lunes, 10 de marzo de 2014

Las virtudes de Franco


No fue Franco un hombre que destacara por su cultura. Rara vez se le veía con algún libro. De mediana inteligencia, y escaso interés por saber y conocer, a él le bastaba el convencimiento de que el mundo y más concretamente España sólo podrían ser de una manera.  El orden, la jerarquía, la autoridad, la disciplina, la tradición, la religión católica eran los pilares inamovibles sobre los que descansaba su reducida forma de entender la vida. Su ideología obedecía a clichés fijos sobre los que no admitía discusión alguna. Lo suyo era una cuestión más de fe que de otra cosa. Acostumbrado a la vida militar, el modelo castrense lo aplicó a su país como si España se tratara de un cuartel. Disciplina, mucha disciplina. Se cuenta que en los Consejos de Ministros no permitía que nadie se levantara ni para ir al baño hasta que él no terminara. De costumbres un tanto espartanas, era de todos conocida su frugalidad en el comer y en el beber. No se le conocían grandes vicios.
Su mediocridad le llevaba a veces a opiniones simplistas, al ridículo y al infantilismo, como cuando achacaba todos los males de España a una “conspiración judeo- masónica”, como cuando se dirigía a las cámaras leyendo un texto en inglés pero con fonética en castellano, que más parecía aquello una de las primeras películas de López Vázquez y Alfredo Landa hablando “en extranjero” con las suecas en Benidorm, o como aquella vez que decía que los norteamericanos envidiaban en realidad a España porque a ellos les hubiera gustado ser de la Falange.
Serrano Súñer, el “cuñadísimo” y filonazi, gran admirador de Hitler y Goebbels, hablaba de las cualidades de Franco, al que no consideraba buen orador. El dictador leía sus discursos sin energía, con ese tono blando y melifluo que resultaba poco convincente. En definitiva: leía pero no interpretaba, olvidando una de las características básicas de los movimientos totalitarios: la puesta en escena, la escenografía, donde el orador debía convertirse en un histrión, en un personaje casi de tragedia clásica que con su declamación llegara a enfervorizar a las masas, transmitiéndoles la energía y la determinación del líder.
Ingenuo y hasta supersticioso,  pensaba que era un elegido y que estaba tocado por la mano de la Providencia, lo que en el mundo árabe se conoce como “baraka”, buena suerte o buena estrella propiciada por la divinidad. Sintiéndose como un nuevo “mesías” que conduce a su pueblo a la salvación, pensaba que el destino le guiaba por el camino de los elegidos. De su vocación por la simpleza religiosa data su fetichismo, casi idolatría, por las reliquias de santos. En su habitación del Palacio de El Pardo guardaba celosamente un relicario con el brazo incorrupto de Santa Teresa, el cual podía contemplar desde su cama (1).
Sus referentes históricos eran Felipe II, Isabel la Católica, Julio César, Napoleón… Una relación tópica y  superficial hecha a base de grandes personajes… archiconocidos hasta por lo que no saben nada de historia.
Frente a su escasa cultura, destacó por otras cualidades: era astuto, frío, calculador, ambicioso, mezquino... Supo aprovechar las oportunidades que le brindaron otros para desplazarlos y ocupar el sitio principal en su propio beneficio. Su falta de escrúpulos le llevaba a tomar duras decisiones frente a los demás. Nunca le tembló el pulso a la hora de  firmar una pena de muerte. Y pocas cosas le quitaban el sueño, a juicio de sus allegados.
Los generales que rodeaban a Franco y que participaron con él en la conspiración militar que condujo a una guerra y que catapultó al general gallego al poder, en realidad confiaban poco en él.
La indefinición en los momentos previos al estallido de la guerra pesaron negativamente en el concepto que de él tenían.
Juan Yagüe, Alfredo Kindelán, Antonio Aranda, José Enrique Varela y Luis Orgaz no estaban por labor de entrar en la Segunda Guerra Mundial y mostraban a Franco su oposición a la intervención en el conflicto. Sí lo estaba el cuñadísimo Serrano Súñer, filonazi hasta las trancas. También la mayoría de los falangistas, para quienes entrar en la contienda significaría combatir contra los rojos a escala internacional.
Y Franco se valió de sus dotes de estratega y manipulador para quedar bien con todos los suyos y no desairar al amo de Europa, al führer, con quien finalmente se citó en Hendaya para decirle que España entraría en guerra con unas condiciones que Hitler consideró inaceptables. Vamos, que Franco iba de farol: le pido mucho para que me diga que no. La entrevista se “vendió” como un éxito arrollador del Generalísimo que no metió a España en otra guerra porque bastante tenía con la reconstrucción nacional tras la pasada “cruzada”.
Entre sus militares los había de todos los colores del espectro político de la derecha tradicional: monárquicos alfonsinos, carlistas, falangistas… La única manera que tuvo Franco de tenerlos contentos y controlados fue hacer la vista gorda en los casos de corrupción. Por ejemplo, mirar para otro lado cuando sus oficiales y generales utilizaban la tropa para uso personal, mano de obra esclava empleada no en servir a la patria sino en atender a intereses particulares. Otra manera de control consistió principalmente en la realización de una política de concesión de títulos, destinos, prebendas y condecoraciones. Hasta títulos nobiliarios concedió, como si se tratara de un rey.
Queipo de Llano se fiaba poco de Franco y lo consideraba una persona de escasa definición ideológica, ambicioso y más atento a su promoción como salvapatrias que a su verdadero interés por España. No andaba con remilgos a la hora de criticarle y era vox populi el apelativo nada cariñoso que le dedicó de “Paca la culona”. Franco no sabía cómo deshacerse de él. Le consideraba un peligro que podría hacerle sombra. Mandarle a Andalucía durante la guerra era más un castigo que un premio porque allí tendría que vérselas con gente de campo muy radical al estilo de los que asaltaron el cuartel de la Guardia Civil en Casas  Viejas. Era un destino complicado que podría perfectamente acabar con él. Luego, a la luz de nuevas desavenencias según avanzaba la guerra, Franco se lo quitó de encima mandándole lejos de España,  a Italia, para hacer compañía a Mussolini, eso sí, con la advertencia al “duce” de que el general que enviaba era un convencido antifascista.
Por José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, tampoco tenía demasiadas simpatías. Digamos que el asunto era recíproco y no congeniaban el uno con el otro. De ahí que su fusilamiento en Alicante durante la guerra le vino de perillas al general para tener libre el camino y poder apropiarse de la Falange, así el régimen tendría un referente político. De manejar a sus dirigentes, otorgándoles cargos y ministerios, ya se encargaría convenientemente para tener la organización absolutamente controlada. Tras la guerra, los sueños revolucionarios de los falangistas fueron sustituidos por cargos que el dictador fue suministrando, además de seguir haciendo la vista gorda en casos de corrupción.
Por estas y otras “virtudes” es por lo que el hispanista Preston (2) califica al caudillo de perfecto manipulador. Una cualidad que le llevó a fabricar de sí mismo una imagen distorsionada y construirse una aureola de leyenda con la que pasar a la posteridad: padre y protector de los españoles, salvador de la patria, héroe de la guerra, timonel de la civilización cristiana, enviado de Dios…
___________________
 (1) La vida secreta de Franco, David Zurdo y Ángel Gutiérrez. EDAF. Madrid, 2005
 (2) El gran manipulador, Paul Preston. Ediciones B. Barcelona, 2008.

Capítulo extraído de mi libro

63 comentarios:

  1. Las mejores virtudes de Franco, y entiéndase: sangre fría, astucia y una cierta dosis de psicopatía. Sombrerazo de artículo
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El general Franco fue un dictador de "pensamiento" monolítico, de piedra berroqueña, con un ideario montaraz, asalvajado inamovible, incapaz de admitir todo pensamiento distinto al suyo; intolerante de garrote y tente tieso, de moral cuartelaria, un represor autoritario. Pero dejando aparte las consideraciones sobre su persona creo que España tiene una deuda pendiente con Franco, esto es: la celebración de un juicio que condene sus crímenes, sólo así se podrá avanzar "sólo un poquito" en suturar la brecha que hay abierta entre las dos españas. Una brecha que viene de antiguo.
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Cayetano.

    Desgraciadamente, ser gobernante no es sinónimo de tener cultura, ni valores, ni capacidad de liderazgo. La vida nos enseña que a veces con muy poco se consigue una barbaridad y Franco es un caso paradigmático en ese sentido.

    Siempre podremos decir que peor fue lo de Fernando VII, aunque como consuelo no valga un pimiento.

    Un saludo y que disfrutes del día.


    Manuel Fernández Luccioni
    Los Laberintos del Arte

    ResponderEliminar
  4. Siempre le veo como lo describes. Me ha encantado este fragmento.

    Por cierto, ¿por qué Queipo de Llano le llamaba "Paca la Culona"? 0_o ¿No será por lo mismo que "Paquita Puntillas? Venga, cuéntenoslo, don Cayetano.

    ¡Salud y República!

    ResponderEliminar
  5. Y todo ello por la Gracia de Dios, joder, que asi decían las estampillas y monedas de la epoca
    Caudillo de España por la Gracia de Dios...no olvidarlo jamas, que todavia se levantaba la inspiración y mandato divino

    ResponderEliminar
  6. Aunque tengo el libro, no viene mal un recordatorio como este de hoy. Un personaje verdaderamente singular que, a pesar de sus debilidades en ciertos aspectos, como aquí se apunta, se las valió para someter a todo un estado durante cuarenta años. ¡Tiene migas la cosa!

    ResponderEliminar
  7. Una persona que logra obtener el poder y mantenerlo durante tantos años, debe usar estas cualidades en grado de gran maestro. Las leyes del poder son inmutables y valen tanto para Franco como para Stalin, Julio César, Fidel Castro, Mussolini o el cacique rural de turno.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. No estoy seguro de que Franco en Hendaya fuese de farol. Sus peticiones a Hitler fueron demasiado ambiciosas, pero él creía que estaban justificadas, que la alianza con España era de enorme valor para Alemania.
    Todo lo contrario que Hitler, que despreció a Franco y le trató como a un personaje de segunda fila que accedería a sus deseos sin protestar y sin pedir nada a cambio.
    Creo que los dos querían que España entrase en la guerra, pero no se pusieron de acuerdo en el precio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Félix: gracias. Creo que sí salió redondo. El personaje se lo merece, como otros de su "talla": Adolf, Benito, Iossif...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Francesc: creo que en eso que apuntas somos un caso único en la llamada Europa democrática. Así nos luce el pelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Dissortat: creo que porque tenía el culo respingón y levantaba la parte trasera del uniforme con su prominencia. También porque Queipo de Llano no le tenía demasiado afecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Los Laberintos del Arte: era un individuo muy simple, con pocas virtudes y también pocos vicios. Anodino y gris.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Carlos: muchas gracias. Muy amable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Nando: Dios nos hizo una "gracia" que duró 40 años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Francisco: mis lectores lleváis ventaja al haberlo leído antes. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Carlos: una madera especial hay que tener para obrar así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Nonsei: Franco estaba muy presionado por los distintos sectores que le auparon en el poder. Unos querían la guerra y otros no. Y debía contentar a todos. La única salida viable y honrosa frente a los suyos era decir que lo había intentado y que Hitler no quiso darle tanto como pidió. Pero, bueno, es una conjetura como otras que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Cayetano, ya lo había leído, lo escribiste estupendamente y lo encuentro muy interesante.
    Gracias por encontrar guapo a mi "Piratilla"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que oculto muchas carencias culturales e intelectuales amparado por la manipulación estricta de los medios de comunicación y su método dictatorial de gobernar, no digo que fuese un trol en todos los sentidos, pues por su estatura seguro no lo era jajaja, pues alguien con un nivel de inteligencia medio o superior a la media no necesitaría de estos menesteres para gobernar un país... solo hay que fijarse en símiles actuales, ejemplos los hay por desgracia y muchos...
    Un abrazo.
    elperrroverde

    ResponderEliminar
  20. Rosario: le comentaba precisamente a Francisco que los que adquirísteis el libro esto ya os sonaría por ser un capítulo del mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Pedro H.R.: mediocre como tantos otros, sólo que sin ser elegido por nadie. Bueno, por Dios sí. Eso decían.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Una semblanza magistral. Poco se puede añadir a lo que expones, tan solo expresar un deseo "Nunca más".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Es lo curioso de los dictadores, la mayoria padecen de una estrechez mental (hay algunas excepciones) y sin embargo lucidos para otras cosas! Que miedo!! Caray que buena descripcion de Francisco! Aquí hemos tenido dictadores de medio pelo! Con ideas muy pobres y que finalmente se convertian en lo mismo que ellos decian combatir, es asi que los indices de corrupcion crecian exponencialmente cuando ellos tomaban el poder.

    ResponderEliminar
  24. Lo has descrito muy bien: un gran manipulador que con astucia colocaba a sus oponentes en el sitio en el que menos le perjudicarían.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Antonio: esperemos no cometer los mismos errores en el futuro apoyando a cualquier salvador de la patria que venga a pegar tiros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Gary Rivera: como decimos por aquí, en todas partes cuecen habas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Antorelo: no era culto, pero sí era listo y sabía manejar las situaciones en su provecho. Tenía buena asesora en casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Es curioso porque en realidad esa es la imagen del "caudillo" más extendida y también la mía...pero resulta terrible tener que reconocer que un tipo ruin, ignorante, inculto, mediocre y talibán fuera capaz de construirse un país entero a su medida, desgobernarlo con puño de hierro en guante de hierro,secuestrar su memoria, mantenerse en el poder durante cuarenta años ininterrumpidos, y seguir mandando después de muerto... porque manda.

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
  29. Pues menos mal que era "normalito", aún así lo tuvimos cuarenta años, no hay que olvidarlo. Simplemente porque de "normalitos" tenemos el congreso lleno y sería triste volver a repetir.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  30. Bueno pues llego a tu blog y me encanto esta entrada que me ayuda mucho más a entender lo ocurrido en España en un periodo tan grande como lo fue su dictadura., Lo que me sorprende es justo esa capacidad de perdurar en el tiempo, pues en general la historia de los dictadores es que suelen durar muchos años y caer en un momento de debilidad por una revolución, como el caso de Porfirio Diaz o Chauchesku el rumano, pocos dictadores llegan a tener una vida tan a placer longeva y sin sobresaltos como Franco.

    Creo que todos tenemos cualidades y todos tenemos defectos, pero creo que no solo Franco las poseía, más bien creo que la España que goberno tenía muchas de esas cualidades que permitieron se sostuviese, una Iglesia católica fuerte y una población sobre todo en la pronincia ignorante, credula que buscaba un modelo paternalista, que cambio con la llegada de las nuevas generaciones en los 60s y 70´s.

    ResponderEliminar
  31. Hablar de Franco es hablar de una vileza, una traición y un deshonor a todo lo que representó España, esa España moderna, laica y republicana, que es la que debería existir si no fuese porque lo dejó "atado y bien atado" con la monarquía juancarlista, continuación de su régimen vil en donde se ha perpetrado el mayor latrocinio generalizado que nación europea haya conocido en tiempos contemporáneos. Suiza rebosa de dinero robado, incluído el del petróleo de J.C., un porcentaje que nos extrajo a los Españoles hasta los años 90. Franco fue un desastre, fue totalitario durante dos décadas y asesino durante todo su mandato. Hubo crecimiento económico porque lo tenía que haber solo que en España se retrasó por su empecinamiento en la autarquía. Como escritor firmó diversos artículos, como Jachim Boor y el guión de Raza. Un mediocre que consiguió transformar España en un país mediocre e inculto, lleno de petulantes con gran autoodio colectivo.

    ResponderEliminar
  32. He leído la biografía de Paul Preston y encaja con lo que tú escribes. Hasta se afirma que alargó la guerra para así desangrar al bando contrario y no tener después un volumen de prisioneros muy alto. Pero pasito a pasito murió en lacama, algo que otros dictadores no lo han podido hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. En este episodio sobre Franco veo lo mucho que ignoramos de quien fue nuestro gobernante durante 36 años. Sí sabía contado por una azafata, que en un viaje al extranjero de Carmen Polo, para solucionar la casilla del formulario del famoso brazo (o mano) de Sta. Teresa que viajaba con ella, lo incluyeron en “conservas y salazones”.

    ResponderEliminar
  34. Adra: la única explicación posible es que hizo lo que hizo gracias a los apoyos, a todos los que estaban interesados en que aquí hubiera lo que hubo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Detalles: con un dictador ya tuvimos bastante. Que no se repita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Alvaro Loza: en efecto, Franco se mantuvo gracias a una España rural y atrasada. Cuando el país se fue modernizando, el régimen no sobrevivió. Terminó a la muerte del dictador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Luis: una pesadilla colectiva que algunos se empeñan en no reconocer que se padeció.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Valverde de Lucerna: como Pinochet. Se fue de rositas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Ana Mª Ferrin: tiene gracia lo de las conservas y salazones. Al fin y al cabo, la reliquia es lo más parecido a la "mojama".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Se te olvida que fue el mejor representante de licores:
    Franco fue SOBERANO de España y VETERANO en África. Regresó a España y se hizo FUNDADOR, la Iglesia le hizo DECANO por FABULOSO, por CABALLERO y por ESPLÉNDIDO. Se pude decir que no hubo otro como él desde FELIPE II.
    Se casó con la ASTURIANA y a nosotros nos libró de las CADENAS del marxismo sin hacer EL MONO.
    Llevaba cerca de 43 años sin salir de la CASTELLANA. Unos decían que llegaría a los 96, otros a CENTENARIO y, algunos que quizás a los 103.
    Seguro que te acuerdas de esto... jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Javier: muy divertido, aunque el que inventó la ocurrencia tiraba un poco para el lado oscuro. Otro habría dicho que fue él quien nos puso precisamente LAS CADENAS no el que nos las quitó. Y fíjate otro detalle: tanto alcohol en honor de un hombre que no bebía. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. ¿Qué tendría este hombre que nos oprimió durante décadas? A veces me pregunto si no hubo otros generales más inteligentes que él que hubieran podido quitarle de en medio de un manotazo. Pero no, se ve que aunque de poca cultura, de voz chillona, con nulos conocimientos de inglés, apegado hasta más no poder al incensario y a los curas, simple y gris, nadie pudo quitarle las riendas del poder. Todo aquél que osó intentarlo, aunque fuese un colega de armas, acabó desapareciendo del mapa (véase Sanjurjo, Mola o Yagüe).
    Y lo curioso es que fue un niño acomplejado, miedica, sin un testículo(lo perdió en una batalla) y con poco salero para las mujeres. En eso se parecía en cierta medida a Hitler.
    Está visto que los bajitos y acomplejados tienen muy mala leche.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  43. Hola Cayetano:

    A Franco lo comparo con un dictador venezolano llamado Juan Vicente Gómez. No estuvo tanto tiempo en el poder, pero si fue muy similar al generalisimo...Quizás la única diferencia es que Gómez fue algo más inteligente. Murió en el poder, como franco, de insuficiencia renal, por la diabetes, gobernando una semana más después de su muerte (parece que Chávez también lo hizo), porque quisieron hacer coincidir la muerte del "Benemérito" con la del libertador Bolívar...

    Saludos

    ResponderEliminar

  44. Excelente semblanza. Se lee fluidamente y con agrado.
    No dejó de ser un dictador sanguinario. Ninguna de sus pocas cualidades podrá obviar eso.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  45. Carmen: chiquito pero matón. Aunque no era culto, era listillo y redomado. Y supo quitarse de encima a los que le hacían sombra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Manuel: qué tendrá el poder entre gente tan ambiciosa que hasta ya muertos siguen dando guerra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Ñoco le bolo: lo de las "virtudes" va un poco de coña. Quizá la única a destacar era su sobriedad. No tenía vicios. Y, bueno, yo hasta dudo que eso sea una virtud.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Si uno se pone a analizar todas las personalidades de estos hombres (y por que no mujeres!) que han dejado algunas huellas nefastas en las historias de sus tierras, encuentra tantos denominadores comunes que se pregunta: cómo nos nos dimos cuenta antes de tal o cual estereotipo? Es por lo menos curioso que después haber existido, aunque con distintos niveles de riesgo, un Hitler, o un Duce o un Franco, entre otros, no nos dimos cuenta antes?
    Saludos Cayetano!

    ResponderEliminar
  49. Buenas tardes Cayetano: Mira que tenemos en este pais gente para gobernar y siempre tiene que tocarnos el inclito e incapaz proyecto de ibero transnochado
    ejem.-Fernando VII
    F.Franco y por que no otro gallego
    y perdon Mariano Rajoy

    Pdt-"Sin animus molestandi" a los habitantes de las cuatro provincias mas bonitas del noroeste peninsular

    ResponderEliminar
  50. Patzy: eran otras épocas, con otros problemas, otro nivel cultural... Esos dictadores son producto de su tiempo. Allí encajan bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Magnífica descripción.
    Freud diría que era un " psicópata " peligroso ( por su falta de humanismo y por no sentir culpa por sus acciones criminales)
    Éso de que " leía pero no interpretaba" me quedó dando vueltas....
    Creo que la mayoría de los que sostienen regimen espartano rozan la mediocridad y lo obsesivo.
    Gran artículo.
    Abrazos.


    ResponderEliminar
  52. "El que carece de vicios, carece, también de virtudes."( Lincoln)
    Tal vez sea cierto.

    ResponderEliminar
  53. Carmela: no tenía vicios pero sí aficiones, como la caza (de animales y enemigos).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  54. Joxean: sí, siempre nos toca la lotería con estos ínclitos personajes. Será que noslosmerecemos. O no.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  55. Por desgracia, y por mi edad, sufrí la época de Franco, tienes razón en todo lo que dices, era un personaje inculto, aunque listo y astuto. Creo que es una característica de la derecha española, Rajoy tampoco me parece que sea un ilustrado, solo le he visto con el Marca bajo el brazo, y de Aznar ..... en fin .... Otra opinión me merecen la derecha catalana o la vasca

    ResponderEliminar
  56. Cayetano:” Dios da pan a quien no tiene dientes” DIOS!!! Que rabia me ha dado este refrán siempre, que pena que siempre nos han faltado los incisivos para pegarle un buen bocado a esos tipos de PAN.
    Pero bueno no vale ahora llorar, me despido con dos refranes
    Que cada palo aguante su vela (ese para nosotros)
    El tiempo pone a cada uno en su lugar (ese para los de arriba)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Manuel: algunos sufrimos los rigores del régimen aquel. Todavía recuerdo las cargas de los grises en la universidad. Y sí, esta derecha rancia que gobierna no se caracteriza precisamente por sus inquietudes culturales Si fuera de otra manera no tendría tanta inquina a la cultura y a la educación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  58. Joxean: y como decía mi suegra... nadie se va de este mundo sin su zarandeo. Un consuelo.

    ResponderEliminar
  59. Y seguimos gobernados por mediocres y melifluos que nunca van a ser juzgados.
    Muy buen artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  60. El Tejón: parece que estamos condenados a soportar esa carga siempre. La única ventaja es que no tenemos que aguantar a cada uno otros cuarenta años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  61. Mi opinión es que el personaje era insignificante, sí, pero en un país también insignificante, por eso se fue salvando a poco que maniobrara con oportunismo previsible.
    No creo que alargara la guerra a posta, es que no daba para más: escuela militar de la primera guerra mundial, ataques frontales de infantería, nada de Blitzkrieg, trinchera o ataque frontal y eso fue lo que provocó una mortandad brutal, pero POR AMBAS partes, las bajas del bando "nacionalista" eran inmensas, qué sentido tiene alargar una guerra en estas condiciones? lo lógico es exterminar luego de la guerra, que fue realmente lo que hizo. No no era un militar brillante, pero mejor que sus conmilitones que no eran gran cosa, más bien militares de despacho. Franco era un africanista que podía exhibir experiencia guerrera y manejo de las tropas coloniales, el grueso del ejército que era indispensable en los primeros compases de la guerra. Por eso lo eligieron a él.

    En lo demás el tipo era un freakie, sólo hace falta ver las películas de las que hizo el guión: raza, por ejemplo, su visión del mundo y de Espana era ridícula, maniquea, sin fisuras con una interpretación de la Historía providencial y divina.

    En Hendaya, Franco fue dispuesto a entrar en la guerra, pero Hitler se rió de sus pretensiones coloniales en el norte de Àfrica. Luego Hitler le mandó un documento que Franco se vió obligado a firmar, donde Hitler decidía cuando se produciría esa entrada. El desastre ruso hizo cambiar de planes a Hitler y fabricó la leyenda de un Franco que paró el avance nazi en Hendaya. Ridículo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu estupendo comentario, Joselito. Un análisis el tuyo muy riguroso y objetivo. Ya sabes que Mussolini no tragaba a Paquito desde el desastre de Guadalajara -o desde antes- con esas tácticas africanistas que comentas pero que no siempre fueron acertadas. Franco tenía delirios de grandeza y soñaba con un gran imperio, algo inviable frente al indiscutible amo de Europa que era -y sigue siendo- Alemania.
      Un saludo.

      Eliminar