lunes, 20 de abril de 2009

La historia que pudo ser y no fue



Francisco Franco Bahamonde, famoso militar durante la República por dirigir eficazmente la represión en la Revolución de Asturias, vencedor en la Guerra Civil y Jefe de Estado español, mantuvo una postura de neutralidad o “no beligerancia” durante la Segunda Guerra Mundial; sin embargo, ayudó de alguna forma a la Italia Fascista y a la Alemania Nazi contra la Rusia estalinista: envío de la División Azul para colaborar con las tropas de Hitler en su campaña contra la URSS.

En este contexto bélico tuvo lugar la reunión de Hendaya (Francia) entre Hitler y Mussolini el 23 de octubre de 1940.

La reunión encaja dentro de la llamada “Operación Félix”, un plan hispano- alemán para la toma de Gibraltar. Se trataba de debilitar el poderío británico al quitarle el control de la entrada al Mediterráneo. El territorio español sería también base de ataque y vía de tránsito para acciones en el norte de África.

Hay diferentes versiones sobre lo que se habló en Hendaya.

Unos piensan que Hitler presionó a Franco para que entrara en el conflicto mundial por las ayudas prestadas durante la Guerra Civil, a lo que el Caudillo se negó argumentando que España no estaba en condiciones de soportar una nueva guerra.

Otros creen que Franco quería entrar en el conflicto a cambio de territorios: Gibraltar, Marruecos francés... Pero para los alemanes, el Mediterráneo era el “espacio vital” italiano y además no querían la enemistad del régimen colaboracionista de Vichy (Francia, mariscal Petain)

Una postura intermedia, combinación de las anteriores, opina que en el entorno de Franco habia dos posiciones distintas:

· La de los Falangistas, partidarios de entrar en guerra junto a los compañeros fascistas de Italia y Alemania y frente al enemigo común: la democracia liberal y el comunismo soviético.

· La de los Militares y Católicos, amigos de la neutralidad.

Según esta versión, Franco, para quedar bien con los falangistas y no “dar calabazas” al Führer, pediría lo imposible: territorios y ayuda material para la guerra, incluyendo aviones y armamento, a lo que éste se negaría.


La pregunta es:


¿Qué habría ocurrido si Franco hubiera entrado en guerra junto a Hitler?

¿Habríamos tenido igualmente una larga dictadura de casi cuarenta años?

____________________________



8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tu pregunta es muy complicada Cayetano, más que si fuera un examen. D

    A ver, supongamos que el resultado de la guerra es el mismo: ganan los aliados (es que eso es importante)
    Japón se une a Hitler consecuencia bombardean Hiroshima y Nagasaki…
    Italia se une a Hitler y Mussolini es fusilado…
    Hitler se supone que se suicida…
    Pues por esa regla de tres España hubiera sido bombardeada y Franco aniquilado. Muerto el perro se acabo la rabia. (Pero quien aguanta dos guerras seguidas) España estaría hecha una mierda.

    Y ahora imaginemos. España es una republica, empieza la segunda guerra mundial, Hitler nos invade, entramos en guerra. Es el caos, todo queda destruido, el país esta aniquilado. Pero al no tener nada que ver con Hitler, España hubiera recibido ayuda económica (plan Marchal) como los demás países aliados y entonces otro gallo nos cantaría….

    Pregunta: si España hubiera seguido siendo una republica existiría la ETA?

    ResponderEliminar
  3. Perdona y un saludo...(que despiste el mio)

    ResponderEliminar
  4. Buena lógica: nos habríamos quitado de encima un dictador, pero nos habríamos agenciado otra guerra, más destrucción, más miseria...
    ¿Y lo de ETA? ¿Quién sabe? ETA surgió durante el franquismo, por la falta de libertades de los vascos, etc. Luego se fue convirtiendo en lo que es hoy: una mafia asesina.
    Gracias por tu colaboración. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¿y la pregunta de: y si Franco o Mola o Sanjurjo no se hubiesen sublevado?

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién sabe? A lo mejor no habría habido guerra, porque has citado al trío principal, aunque los falangistas estaban muy revueltos. Y de ese trío sólo quedó uno. Los otros dos tuvieron un accidente de avión (cada uno el suyo y en distinto momento),dejando a Franco como único dirigente del asunto¡Mira que es casualidad!

    ResponderEliminar
  7. Según Santos Juliá el fallo vino ante el fracaso de reformar la Restauración en 1917. Si se hubiese conseguido la democratización real de la monarquía alfonsina, no hubiese habido Primo de Rivera, ni II República, ni guerra, ni Franco. La monarquía hubiese sobrevivido hasta hoy, se hubiese adelantado el desarrollo económico y se hubiese entrado en el Mercado Común en 1957.
    También dice que la II República no estaba abocada al fracaso. Sucesivas carambolas llevaron a la guerra.....y al franquismo, pues Franco era secundón en la conspiración contra la República.
    Según Tussel, Franco quería entrar en la guerra en Hendaya, cegado por un imperio en el Magreb a expensas de Francia. Hitler, según esta teoría, no tenía interés en Gibraltar, pues ya no era estratégico, sino en Suez. Por ello envió a Rommel y el África Korps, derrotados en El Alamein.
    Pero bueno, la historia es la que fue, lo otro es imaginar. De lo que no cabe duda es que España sin Franco hubiese tenido una historia infinitamente mejor. No le debemos nada a ese sujeto, estudiado por Preston y del que sobran las palabras.

    ResponderEliminar
  8. Muy buenos tus comentarios, Juan.
    Estoy de acuerdo totalmente contigo en que si España hubiera hecho "sus deberes" a tiempo (democratización del sistema monárquico, reformas económicas necesarias... modernización, en una palabra), no habría habido radicalización ni extremismos. También es verdad que la crisis económica de los años 30 jugó un papel bastante negativo (acuérdate del Frente Popular en Francia)y que la época era bastante complicada.
    En fin. La historia fue la que fue y no la podemos cambiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar