viernes, 29 de marzo de 2013

Una noche de pesadilla


Marzo de 1942.
En Polonia comienzan las deportaciones de judíos al campo de concentración de Auschwitz.
Lo de concentración era un eufemismo de los nazis alemanes que ocultaba una realidad mucho más cruel y macabra. En realidad se trataba de un “campo de exterminio”, de un matadero cuyo objetivo era el asesinato masivo a gran escala, de forma planificada, un genocidio que respondía al proyecto llamado “la solución final”.
En poco menos de tres años se calcula que fueron aniquilados un millón y medio de personas, de todo tipo de edad y sexo. Su único delito era ser de raza judía. Y no solo se asesinó a judíos, también desfilaron por las cámaras de gas testigos de Jehová, homosexuales, patriotas rusos y polacos.
Tres años después, en enero de 1945, el ejército ruso entró en el campo, poniendo fin a esta macabra pesadilla, quizá la noche más larga y oscura de nuestra historia reciente.

Los hombres a un lado, las mujeres y los niños al otro


Guardianes del campo
¿Una raza superior?



43 comentarios:

  1. LA CONDICIÓN HUMANA, CUANDO CAMPA LA CRUELDAD A SUS ANCHAS, NO ES PARA ESTAR SEGUROS EN NADA.
    UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  2. Una aberración. Una de tantas cometidas por la humanidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo: en efecto, no hay límites para la crueldad humana. Nadie nos puede asegurar que no se repetirá.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Dissortat: ellos también padecieron su "pasión" sin procesiones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. El papá de unos amigos judios escapó del tren que le llevaba hacía treblinka, a su solución final...

    Afortunadamente hubo un atentado contra el tren.

    A veces pienso que no tenemos nada de condición humana.

    Saludos. Me contento que hayas regresado bien de estos días

    ResponderEliminar
  6. Una barbarie que siempre va bien recordar para que no se vuelva a repetir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente este es uno de los mayores despropósitos que la historia reciente nos ha deparado. Cabría preguntarse qué habría dicho John Locke de haberlo presenciado.

    Sobre este tema, un cómic que se viene utilizando en secundaria para profundizar en la persecución judía durante la Alemania Nazi es Maus, de Art Spiegelman. Es uno de los cómics que todo el mundo debería leerse al menos una vez en la vida.

    Un saludo Cayetano, esperamos que te lo hayas pasado bien en estos días.


    Tus amigos anónimos.

    ResponderEliminar
  8. Hombre, eso de que ha sido la última... Los americanos tomaron bien tomado el relevo después, y se vengaron asesinando inocentes en Dresden, Hiroshima y Nagasaki... Por no nombrar las guerras por petróleo y hegemonía que vinieron después...

    ResponderEliminar
  9. Y siempre igual estos cabezas cuadradas. El ansia de poder, el creerse superiores...
    Antes me reía con que todos los villanos de las películas que ansiaban el control del mundo, pero como se dice "la realidad supera a la ficción".

    Ya lo decía la Polla Records en su canción que lleva por nombre este proyecto...
    "La solución es una cámara de gas, con los políticos adentro".

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
  10. Manuel: tuvo suerte ese hombre que escapó de milagro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Kassiopea: dudo mucho que la especie humana aprenda algo de sus errores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo castellano: premio Pulitzer, Maus es un gran cómic, con esos ratones- judíos presos en "Mauschwitz".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Homónimo: fíjate que no he dicho que fuera "la última" sino "la mayor" pesadilla de nuestra historia reciente. Creo que ninguna masacre contemporánea es equiparable en número y crueldad al holocausto judío.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Fernando: no la liemos. Mejor vamos a dejar las cámaras de gas como museo. No tentemos al diablo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Vaya Cayetano, que no paro de "mesarme los cabellos". Cuando recuerdo no solo estas acciones sino tantas otras es cuando me revuelvo contra.... el semidesarrollo de nuestro cortex frontal, reniego de la inteligencia, etc. Bsss.

    ResponderEliminar
  16. Demasiadas noches de pesadilla.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Lo de las razas puras fue un invento de muchas naciones. Le llamaron eugenesia (ver http://elartedelaestrategia.blogspot.com.es/2007/07/ayer-ciencia-poltica-eugenesia-hoy.html)y realizó muchos asesinatos y otras salvajadas en muchos países. En Alemania se juntó la precisión germánica con la ideología nazi y el resultado fueron 6 millones de víctimas. Perdieron la guerra y no pudieron seguir con su eugenesia. La URSS la ganó y su eugenesia dió un resultado de 52 millones de muertos. La China maoísta creo que lo superó. Y la de Camboya fue la que mas porcentaje de población masacró.

    Hay un libro muy interesante que se titula Continente Salvaje, de Keith Lowe, que relata todo lo que ocurrió en Europa desde 1945 a 1950. En todas partes se logró superar el horror de los nazis (también en lo que ahora es gran parte de la UE) Recomiendo su lectura.

    Cayetano, me parece bien que cites una noche de pesadilla, pero en el S XX hubo muchas noches similares. Por ejemplo, cuando ocurrió la masacre de Ruanda que la ONU casbía iba a ocurrir. Resultado: 1 millón muertos en pocos meses.

    Saludos, espero que el S XXI sea mejor, menos asesino.

    ResponderEliminar
  18. Reseña sobre el libro Continente Salvaje en:

    http://libroyautor.blogspot.com.es/2012/12/lectura-continente-salvaje-las-claves.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. No por muy sabido, deja uno de estremecerse al pesar lo que sucedió. Terrible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Emejota: sí. La verdad es que se le remueven a uno las tripas con cosas como ésta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Arantza: pesadillas y también noches en blanco de tanta gente desesperada y hambrienta como hubo y vuelve a haber.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Carolus: salvajes ha habido muchos. Se barajan muchas cifras cuantitativas de otros genocidas, pero taimados y refinados en el frío arte de eliminar una raza sistemáticamente como fue la de los considerados "infrahumanos" creo que como los que cito en mi entrada no hay parangón. Todo formaba parte de una estrategia inhumana destinada a terminar con los judíos: desprestigiarlos, arruinarlos, expoliarlos, arrinconarlos, deportarlos, eliminarlos, hacer experimentos médicos con ellos como arrancarles los dientes sin anestesia para ver si aguantaban el dolor, usarlos como conejillos de indias en atroces experimentos, etc. Las cuotas de crueldad fríamente calculada a la que llegaron creo que les dan la medalla al mérito genocida. Eso sin contar con haber provocado una guerra sin precedentes en su capacidad destructiva y con 50 millones de muertos o más. Lo dicho no debe servir para minimizar otras atrocidades históricas.
    Paso a ver esos enlaces que citas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. DLT: conviene recordarlo de vez en cuando, sobre todo ahora que estamos en una semana de dolor para los que celebran o conmemoran otro calvario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Noche para olvidar, pero como bien dices en algún comentario, es necesario recordarlo, para que se sepa que el mal puede ser infinito en determinadas conductas humanas. La solución final fue uno de los actos más innombrables de la humanidad.
    Que el descanso haya sido fructífero; el lunes comienza la normalidad. Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Paco: el mal no tiene límites. La capacidad para provocar sufrimiento es ilimitada.
    Espero también que hayas descansado estos días. Buen regreso a la actividad docente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Quisiera pensar que después de esto la humanidad está a salvo de barbaridades semejantes, pero me temo que nuestra especie no tiene remedio. Prácticamente cada siglo lleva a cuestas su propia infamia.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. El hombre como colectivo es psicópata con el propio hombre, así queda demostrado por desgracia y por ello que la historia está llena de crímenes inexplicables ante los ojos individuales.

    Un abrazo amigo, ahora a mí es al que le toca descansar, marcho a hacer fotos y disfrutar con peques a Barcelona.

    ResponderEliminar
  28. Senovilla: como decía Hobbes, "el hombre es un lobo para el hombre".
    Pásatelo bien por Barcelona, una ciudad preciosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Realmente una historia repulsiva que ojalá no se repita nunca jamás. Las guerras son siempre odiosas, pero el exterminio de una raza o condición de credo o rezo es todavía más abominable por no ser víctimas de la confrontación, sino del odio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Todavía la Humanidad se pregunta cómo pudo pasar esto ante los ojos de todos sin que se pudiese hacer absolutamente nada. ¿Cómo reponer a las familias de semejante daño? ¿Quiere decir esto que nunca más volverá a pasar? Claro que ocurre y todos los días en países del Tercer Mundo y a veces del Primero, cuando estalla una guerra. ¿Cómo se puede actuar para que no se repita? Buenas preguntas retóricas de difícil respuesta me temo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Francisco: a veces pienso que la especie humana no tiene remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Carmen: difícil la respuesta porque se nos hace casi imposible ponernos en el lugar de los que deciden una cosa sí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Retablo: el infierno sobre la Tierra, con todos sus demonios genocidas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Siempre me he preguntado qué ocurre el el cerebro de un ser humano para que pueda llegar a cometer atrocidades tan repugnantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Ambar: debe ser porque somos nuestro principal enemigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. ¡QUE HORROR!
    Y solo porque hicieron caso de un hombre loco, asesino y brutal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Rosario: cuando eso ocurre es porque toda la sociedad está enferma. No es responsabilidad único de sus dirigentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Poco más puedo añadir a los comentarios. Hace un par de años visité Dachau y era increible el silencio que reinaba en el lugar. Supongo que el público que lo visitaba era consciente de lo que pasó en ese lugar.

    Lo más terrible es la ironía de la puerta de la entrada, cuando encuentras ese "Arbeit macht frei".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Allegra García: cuentan que en ese campo que citas, cerca de Munich, tienen una especie de museo al que acuden de forma obligada los estudiantes para que vean lo que hicieron sus antepasados con el fin de que la historia no vuelva a repetirse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Sí, es frecuente, por ejemplo, que en cursos de idiomas para extranjeros se hagan visitas guiadas obligatorias a los diversos campos de concretación que hay en Alemania como parte del curso (si estás en Munich, te llevan a Dachau). Y efectivamente, en Dachau hay un museo, bastante bien planteado, por cierto.

    ResponderEliminar
  41. Y pensar que todavía hay miserables que lo ponen en duda...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Javier: sí, hay gente que niega la mayor. Puro cinismo. Reconocerlo es de gente con la jeta muy dura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar