jueves, 6 de marzo de 2014

Ratas, ratos y rateros.


Decíamos en una entrada de hace tiempo que siempre que hay guerras hay ratas. 
Durante la Primera Guerra Mundial, los soldados no sólo tenían que combatir contra los del bando enemigo, también se las tenían que ver con los inmundos roedores que pululaban entre la suciedad y el barro de las trincheras. Si a uno de estos soldados le sobraba un pedazo de pan y quería conservarlo y que no lo devoraran las ratas, por la noche debía esconderlo bajo el casco, sin quitárselo de la cabeza. Era el lugar más seguro.

Sobre el protagonismo de estos roedores, nuestra literatura tiene muestras suficientes, desde el Flautista de Hamelin, pasando por La rata de Venecia, de Patricia Highsmith; Las ratas, de Miguel Delibes; personajes repugnantes también en Tiempo de silencio, de Luis Martín Santos
(...)


Siguiendo la línea de Les Luthiers, hay personas muy “timo-ratas”. El que roba es un "ratero" y el que asalta barcos es un "pi-rata". En el Congreso, los diputados del partido en el poder no debaten sus ideas con los demás miembros, sino que “ratifican” las decisiones del gobierno. Y el masculino de "rata" no es "rato", como sería lo lógico.

Sobre ratas y rateros encontrarás información en

43 comentarios:

  1. ¿Seguro que no es el masculino? por ahí andará...
    En muchas ocasiones he pensado como debía ser la "vida" allá por las trinceras de la II Guerra Mundial, en las que en ocasiones las balas que pasaban junto a sus cabezas era lo de menos...
    La humedad de aquellos campos enfangados, pero sobre todo el stress, debían ser una auténtica pesadilla. Horrible...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El ratón es un animal de pequeño tamaño, asustadizo y nada agresivo.
    Sin embargo, el ratón es el causante de muchísimas muertes humanas porque devora gran cantidad de alimento para nuestro consumo. Ahí radica la ferocidad del ataque del ratón.
    ¿Cómo ataca este simpático roedor? Su estrategia es simple, nunca comer de forma muy visible, siempre a pequeños bocados y de forma que durante el mayor tiempo posible no se advierta su labor de zapa. Se trata de no comerse el queso a grandes bocados, pues se notaría enseguida; es mucho mejor hacerlo de forma casi imperceptible. Para cuando alguien se quiera dar cuenta, el ratón ya ha dado buena cuenta del queso.

    Sigue en: http://www.elartedelaestrategia.com/el_feroz_ataque_del_raton.html

    La rata es mas de lo mismo, pero en mas grande. Y de ahí lo que nos cuentas de ratas, ratos, timoratos, piratas y otros malditos roedores. ¡Maldita plaga!

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Félix: las trincheras eran campo de batalla, dormitorio, comedor, cementerio... Y encima estaban las ratas y las pulgas. Ah, y el "pie de trinchera".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Carlos: no hay suficiente raticida para tanta rata y tanto "rato".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo una peli acerca de la primer guerra mundial, uno de los protagonistas era el excelente actor ingles Tom Courtenay ,transcurria casi toda ella en las trincheras y las ratas eran la presencia constante.Puede estimado Cayetano que la realidad nos dice que los promotores de guerras son realmente unas ratas

    ResponderEliminar
  6. Aunque suene extraño, aquellos días veraniegos de 1969, cuando Amstrong holló el suelo lunar, a mí me comían literalmente las chinches en mi litera del cuartel de infantería. ¡Pobre soldadesca!

    ResponderEliminar
  7. Nando: ratas pero en la retaguardia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Francisco: yo también sufrí los ataques de pulgas y chinches. Menudos ronchones.

    ResponderEliminar
  9. Las hay con barba y sin ella con chaqueta y con vestido y con altos gustos culinarios, el queso paso a la historia aunque mira por donde el papel aun lo siguen royendo.
    Simpático el post, Cayetano..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Las he visto subir y bajar por las estachas de los barcos como si fueran pasarelas para ellas. Se convierten en polizones que viajan por el mundo entero y otras se encuentran tan a gusto que se quedan a vivir como un tripulante más.
    Siempre encuentran una guarida aunque su entorno sea de hierro.
    Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  11. No es de extrañar que en momentos de pobreza, hambre y miseria abunden y den la cara estos "roedores". Es entonces cuando se encuentran en su hábitat, cómodos, y cuando hacen de "las suyas" a plena luz del día y sin miedo alguno.
    La de "ratas" que conocemos en estos días.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Pedro H.R.: les queda queso para "rato". Lástima de trampas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Antonio: ratas y cucarachas siempre sobreviven a las crisis. A las pruebas me remito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Detalles: como comentaba recientemente, las ratas y las cucarachas sobreviven a las crisis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Me mata usted de risa con su ingenio. No se le puede sacar más punta a la palabra, desde luego.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame: espero que haya pasado un buen "rato".
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Ooh que buena entrada!!! Jajajaja lo del congreso! Buenaza!!! Jajajaa la comparto en FB!!

    ResponderEliminar
  18. Recuerdo un cómic que hace no mucho me llamó la atención sobre la Iª Guerra Mundial. Se llama "Puta Guerra", con dibujo de Jacques Tardi y soporte histórico de Jean Pierre Verney. Si no lo has leído, te lo recomiendo.

    Creo que allí también se recoge la situación de los soldados con las ratas.

    Que pases una buena tarde, Cayetano. Un saludo,


    Manuel Fernández Luccioni
    Los Laberintos del Arte

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, me encajan los roedores en la escena actual. Royendo el bienestar hasta dejarlo churrupeteado y ecuchimizado.

    ResponderEliminar
  20. Gary Rivera: gracias por compartirla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Los Laberintos del Arte: me suena mucho ese cómic que dices, cómic francés o belga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. La Fuensanta y el Antón: habrá que echar mano de unos cuantos gatos, porque los leones del Congreso parece que no nos sirven mucho para esto de echar a los roedores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Los roedores tienen una tasa de multiplicación muy elevada y se mueven por todos los ámbitos.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. Jajaja Me ha encantado lo de Rato...Rato si que lo ha ratificado todo :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Antorelo: sí, últimamente están proliferando mucho por el área mediterránea.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Adra: me acuerdo de la tomadura de pelo de Bankia a cada "rato".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Pues por aquí debemos seguir en guerra, porque veo "mucha rata suelta"! Y algunos ni llegan a esconderse el pan bajo el sombrero, ya se lo roban desde el precio, en el mismísimo supermercado!
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  28. En otras épocas las ratas y ratones eran las mascotas de las casas. Habitaban en las bodegas, en los sobrados o trasteros y también las salas y salitas, alcobas y cocinas. Por no hablar de las ratas de otra especie, que esas simepre existen y existirán. Ahora nuestras mascotas con derecho a techo, pero no adoptadas son las cucarachas, literales y también en forma de banco.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  29. Patzy: ratas de todos los colores, patrias y banderas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Carmen: esas seguro que sobreviven a una hecatombe mundial. No hay quien pueda con ellas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Me dan mucho asco los ratones y las ratas, sería tremendo convivir con ellos.
    ¡Qué asco! Dicen que cuando había mucha hambre se las comían... ¡Puf!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Rosario: y las peores son las de corbata.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Rosario: y las peores son las de corbata.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Casi a los que más hay que temer es a los que ratifican en el congreso que a los que consideramos rateros. Buen juego de palabras, Cayetano.

    ResponderEliminar
  35. Alguna rata también sirvió para aportar algo de proteínas...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  36. Valverde de Lucerna: temibles ratificadores. Una plaga de las gordas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Javier: y si no que se lo pregunten a los que hayan padecido alguna guerra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Hola Cayetano:
    No sé porque no se actualiza la entrada. La he visto ahora, pero tiene dos días

    Todos respondemos a nuestros instintos...Los ratos no son la excepción...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Manuel: misterios del internet. No eres el único al que le pasa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. "Valiente personaje"
    Besos.

    Estoy un poco perdida con el tema de tu libro. A ver si lo compro que me apetece mucho leerlo.

    ResponderEliminar
  41. Arantza: por mí encantado de contar contigo como lectora. Se te echaba de menos por estos lares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Geniales Les Luthiers!!!!
    Son intelectuales del humor!
    Tengo ganas de leer tu libro.Veré la forma de envío.
    Es muy común, también , cuando se ve un lugar atiborrado de papeles y cajas decir :"es una cueva de ratones".
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Carmela: para mí un placer tenerte como lectora. Y sí, unos genios los chicos del frac negro.
    Saludos.

    ResponderEliminar