domingo, 5 de octubre de 2014

Aniversario de un derribo famoso

Biplano alemán derribado.
No es este, pero podría servirnos.

5 de octubre de 1914: en el contexto de la Primera Guerra Mundial, el sargento francés Joseph Frantz y su acompañante Louis Quenault consiguen lo que constituyó probablemente el primer derribo en combate aéreo de la historia. 
Desde el avión alemán dispararon con una carabina. A lo que desde el aparato francés se respondió con una ametralladora. 
Hasta ese momento no había tenido éxito una escaramuza semejante. 
El avión derribado era un biplano alemán que, al ser alcanzado, se estrelló en una zona pantanosa, resultando muertos los dos ocupantes. 
En la localidad francesa de Jonchery-sur-Vesle se colocó una placa conmemorativa en memoria de los participantes, tanto vencedores como vencidos. Todo un detalle. 
La aviación a motor era algo entonces muy reciente, aproximadamente una década de existencia. En realidad nadie sabía cómo iba a utilizarse ese medio de locomoción en tiempos de guerra. Y mucho menos un combate en el aire. Se pensaba que el avión podría ser simplemente un buen aliado para tirar bombas sobre objetivos en tierra.
El origen de las batallas aéreas fue, como el caso que comentamos, una auténtica chapuza. Al principio se abatían los aviones enemigos a tiros, primero con pistola, luego con metralleta. También se lanzaban piedras y ladrillos, en plan primitivo. Hasta se arrojaban cuerdas para que se enredaran las hélices del avión enemigo. A veces se empleaban granadas de mano. Incluso, como señalan Guillermo Clemares y Javier Sanz, hubo alguno que se agenció "un garfio con el que intentaba arponear a sus rivales." (1)  Embestir al enemigo en plan coche de choque de feria era otro método, no menos rudimentario y arriesgado. Si había disparos, el que pegaba los tiros a veces se entusiasmaba pendiente de su objetivo y dañaba sin querer la hélice del avión propio. Aquello era como marcar un gol en la propia portería. Un desastre. 
Más tarde se equiparían los aparatos con  ametralladoras fijas.
En todo caso, aquel era el comienzo -nada glorioso- de la larga lucha por la conquista del espacio aéreo.

____________
(1) ¡Fuego a discreción!, Javier Sanz y Guillermo Clemares. Ed. Oberon. Madrid, 2014.

52 comentarios:

  1. Y es que en un inicio ni siquiera tenían muy claro de que les podían ayudar los aviones en aquella guerra, más allá de las tareas de reconocimiento. Si al piloto lo acompañaba un fotógrafo, ni había sitio ni aguante para colocar un arma pesada. Gran salto evolutivo el del ejército alemán al sincronizar los disparos de las metralletas con el movimiento de las hélices. Me quedo con aquel funeral de Estado con el que los propios ingleses rindieron homenaje al gran Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen. No debía ser muy halagüeño ver aquel avión rojo encima tuyo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que se echarían a temblar. El amigo tenía una puntería endiablada. Más de 80 derribos era un buen currículum.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Lo que ha cambiado la aviación en un siglo, ahora mandan a los aviones solos como espías o como lanzadores de artilugios de matar! ¿Es esto progreso?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es progreso; pero también es miedo o precaución a perder gente.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Que el comienzo de la utilización de la aviación en las acciones bélicas fue complejo, lo sabía, pero de lo de tirar piedras y ladrillos a los aviones enemigos me ha dejado perpleja. Una curiosa entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más perplejo se quedaría el del avión enemigo cuando le sacudiesen un ladrillazo. Esto es como el coche de Los Picapiedra, un origen de lo más primitivo y rudimentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. El ser humano es de lo peorcito. Todo lo convertimos en armas.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Casi todos los adelantos y las innovaciones técnicas siempre han tenido una vertiente terrible en su uso bélico. Tecnología punta en cada momento al servicio de la guerra.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Pronto veremos el primer combate aéreo de drones... si es que aun no ha ocurrido. Entonces habrá empezado la 1ª Guerra Robótica y la ficción se empezará a colar en la realidad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que pensamos es: bueno, mientras sean las máquinas las que se destruyan entre si y no haya víctimas humanas... El problema puede radicar ahí, en el coste humano. Los países más avanzados cada vez llevan peor el tema de las bajas por mera cuestión de rentabilidad de cara a la opinión pública. A los países menos desarrollados y que no cuentan con un sistema democrático, ese tema no es el primordial, como ocurría antes con las guerras tradicionales. Ver caso de la URSS durante la Segunda Guerra Mundial. Los que están dispuestos a hacer mayor ese sacrificio son los que luego pueden ganar la guerra. ¿Estarián dispuestas hoy las grandes potencias a iniciar una guerra que pudiera costarle millones de muertos? En caso contrario, puede que al final les cueste la derrota. Un tema que da qué pensar de cara a los conflictos que amenazan actualmente el orden mundial.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Entonces voy a dejar de decir "es más tonto que tirar granadas para arriba"...porque de verdad lo hicieron! Ja! Lo que se ha avanzado...o retrocedido? Abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Avanzar o retroceder.Todo depende de cómo se mire.
      Un abrazo, Patzy.

      Eliminar
  7. Madre mía, el gol en propia puerta tenía en esos casos un resultado demasiado dramático. Si es que no conviene entusiasmarse tanto!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, con los nervios suelen pasar esas cosas, que uno se entusiasma y quema sus propias naves.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. ya imagino en un futuro para el que no tengo tiempo cronológico de ser testigo directo, a naves espaciales lanzando rayos a otras naves, que la ciencia ficcion se nos anticipa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pronto, aunque espero hacerme viejo antes y no verlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Tan apasionante (por el carácter aventurero) como triste y cruel (por la guerra) es la historia de la aviación durante esa primera guerra mundial.
    Unos pilotos, que pertenecían a otra casta distinta a la militar. En su mayoría, aristócratas o deportistas que gozaban de un estatus económico holgado.
    Y una prensa que los trató con mucha benevolencia.
    Con todo, no dejaba de ser una guerra. En el aire, pero guerra. Y eso no conlleva nada positivo.

    Abrazo, Cayetano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto: una anécdota o dato curioso dentro de una cruda y terrible realidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Hubo un derribo en combate aéreo anterior a este, con el método más rudimentario de todos los que mencionas. Tan rudimentario que probablemente no se le considera combate aéreo:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Piotr_N%C3%A9sterov

    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Método embestida al estilo coche de choque de feria, un mes antes de lahazaña que traigo a esta página. Aunque es un método rudimentario y suicida se podría considerar también "combate". A lo bestia, pero combate.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hola Cayetano:
    Tenía conocimiento de esta "batalla". Rudimentaria como la mayoría de los comienzos de los grandes "avances" de la humanidad.

    En 1992 se produjo el primer bombardeo sobre Caracas, en la 2da intentona golpista (en la primera intentona estuvo chabestia). Dos bombarderos camberra, de la segunda guerra mundial lanzaron bombas sobre el palacio presidencial. Cayó uno por la artillería terrestre. Las bombas cayeron también en el centro de la ciudad. Momentos muy tensos aquellos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un bombardeo aéreo debe ser algo terrible, para no olvidarlo nunca.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
    2. Aquel periodo de la historia me impresiona, y cuanto me alegra no haber vivido ningún bombardeo.

      Eliminar
    3. De momento parece que nos vamos librando. A ver si hay suertecilla.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  12. Si algo no puede faltar a los pioneros es imaginación, aunque sea tan "poco" original como derribar al enemigo con un ladrillo. Todo valía...incluso a insultos.
    Un abrazo y muchas gracias por la mención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por imaginación y ganas de jorobar al contrario que no quede.
      Gracias a ti. El libro vuestro se lo merece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Lo de derribar aeronaves a pedradas me resulta familiar: ¿Se acuerdan de esto?: http://irreductible.naukas.com/2009/10/09/el-espanol-que-derribo-un-helicoptero-a-pedradas/

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay brutos y con puntería. Por cierto, a Guillermo Clemares, a quien tuve el placer de conocer junto a Javier en la Feria del Libro de Madrid, le cito en mi entrada.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Un aperitivo de los que serían las batallas áreas de la IIGM.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En menos de tres décadas, un salto cualitativo enorme.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. hola cayetano muy bueno lo del los aviones y sin animo de ser un animal me hubiera encantado ver esa pelicula muda dandose ladrillazos como trogloditas
    aparatos del siglo XX pilotado por humanos del siglo XX a de C-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo que ser un espectáculo al estilo de las películas de Charlot.
      Siempre es un placer que te pases por aquí.
      Un saludo, Joxean.

      Eliminar
  16. Me he acordado de una cosa que repite mi madre..."ellos por el puente, nosotros por el río, ellos a pedradas nosotros puñaos de agua, como los pusimos... ellos a nosotros ;)" Y de la guerra de Gila cuando decía que no tenían tanques, que subían a un enano a un seiscientos y que matar no mataba pero "insulta y desmoraliza"

    Es la guerra, todo vale ;)

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquello era de lo más rudimentario, al estilo de las guerras del señor Gila.
      Un abrazo, Adra.

      Eliminar
  17. ¡Cuánto ha aumentado el poder destructivo de los aviones de combate! Interesante texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos igual de bestias pero con una técnica más avanzada.
      Un saludo, Antorelo.

      Eliminar
  18. Somos expertos en el arte de matar y en el aire tenía que llegar también ese momento que lo cambiara todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no inventemos para jorobar al prójimo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola Cayetano: Perdon por lo de antes per me esta pasando que estoy escribiendo comentarios y no se me cuelgan y antes despues de saludar he dado a la tecla equivocada
    Y solo ha mandado el mensaje del saludo .
    El comentario que habia hecho era que todavia me quedaba el misterio de la sincronozacion de las ametralladoras con las helices y, yo toddavia no lo veo el funcionamiento , pero lo que si se que enseguida resolvieron ese entuerto sobre todo por que servia para matar mas y como muchos en este bloq hemos comentado primero se inventa como matar, segundo se inventa como hacer mas daño y tercero pero muy sutilmente se inventa como curar.

    “ como la caja de pandora , lo ultimo es la esperanza” asi somos los humanos.
    Un Saludo desde Donostia Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal, Joxean, que cerramos la caja a tiempo y aún nos queda esa baza.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Hola Cayetano, ese libro de” fuego a discrecion” tiene que estar muy bien ,yo me lei hace años un libro titulado “historia de la incompetencia militar” y de verdad si estos nos tienen que defender del enemigo , es mejor que nos defienda el enemigo.
    Esta claro tambien que en eso de los inventos militares se tira mucho dinero y sobre todo potencial humano esas vidas anonimas que nunca salen en los libros de historia. Al final el dicho de ese corso bajito que se apellidaba Bonaparte “Las guerras las organizan dos que se conocen muy bien ,donde se matan gente que no se conocen de nada”
    Casi me gustaria ver esos duelos entre señores reyes o condes en el que se disputarian ese terreno en cuestion con la muy noble arma del… ladrillo macizo. Cuantas muertes nos habriamos ahorrado y sobretodo ese potencial social que es el hombre o mujer , por que a la hora de llevarte a la guerra no te han preguntado si eres un estudioso o un mostrenco , y estos ultimos tambien hacen su labor en la sociedad.
    Un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Joxean. Que se maten ellos. Ahorraríamos tiempo y dinero, además de vidas de gente inocente. Y sí, el libro que cito es muy entretenido. Uno de los autores, Javier, es asiduo de esta casa.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Desde luego lo que fue unos inicios de la aviación de guerra luego se ha convertido en una manera de participar en la guerra desde lejos. Ahí están los bombardeos aéreos contra los fundamentalistas islámicos, bombardean desde aviones sin exponerse demasiado, pero sin obtener unos resultados concluyentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que saben que hay reservas por plantear otro tipo de ataques con mayor implicación sobre el terreno. Y eso les hace fuertes. Además, con los bombardeos desde los aviones, se llevan por delante a muchos civiles, con lo que se sigue sembrando la semilla del odio.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Tal como lo cuentas es tragicómico; sin embargo la respuesta a Carlos Martín, por lo acertada, dramática con visos de tragedia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, has dado en la diana. La entrada era en clave de anécdota y la respuesta a Carlos, una reflexión sobre las guerras actuales y los costes que estamos dispuestos a pagar.
      Un saludo.

      Eliminar
  23. Mira, “gracias” a Roland Garrós ya se pudo disparar una ametralladora desde un avión. Se podía arrasar a la gente inocente que salía de sus casas a ver que era aquel gran pájaro que volaba por el cielo haciendo ruido, como pasó en Nicaragua en 1927 y aún antes en Haití, y por supuesto en Guernika. Una fecha gloriosa, vamos.
    Más le hubiera valido al señor Garrós dedicarse a jugar al tenis, que tanto le gustaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su "heroicidad" se podría haber quedado ceñida simplemente a la proeza de haber atravesado por primera vez el Meditarráneo en avión. Con eso y con el deporte nos habríamos conformado más de uno.
      Un saludo.

      Eliminar
  24. Hola cayetano:pues como dice Ana fue Roland Garros quien invento una sincronizacion de la ametralladora mas bien rustica ( cubrio las helices de acero) . Quien de verdad lo convirtio en proto electronica fue un holandes , un tal Anthony Fokker nos suena verdad pues este artista paisbajero con veinte años se fue a alemania y empezo a construir aviones militares y son considerados los mejores aparatos de la “ gran guerra” .
    Si Carlos V levantara la cabeza diria que no hay mejores como un holandes y un frances para amargarte la vida.
    Un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a Carlos V no le faltaría razón. Lo sabía de buena tinta.
      Un saludo.

      Eliminar