domingo, 20 de febrero de 2011

Goebbels



"Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad."
Frase atribuida a Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler, fiel al führer como un perro, hasta su muerte. De hecho acabó también sus días en el búnker de la Cancillería de Berlín junto a su esposa Magda Goebbels, quien no dudó tampoco en poner fin a la vida de sus seis hijos ante la llegada del ejército rojo a la capital alemana.
Joseph Goebbels, una de las personas más poderosas del Tercer Reich, era un hombre temperamental, de brillante oratoria, capaz de convencer a las masas, incisivo y tenaz, propietario de una leve cojera por tener una pierna más larga que la otra, debido a una enfermedad que sufrió a temprana edad. Era también una persona resentida: fue declarado inútil cuando se presentó como voluntario para alistarse a la Primera Guerra Mundial. Doctor en Filología, acabada la guerra, no tuvo ningún éxito a nivel laboral ni profesional. Todo lo que consiguió se lo debió al Reich. Editor de la revista nazi Der Angriff, “El Ataque”, y posteriormente controlador absoluto de los medios de comunicación, fue el mayor promotor de las ideas de odio hacia los judíos y los extranjeros, culpables según él de todos los males que aquejaban a Alemania. A pesar de tener un físico poco agraciado, nada que ver con el prototipo de ario que decía defender, tuvo cierto éxito con las mujeres, debido tal vez a su posición privilegiada.

"Somos un partido antiparlamentario, con buenos fundamentos, que rechazamos la Constitución de Weimar y las instituciones republicanas por ella creadas; somos enemigos de una democracia falsificada, que incluye en la misma línea a los inteligentes y los tontos, los aplicados y los perezosos; vemos en el actual sistema de mayoría de votos y en la organizada irresponsabilidad la causa principal de nuestra creciente ruina. ¿Qué vamos a hacer por tanto en el Reichstag?
Vamos al Reichstag para procuramos armas en el mismo arsenal de la democracia. Nos hacemos diputados para debilitar y eliminar el credo de Weimar con su propio apoyo. Si la democracia es tan estúpida que para este menester nos facilita dietas y pases de libre circulación, es asunto suyo (…). También Mussolini fue al Parlamento. Y a pesar de ello, no tardó en marchar con sus camisas negras sobre Roma."
J. Goebbels. Artículo en Der Angriff. 1928.

59 comentarios:

  1. Más claro el agua, eliminar el sistema democrático desde dentro para dar paso a la dictadura y ser todos del mismo rebaño. Yo prefiero estar entre inteligentes y tontos, aplicados y perezosos, vamos que el rebaño no sea heterogéneo y tenga que levantarse a toque de corneta.

    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
  2. Eran muy espabilados. Usar la democracia para llegar al poder y, una vez dentro, liquidarla.
    Un saludo, José Eduardo.

    ResponderEliminar
  3. Goebbels susbiste, en una forma no tan clara ,no tan brutal sin embozo alguno,subsiste digo en aquello de miente que algo queda.
    La gran prensa que hegemoniza las comunicaciones, no solo la difusión de noticias,sino la "creación" de las mismas.
    Armas de destruccion masiva y demonizacion de personajes es uno de esos ejemplos.
    Una vez instalada una verdad pasa a formar parte de la realidad

    ResponderEliminar
  4. Nando: está claro que subsiste. Hay muchos discípulos de Goebbels en los medios de comunicación al servicio de un grupo político.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. LLevaba parte de razón Goebbels en que una mentira repetida se puede convertir en una verdad, pero claro ante una masa dominida y sin posibilidades de protestar, no ante una sociedad libre y pensante. Goebbels consiguió uniformar Alemania en el terreno cultural (nazificó el cine, las letras, el deporte, la prensa...), pero con la Gestapo y las SS guardándole los talones. Su final, como el de Hitler, dramático en el bunker. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  6. Paco: sin embargo, ciertos medios de comunicación en países libres al servicio de algunos grupos políticos suelen llevar a cabo campañas machaconas de desprestigio del adversario y no les importa calumniar o mentir como bellacos. Esos mensajes van calando entre cierto sector de la población y pueden hacer mucho daño. Esos medios, nada profesionales, aprendieron muy bien la lección de Goebbels, todo un maestro del arte de la manipulación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, por lo menos no disimulaba, se lo veía venir. No siempre es así, y cuánto peligro tiene eso.

    feliz tarde, monsieur

    bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame: estos señores no se cortaban un pelo en decir lo que iban a hacer cuando llegaran arriba. Lo que nadie se esperaba es que se atrevieran a tanto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Escalofriante ese artículo. "Si la democracia es tan estúpida que para este menester nos facilita dietas y pases de libre circulación, es asunto suyo (…)" Tremendo su cinismo. Lo peor, con todo, es que aún sigue ocurriendo que hay quien se apoya en los mecanismos de la democracia para hacer de las suyas. Y si no, que le pregunten a Garzón... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La propaganda está unida al totalitarismo y el personaje en cuestión es una prueba de todo esto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Aunque suene duro decirlo lo diré :), parece que el Señor de la Moncloa se ha aprendido esa frase de la mentira repetida mil veces se convierte en verdad en cuanto a la crisis y a la tasa de paro, porque para él y para sus secuaces parece que España va de cine...el otro día le hoy decir textualmente que su gobierno era el que menor tasa de paro juvenil había creado en la historia de la democracia: OLÉ LA HIPOCRESÍA!

    De Goebbels no comento nada pues no lo merece, sus propias palabras y hechos le describen, aún así pienso que era inteligente pues fue el gran creador de la parafernalia nazi, aunque ya podía haber utilizado esa inteligencia para otras cosas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Isabel: este sujeto, como tú dices, era muy cínico. Cuando los berlineses caían por las bombas del ejército ruso, en vez de compadecerse de ellos decía que era su culpa por haberles votado.
    Caius dicit: si vales, bene est.

    ResponderEliminar
  13. Retablo de la vida antigua: ¿Y qué sería del totalitarismo sin propaganda? No podría mantenerse mucho tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Carolvs: aquí hay más de un experto en decir mentiras y nedias verdades, incluyendo al que citas, que además es un iluso y un mal gestor. Sólo tienes que echar un vistazo a la prensa tan canalla y a las emisoras de radio. Todavía resuenan en las ondas los insultos, las ofensas y las calumnias del "pequeño talibán de sacristía". Si sacamos la lista no paramos. ¿Te acuerdas de aquél que decía que había armas de destrucción masiva en Irak? ¿Y de aquel otro que hablaba de los hilillos de plastilina del Prestige?
    No nos merecemos los españoles de bien tanto "cantamañanas" y tanto político de saldo.
    Y Goebbels, estoy contigo en que era inteligente, pero sobre todo un amargado, una persona frustrada con su cojera y su carrera sin ejercer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Inútil,cojo,de fácil oratoria....¡Esto me suena!
    Mira que hay por ahí unos cuantos, no de tanta virulencia, ¿o sí?...
    Mentiras y verdades juntas, da lo mismo quién las diga siempre hacen el mismo daño a los mismos.

    Ando atareada y no me asomo demasiado a las ventanas amigas, gracias por ser siempre un gran amigo bloguero.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  16. Cabopá: gracias por asomarte por esta ventana. Hay otros "discapacitados" políticos, pero tal vez no den tanto miedo. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Cayetano: dices bien, parece que los españoles tenemos gafe con nuestros gobernantes desde que subió al trono el Felón :S

    ResponderEliminar
  18. ¡Mae mia, Cayetano!
    Qué personajes ha dejado la Historia, menos mal que no los conocimos...
    ¡Ah! De lo de tu comentario con mi guitarra.
    Te comento: Desafino más y más, pues no sé tocarla, solo tres notas, estoy de aprendiz, pero los niños esto no lo saben y se quedan boquiabiertos.
    Cada día me piden más canciones, ya te puedes imaginar, lo orgullosa que me siento.
    Seguro que llovió en tu tierra por mi culpa je je je.
    Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  19. Carolvs: sigo pensando que no nos lo merecemos, porque los curritos pagamos religiosamente nuestros impuestos, abonamos las multas de tráfico y vivimos de nuestro trabajo. Nadie nos regala nada gratis.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Rosario: o sea que has hecho una buena obra, haciendo llover. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. El control, mediante la "información", del pueblo y, sobre todo, de las juventudes fue un arma perfecta en la que se apoyaron los nazis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. La verdad es que mirándolos...éste, Hitler, Mengele,Himmler,Hess...dan ganas de pensar ¿en qué rayos estaban pensando cuando hablaban de la raza superior? ¿No tenían espejos?...

    Hay una anécdota muy graciosa sobre Goebbels que contaba el director de cine Fernando Trueba cuando hizo la niña de tus ojos, donde el actor Johannes Silberschneider interpretaba a Goebbels y una vez caracterizado decían que daba miedo de verdad porque eran idénticos...la verdad es que se parecen mucho

    ResponderEliminar
  23. La frase en particular expone el ideario nazi, y el de todas las tiranías. Hacer creer al pueblo que la mentira propuesta es la verdadera.
    Y Goebbels lo sabía, de ahí sus avances por el nazismo.
    Salud¡

    ResponderEliminar
  24. Mentirosos y propagandistas hay muchos y en distinto grado. La diferencia está en que a algunos se les puede dejar de votar, como a pasado y sucederá en el futuro; y a otros no. Se instalan en el poder y tratan de perpetuarse, en algunos casos ellos, a veces más allá de ellos mismos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Madre mía, ¡qué miedo me dan estas cosas! Y algunos, que lo verían venir, sin poder hacer nada. Como una oleada de terror...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Como llego tan tarde y ya lo han dicho prácticamente todo, solo confirmar que indudablemente sería un sujeto frustrado, acomplejado y miserable que al conseguir el poder dejó rienda suelta a su odio y frustración contra los otros, quienes antes le habían ninguneado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Javier: esa es la palabra, control. Sin él era materialmente imposible mantener ese sistema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Almalaire: raza superior. Parece un chiste. Sí tienen un aire los dos Goebbels. Hay otros. El de Chaplin, en El Gran Dictador, no se parece en nada. El de "El hundimiento" da hasta miedo, con esa mirada tan fría.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Javier Peralta: de algo le serviría la carrera de Filología. Al menos tenía dotes de orador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Desde la terraza: esa es también mi opinión. No se puede meter en el mismo saco a dictadores y a políticos a los que se les puede dejar de votar. Es lo mejor de la democracia: el recambio sin derramamiento de sangre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Negrevernis: a algunos les daba miedo, a otros les daba esperanza en acabar con una crisis horrible y con una humillación nacida en Versalles. Otra cosa es que abrieron la puerta de las tormentas y costó mucha sangre volver a cerrarla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Emejota: los frustrados, los psicópatas, los sádicos... deberían someterse a un examen psicológico antes de asumir un cargo importante como el de dirigente político o el de padre de familia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Siempre que veo a Goebbels o leo algo sobre él me acuerdo de este cartel:
    http://www.vadehistoria.com/fotos/goebbels_rata.jpg
    Jajaja!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  34. De todos los personajillos del III Reich, el ministro de Propaganda siempre ha sido el que me ha resultado más antipático y me atrevería a decir que más que Himmler, que ya es decir.
    Que sea detestable no quiere decir que no fuese listo, ni que no supiese lo que se acercaba.

    Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  35. Enrique: simpático el ratoncillo. Chiquito pero matón.

    ResponderEliminar
  36. Dissortat: sí, porque además de nazi, era servil y rastrero en relación con su amo. Como un perro fiel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Para mí Goebbels fue peor todavía que Hitler porque precisamente fue el ideólogo, el artífice, el pensador, el manipulador de las masas. Hitler tuvo solamente que recoger lo que Goebbels tenía sembrado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  38. Carmen: era un hombre realmente peligroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Pues parece que no hay nada nuevo bajo el sol, ni hoy, ni en tiempos de Goebbels, porque aunque el ministro de propaganda elevara a su máxima potencia el ejercicio de la manipulación de las conciencias y opiniones, existen en la historia antecedentes claros y todos los totalitarismos juegan con armas parecidas ( me temo que también algunos "no atntotalitarios")

    Lo que pasa es que la comunicación ha crecido de tal manera que cada día se hace más fácil, por accesible,llegar a la conciencia de las gentes.

    Un abrazo Cayetano a ti y a todos lo que con sus comentarios nos ayudaís a despertar las neuronas. Á.

    ResponderEliminar
  40. Ángeles: nada nuevo bajo el sol. El arte de la manipulación no tiene límites ni fronteras. Sólo que el señor Goebbels impuso un estilo machacón de decir mentiras de forma reiterada hasta que calaba en las mentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Menudo personaje... él y el resto de "palmeros" de Hitler... No estoy yo del todo de acuerdo con la frasecita... prefiero pensar como Paco, ante una sociedad libre y, sobre todo, "pensante", difícilmente puede prevalecer la mentira. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  42. Carzum: pues yo no estoy tan seguro. La mentira prevalece si siempre oyes la misma radio, si siempre lees el mismo periódico, si siempre ves el mismo canal de TV. Claro está, si son tendenciosos. Los hay muy decentes que no. Los devotos lecto- oyentes- televidentes se forman una imagen de la realidad que puede estar manipulada. Lógicamente no engañan a todo el mundo, pero sí a un importante sector, contribuyendo a crispar la vida nacional y a enfrentar a unos contra otros si las condiciones sociales y económicas se deterioran. A mí me parece un juego peligroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Vaya ejemplar humano. La frasecica se las trae, pero está demostrado que es cierta la idea que expresa. Es asombrosa la cantidad de ruedas de molino que nos tragamos a fuerza de oírlas enunciar como verdades incontrastables una y otra vez.
    Un saludo, historiador.

    ResponderEliminar
  44. Una figura inquietante. Algunos que tienen una facilidad de palabras y de galvanización de masas, no lo usan sino para sus propios beneficios.

    Lamentable episodio este en la historia alemana.

    Saludos Cayetano. Hoy muy tarde

    ResponderEliminar
  45. Fue un verdadero experto en propaganda y relaciones publicas. Sus discursos movian masas de las formas mas inccreibles dejando el odio sembrado para que Hitler posea la Fe ciega de su pueblo, un pueblo que al momento se sentia en camino al nacionalismo y la determinacion...aunque lamentablemente no fuera ese el panorama...
    Lindo post, aprendi aun mas...gracias por compartirlo,
    saludos,

    ResponderEliminar
  46. La derecha española siempre ha sido falsa y cínica ... cuando estaba Franco, le apoyaban entusiasmados, luego eran "demócartas de toda la vida" ... y ahora con corruptos y mentirosos, esperan ganar ... y lo peor es que ganarán. La derecha catalana y vasca, creo que es otra cosa.

    ResponderEliminar
  47. Eso es, Rosa: ruedas de molino de tanto repetirnos las mismas cosas. Al final, la gente va cayendo, tragándose las mentiras más gordas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Manuel: creo que los alemanes aprendieron muy bien la lección. Fue muy fuerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Era todo un experto manipulador de masas, un elemento indispensable en la cadena de desatinos que emprendió su líder.
    Saludos, Patricia.

    ResponderEliminar
  50. Manuel Adlert: el problema es que tenemos unos políticos de baja talla en general y la gente no sabe en quién confiar. Algunos tenemos claro lo que vamos o no vamos a hacer, pero los indecisos y los asqueados por un sistema que no les satisface van aumentando. Y es triste que eso pase porque va en detrimento de una democracia que tanto costó consolidar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Personaje siniestro.
    Un perfil patológico ensañado contra una parte de la humanidad.Tal vez originado en sus limitaciones y mediocridad .Creí que el peor de todos había sido Mengele pero leyendo este artículo confirmo que todos eran partes claves de una maquinaria perversa.
    Habrán pensado alguna vez que su verdadera esencia destructiva sería descubierta en algún momento por los historiadores?Supongo que no debido a su omnipotencia enfermiza.
    En realidad ..."una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad" parece el lema recurrente de la mayoría de los que llegan al poder.
    Estremece repasar estas páginas.
    Es conveniente para evitar el recrudecimiento de la promoción de " ideas de odio" que siempre está latente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Carmela: yo creo que el trabajo sucio se lo repartieron como buenos amigos. Unos hacían discursos incendiarios y otros apretaban el gatillo o preparaban la cámara de gas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Al mal soldado, hazlo cabo.
    Es cierto que una mentira a fuerza de repetirla llega a creérsela hasta el que la inventó.
    Saludos

    ResponderEliminar
  54. Antorelo: muy bueno eso de "al mal soldado, hazlo cabo". Verás cómo se convierte en un tremendo déspota. Otro dicho muy bueno: "No hay peor tirano que un esclavo con un látigo en la mano."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  55. Siento discrepar con el segundo dicho. Lo del soldado malo está claro. Pero, por que un esclavo (sin adjetivo) tiene que usar mal el látigo, pudiendo hacerlo como defensa?

    ResponderEliminar
  56. Muiñovello: en primer lugar, gracias por pasar por aquí y comentar. En segundo lugar, el dicho del esclavo no se refiere a la legítima defensa del esclavo mientras lo es. Viva Espartaco y los que se rebelaron contra la tiranía. Sino al esclavo cuando se convierte en amo y olvida que él fue golpeado y se porta con los nuevos esclavos peor todavía. Es extensivo a esos nuevos ricos que tuvieron un origen humilde y se portan con sus trabajadores peor de lo que tuvieron que sufrir ellos cuando eran pobres.
    Es ese sentido iba la frase.
    Un saludo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Excelente post. Este genio del mal, pero genio, creó escuela, no hay mas que ver la actualidad. Hay mas información sobre el tema en:

    http://www.elartedelaestrategia.com/principios_de_la_propaganda_segun_goebbels.html

    ResponderEliminar
  58. Carolus: nuestros políticos, de diverso pelaje político, han aprendido bien los principios de la propaganda del señor Goebbels. Hay ejemplos para aburrir.
    Ya conocía los famosos principios. Todo un clásico en el arte manipular a las masas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar