lunes, 27 de octubre de 2014

La cueva de Alí Babá

Hace tiempo, más de año y medio, comentaba esto en una entrada:

"Creo que no es la gente la que está podrida, sino el sistema el que pervierte a la gente. Últimamente llego a esta conclusión, escandalizado por la ola de corrupción que nos invade, no respetando ni a personas ni a instituciones ni a ideologías. Porque si no fuera así, ¿es que se han puesto de acuerdo todos a la vez? Y creo sinceramente que este sistema capitalista extremo que tenemos, que prima el afán de lucro particular, situándolo por encima de los colectivos y de sus necesidades, favorece la proliferación de conductas delictivas. El mensaje que se ofrece a los ciudadanos es "hazte rico, a cualquier precio." Tener los mejores coches, las más espléndidas mansiones, viajar en vuelos caros a cualquier parte, comer en buenos restaurantes, ir a hoteles de lujo... Es la tentación que se ofrece a cambio de bien poco: dejar de ser honesto y no conformarse con menos." 

De "El problema es el sistema", 7 de febrero de 2013.

A pesar del tiempo transcurrido, creo que la entrada que hice en su momento mantiene toda su vigencia.
Es más, se confirma todo lo que escribí porque el problema se ha agudizado con las últimas noticias que nos han ido llegando. Hoy hemos tenido noticias de decenas de nuevos implicados, la mayoría del partido en el gobierno. En todo caso, da igual a qué formación política, sindical, empresarial o profesional pertenezcan los corruptos. El sistema -o si se prefiere, la falta de controles o la necesidad que tienen los poderosos de las grandes empresas de tener de su parte las instituciones- se encarga de comprar ideologías, voluntades y personas. Y los corruptos se dejan querer. Y de paso forrar el bolsillo.
Solo podremos vencer este círculo vicioso si hay una voluntad clara de regeneración; pero para ello primero tendría que dimitir mucha gente con cargos de responsabilidad y, por supuesto, meter entre rejas a los sinvergüenzas.





47 comentarios:

  1. Sigue manteniendo toda su vigencia, cierto. A la clase política se le llena la boca al hablar de regeneración. Los mismos que acaban siendo imputados por robarnos nuestro patrimonio, nuestro Tesoro Público. Debe producirse una auténtica catársis en el sistema para que esto funcione, no hay otra. Y, por supuesto, que cada uno pague su culpa, aunque de esto último me da que alguno se va a salvar de la quema. En especial, el que manda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas, si esto no estalla y nos vamos todos a la porra, puede ser el comienzo de un cambio profundo para bien.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. En todo caso, Cayetano, propongámonos botarlos a todos ellos. Por supuesto que las circunstancias del presente dejan pequeño lo que contabas hace un año. Por tanto, propongo, no votemos a ninguna de las candidaturas en cuyas filas hayan tenido corruptos. Especifico: PP, PSOE, IU, UGT, Comisiones... Savia nueva, para que sepan que no aceptamos que no tengan los sistemas de control oportunos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más de acuerdo.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Quedan: UPyD, Ciudadanos, Podemos, Vox (con reservas) y partidos pintorescos, desde Falange a Partido Pirata. Por mi parte, Podemos me huele a Chavez al cuadrado y de los pintorescos, mejor no hablar. ¿Se salva solo UPyD y Ciudadanos? Pues para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

      Eliminar
    3. Yo no me resigno a pensar que fuera de esta gente corrupta no existe alternativa. Ya pensaré a quién voto, que no lo tengo seguro, pero desde luego sí sé ya a quiénes no voy a votar ni harto de vino.

      Eliminar
    4. Yo tengo claro que a ninguno de los nombrados por ustedes.

      Saludos

      Eliminar
    5. El voto es libre, secreto y soberano. A ver si en las próximas elecciones no se los pasan de nuevo por el forro de la entrepierna.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. En los años ochenta un ministro dijo algo así como que España era el país donde mas fácil era hacerse rico. Tenía razón. ¿O tal vez razones?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por lo que se ve se han ido con el tiempo envalentonando muchos.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. No solo tiene vigencia hoy, sino creo que la tendrá con mayor potencia en unos años más.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no y esto nos sirva un poco para aprender la lección.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Después de las noticias de hoy, donde crece el numero de afiliados a chorizosymangantes.com, me temo que e Lot de Alí babá se quedo pequeño para albergar a estas eminencias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que sí, que sigue vigente, pero tengo fe en la gente que viene, en los niños que no llegaron con el pan debajo del brazo y que a la fuerza están siendo educados en el coraje y en la incertidumbre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad. Porque esto es gordo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Totalmente actuales las palabras que escribiste hace más de un año.
    Confío que poco a poco vayan perdiendo vigencia.
    Porque no se puede sostener tanta desvergüenza.

    Decías: "...este sistema capitalista extremo que tenemos,........, favorece la proliferación de conductas delictivas." Quiero pensar que todos estos impresentables ya tenían esa predisposición delictiva.

    Me cuesta mucho seguir sin insultar y sin lanzar algún que otro improperio y/o blasfemia. Así que...Abrazos, Cayetano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor, toda esta movida sirve para aprender la lección y empezar de una vez por todas la regeneración necesaria.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. El castigo de los corruptos debería ser duro, muy duro, de otro modo los que proximamente lleguen al gobierno seguirán pensando que "es fácil" hacerse rico en política. Dicen que el poder corrompe, no hay duda de que en este país tenemos constancia de ello.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irse de rositas, como se dice coloquialmente, es lo que esperan los que hasta ahora han actuado con total impunidad. Pero, mira por donde, es tal el nivel de escándalo social, que creo yo que todo eso está cambiando y para bien. Esperemos.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. PP, PSOE, IU y los dos sindicatos mayoritarios se reparten practicamente a partes iguales los casos de corrupción. Hoy fueron más de los azules, en Andalucía han salido más de los rojos y de los que dicen defender al trabajador con un rolex en la mano: EREs, Gurteles, Urdangarines, Blesas, Bárcenas, Lanzas, Guerrero Benítez, Chaves, etc, etc, etc...y pronto veremos casos del nuevo partido que parece que se va a convertir en la segunda fuerza política de España, tiempo al tiempo. La corrupción y la picaresca son intrínsecas al español, o al menos al gobernante español...dignos sucesores de los Lerma, Valenzuela, Godoy, etc

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entro en porcentajes de corruptos. El sinvergüenza no tiene ideología. Es simple y llanamente un delincuente que hay que apartar y hacer que pague lo que haya hecho. En todo caso, a lo mejor este escandalazo sirve para que se inicie en el país una toma de conciencia generalizada sobre el tema y la ansiada regeneración comience de una vez.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Desgraciadamente continua vigente y mucho me temo que tendremos vigencia para muchos años.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  11. Ay monsieur, que me empieza a dar la impresión de que no hay rejas suficientes en este país para contener a todos los sinvergüenzas que en su suelo han sido. España se convertirá en una gran prisión. Pero lo que más me mosquea es que, aunque sean miles, casi ninguno entra.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo entran los pobres diablos a los que han cogido por alguna minucia. Habría que echar a la calle a alguno de estos para dejar sitio libre para los más gordos.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. El choriceo, la picaresca y la desvergüenza, a partes iguales, son inherentes al ser humano y más si éste ha nacido en la Península Ibérica. El mal es genético y pasa de generación en generación como un virus casi incurable. E incluso, digo más, se reproduce de sistema en sistema, da igual que estemos en una monarquía absoluta o parlamentaria, democracia o dictadura.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una dictadura sería más normal, por la falta de libertades para denunciarlo; pero que ocurra en una democracia es perverso.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. El detalle es que la justicia que los debe juzgar es nombrada por ellos mismos...Los jueces de los altos tribunales son afectos a uno de los partidos del establishment...No hay una independencia de los poderes reales, a excepción para el ciudadano común.

    Los que no han robado es porque de momento no están...Ya veremos.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Una democracia pervertida en sus fundamentos.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Se rasgan las vestiduras ahora, se sienten abochornados, pero en general, tanto unos como otros cargan contra los de segunda fila, como si dándoles a éstos un escarmiento demostraran una honestidad de la que carecen al proteger a los pesos pesados mientras puedan. Pero no vayamos a creer que aunque mala ésta sea la mayor crisis de corrupción en nuestra historia. La codicia ha estado muy presente en todo tiempo. Pero como el tiempo que nos ha tocado vivir es este no vale consolarse con el pasado, ahora toca mano dura con los corruptos actuales y el desprecio a quienes los amparan con sus palabras.
    Un saludo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, desde siempre hubo corrupción en España. El problema es que hoy es especialmente grave, porque nuestro sistema democrático está en entredicho al no existir realmente la división de poderes, como indica Manuel, que permitiera juzgar debidamente a los sinvergüenzas.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. ¿Qué te dije? Ahora reparo en que puse "sinverguenza", no es la respuesta a tu comentario, que ahí está bien, sino al final de la entrada. Ya lo corregí.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. A día de hoy, creo que este nuestro país ha dejado de tener forma de piel de toro para transformarse en barco que se hunde. Solo hay que ver cuánta rata....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacer una limpieza en profundidad. Es urgente.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Esto se va pareciendo cada día más al final del régimen de la Restauración de 1876. Siempre tuvo un parecido sorprendente, pero ahora queda absolutamente en evidencia. Aquel régimen era tremendamente corrupto, en especial con el inefable Alfonso XIII (el comisionista, según Galdós). Quizás la diferencia sea a peor en el campo intelectual. Por lo demás, nada nuevo en nuestra historia. Creo que somos el único país de Europa que ha restaurado la monarquía varias veces después de expulsarla por corrupta y cacique. Pues en esas andamos, en la descomposición. Quizás venga algo mejor, quizás (es lo que me temo) traten de perpetuarse con rostros jóvenes pero manteniendo las mismas estructuras económic-políticas. De momento ya tenemos un nuevo Rey simpático y guapo y un líder opositor de la misma talla. Ahora ya solo falta una carita joven y carismática en el partido en el gobierno y una reformita constitucional mediante la cual nos la den con queso para otros 35 años. Lo único que les ha salido un Pablo Iglesias con posibilidades de fastidiarles el chiringuito, eso sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El país es una olla a presión a punto de estallar. Luego hablan muchos mal de Podemos. Este grupo está canalizando el descontento. De otra manera la calle ya habría ardido. Ahora, a pesar de todo, sería un buen momento para que las distintas fuerzas políticas consensuaran medidas efectivas contra la corrupción: Por ejemplo, que el Fiscal General del Estado se nombre entre todos y se evite así que se convierta en una marioneta en manos del gobierno de turno.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. En los 90 perdimos la inocencia. Nos parecía imposible que alguien pudiera robar a los huérfanos de la Guardia Civil o que fuera corrupto el Gobernador del Banco de España, pero sucedió.
    Hoy descubrimos que todo puede mejorarse (más bien empeorar) y llegar a ser algo generalizado. Derechas, Izquierdas, Sindicatos, familiares de nuestros monarcas, Presidentes de Comunidad. Alcaldes. Ministros. Diputados. Folklóricas.
    Buen momento para abandonar la ingenuidad y crear un Pacto de Estado con penas severas que nos hagan recuperar la decencia pública a todos los niveles. Y sobre todo, que nos devuelvan lo que se llevaron y sufran la condena de prisión que les caiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que las fuerzas mayoritarias no las veo yo mucho por la labor; pero creo que es urgente. Esto no puede segui así.
      Un saludo, Ana María.

      Eliminar
    2. Las penas severas ya existen, pero no creo que las vayan a aplicar, porque todos están pringados. La prueba evidente es que el viejo sistema de nombrar los políticos a los jueces lo impuso el PSOE y lo ha mantenido siempre el PP. Será que a ambos les interesa.

      El gran problema de España es que cada vez hay más delitos de este tipo, porque saben muy que nadie les va a tocar un pelo. Así de simple.

      No creo que los partidos actuales vayan a arreglar nada, ni se vayan a denunciar mutuamente, porque saldrían perdiendo los dos.

      Seguramente, lo que están pensando hacer es fundar una especie de Frente Nacional contra Podemos, al que ven como una especie de Frente Popular del 36. Espero que la cosa no acabe como acabó en el verano de ese año.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Seguramente, eso que comentas será lo que hagan, un frente contra Podemos. En ese momento el PSOE habrá firmado su sentencia de muerte y tendrá que cambiar sus siglas. En todo caso, esperemos que la sangre no llegue al río.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Espero ansioso el ocaso de todo esto.....
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Y esperemos que no sea demasiado traumático para la gente de bien. A los otros, que los zurzan.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Se ha planteado de nuevo en estos días, aunque lo cierto es que es una propuesta antigua: la primera medida para intentar atajar la corrupción es implantar la responsabilidad civil subsidiaria de los partidos, sindicatos y otras organizaciones. Me temo que no lo vamos a ver nunca.

    Y en cuanto al sistema económico, pueden llamarme populista, bolivariano o perroflauta: cuando el Capitalismo dejó de basarse en la Economía Real, cuando se abandonaron los patrones estándares, cuando el comunismo dejó de ser una amenaza; se saltó a la economía de especulación pura y de ahí a la rapiña. Cada vez entiendo más a los economistas que afirman que la única salida real de la crisis es el decrecimiento (O sea: la vieja afirmación de que no es más rico el que más tiene...)
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Se han envalentonado los especuladores y chorizos porque no hay en el mundo un bloque de oposición real como pasaba durante la guerra fría. Habrá que inventarlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Lo de la fiscalía clama al cielo. Es un títere del ejecutivo (este y los demás). Quizás debería elegirse entre toda la carrera judicial, por votación. Y que no tenga jerarquía, por Dios. En USA (que saben mucho más que nosotros de esto) el fiscal general es el ministro de justicia pero no es el superior de los fiscales de cada estado o condado. Los fiscales son autónomos, no dependen de nadie. Allí son elegidos por el pueblo, lo cual dicho sea de paso, además de ser más democrático ejerce una presión sobre el fiscal tremenda. Por eso vemos en el cine esos fiscales implacables. Aquí, el compadreo propio de una oligocracia corrupta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos un sistema democrático totalmente pervertido, que permite, como bien dices, el "compadreo" bananero. A los que se les llena la boca de las virtudes americanas, decirles que en EEUU las cárceles estarían a rebosar ya de amiguetes sinvergüenzas.
      Un saludo.

      Eliminar