos… ¡Tocamos a 650  cada uno! ¿Qué te parece?
—Me parece que tienes un morro que te lo pisas. Si no fuera porque eres mi cuñao y mi hermana es una santa…


26 comentarios:

  1. Ya lo resolvió...Nunca dudé de Zémog...Ya ves. Todo un ejemplo

    :D

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tampoco lo dudé. Lo de que es un ejemplo... depende para quién. Jejeje.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  2. Lo de la cámara en la escoba con cinta aislante... ni Mortadelo.

    En fin, sigo creyendo que hay gato encerrado, aparte de leones, elefantes, camellos y algún ministro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. Lo del gato encerrado y lo del "Mcgiver" este.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  3. El Sr. Zemog, además de ser excelente detective, es un gran contable, sobre todo en lo que a la parte creativa se refiere.

    Un saludo, me he divertido mucho con el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Y un poco "araña" en lo del dinero ganado por el otro.
      Saludos, Carlos. Me alegra que te haya hecho gracia la ocurrencia.

      Eliminar
  4. Muy espabilado el señor zemoG, y no sólo como detective.
    Entretenido relato, Cayetano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era un pelín espabilado y además aprovechado.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  5. Algo pícaro le veo yo. No sabe nada...
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pícaro, no. Lo siguiente. Un "adaptado" a las circunstancias.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  6. Vaya elemento, el señor Zemog, explotando a la familia y sacándose un sobresueldo a costa de otros. Si es que en España los pícaros son los amos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy típico del solar patrio. Un frescales.
      Saludos, Carmen.

      Eliminar
  7. ¡Don Elías sí que-s-güeno-pa-sí en matemáticas!
    jajajaja.

    Y Ceferino, ¡un crack!, pero enserio.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Y eso que el otro es su cuñado. Jejeje.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  8. Pues como ando algo ausente últimamente, he leído los dos capítulos casi seguidos, y me he reído de los lindo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor así, de un tirón se aprecia mejor.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  9. Pues sí que es listo el señor Zemog, así da gusto hacer negocios jejeje. Tenía montado un buen tinglado y eso que eran familia .
    Fácil de leer el relato y entretenido.
    Un abrazo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El detective siempre gana. Un lema de la casa.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  10. El señor Zemog, le sacaba jugo a todo. Hasta al apellido...

    Se agradece, estos momentos de buen humor con esta cuesta de enero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponernos demasiado serios solo nos conduce a amargarnos más la vida.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  11. Vaya manera de repartir el dinero, este Elías es un avispado, con un cuñado así ya puede ser detective, para luego se hable mal de los cuñados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Familia y negocios juntos siempre hay alguno que gana y otro que pierde.
      Saludos.

      Eliminar
  12. La mini-cámara acoplada a la escoba con cinta adhesiva debió ser un invento del doctor Bacterio, jaja. Este Ceferino de tonto no tiene un pelo pero yo haré un alegato en su contra ¡no tiene el título de detective!, así que el letrado investigador es magnánimo con él :) Magnífico, Cayetano.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ceferino no tiene título de detective y el director del circo no tiene el título de payaso. Todos son unos intrusos.
      Saludos, Félix.

      Eliminar
  13. Parece que el cuñadismo se filtra por todas las rendijas de la sociedad. Y el trabajo en negro.

    Tengo aquí al lado un vecino. Insiste en que te diga a ver si podrías enviarle la dirección de Elías Gómez, que tiene un trabajito entre manos y le vendrían bien esos dos profesionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me dice Elías Gómez que si ya no ejerce por allí Pepe Carvalho, que por él encantado, pero que no sería ético -y de eso, él entiende mucho- entrometerse en terreno ajeno.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar