domingo, 17 de marzo de 2013

Salvar el arte

La ronda de noche

Ocurrió a finales de marzo de 1942.
Para evitar que cayera en manos de los invasores nazis, el cuadro La ronda de noche, del pintor neerlandés Rembrandt, es trasladado desde un búnker en las dunas de Heemskerk y Zandvoort a un refugio en Maastricht, excavado a 35 metros de profundidad. Esto formaba parte de una estrategia de salvamento del patrimonio artístico desarrollada durante la II Guerra Mundial. Estos búnkers recibían el nombre de "Refugios Nacionales". La ronda de noche estuvo oculta en varios de estos refugios durante cinco años, volviendo al Rijksmuseum del que nunca debió salir el 25 de junio de 1945.

Salvar el arte. Esa es la consigna en tiempos de guerra.

Según se nos cuenta, aunque creo que esto tiene mucho de exageración y leyenda, en el contexto de nuestra Guerra de la Independencia, cuando se iban a retirar las tropas invasoras francesas, el mariscal francés Soult, haciendo suya la frase “si esto no es para nosotros, no será para nadie”, decidió castigar a Granada privándola de su mejor patrimonio artístico e histórico, destruyendo la Alhambra. Los franceses llenaron de pólvora toda las dependencias del monumento nazarí y dispusieron mechas para prenderle fuego y ver en la distancia cómo el recinto palaciego ardía por los cuatro costados, en un ejercicio de delectación pirómana. Y parece ser que cuando el fuego ya se iba aproximando a los palacios nazaríes, el cabo José García, según reza la placa conmemorativa que está situada en la entrada de la Alcazaba, logró interceptar a tiempo el reguero de pólvora y salvar así el mayor tesoro arquitectónico granadino.
Tal vez sea todo fruto de la imaginación popular, ye que no se conserva ningún documento fidedigno de la época donde se hable de tal hazaña.

Foto del autor de esta entrada.

Durante nuestra guerra civil el gobierno republicano evacuó obras de arte para salvarlas de los bombardeos. A tal efecto, se creó el Comité Internacional para el Salvamento de los Tesoros de Arte Españoles, que evitó durante la Guerra Civil  la destrucción de buena parte de nuestro patrimonio artístico.

Muchas fueron sacadas de Madrid y otras escondidas en algunos depósitos en inmuebles seleccionados a tal efecto. Zonas consideradas seguras, sótanos casi siempre de El Museo del Prado, el Museo Arqueológico Nacional, El Museo de Arte Moderno, la iglesia de San Francisco el Grande, Iglesia de Santa Bárbara y de San Fermín de los Navarros. Había depósitos en ciudades y pueblos, pero los más importantes estaban en Madrid, Barcelona y Valencia, sedes del gobierno de la República.

Tapando la Cibeles

Evacuando cuadros

La ciudad de Madrid se convirtió durante la guerra en objetivo preferente de los bombardeos. Había un considerable riesgo de deterioro en los monumentos que estaban al aire libre. Fuentes y esculturas fueron recubiertas de una estructura protectora. De ahí viene el calificativo de "los caparazones del arte". Las fuentes de Neptuno y Cibeles, las estatuas ecuestres de Felipe III y Felipe IV fueron algunos de estos monumentos protegidos. A La Cibeles la llamaban los madrileños "La linda tapada". Y ya no volverán a verla "destapada" hasta acabada la guerra.
En una exposición titulada "Los monumentos ciegos", Fernando Sánchez Castillo reunió en 2011 diversas muestras, reconstrucciones y maquetas,  a partir de documentos y fotografías de la época, donde se deja constancia de este sistema de protección donde los materiales básicos empleados eran  ladrillos, sacos terreros, hormigón, etc.

____________________

También hablan de ello:

Arte Torre Herberos, el blog del amigo Paco.
Anónimo Castellano, con dos entradas sobre el tema.

http://www.latribunadetoledo.es/noticia.cfm/Vivir/20111017/ecat/muestra/caparazones/arte/guerra/8768DE61-E4AE-E66B-486B90BB8F10E868

http://dardonews.com/dardonews/noticias/los-monumentos-ciegos-de-fernando-sanchez

47 comentarios:

  1. Lamentablemente han sido muchísimas las obras artísticas que se han perdido a lo largo de nuestra historia, tantas que se hace imposible establecer fechas “de duelo artístico” para todas! Las guerras, los fenómenos naturales, los accidentes, las idioteces humanas como la del multimillonario Ryoei Saito, el acaudalado japonés que había comprado el cuadro “Retrato del Dr. Gachet” de Van Gogh por 82,5 millones de dólares y que luego anunció que cuando él muriese quería quemar el cuadro consigo. Desde su muerte nunca se volvió a saber algo de esa obra! Más recientes son la pérdida de la pintura “El Pintor” de Pablo Picasso, que viajaba en el vuelo de la compañía Suissair que se estrelló en Canadá en 1998, o los más de 300 dibujos y esculturas de Rodín así como un tapete de Joan Miró y obras de Lichenstein, que se perdieron en el atentado de las Torres gemelas del 2001. Al menos aquí, en tu conmemoración, estamos recordando un salvataje, eso es bueno, es mirar el vaso medio lleno. Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
  2. Desconocía que Soult también habría podido destruir la Alhambra además de saquear todo lo que pudo en Sevilla. Es una pena que no haya documentación al respecto.

    Sobre la que concierne al Museo del Prado y otros museos provinciales, hace tiempo realizamos un pequeño reportaje en nuestro blog que es posible que te interese:

    http://asociacionacastellano.blogspot.com.es/2012/11/el-museo-del-prado-en-tiempos-de-guerra_14.html

    http://asociacionacastellano.blogspot.com.es/2012/11/el-museo-del-prado-en-tiempos-de-guerra_6677.html

    Hay un documental interesantísimo de Alberto Porlán llamado "Las cajas españolas" (2004) que se puede ver íntegramente en youtube.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Patzy: salvar el patrimonio artístico es salvarnos todos un poquito. Lamentablemente, como dices, muchas obras han desaparecido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo Castellano: son sólo conjeturas con poca documentación que las refrende.
    Paso a ver esos enlaces que me propones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cayetano:

    Salvar el arte es salvar nuestra propia cultura.

    Me recordaste cuando los talibanes destruyerón los budas en Afganistán.

    En la cancillería venezolana hubo un incendio en 1991 que destryó practicamente casi todos los tapices que tenían en el edifico. Eran obras de artisdtas venezolanos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Manuel: y salvar nuestra cultura es salvarnos también un poco los demás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Soult y los franceses hicieron barbaridades en España y saquearon todo lo que puedieron; solo es comparable a lo que hicieron los nazis en los territorios invadidos. No sabía lo de la Alhambra. Gracias por citarme Cayetano. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Paco: lo de la Alhambra no está del todo probado. No obstante, si la visitas verás una placa conmemorativa en la alcazaba que lo cuenta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Otro motivo para despreciar la guerra. El arte es lo que nos aleja de ser bestias, así que destruir el arte es acercarnos a la bestialidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Magnífico documento, Cayetano. Después del espolio cometido por el ejército francés en la Guerra de la Independencia, no es extraño que estuvieran bien atentos a salvaguardar las obras de arte en la Guerra Civil. Me parece admirable que con tanto frentes abiertos y en medio de la metralla pudieran estar pendientes de preservar las obras de arte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Los franceses destruyeron mucho patrimonio a su paso por España. Mas tarde, en la desamortización de Mendizábal, nosotros mismos sin ayuda invasora destruimos mas patrimonio artístico. En lo que quedaba del S XIX y XX, mas guerras fratricidas y sobre todo la dejadez y abandono siguieron su labor destructiva.

    A esta fecha, resulta chocante que quede patrimonio. Ya veremos si logramos entregarlo a otras generaciones...

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  12. Leyendo las memorias de María Teresa Leon, la mujer de Rafael Alberti,
    (vivieron los dos un tiempo largo en Argentina por cierto y un gran amigo ya fallecido los trato mucho) Leyendo
    esas interesantes memorias digo, me encuentro conque una de sus tareas durante la guerra civil fue la custodia del enorme patrimonio cultural que se encuentra en los Museos de Madrid para protegerlos de los bombardeos.
    Esos tesoros debian ser mantenidos a cuidado de la locura

    ResponderEliminar
  13. Agrego en el tema que los americanos al invadir Irak destruyeron estelas milenarias de la civilización mesopotamica ,algunas de ellas consideradas patrimonio de la humanidad, el museo de Bagdad fue saqueado por las tropas liberadoras
    en nombre de la civilizacion por supuesto

    ResponderEliminar
  14. Qué carácter de porquería el del mariscal, no? Ya sé que insistes en no está comprobado, pero si non e vero e ben trovatto, como dicen...

    Un abrazo, Cayetano, feliz semana

    ResponderEliminar
  15. Los nazis lo que querían eran llevárselo para ellos, lo de los franceses en España destruyendo monumentos no creo tenga parangón.
    Sobre la guerra civil me encanta la película "La hora de los valientes" y ese Gabino Diego intentando salvar un cuadro de Goya.

    ResponderEliminar
  16. La Fuensanta y cía: es acabar con lo mejor de nosotros mismos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Francisco: una manera como otra de hacer algo útil y noble.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Carolus: es lo que se llama hoy "efectos colaterales".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Nando: por desgracia la guerra tiene un lenguaje ajeno al arte y al patrimonio cultural. Es la brutalidad frente a la sensibilidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Alma: es la lógica de lo que se conoce como "guerra total". Hacer daño al enemigo hasta en su patrimonio cultural.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Eduardo: los nazis se llevaban lo que les gustaba; lo que no, simplemente lo quemaban.
    Muy buena esa película del Gabino Diego. Me encantó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Dentro de la sinrazón que es cualquier guerra, siempre hay alguna mente clara que no ignora que el arte, la cultura en general es lo único que nos devolverá a nuestras raíces.
    Aunque sea para seguir cometiendo los mismos errores.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Arantza: entre el humo y la pólvora, salvar el arte es una de las pocas actividades que en una guerra nos vuelve un poco más humanos. Ahora mismo vengo de otra guerra, sin sangre ni metralla, librada en un blog amigo donde, como en el arte, también brilla la sensibilidad.
    Pura coincidencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Salvar el arte es la consigna en tiempos de guerra, porque muchas veces el arte ha tenido que salvar la condición humana de que cayera en el indigencia cultural, en el salvajismo y en la barbarie.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  25. Francesc Cornadó: si salvamos el arte, no todo está perdido en una guerra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Fantastico tu blog Me quedo leyendote

    ResponderEliminar
  27. Recomenzar: bienvenida a esta humilde tinaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Muy curioso, monsieur. Me ha gustado mucho este artículo. Cualquier recurso es bueno con tal de poder salvar las obras de arte, que ya bastantes se perdieron durante las guerras y los saqueos, por desgracia.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Madame: en todo caso, una actividad llena de nobleza y entrega la de los que se dedicaron en tiempos difíciles a salvar nuestro patrimonio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Menos mal que siempre hay gente que en tales circunstancias intenta proteger el arte del desastre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Antorelo: unos protegen el arte y otros consiguen "helarte".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Una pena que, a veces, se haya puesto más esfuerzo en salvar obras de arte que vidas humanas. No sé, me siento dividido ante este tema...

    ResponderEliminar
  33. Siempre es mejor salvar el arte que quemar los libros en las plazas públicas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Sr. Gea Martín: No son incompatibles.

    ResponderEliminar
  35. Jose Senovilla: desde luego. Eso de quemar libros es mala cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Se han cometido tantos atropellos a lo largo de la historia contra el arte, que cualquier labor para salvaguardar aunque sea un mínimo gesto, es de valor incalculable, pues sin historia no somos nada y el arte va impreso en ella..
    Buen aporte amigo Cayetano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Pedro H.R.:es nuestra memoria colectiva.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Después de un largo puente me encuentro con esta entrada tuya tan interesante y que es además una llamada de atención sobre todo lo que puede pasar, porque ese tipo de peligros siempre nos acechan. Cualquier obra de arte destruida es una parte de nuestra historia perdida para siempre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. A José García habría que hacerle un monumento... Me horriza pensar lo que hubiese podido pasar si la pólvora hubiera estallado. Las guerras son las grandes destructoras del Arte, aunque no lo fue menos la desamotización o los expolios sufridos a lo largo de los siglos XIX y XX en las pequeñas zonas rurales, donde los párrocos vendían los tesoros artísticos de sus iglesias por cuatro perras para arreglar el tejado o para asegurarse una jubilación. ¿Y qué me dices de la especulación inmobiliaria? ¿Y la desidia de los políticos? ¿Y la despreocupación de los ciudadanos?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  40. Ambar: irremediablemente perdida. Un daño incalculable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Carmen: muchos toros para lidiar con una sola muleta, si me permites el símil taurino.
    Un saludo..

    ResponderEliminar
  42. Querido Cayetano, si "Homo homini lupus", ¿cómo no va a ser "Homo arti lupus"?
    mil bicos.

    ResponderEliminar
  43. Profedegriego: así es. Si quemamos personas, cómo no vamos a quemar libros o cuadros. Tremendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. En Valencia se guardaron en las Torres de Serranos... Se hizo un documental muy bonito sobre el salvamento de obras de arte en la Guerra Civil. Si alguien tiene interés, seguro que en los archivos de TVE lo puede encontrar. Besazos.

    ResponderEliminar
  45. La parte de Valencia era más segura durante la guerra. Allí se trasladó el gobierno de la República cuando el acoso a Madrid.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. ¡Toma ya, y otra más! A ver si blogger ha hecho algo raro, porque dos, tres, son demasiadas. Me voy a volver a hacer "seguidora", por si las moscas. Bsss.

    ResponderEliminar
  47. Emejota: el señor Blogger a veces hace de las suyas. Es incorregible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar