lunes, 14 de febrero de 2011

Hitler y las mujeres


Con Eva Braun

Anodino, poco fogoso, nada apasionado y sin embargo un seductor para muchas mujeres, tal vez por lo que simbolizaba más que por su apariencia física de hombrecillo corriente, eso sí: enérgico, de mirada penetrante, absolutamente convencido de las ideas que expresaba. Para él la mujer era un ser inferior como ya se encargó de señalar en más de una ocasión.
Hitler hablaba de la moral de las tres “k”: “Kinder, Küche, Kircher”, una forma de asignar a las mujeres sus tres obligaciones principales: atender a los niños, trabajar en la cocina y asistir a la iglesia. En 1934, Adolf Hitler se dirigió a la Organización Nacional de Mujeres Socialistas y les dijo que “el mundo de una mujer es su esposo, su familia, los niños y su hogar”.
Para él, las mujeres, al igual que las masas, había que seducirlas y manejarlas. Aunque le encantaba rodearse de mujeres, él siempre decía que su novia “era Alemania”. Una vez que una admiradora algo descontrolada le dio un beso en la boca él puso una cara de repugnancia como si hubiera tomado un purgante. En general evitaba todo contacto físico con las mujeres, hasta tal punto que muchos de sus colaboradores llegaron a pensar que podía ser homosexual.
No obstante, hubo muchas mujeres en su vida. Algunas jugaron un papel fundamental, otras fueron un mero adorno o complemento de su persona. Casi todas terminaron su vida trágicamente. Algunas se suicidaron o al menos lo intentaron. Este hombre parecía llevar consigo el sello de la fatalidad con el que marcaba con un fin desgraciado a aquellas que compartieron su vida con él.
Desde un punto de vista cronológico, la primera mujer que marcó su vida, aunque indirectamente, fue su abuela paterna, Marie Schicklgruber. Esta mujer fue seducida y embarazada por un alemán adinerado. De esa relación nació Alois Hitler, un hijo natural. Adolf siempre tuvo la sospecha de que por sus venas podría correr sangre judía. Esto le atormentaba a menudo y posiblemente le marcó a la hora de relacionarse y de tomar decisiones: agredir a los judíos era una forma de castigar su parte negativa o posiblemente contaminada que no quería aceptar.

Klara Pölzl

La segunda mujer que influyó en su vida fue su madre, una madre protectora, perdida a temprana edad, que al contrario que su padre le suministró una enorme cantidad de cariño. Cuanto más agresivo era su padre más se volvía hacia su madre buscando afecto, y más temor a que su padre descubriera el secreto: esa búsqueda edípica de calor en su madre, Klara Pölzl, mucho más joven que su marido.
La muerte de su madre, quien curiosamente falleció siendo atendida por un médico judío, acabó también de marcar a un joven Adolf.

Con Geli Raubal

Tercera. Hitler tuvo una relación afectiva con su sobrina Geli, lo que le provocó cierto complejo de culpa por tratarse de una relación incestuosa y también por fundados temores a la corrupción de la sangre que pudiera derivar de la relación sexual (por su posible ascendencia judía, el judío que sedujo o violó a su abuela paterna Marie Schicklgruber). El temor lo proyectó sobre los demás, sobre los judíos, sobre los no arios. Habría así un vínculo estrecho entre su patología sexual y su vocación política de odio a los judíos. Se daría así un paralelismo entre la evolución psicológica de Hitler y su evolución política entre 1928 y 1931, año en que apareció muerta Geli, que al parecer se suicidó, tal vez por un embarazo poco deseado.
Cuarta mujer. Magda Goebbels, amante sin condiciones, quien sentía una adoración enfermiza por el führer. Se cuenta que Joseph Goebbels estaba al tanto de ello pero que por admiración incondicional hacia su líder y/o por obtener beneficios y cargos consentía esa relación. Era tanta la devoción de Magda que el nombre de todos sus hijos empezaba por “H”: Helga, Hildegard, Helmut, Hedwig, Holdine, Heidrun. Magda Goebbels no dudó en acabar con la vida propia y la de sus hijos cuando Hitler decidió suicidarse en el búnker de Berlín.

La familia Goebbels

Eva Braun, la quinta, la definitiva y última, la más conocida entre todas sus amantes. Tenía grandes cualidades que supieron hacer más estable la relación: fidelidad, sumisión incondicional, habilidad para hacerle sentir bien... Adoraba a Hitler pero no era correspondida. Se convirtió por dos días en la esposa del líder alemán. Él quiso premiar su lealtad y su amor sin condiciones casándose con ella en el búnker poco antes de suicidarse ambos, él de un tiro y ella ingiriendo una cápsula de cianuro.
Aparte de estas mujeres fundamentales, también hubo algunas amantes y amigas ocasionales, muchas de ellas actrices, gente del mundo del espectáculo y del arte.
Estrellas como Olga Tschechowa o Winifred Wagner, viuda de un hijo del célebre compositor..
La actrid Inga Ley, de gran belleza, casada con Robert Ley, líder sindical del Frente Nacional del Trabajo, al que le fue infiel, y que también terminó suicidándose.
Una joven aristócrata britanica fascista y admiradora de Adolf: Unity Valkirie Mitford, quien antes de que se iniciara la guerra iba a los mítines alemanes con la bandera británica y la svástica, y quien se pegó un tiro cuando Inglaterra declaró la guerra al Reich, muriendo años después por las secuelas del intento de suicidio.

Con Leni Riefensthalt

Leni Riefensthalt, más conocida como la “querida de Hitler” por la prensa norteamericana, aunque algunos dicen que no hubo ninguna relación más que la propia admiración mutua, antigua actriz y cineasta, autora de películas propagandísticas del régimen nazi. Hitler respetaba su trabajo y reconocía en todas partes su talento ¿Una profesional de su trabajo o una devota del régimen nazi?
Una de las pocas "mujeres de Hitler" que tuvo la suerte de morir a edad avanzada.
_____________________
Enlaces:

Las mujeres de Hitler



64 comentarios:

  1. Desde luego parece que al Führer no le iba mucho el género femenino y que incluso sentía un asco propio del que siente atracción por el género masculino y además esta imbuido de un machismo degenerado...por otra parte decir que la perversión humana no tiene límites y que a veces hay cosas que atraen más que el físico, tales como el poder y el dinero, y este va referido a las mujeres de Adolfo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Carolvs: siempre uno de los primeros en contestar y eso que vienes de viaje. Cierto es que el poder y el dinero combinados tienen un poder de atracción sumamente grande. En este caso yo creo que todavía iba más allá: había devoción por su persona, como si fuera un mesías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Si esa madre amorosa hubiese vivido más tiempo...¿quien lo sabe? quizás nos hubiere sido ahorrada esa personalidad enfermiza,esa paranoia en el poder.

    ResponderEliminar
  4. Nando: nunca se sabe. Si hubiera sido admitido en la escuela de Bellas Artes igual hubiera derivado su vida por otros derroteros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuánto talento el de la Riefensthalt! ¡y al servicio de cuánto horror!... a menudo tendemos a creer que la excelencia artística o intelectual tiene que tener un paralelismo moral cuando muchas veces no resulta así.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
  6. Almalaire: tú lo has dicho. Mucho talento al servicio del mal. Por eso Hitler la admiraba.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Todos los dictadores suelen tener en común cierto grado de misoginia y alteraciones psicológicas. Una vez vi un documental en el que explicaban que el perfil psicológico de Hitler y el de Stalin eran muy similares.

    Supongo que muchas mujeres se acercaban a él buscando dinero y poder, porque encanto personal no parece que tuviera mucho. Y así les fue.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada para celebrar San Valentín, ¿lo haría Hitler?, lo del médico de su madre seguro que le culpaba y le influyó mucho en ese odio a los judíos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca entenderé que pudiera ser seductor ni siquiera para una sola mujer. Claro, sería para las que estaban un poco p'allá, porque ya me dirá la que ponía a todos los hijos nombres que empezaban por H. Y es que al hombre no había por donde cogerlo, ni por dentro ni por fuera.

    Sigue habiendo muchos de los de "Kinder, Küche, Kircher". El otro día me dejaron un comentario al tenor en la entrada sobre las mujeres en la antigua Grecia. Es para alucinar pepinillos que haya cosas que no se pasen de moda y que sean precisamente esas.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sobre el suicidio de Geli. Estaba encerrada en la casa sin posibilidad de tener relaciones sociales. Hitler tenía unos celos patológicos. Incluso se enrabiaba si Geli hacia confianza con sus vigilantes/carceleros. Como Hitler a veces tardaba muchos días en volver, Geli se sentía enterrada en vida, cada vez soportaba menos su situación. El suicidio por desesperación encaja perfectamente, mejor que la hipótesis del embarazo no deseado.

    ResponderEliminar
  11. Una personalidad complicada y llena de recovecos que tuvo una vida sentimental del mismo tipo. Qué importante es una infancia feliz y amorosa para tener una edad adulta equilibrada.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  12. Kassiopea: en efecto, estos señores tenían más puntos en común de lo que vulgarmente se cree: psicópatas sin sentimientos, incapaces de ponerse en el lugar de los que sufren.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. José Eduardo: no creo que celebrara San Valentín. Él mismo decía que su único amor era Alemania. Sobre el médico te diré que tuvo un gesto hacia él: le permitió salir del país y le regaló un cuadro de los suyos. De los pocos detalles de generosidad que se le conocen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Madame: la ley de las tres "K" sigue vigente para mucho machista que anda suelto por ahí. Para algunas mujeres este hombre era una especie de "mesías" salvador de su pueblo. Lógicamente se equivocaron.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Profesor Francisco: siempre bienvenido a esta casa. Sobre Geli y sus razones para el suicidio se ha escrito mucho. Yo también leí por ahí que otra posible razón fue que a su tío le gustaban las prácticas sexuales sadomasoquistas y obligaba a su sobrina a que las realizara. En sus cabales creo que no andaba mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Nuestro Garito: ahí está la clave. Una infancia normal para ser una persona equilibrada es fundamental.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Fascinante artículo que me acerca a la vida "íntima" del Führer. Yo siempre he creído en su homosexualidad y sadismo por lo que sabía de su relación con Eva Braun.
    La flipada del post, lo de las tres "K".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Coincido plenamente con Madame, Cayetano, no entiendo cómo alguien pudo enamorarse de semejante espécimen... ya lo dicen "el amor es ciego" y, en este caso, sordo y mudo y tonto..-, porque de otro modo no se explica... Lo que ya no me extraña tanto es que muchas acabasen suicidándose tras la experiencia... Abrazos ,-)

    ResponderEliminar
  19. Unity Mitford era hermana de Nancy Mitford que fue una escritora de buen estilo, autora de obras muy interesantes para comprender la mentalidad de la aristocracia inglesa.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  20. Tú lo has dicho muy bien, fatalidad es lo que se desprende de las relaciones de Hitler con el género femenino: relaciones incestuosas, suicidios, admiración no correspondidas, complejo de Edipo... Creo que,además de machista, Hitler era misógino, que despreciaba y le repugnaban las mujeres. Pocas cosas aprovechables de este hombre, ni siquiera en sus relaciones amorosas, aunque la bala en sus partes en la 1ª Guerra Mundial tendría que ver algo con ello. Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  21. Dissortat: algún vicio tenía que tener una persona tan frugal y sobria que no disfrutaba ni con la comida ni con la bebida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Carzum: yo creo que tenía la capacidad hipnótica de sorber el seso a más de uno, fíjate en su "perro" Goebbels.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Peo hombre Cayetano!
    Esto en un día tan especial...
    Menudo tipo, nadie pudo decir que no le quisieron de pequeño...
    ¡Tremendo!
    Feliz San Valentín.

    ResponderEliminar
  24. Retablo de la vida antigua: curiosidades de la vida, mientras Unity era una fiel seguidora del fascismo, su hermana Jessica era de ideas comunistas. También es casualidad llamarse "Valkirie" siendo inglesa y no alemana, parecía predestinada por el nombre tan wagneriano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Paco: parece ser por lo que dices que además sólo tenía un testículo, con lo que su sentimiento de castración -aparte de lo que le castró su violento padre- era muy fuerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Rosario: por eso mismo, por ser el día que es, traigo aquí a este señor con las mujeres que lo acompañaron. Parece ser que Eva Braun lo quiso de verdad. No sé que le vio.
    Tú que trabajas con pequeños, fíjate qué importante es tener una infancia si no feliz al menos normal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Es un misterio qué tienen esos malvados, sin pizca de atractivo físico además, para hacerse irresistibles a ciertas mujeres. Yo creo que es la propia maldad, que resulta atrayente y provocadora de una especie de síndrome, parecido al de Estocolmo, que crea sumisión hacia el monstruo. Cientos de casos lo ejemplifican.
    Esos modales bruscos, desatentos, esa misoginia rampante, en vez de reopeler a todas las mujeres, halla siempre esclavas deseosas de ser encadenadas.
    ¿Se trata de masoquismo? ¿tal vez de falta absoluta de autoestima e incluso de dignidad? No tengo ni idea, pero a ningún sátrapa le faltan odaliscas. A lo mejor es la erótica que despierta el poder, s ino miremos ahora hacia la península itálica.

    ResponderEliminar
  28. Leí hace tiempo un libro: El Hitler desconocido de Wolf Schwarzwäller, de una editorial mexicana, que compré en un saldo, que tiene un capítulo dedicado a su relación con las mujeres. Ya no recuerdo los detalles, pero sí su inadaptación a ellas, y también alguna que otra perversión que en ningún otro lugar he leído. No me atrevería a asegurar la imparcialidad o no de la obra. Simplemente ahí está. De la relación con Magda Goebbels tampoco había oído hablar y aunque es cierto que era una fanática seguidora del Fuhrer, Joseph, el ministro de la propaganda no lo fue menos: los dos y también los niños se quitaron la vida en el bunquer (bueno, los niños no se la quitaron, se la arrebataron)
    Y de la ingenua Eva, empleada del fotógrafo Hoffmann, en cuyo estudio la conoció, creo que fue una víctima ignorante, cegada por el esplendor del Reich, y luego aturdida y superada por los acontecimientos. Muy buen artículo. Siempre es interesante saber sobre los aspectos humanos de los grandes personajes de la historia, especialmente de los menos admirados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. A este individuo, a pesar de cómo era, también despertaba pasiones entre algunas mujeres.
    Muy buena entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Es curioso ver que los dictadores siempre aparecen rodeados de mujeres, aunque el tio Paco que tuvimos aquí, no era de los que se dejaban retratar con mujeres.¿Que les veían? Normalmente, todos eran machistas, falócratas e impotentes...Y Hitler tenía aerofagia contínua ¿sería ese SU éxito con las mujeres,XD?
    Saludos Cayetano¡

    ResponderEliminar
  31. La personalidad egocentrica del Hittler hace que se comportara de esa manera con las mujeres y con lo que eentualmente era su arte negativa: Algún gen judio....

    Mentes atromentadas no deben tener poder como el que manejo....nunca habrá decisiones coherentes...


    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Los dictadores suelen ser peculiares en todo, también en el amor.

    ResponderEliminar
  33. "Para él, las mujeres, al igual que las masas, había que seducirlas y manejarlas".
    Una sentencia que causa espanto y que sería apropiada para relizar un debate.Y hacer comparaciones con otros dictadores amantes del poder y el crimen sistemático y organizado.
    El episodio de Magda Goebbels( dando fin a la vida de sus hijos) siempre me impactó.
    En psicología se trata el tema familiar y se hace una interpretación sobre el odio que volcó hacia el pueblo judío como una manera de "vengar" sus orígenes.Analizando cómo una infancia desgraciada lo convirtió en un adulto enfermo y peligroso.
    Las mujeres que estuvieron a su lado deben haber sido ambiciosas y sin escrúpulos porque semejante personalidad apesta.
    Una buena película que trata sobre los momentos finales del Führer es " La caída".
    José Pablo Feinmann, filósofo y escritor, la definió como :"Una de las películas más grandes de nuestro tiempo".
    Qué tema !
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  34. Llego tarde pero te diré que me ha parecido una entrada interesantísima. Por una vez y sin que sirva de precedente conozco la obra anterior y reciente de la Riefenshalt hasta la hora de su muerte. (Ventajas de vivir en zona parcialmente alemana como son ciertos nucleos del levante)
    De todos modos, me asegura mi hijo que lleva viviendo varios años allí, que esos ideales persisten, es como algo impreso en su raíz; aunque nada que ver con las barbaridades de aquel desequilibrado que también aprovechó ciertos conocimientos, mejor muchos, para acomodarlos a su mente enferma y envenenada. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Rosa: "la atracción del sátrapa", parece una novela de esas que lee la gente que no lee. Yo creo que la figura de Hitler era para muchos y muchas la de una especie de mesías salvador de su pueblo. Si no, no se explica ese seguimiento y esa devoción.
    Líbrenos la historia de otros "hitlercitos".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Desde la terraza: también oí hablar de las perversiones del führer y sus extraños gustos sexuales. Magda y Eva estaban totalmente absorbidas por ese personaje, de tal manera que sus vidas fuera de él no tenían ningún sentido y llegaron al suicidio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Antorelo: debían estar ciegas para no ver lo que hacía este hombre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Javier: desconocía la faceta de "pedorro" del líder alemán. Es verdad que estos dictadores tenían fama de ser poco apasionados, excepto Mussolini que era más mujeriego.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Manuel: debería haber un examen para gobernantes y excluir automáticamente a los psicópatas como este.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Francisco: muy pero que muy peculiares, menos mal que alguno no engendró nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Carmela: me imagino que la película a la que aludes es la misma que aquí aparece con el título de "El hundimiento", estupenda y terrible a la vez, con una gran interpretación de Bruno Ganz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Emejota: una gran cineasta la Riefensthalt, pero con un gran talento al servicio del mal.
    Me imagino que muchos alemanes habrán aprendido la lección. De hecho llevan a los escolares a los museos del holocausto para que vean las barbaridades que se hicieron y procurar que no se repita la misma historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Es cierto, estuve hace unos años en Dachau, aprovechando la fiesta de la cerveza en Munich. Impresionante, todavía duele.

    ResponderEliminar
  44. He leído en alguna parte que Hitler, a parte de odiar a las mujeres como parte de un complejo o un trauma surgido en su infancia (¿su madre? ¿su temor por su ascendencia judía proveniente de su abuela?) era impotente por faltarle un testículo, además de ser sadomasoquista. Es decir, le gustaban las mujeres como objeto sexual pero era incapaz de llegar a realizar el acto con ellas. Hay ciertos testimonios de cantantes y actrices en este sentido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  45. Emejota: buen sitio ese, no por el campo de exterminio sino por lo de la cerveza, creo que en formato enorme.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Carmen: según algunos autores, Hitler se sentía doblemente castrado: por un lado, por faltarle un testículo como dices, y por otro, por un padre autoritario que le maltrataba haciéndole buscar refugio en su madre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  47. La mayoría de los dictadores rozan (si no lo alcanzan) el ridículo, como Musolini o Franco, otros la patología como Mao ... en fin nunca nos libraremos de estos personajillos. Esperemos que en el futuro, regímenes como los que ellos instauraron sean inviables.

    ResponderEliminar
  48. Manuel: desconfío de la especie humana. No creo que aprendamos nada de los errores pasados, al menos a nivel colectivo. En cualquier momento, en una crisis peor que la que tenemos, por ejemplo, sale otro salvapatrias y nos dice lo que queremos oir. Y se vuelve a montar otra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Muy interesante, como ya nos tienes acostumbrado, pero amigo no se te ocurra hacer el artículo de Berlusconi y sus mujeres, te podría llevar media vida ;-)).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Senovilla: muy buena ocurrencia, nada menos que hablar de "Berlusconi y sus mujeres", incluyendo menores y "velinas". Menudo elemento "il cavaliere".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  51. Un informe muy interesante. Una vez leí que en su juventud Hitler fue rechazado por una bella mujer que prefirió estar con un judío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  52. Arturo: pues si eso es verdad era lo que faltaba para radicalizar su política en contra de ese colectivo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Casi al límite del tiempo te felicito, Cayetano, por tu extenso e interesantísimo artículo.

    Tan buena entrada produce ¿cómo no?, magníficos comentarios: sobre la psicología del misógino, sobre el erotismo del poder, sobre el origen del antisemitismo o la capacidad de mover a la masa en un sentido que hoy parece inimaginable.

    A este respecto SUBRAYO la respuesta que has dado a Manuel de que : " En cualquier momento, en una crisis peor que la que tenemos, por ejemplo, sale otro salvapatrias y nos dice lo que queremos oir. Y se vuelve a montar otra "
    que comparto en su totalidad.
    Abundando en esta idea y para enriquecer este post que tanta información aporta, cito la película "La Ola" que casualmente ayer estuve re-viendo.

    Un abrazo y adelante Á.

    ResponderEliminar
  54. Ángeles: la coincidencia no puede ser mayor. Te cuento. En clase ando estos días dando el tema del fascismo. Tengo previsto para dentro de un par de semanas proyectar a mis alumnos precisamente la película que citas, "La Ola". Ya la vi hace tiempo y creo que es muy adecuada para los chicos, porque en cualquier momento puede surgir un "salvador" con o sin bigotito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  55. hola. Gracias por esta informacion sobre Hitler. es interesante aunque tambien muy pero que muy escalofriante y la verdad es que yo siempre que pienso en este "hombre" (entre comillas porque de hombre tiene poco) se me pone el cuerpo fatal.
    Por otra parte no creo que solo se acercaran tantas mujeres a el por el poder, al menos al principio de todo (aunque seguramente alguna lo haria por eso). Mas bien creo, que aunque el es un "hombre" que no es un hombre que pueda resultar atractivo al menos fisicamente, seguramente tendría algo que llamaria la atencion (hablando de personalidad, claro) a las mujeres, su facilidad para convencer a las masas (e individualemnte tambien) y que con algunas tendria algunos puntos en comun (tanto en ideales como en otras cosas) pues con eso resultaria que muchas mujeres caian a uss brazo (y ya cuando tenia el poder mas todavia).

    ResponderEliminar
  56. Arwenlareina_86: eso creo también. Los que le conocíann hablaban de su tremenda personalidad. Por ejemplo, se comentaba lo difícil que era mantenerle la mirada. Hasta el más duro la apartaba. Algo debía tener, además de poder.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Gracias :D. la verdad es que hay hombres con gran personalida, que pena que este la utilizara para tales fines (horribles fines)

    ResponderEliminar
  58. Arwenlareina_86: eso es lo malo, cuando una fuerte personalidad se pone al servicio del mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  59. cierto porque eso supone que no solo hace daño sino que convece a otros para hacerlo

    ResponderEliminar
  60. Eso es todavía más grave: convencer a otros para que hagan el trabajo sucio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  61. Si.La película de Bruno Ganz es muy buena.Dicen los comentaristas de cine que es una de las que más se ajusta a la verdad.Todo el desarrollo es magistral pero una de las escenas más atroces es cuando Magda Goebbels mata a sus hijos en el búnker.
    No vi "La ola" .La buscaré.
    Interesante aporte el de Emejota al ratificar que dichos ideales persisten.
    Espanta pensar que pueden repetirse hechos tan terribles.

    ResponderEliminar
  62. Carmela: creo que el hombre es el único animal que es capaz de tropezar dos veces en la misma piedra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  63. Una infancia quebrada puede perjucicar enormemente. En muchos casos, desgraciadamente lo paga la humanidad. Complejos que son solapados con crueldad. Malditos. Besos

    ResponderEliminar
  64. Arantza: las consecuencias de una mala educación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar