viernes, 4 de abril de 2014

Fronteras



Frontera 
Border
Frontière 
Fronteira 
Grænse 
Frontiera 
Σύνορα 
Grence 
Vora 
境界 
Границы 
الحدود

Y cualquier otra que nos dé por levantar.
Paradójicamente: una palabra que no conoce fronteras. O más bien: que las conoce todas.

26 comentarios:

  1. Las fronteras empiezas en la niñez: ¡Mío, mío, mío!

    ResponderEliminar
  2. Palabra que existe en todos los idiomas y que desde el hombre es hombre se usa para escarnio de nuestra raza. Hermosa canción con una letra maravillosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Francisco: y no sólo son físicas, las peores son las psicológicas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Félix: en todas partes cuecen habas. Y sí, un hermoso tema de Al Stewart del álbum "The year of the cat".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Las fronteras son una realidad, y las mas insidiosas habitan nuestra mente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Lasque produce el fanátismo también son terribles.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  7. Veo que tu anterior entrada ha generado un fructifero debate... que me he perdido. Como esta sigue un tema similar, voy a intentar aclarar un poco mi aportación:
    Amo a mi tierra con pasión. Mi tierra es el pequeño trozo de terruño en el que están mis raíces, en el que me siento "en casa". Da la casualidad que este terruño es zona fronteriza: de estados, de autonomías y de provincias. En los mapas aparece rodeado de rayas por todos lados, pero sobre el terreno nunca te encuentras con ninguna. Puedes ver que de un lado al otro de una montaña, en valles diferentes o en las distintas orillas de un río cambia el clima, la lengua, el acento, el carácter o la forma de construir las casas; pero nunca son cambios tan radicales, tan contundentes, como una raya pintada en el suelo. Sin embargo, en nombre de esas rayas sí he visto aberraciones como niños desplazándose 60 km para ir al colegio cuando tienen otro a menos de 5 km... o unos cuantos ejemplos más con la sanidad, los juzgados, etc.
    Ahora bien: puedo entender que cada uno se quiera esconder detrás de las rayas que más le gusten. Y quien se oponga a ello. Y la única solución es hablar y hablar sin condicionantes previos. Y entiendo que la celebración de un referendum es un acto democrático. ¿Que habrá quién intente manipularlo? Seguro. Pero como me considero demócrata, confío en la madurez de los ciudadanos. Hace poco hablaba con un residente en Suiza y me comía la envidia, jejeje
    Ya me callo.
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  8. Colocar límites impide avanzar.No deben existir fronteras ni en la tierra, ni en el mar, ni en el cielo, ni en la mente...si queremos ser libres.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Carlos: las barreras psicológicas, las de la incomunicación y las de la conveniencia son peores que las otras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Manuel: dividir y separar en vez de sumar es algo terrible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Xibelius: muy sensato todo lo que dices. Todo el mundo tiene derecho a opinar sobre ese tema tan de actualidad, pero hay que escuchar a todos los que se vean involucrados. Y desde luego, yo también soy más partidario de sumar que de dividir. Para fronteras ya tenemos bastante con las que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Detalles: las fronteras de la mente, esas son las más peligrosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. "Frantera, muro, límite, separación, egoismo"
    "Esto es mío, de aquí no pases"
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Arantza:y no eres mejor ni peor por haber nacido en ésta o en la otra orilla del río.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Las fronteras se hacen más infranqueables cada vez que alguien nos dice que a un lado la geste es más alta, más guapa, más libre y más feliz y al otro lado sólo hay enemigos, feos, malos, que se comen a los niños y que además todos al otro lado huelen mal.
    Me quedo con las urracas y las alondras que pueden pasar de un lado al otro del muro y verlo todo desde arriba.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  16. Francesc: porque los que vuelan saben que sus enemigos andan en cualquier parte. Ellos no entienden de fronteras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Y, curiosamente, en los estados fallidos, donde rige la ley del más fuerte y se vive en estado de naturaleza- como dirían los pensadores políticos más clásicos- las fronteras como tales no existen, se diluyen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Monsieur, cuánto tiempo sin escuchar esa canción. Las fronteras, las barreras,siempre existirán. Y las peores, en efecto, son las que están en la mente.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Retablo: se diluyen o simplemente se ignoran, pero no para quitarlas sino para levantar otras nuevas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. La Dame Masquée: esas son las peores, las mentales. He visto muros de incomprensión en una misma ciudad, en una misma calle, hasta en una misma casa compartida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Las hay como "coladores", como la nuestra, que nos está trayendo el consecuente "filtrado" del narcotráfico, un problema del que eramos "vírgenes" y que nos da, hoy por hoy, muchos dolores de cabeza. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  22. Patzy: una plaga la del narcotráfico. No sé cómo se las apañan para acabar introduciendo lo que quieren.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Cayetano: en euskera se dice “muga”, y a mí la única muga que me gusta es de la Rioja crianza del 2009 o reserva o por que no vino joven



    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. También yo hacía muchos años que no escuchaba esta canción. Al oírla, con sones de guitarra española y castañuelas me han hecho pensar en las nuestras del Sur. Es un asunto tan complicado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Joxean: no es mal vino, no. Prefiero el crianza, aunque hay "tempranillos" jóvenes que están muy bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. DLT: es que en la canción se habla de España entre otras cosas. Y sí, es un tema complicado, delicado, difícil y espinoso. Y ya que hay fronteras, que no nos venga nadie con querer imponernos alguna nueva.
    Un saludo.

    ResponderEliminar