miércoles, 13 de junio de 2018

Insectos




Dípteros, ortópteros, tricópteros, himenópteros…
Invertebrados artrópodos.
Gigantes de Gulliver, como el escarabajo-elefante sudamericano o el “goliath” africano.
Todas las industrias, aficiones, artes y oficios tienen su insecto.
Enterradores carroñeros, polillas que juegan al escondite, arañas tejedoras, migalas caníbales, insectos cantantes como la cigarra o el grillo, insectos carpinteros, insectos- espantajo como la polilla esfinge o la mariposa búho. Y donde hay agua: barqueros, nadadores, piratas y pescadores. Hay hormigas albañiles, mineras, ingenieras, granjeras, militares, esclavas, sepultureras.
Hay insectos- ogro que devoran a otros insectos, como la mantis, la tarántula, las libélulas o las aparentemente inofensivas mariquitas que devoran sin demasiados miramientos a los pulgones.
Todas las grandezas y miserias, todas las virtudes y todos los defectos que podamos encontrar en las actividades humanas tienen un referente en el mundo de los insectos.


Fragmento de un capítulo de “Desde el laberinto”




16 comentarios:

  1. Cayetano el mundo de los insectos es interesantísimo, tal y como tu nos cuentas en esta entrada los hay de todo tipo y cada uno tiene su misión muy bien marcada. El de las hormigas es un mundo alucinante como una cosa tan pequeña es tan inteligente.
    Muy ilustrativa la entrada
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato luego pasa al terreno de las personas rastreras y sucias como vulgares cucarachas. También hay una mantis religiosa que devora a sus empleados.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  2. Se te ha olvidado la subespecie de la "Mosca Cojonera", muy abundante, para desgracia nuestra, en estas latitudes.

    Voy al botiquín, que me acaba de picar un cab... de mosquito-tigre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pícale tú a él, por mamón.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  3. Y te has dejado el "tábano cabroncete", que haberlo haylo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. No había espacio para tanto "cabroncete". El tábano, el mosquito (mosquita) draculín y la mosca cojonera que decía el amigo Rodericus.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  4. Sabes que sin los insectos, no podríamos existir?...Y os creemos superiores...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Nada está en la naturaleza de adorno. Todo tiene un sentido. Otra cosa es que te pique un mosquito tigre y te acuerdes de su padre.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  5. Apasionante esfera y magnífica correlación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sin hablar de los insectos rastreros, que también tienen sus homólogos entre los humanos. Jejeje.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  6. Aleccionador, amigo Cayetano, aprendemos de los insectos: devoramos, aguijonamos siempre que podemos, como los escarabajos peloteros movemos el estiércol de un lado para otro, jugamos al escondite y cantamos, etc. no en balde nuestro ADN es muy similar al de la mosca del vinagre.
    Abrazos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el punto de llegada. No somos tan diferentes.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  7. Pues sí, quitando que algunos tienen un comportamiento social bastante parecido al humano, este texto nos hace caer en la cuenta que son unos bichos... :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser cosa del ADN, como dice el amigo Francesc.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  8. Junto con virus y microbios, los insectos son los verdaderos dueños del planeta. Los humanos somos unos advenedizos, y se nota. En la gestión del planeta, sólo sabemos poner nombre a los animales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Nada de provecho. Incluso cargarnos las abejas.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar