domingo, 21 de febrero de 2016

Arenal de Sevilla y olé


Puerto de Sevilla en la época de Cervantes.
Obra de Alonso Sánchez Coello.

Una nueva andadura comienza...


El Arenal hoy es un barrio céntrico muy turístico de la Sevilla actual que, entre puente y puente, con su Torre del Oro y su Real Maestranza, mira el discurrir del río con el barrio de Triana como horizonte, allá en la otra orilla. 
En aquellos días era eso: un “arenal”, un arrabal que surgió a extramuros de la ciudad; pero también era zona portuaria, punto de llegada de las naves procedentes del Nuevo Mundo a través del Guadalquivir. 
En épocas de bonanza, cuando las remesas de metal y los productos llegaban a raudales, allí concurrían toneleros, carreteros, cesteros, calafates, carpinteros de ribera, emplomadores… una fauna laboriosa y variopinta. Muchos eran los que tenían trabajo a la sombra de las embarcaciones que atracaban muy cerca en el muelle. Mercaderes, marineros y soldados que se echaban a la mar también necesitaban del servicio de sastres para el vestir y de burdeles y busconas -capulinas, izas, rabizas, cantoneras- para el natural desahogo propio –o "impropio"- de gentes que van a pasar muchos días en alta mar sin otra compañía que las olas. Mancebías, tabernas, bodegones, tugurios y casas de juego no faltaban por aquel lugar. 
Luego también había otros, vendedores ambulantes que aprovechaban la concurrencia y el gentío para intentar colocar sus mercaderías, bribones de toda condición, charlatanes y sacamuelas. Había revendedores que ofertaban vino, leche y miel a granel, expertos en adulterar lo que ofrecían para sacar un beneficio. Y también había tunantes, quienes del descuido ajeno hacían fortuna cambiando las monedas de bolsa y de dueño. Y mendigos, falsos tullidos, rufianes, pícaros, aventureros, desheredados de la fortuna, buscavidas, valentones y timadores. 
El caso es que la zona aquella del Arenal bullía como enjambre en sus buenos tiempos por la actividad, el trajín y las gentes diversas que acudían allí como moscas al pastel para obtener algún beneficio del tipo que fuera... 

Pero mejor que yo, dejemos a un protagonista de su tiempo llamado Andresillo Hurtado que sea él quien nos cuente cosas de su vida y de aquellos días… 

"Sepa vuesa merced que nací muy cerca del Arenal, en la muy noble ciudad de Sevilla, puerta de las Américas, cuna de tanto hombre eminente y lugar de visitantes ilustres; si bien he de decir que mi alcurnia no fue tan noble como alcanza a familia modesta que tuvo que ingeniárselas para sobrevivir entre remesa y remesa del oro y la plata y las preciadas mercaderías que procedían de las Indias, pues no todos los días amanecía con la noticia de que arribaba barco y entonces el trabajo escaseaba y había que comer y vestir. 
Hubo años de prosperidad y otros no tan buenos. El oficio de mi padre era el de sastre. Y si había trabajo, cortaba trajes. Y si no, rapaba bolsas. Lo suyo era cortar. Y haciendo honor a su apellido se daba buena maña, que nunca nos faltó en casa un mendrugo que llevarnos a la boca. Pero un día se torció la fortuna para el autor de mis días, que una mañana vinieron a prenderle los alguaciles y dieron con sus huesos en la cárcel y allí enfermó de unas fiebres y consumió en poco tiempo lo que le quedaba de vida.



Yo, señor, en el fondo no soy malo. Si acaso algo inquieto y despierto como corresponde a muchacho avisado que se crió sin padre, que no tuvo otra escuela que la calle, que padeció el  maltrato de sus amos a quienes sirvió y cuidó, recibiendo a cambio golpes e ingratitud, como si fuera culpa mía el que la vida les hubiera deparado escasa fortuna, que ni un perro se merece trato semejante. 
De entre todos los amos a los que serví, los peores no fueron precisamente los más menesterosos, mendigos y pedigüeños, sino curas y frailes, gentes devotas, hombres de fe que pregonaban una cosa y hacían justamente  la contraria, avarientos que predicaban la caridad en nombre del Altísimo pero que ellos no la practicaron nunca conmigo, antes al contrario, matábanme de hambre sin remordimiento alguno, que parece que no tratara con  buenos cristianos.

Yo, señor, he de confesar que si alguna vez pequé no fue por vicio ni por hacer daño al prójimo, sino por necesidad. Y si hurté no fue por quebrantar hacienda ni mandamiento alguno, sino por comer, que el hambre no entiende de modales ni de buenas obras. Que aunque no hacía ascos a un banquete y ya me hubiera gustado comer como fraile convidado, me conformaba tan sólo con acallar el ruido de mis tripas. Si anduve metido en alguna pendencia no  fue por el juego o por algún lío de faldas, sino por defender un mendrugo de pan que llevarme a la boca y nunca por procurar hacer mal a nadie, que nunca has de desear a los demás lo que para ti no has de querer." 

_________________
Primera parte de "Andresillo Hurtado", texto del autor de este blog al modo picaresco, inspirado en pícaros de renombre como "Rinconete y Cortadillo", "Guzmán de Alfarache", "Lazarillo de Tormes" y  "El Buscón don Pablos". Este capítulo forma parte de "En la frontera", un proyecto diseñado a base de relatos de ficción con fondo histórico o real que irán apareciendo de vez en cuando en este blog.

"En la frontera" es un proyecto registrado en Safe Creative (Registro de Propiedad Intelectual) 





42 comentarios:

  1. Enhorabuena, Cayetano, cuando empecé a leerlo creía que era de Cervantes, el estilo es muy del Siglo de Oro. Solo me había chocado lo de los trajes y cortar bolsas, como ha sido costumbre hace poco por Valencia...

    Un saludo, esperaremos con impaciencia el siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más difíciles documentarse para dar un poco con la forma de hablar. Luego pasa como cuando aprendes un idioma nuevo, que te va saliendo solo porque piensas en ese idioma.
      Como has podido comprobar, lo de la bolsa y los trajes no son nada nuevo en España.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  2. ¡Cáspita! ¡Una novela picaresca! Fantástica idea, Cayetano. Y a lo que se ve, cimentada en buenos mimbres. Ánimo y a por ello.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato en dos capítulos. Para quitarme el gusanillo de la novela picaresca.
      Un saludo, Xibelius.

      Eliminar
  3. Un proyecto del que seguro estoy vamos a disfrutar y mucho.
    Buenos días,Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero.El proyecto está acabado. Iré sacando algunos capítulos. Y luego, ya veremos.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegra que te guste. Muy a propósito esto de lapicaresca para el momento en que vivimos; aunque ahora, los vivales no se conforman con robar para comer, sino para pagar el yate.
      Un saludo, José Manuel.

      Eliminar
  5. Hola Cayetano:

    La metrópolis colonial, no podía ser menos. Imagino cuando llegaba el barco de indias, cuanta actividad iniciaba, (lícita o no) y cuantos "hurtado", cuya suerte estaba unida a la de la ciudad, intentaban sobrevivir.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se vivía a golpe de llegada de barco. El arenal era un hervidero entonces. Y había de todo: gente laboriosa y golfos de todo tipo y condición. Muchos de estos golfos intentaron probar fortuna cogiendo el barco de vuelta.
      Saludos, Manuel.

      Eliminar
  6. Bravo!magnífica adecuación lingüística y literaria. Se te da de fábula, ya lo comprobé en su día a través de un "duelete" con determinada escritora murciana La picaresca siempre resulta altamente atrayente. Me quedo en esta frontera.
    Por cierto uno de mis libros de cabecera, de siempre, picaresca alemana: "Las aventuras de Simplicísimus" de Grimmelshausen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran obra la de Simplicíssimus, muy divertida. En su día hicieron una serie.
      Y cierto es que la picaresca atrae mucho. Echar ingenio al hambre nos llama poderosamente la atención.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  7. Me he quedado prendado del rapaz, tanto que agora mesmo le metería en mi casa para librarle, si ello fuere posible, de esa mala vida que sin duda habrá de llevar el zagalillo.

    Sáquele vuesa merced partido, porque sin duda podrá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes demasiado por él, Dissortat. Tiene recursos. Para mí los quisiera yo.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Buenas noticias son las que nos trae vuesa merced. Brindo por la continuación, segura de que no ha de defraudar.

    Feliz domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, madame.
      Esperemos que guste la selección.
      Feliz domingo igualmente.

      Eliminar
  9. Jolines.... Me ha encantado
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho saberlo.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  10. Qué buena prosa la suya, don Cayetano. Bien se ve que conoce usted los siglos XVI y XVII.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángel. Cuestión de leer mucho sobre esa época y mentalizarse con el lenguaje, para que vaya saliendo poco a poco.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Un lenguaje y una descripción del lugar y de sus moradores habituales magnífica. Me ha gustado mucho Cayetano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado. Ese era mi propósito.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  12. Hay franjas de la Historia que provocan y sugieren tantas cosas...
    La que nombras, con todo su trasiego de Alatristes y Rinconetes, debió ser un banquete, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerme en la piel de algún personaje de la época y hacer el esfuerzo de pensar como pensaría él, siempre fue algo que me fascinó. Todo un reto. Y un pasatiempo maravilloso.
      Saludos, Ana Mª

      Eliminar
  13. Te felicito Cayetano, un buen artículo, tan expresivo como vigente.
    "De entre todos los amos a los que serví, los peores no fueron precisamente los más menesterosos, mendigos y pedigüeños, sino curas y frailes, gentes devotas, hombres de fe que pregonaban una cosa y hacían justamente la contraria"
    Hoy continúan con sus discursos de moralina y patriotismo aquellos que roban, estafan y se erigen como servidores del bien común y una inmensidad de pillos y arribistas se acercan al poder y trafican en este cafarnaún donde se van recortando los derechos sociales y las libertades, donde la discrepancia, como entonces, te puede llevar a la cárcel.
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que hemos cambiado bien poco. Por un lado, los que pregonan una cosa y hacen la contraria, falsos creyentes, falsos patriotas. Y por el otro, la gente común que paga sus impuestos y sobrevive como puede. La novela picaresca ha sido ampliamente superada en contenido delictivo por las historias de todos esos golfos que roban, no para comer, sino para mantener su yate y sus mansiones.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  14. Admiro esa fascinación tuya, como dices, por ponerte en la piel del personaje, y la capacidad de poder pensar como él, fruto sin duda, de tantas lecturas y de lo bien documentado que estás siempre, cosa que a mí me encanta percibir.

    Y muchas gracias por el link para descargar esa edición del libro de los muertos, ayer mismo empecé a leerlo.
    ¡Gracias!
    Abrazos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como cuando aprendes un idioma. Es necesario esforzarte para pensar como la gente de ese país. Igual pasa cuando intentas imitar la forma de hablar de un personaje de otro tiempo, ponerte en su piel. Al final, las palabras casi salen solas.
      Me alegra mucho que te haya gustado el enlace sobre "El libro de los muertos".
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Un pícaro de aquella España del Siglo de Oro que tantas penurias vio pasar a sus gentes humildes, obligadas a robar para comer, molidos a palos y maltratados por aquellos que decían hablar en nombre de Dios pero que no lo habían sino de su propia codicia.

    Gran entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carolvs.
      Me alegra que te guste.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Leyendo esta estrada, Cayetano, es fácil asomarse a Guadalquivir hoy y transportarse a otros tiempos. A mí no me ha costado nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era mi pretensión: viajar del presente al pasado. Me alegra saber que el viaje no ha sido en balde.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  17. Ay Dios¡ que gozada de lectura. Y es que me ha recordado vd. a los grandes de nuestra literatura y me ha transportado siglos atrás. Mi enhorabuena¡¡
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Félix.
      Me alegra saber que la lectura fue de tu agrado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Cayetano muy bien plasmada el escenario, esa época que muestras con todo detalle es propicia para todo tipo de aventuras,y seguro que tu pícaro fue partícipe de mas de una.
    Una entrada muy ilustrativa.
    Un abrazo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La aventura más grande para Andresillo era intentar comer. Una España donde no se ponía el sol, pero llena de gente menesterosa.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  19. Antes de llegar al final de la lectura de las andanzas de ese rapazuelo educado en la calle se me vino al magín al Lazarillo de Tormes y sus aventuras en Salamanca, más la ciudad a la que se hacía referencia no era la ciudad charra sino la puerta de las Américas. Pensé que era un hermano gemelo del otro, quizá de otra época menos pretérita... pero hete aquí que se debe a la imaginación del autor de este blog, picaruelo como pocos en esto de encandilarnos con sus historias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, ilustre dama bejarana, Andres Hurtado es un golfillo sevillano -coétaneo de Lázaro o quizás de don Pablos-, amigo de pedir y experto en otras artes menos confesables. La segunda parte de sus andanzas y desventuras tendremos ocasión de tratar en unos días.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Enhorabuena, Cayetano, por este nuevo proyecto!!! Y si, bien que me iba acordando de Rinconete y Cortadillo a medida que te iba leyendo.

    Me encanta Sevilla y que ganas de volver!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myriam. Lo del pícaro era un reto que tenía que afrontar y disfruté mucho con ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Revisó, Cayetano! ¡Qué bien escribes! Sigue por este camino, será una suerte seguir las andanzas del pícaro Andresillo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valverde de Lucerna.
      La verdad es que me lo pasé muy bien haciendo este capítulo sobre la picaresca sevillana.
      Un abrazo.

      Eliminar