lunes, 12 de febrero de 2018

Alta mar



No decía palabras. Tan solo las coleccionaba.
¿Para qué hablar?
Cuántas veces había rehusado dar esta o aquella conferencia, hacer la presentación de una novela, hablar de tal o cual escritor, participar en esta o en la otra tertulia… Lo suyo no era el diálogo ni la oratoria, ni las clases magistrales -no necesitaba oírse, ni tampoco precisaba el aplauso del público-, sino tan solo atesorar palabras; recopilar líneas, frases, párrafos, páginas y libros en los atiborrados anaqueles que ocupaban las paredes de su hogar flotante.

El capitán de aquel navío, una especie de Capitán Nemo, un ser excéntrico, apartado del mundo, celoso de su tesoro, siempre vigilante desde el castillo de popa, no precisaba a nadie. Le bastaban su barco, su soledad y la compañía de sus libros. No necesitaba nada más. Todo estaba ya dicho y recopilado en letra. Su pasión por lo escrito le llevó a forrar toda la nave de estanterías. Además de una muy bien nutrida biblioteca que montó en el camarote principal, había estantes en su dormitorio, repisas y entrepaños a rebosar en la cocina, en la bodega, etc. El libro -los libros- eran los amos, los señores indiscutibles de aquel lugar.

Mientras navegaba, el interior de la nave se mantenía en un riguroso silencio y en una leve penumbra, las contraventanas echadas,  alfombras por todas partes para amortiguar las pisadas. Como un ritual, similar al que existe en un recinto sagrado, nada ni nadie debía alterar -ni siquiera la luz intrusa ni el rumor exterior del mar-  la paz que reinaba dentro de aquella casa flotante. Sí, aquello se había ido convirtiendo con el paso de los días en una especie de santuario. Y los libros formaban parte de la liturgia.  Y el coleccionista de palabras, el dueño del barco, era su sumo sacerdote.



Y en el silencio absoluto de la noche, a la luz de unas tímidas bujías, mientras emitían un leve quejido las cuadernas del barco, los libros reposaban mudos acumulando tiempo, palabras y polvo, ajenos al discurrir de la vida allá fuera, donde a las horas del día sucedían monótonas las horas de la noche, con su luna y sus estrellas, sus alegrías y sus miserias.  
El tiempo permanecía congelado en las estanterías de aquel lugar.

El capitán repetía día tras día un ritual que le proporcionaba un inmenso placer: pasear por la cubierta de aquella biblioteca flotante en compañía siempre de un libro en sus manos.
Porque en los libros estaba todo. Estaban las ciudades y las islas remotas; las caminatas a pie y los viajes en tren o en barco; el amor y el odio; la tempestad y el llanto; la felicidad y los deseos; los sinsabores y las alegrías; los celos; la tristeza; el pavor y el desencanto. Todas las combinaciones posibles, todos los estilos, todas las intenciones, todos los temas, todas las épocas, todos los géneros…

El día en que su barco encalló en aquel arrecife y una vía de agua se abrió en el casco de madera inundándolo todo, el capitán echó en falta que carecía de algunos libros: "Guía de farallones y arrecifes en los Mares del Sur", "Cómo solucionar pequeñas averías domésticas" y "Protocolo de salvamento en buques privados".

36 comentarios:

  1. Está claro que el libro técnico es tan necesario como el mas sublime que nos eleva el espíritu.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dejó atrapar por la lírica y acabó todo de forma dramática.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  2. -Y, seguramente de poco le hubiera servido tener esas guías...?

    Una estupenda reflexión: en un momento tu vida puede dar un giro de 180 grados.

    ¡Feliz Carnaval!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor una barca de reserva que un manual de ayuda.
      Feliz carnaval, Bertha.

      Eliminar
  3. Muy interesante relato que me hace reflexionar en cómo a veces la vida te impone lo práctico a su manera y no es que quiera decir que cada uno de sus libros no fuera un pequeño tesoro. Si no más bien que por encima de la belleza de su encuadernación y el coleccionarlos como objetos estaba la necesidad subyacente de haber cuidado su contenido en algunos temas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reparó en casi todo, menos en lo importante.
      Un saludo, Neuriwoman.

      Eliminar
  4. Solo se encuentra a faltar aquello que nos hace falta.
    El capitán jamás se dio cuenta de las falta de esos libros mientras navegaba por los procelosos mares del mundo.
    Siempre ha sido así. Siempre se sueña con quien no se duerma.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como salir de viaje sin cadenas para las ruedas o sin gato.
      Saludos, Miquel.

      Eliminar
  5. Es posible que, llegada la catástrofe, tampoco le hubiera servido de mucho tener esos libros. En la actualidad es prácticamente imposible que nuestro cerebro - como si de un ordenador se tratara - pueda acumular en su memoria todo lo que hemos leído y todo lo que hemos aprendido.
    Un relato que, como todos los tuyos, invita a la reflexión.
    Un abrazo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor hubiera sido tener a mano una lancha con motor fuera de borda.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  6. Magnífico. Es cierto que no sólo de sueños en los que sumergirnos vive el hombre, el pragmatismo es una herramienta que no hay que desdeñar, siempre hay que tener a mano utensilios para no encallar en esta vida, la de aquí.
    Un saludo, Cayetano!

    ResponderEliminar
  7. No solamente tenerlos, tendría que haberlos leído jeje

    Un saludín ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro. Lo suyo es releer lo bueno.
      Saludos, Xurxo.

      Eliminar
  8. Una esplendida fábula.

    Tendrían que leerla todos los merluzos que andan enzarzados con el "wassap" de marras mientras conducen un vehículo. ¡¡ Menuda peste !!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Una plaga. Mejor no toparse con ellos.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  9. Me iba identificando con el protagonista mientras esperaba la sorpresa pertinente. Muy sabia reflexión: pese a nuestras pasiones conviene prepararse para que nos traicionen..o nos traicionemos a nosotros mismos, estaría mejor expresado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta eso de que la entrada tenga varias posibilidades interpretativas, según el que la lea. La tuya me gusta mucho.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  10. Me ha gustado Cayetano, como siempre fantástico relato.
    Una reflexión interesante...Tenemos que prepararnos para la vida...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manuel.
      Además de libros, debió llevar consigo un equipo de mantenimiento.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Exquisito. Qué placer, un hábitat como el del capitán. Navegar en compañía tan sólida con tanto saber al alcance –menos las guías de tropiezos-. Imaginando que un día, un artista submarino como Alfonso Cruz encontraría ese lecho con los restos del navío y su pincel transparente dejaría constancia.

    Sólo una discrepancia desde el respeto. No todo está escrito, aunque a veces sintamos la tentación de creerlo. Gracias a esa verdad podemos día tras día enriquecernos con un texto como el presente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí "la dao", como se dice coloquialmente. Jejeje.
      Gracias.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  12. Hay que tener libros de todo tipo, nunca sabes cuando los vas a necesitar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Cayetano el escenario es fantástico, solo de imaginarlo que envidia, aunque claro hay que tener todo tipo de libros a mano incluidos los de chapuzas,ytambién herramientas para solucionar los problemillas que aparezcan en el barco.
    Muy bueno el texto, en esta vida hay que tener de todo a mano por si las moscas.
    Un abrazo y te felicito por el argumento , está genial.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Siempre hay que tener a mano un buen equipo de mantenimiento. Falló ese detalle. Jejeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Precioso,Cayetano, me lo llevo a mi página de Náufragos de la Mar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen sitio para que atraque este barco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¡Ay, muchos hemos estado en el lugar de este capitán Nemo!
    Incluso en el momento de encallar. Y siempre, siempre, echarás a faltar algún libro.
    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hace falta uno para esa mesa que cojea, aunque sean las memorias de un ex presidente.
      Un abrazo, Xibelius.

      Eliminar
  16. Una envidia de biblioteca Cayetano, el capitán no necesitaba nada más, allí tenia su vida, lástima que el barco encallara para darse cuenta que libros le faltaban.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguno que no hemos leído.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  17. Me gusta ese giro dramático que le diste a tu bucólica historia.

    Jajajajaja ya me estaba viendo a mi misma disfrutar de los libros del capitán, jajaja y de su compañía, se sobreentiende. Pero el sacudón del choque contra los arrecifes me trajo a la realidad (mejor, sí, que leer bajo el agua haciendo glu, gluuuuu)

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea. La cruda realidad se impone, por desgracia, al mundo bucólico, una especie "Oda a la vida retirada" con barco y con libros.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  18. A veces el denostado género de la autoayuda puede venir bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Eso de la "autoayuda" me recuerda mucho a la técnica antigua de las lavativas.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar