lunes, 7 de abril de 2014

Las aficiones de Mussolini


Mussolini era enormemente visceral. 
En el colegio se hallaba en permanente disputa con sus compañeros. Era un niño difícil que siempre se metía en líos. Cuando tenía once años fue expulsado del internado en el que estaba estudiando, ya que había cortado con una navaja a un compañero de clase. Ya de mayor estuvo en prisión. Fue expulsado del partido socialista. Estuvo arrestado otra vez por tenencia ilegal de armas... 
Otra de sus aficiones era el odio que profesaba por judíos y homosexuales, despreciaba a los franceses y a los españoles, odiaba a Hitler y a Franco.
Violento y machista, relegaba a la mujer a un segundo plano (“A la mujer, bastonazos e hijos”. “El niño a estudiar y a prepararse con el mosquetón; la niña a coser con la Singer.”) 
Sobre el tema de las mujeres es curioso observar las grandes diferencias que había si lo comparamos con otros líderes de la familia fascista europea. 
Mientras las relaciones de Hitler y de Franco -claro está que no me refiero a las que tuvieran entre ellos, sino con las damas- eran más bien anodinas y poco pasionales (Ambos tenían pocos vicios: no bebían alcohol, no fumaban, ni lo consentían en su presencia, tenían escasos escarceos amorosos, comían más bien poco), Mussolini parece ser que fue un mujeriego de aúpa y tuvo un montón de amantes, la última: Clara Petacci, fusilada y colgada boca abajo junto a él en una gasolinera de Milán por los partisanos antifascistas. 

Fragmento del capítulo correspondiente de 

36 comentarios:

  1. Buenos días, Cayetano.

    Siempre me ha parecido que había más de una similitud entre Mussolini y Berlusconi. Por suerte para el segundo, es probable que no le llegue su San Martín en una gasolinera de Milán, ni en ninguna otra parte.

    En otro orden de cosas, no sé cómo nos lo montamos tan mal en tiempos de crisis, porque nos salen unos salvapatrias que son de aupa... Seguro que esto tiene una explicación sociológica.

    Manuel Fernández Luccioni
    Los Laberintos del Arte

    ResponderEliminar
  2. Puede que algo de sangre de aquellos nobles romanos de hace 2000 años corriese por sus venas y por eso no era gran amigo de la buena vida.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  3. Cuando vivía yo por Italia fui al cine a ver una película sobre la vida de Mussolini titulada 'Vincere' (2009) que precisamente narra, entre otras cosas hasta su ascenso al poder, su voraz sexualidad y su muy machista (y sado-masoquista) manera de tratar a las mujeres.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No sé porqué ves tan mal la opinión de Mussolini sobre las mujeres. Si por un lado aconsejaba molerlas a bastonazos, siempre por su bien, por otro le interesaban lo suficiente como para comprarles, no una máquina de coser cualquiera, sino ¡una Singer!. Y ahí sí, ahí no puedes negar su noble deseo de emanciparlas, de hacerlas empresarias emprendedoras. Creo que en la próxima edición de tu magnífico libro, al capítulo del Duce le debes una reparación.

    ResponderEliminar
  5. Manuel: yo también he pensado alguna vez en esa similitud mediterránea entre los dos italianos, esa afición por las mujeres, ese mchismo y esa forma de hacer el payaso. Mussolini, cuando fue liberado la primera vez que lo apresaron gracias a la ayuda alemana y marchó a Berlín, se convirtió en una atracción patética para Hitler y los suyos. Luego volvió a Milán y allí le trincaron y le dieron para el pelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Dissortat: algo le quedó desde luego de los tiempos imperiales, los sueños de grandeza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Carolvs: un tipo muy peculiar, muy exagerado y visceral.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ana: pues no lo había pensado. Tendré que modificarlo... ¿Sabes que tengo una "singer" en casa? Regalo de mi madre que a su vez lo recibió de la suya y que ésta a su vez lo recibió también de la suya. Como no hay chicas, me la llevé yo. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Opino lo mismo que Los Laberintos del Arte sobre las coincidencias Berlusconi-Mussolini. Y teniendo en cuanta la cantidad de votos que obtiene Berlusconi, la conclusión de este razonamiento me da escalofríos: votar a un individuo como Berlusconi da idea de que es posible un Mussolini adaptado al Siglo XXI

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Carlos Martín: la crisis es un momento adecuado para que los fantasmas del pasado vuelvan a surgir (Le Pen).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Está claro que la realidad siempre termina superando la ficción...Conozco la peli que dice Carolus y me gustó mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Adra: no he visto esa película que comentáis. La buscaré. Ya me pica la curiosidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

  13. Caray debio ser toda una “joyita”de niño. Tuvo el final que merece sin duda, me recordaste mis clases de historia universal, tenia una profesora buenísima que contaba la historia como un cuento y nos dejaba cautivados con sus clases tanto que cuando fui a googlear lo de la ejecución de Mussolini me la recordaste.

    ResponderEliminar
  14. Hola Cayetano:
    Me han quitado el comentario sobre la similitud del "duce" y Berlusconi...Amantes ambos del dinero y las mujeres (aunque haya que pegarles bastonazos y que cosan con una singer...)

    Con todo, a pesar de su odio hacia los otros fascitas, se supo identificar con ellos, al menos hipócritamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Pobres mujeres, fue horrible, menos mal que vivimos otros tiempos.
    Ahora, somos dueñas de nuestro tiempo y podemos elegir hasta la marca de la maquina de coser...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Las diferencias entre los dictadores eran sólo de matiz, todos ellos fueron genocidas que despreciaban la vida de quien no pensara como ellos, intolerantes de pensamiento único y monolítico que arrasaron todo lo que tenían por delante, individuos cargados de complejos y con una crueldad que supera toda razón.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  17. Los dictadores es que apuntan maneras desde la misma cuna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Una característica del ególatra y falto de humildad, es la de impedir el crecimiento de la mujer, no obstante usen el trabajo de ellas para apropiarse de sus logros. Dicen los que saben, que es un signo de inseguridad masculina. Sería "il Duce" un inseguro? Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  19. Menuda prenda, monsieur. Ya de pequeño apuntaba maneras. El curriculum de Mussolini es para tirarlo a una alcantarilla.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Gary Rivera: ese es uno de los retos de los profesores, hacer entretenidas y amenas las clases.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Manuel: es que es difícil que los fascistas, con esa ambición expansionista, tengan amigos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Rosario: o que cosa otra persona. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Francesc: sí, la verdad es que hay más parecidos entre ellos que diferencias, aunque sean de signo político contrario. Los métodos son los mismos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Francisco: ese sería tema para un debate interesante. Si el genocida nace o se hace.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Patzy: posiblemente haya una carga de inseguridad y de complejos detrás de cada uno de estos personajes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. La Dame Masquée: el curriculum y lo que no es el curriculum. Vaya personajes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué ricura! Desde luego no tenía que ver nada con el meapilas de Franco ni con el maníatico Hitler. De pequeño veo que pauntaba maneras, cosa que no ocurría con los anteriores. Más que un líder parecía un niñato barriobajero que prometía ser un mafioso o un camorrista. Bueno, al final, si lo pensamos, llegó a serlo y a la enésima potencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  28. Carmen: un camorrista en el poder. De hecho eran famosas las palizas que los "squadristas" pegaban a sus opositores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Él que había defendido el voto femenino en su época socialista, lo suprimió después,encasillando a la mujer en el papel de esposa y madre
    con cierta lógica desde el punto de vista del régimen que proponía llegar al Imperio por la población.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. DLT: dan miedo estos políticos reconvertidos que reniegan de sus creencias anteriores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Creo que Madame ha resumido mejor que yo lo que me inspira el personaje. Y su trasunto Berlusconi.
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  32. Un figura este tipo... hoy en día encajaba con creces en alguna banda callejera de esas tan de moda y con nombre latino... ¡espera!... ahora que caigo.. también en algún partido de estos que vociferan y de los que tan afortunadamente nos gobiernan en la actualidad.... o no? jejeje.
    Un abrazo.
    elperroverde

    ResponderEliminar
  33. Xibelius., italianos de pedigrí los dos. Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Pedro. Impresentables en cualquier caso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Personaje siniestro Mussolini: Éso de dar bastonazos a las mujeres y ponerlas a coser es perverso.
    Un machista absoluto.
    Hay una " Singer" en casa que la guardo como recuerdo .Cada vez que la mire me acordaré de ésto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Carmela: un dictador perverso, pero una gran máquina la Singer. Yo tengo una, regalo de mi madre que a su vez se la regaló la suya. Ya es una pieza casi de museo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar