lunes, 14 de abril de 2014

Aniversario doble


14 de abril de 1912. En medio del océano Atlántico, el barco de lujo de origen británico, el Titánic, choca de noche contra un iceberg. Era su viaje inaugural. El barco naufragó. Tardó en hundirse unas horas. Murieron 1517 personas de las 2223 que viajaban a bordo. 
Para muchos, el desastre del Titánic es un motivo fascinante y terrible que dio lugar a más de una película taquillera.
Para algunos, la tragedia es una metáfora premonitoria del hundimiento de Europa en aquellos tiempos anteriores al estallido de la Primera Guerra Mundial.
Europa naufragaba sin que nadie pudiera, supiera o quisiera evitarlo.
Otro 14 de abril, pero de otro año, se proclamó la Segunda República española, que también "naufragó" -o la hicieron "naufragar"-  por razones que hoy no vamos a contar.

24 comentarios:

  1. Hola Cayetano: creo que a las dos les hicieron naufragar a uno por prepotencia de la armadora y desidia de la oficialidad de la tripulación y a la otra con nocturnidad y alevosía de” Paca la culona” y sus fascios amigotes.

    Un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
  2. Joxean: mucho inútil y mucha nocturnidad hubo en los dos naufragios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Noticias tristes para recordar sin duda, lo que me dio mucha pena fue la muerte de la gente pobre que iba en el Titanic! Que estaban encerrados! Pobre gente!

    ResponderEliminar
  4. Gary Rivera: debe ser una de las peores muertes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ambas historias terminaron en tragedia, la del Titanic, tuvo un abrupto final con la pérdida de tantas vidas humanas, pero la de vosotros, fue mucho más agónica, incluyendo guerra civil, golpe de Estado y dictadura, nada menos! Mejor borrar ese 14 del calendario! Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  6. Un día un poco gafe. Esperemos que no todos los años haga naufragar. De momento este año parece que ha venido más tranquilo. Espero que en las horas que quedan siga así.

    Feliz semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hola Cayetano:

    En ambos casos, murieron muchos inocentes...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Como ya te comenté en el feisbuk, sobreestimamos la técnica y subestimamos la naturaleza. El Titanic fue una víctima de esa forma de pensar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Una fecha para recordar como muestra de lo que no debemos hacer:
    1º_ Dejar nuestras vidas en manos de la prepotencia e incompetencia.
    2º_Pensar que no se puede volver atrás y relajarnos después de votar cada cuatro años.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Si interesanterrimo todo acerca de ese barco que ni Dios podía hundir.

    ResponderEliminar
  11. Patzy: un día memorable de primavera para recordar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Madame: tranquilo desde el punto de vista del tiempo, porque "el patio" anda algo revuelto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Manuel: siempre ocurre así. Los más inocentes son los que se van con los pies por delante por los errores de otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Carlos Martín: creerse invencible frente a la naturaleza es un desatino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Detalles: de todo podemos sacar una enseñanza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Alvin locx: Dios no, pero una montaña de hielo sí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes, Cayetano.

    Lo cierto es que ni con el hundimiento del Titanic (cuyo nombre ya nos avisa de lo creído que se lo tenían) se les bajaron los humos. Fíjate la cantidad de armas de destrucción del prójimo que se emplearon en la Iª Guerra Mundial.

    La de mediados del siglo XIX hasta las primeras décadas del XX fue una sociedad basada en el Síndrome de la Inmunidad.

    Muy buen recordatorio. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Los Laberintos del Arte: Europa se metía en su particular "laberinto" del que tardará en salir medio siglo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. La Primera República se proclamó tras la renuncia al trono de Amadeo de Saboya, y en su discurso dejó muy claro lo que dejaba tras él:

    Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles; todos invocan el dulce nombre de la patria; todos pelean y se agitan por su bien, y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible afirmar cuál es la verdadera, y más imposible todavía hallar remedio para tamaños males. Los he buscado ávidamente dentro de la ley y no lo he hallado. Fuera de la ley no ha de buscarlo quien ha prometido observarla.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Para mí el hundimiento del Titanic significó una advertencia seria de que la carrera de los descubirmientos ténicos tenía fisuras fallos. La confianza dle hombe en el progreso se estrellaba contra un iceberg y poco después la razón y la ciencia eran barridos por la violencia y la destrucción.
    Para mí el 14 de abril representa el cumpleamos de mi suegra. Difícil de olvidar; no hay excusas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Javier: desde el exterior se es más objetivo y se ven mejor nuestras virtudes y nuestros defectos, como observó acertadamente Amadeo. Lo nuestro se ve que es crónico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Carmen: se pueden hacer muchos chistes sobre suegras y catástrofes; pero he de presumir que en tu caso no ha lugar. En todo caso, si es republicana no está de más felicitarla doblemente. Y si no, nos sirve una felicitación normalita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Dos hechos importantes. El primero afectó a 2000 personas, de manera muy trágica; el segundo marcaría el destino de veinte millones.
    En esto de las efemérides, es tanto el tiempo transcurrido y tantas las barbaridades que la humanidad ha tenido que sufrir por su propia causa o por la fatalidad, que no debe quedar día libre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. DLT: en efecto, no hay día que no se conmemore algo. Y si no, se lo inventan: el día del padre, el día de esto y de lo otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar