viernes, 26 de octubre de 2012

Las nuevas colonias


Merkel con Andonis Samaras en su visita a Grecia 


Acerca del colonialismo, dice al respecto  la wikipedia:

 El colonialismo es la influencia o la dominación de un país por parte de otro más poderoso de una forma violenta a través de una invasión militar, o sutil sin que intervenga la fuerza. 
Los motivos pueden ser poder, riqueza o dominio de tierras. 

Más adelante, hablando de los tipos de colonia, tras hacer un repaso por las colonias de explotación y las de poblamiento, leemos:

 Protectorados:

• Salen de un pacto entre los indígenas y los colonizadores. 
• La metrópoli permite que se mantenga el poder indígena. 
• Población: indígena. 

"Cuando un país es rescatado pasa a ser un esclavo, una colonia en manos de Europa"


José María Gay de Liébana, economista y abogado.

No anda descaminado el economista. 
Se trata en definitiva de la vieja historia colonial europea, con un NORTE y un SUR. Sólo que no pensábamos que nos iba  a tocar ahora a nosotros ir de pobres, de colonizados y de humillados, los propios ciudadanos europeos.
El nuevo SUR. 
Y entre los de arriba y los de abajo siempre aparece el tema de la deuda exterior, con esos intereses a pagar que empobrecen cada vez más a los deudores. Cuando el SUR era otro, cuando eran los africanos o los americanos los sometidos, mirábamos para otro lado. Y la historia nos enseña que un país sometido a otro JAMÁS levanta cabeza, a no ser que se rebele, pegue un portazo  y enseñe los dientes; porque un pueblo puede ser pobre, pero la dignidad nunca debe perderse.


34 comentarios:

  1. Somos una "Provincia" de un nuevo país llamado Europa, eso sí una provincia muy pobre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El detalle de todo estos es que algunos creen tener más derecho que los demás (en el caso, el norte cree tener un derecho mayor sobre el sur en cuanto al manejo de las cuentas). Pero lo cierto del caso es que, si somos socios, TODOS, carguemos por igaul con la riqueza como con la pobreza...
    Pero parece que nos convertiremos en el protectorado español (abrá otros: griego, portugues, irlandés...)

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  3. Interesantes reflexiones, Cayetano; osea, un país rescatado pasa a ser esclavo; con grilletes nos vemos todos. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Cayetano, hay grados de libertad de acción, no lo veo como eres o libre o esclavo.

    Un principo de estrategia es conseguir la mayor libertad de acción y negarla al adversario, o por lo menos, disminuirla. Otra lectura de ese principio es que hay que defender la propia cuota de libertad de acción. Para ello hay que querer y poder.

    ¿España QUIERE? ¿Nuestros dirigentes QUIEREN? No son las mismas preguntas, hay matiz. Cada cual que responda.

    ¿Y PUEDE? Mientras no seamos capaces de organizarnos de forma eficiente y empezar a pagar la deuda (no solo los intereses) no lograremos tener libertad de acción: el deudor pierde su libertad ante el acreedor.

    Hay otras formas de perder soberanía, no sólo la económica, pero ahora es la que predomina. No hay que descuidar las otras.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  5. Como siempre Cayetano, muy buena tu entrada, ya veremos lo que sucede, estamos en el límite.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  6. Senovilla: tú lo has dicho. Una provincia pobre que se creyó el cuento de la Cenicienta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Manuel: el grande es el que impone las reglas en este juego o en esta merienda donde unos comen y otros ayunan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Rosario: el futuro es impredecible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Paco: es la nueva forma de dominio. Ya no hacen falta los ejércitos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Carolus: también puede dar uno un puñetazo en la mesa, no pagar la deuda y volver a la peseta.
    Volveríamos a ser pobres, pero con dignidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Si no pagamos no nos prestan. Si no nos prestan no hay médico, ni escuela ni nóminas. La responsabilidad no es, en última instancia, de Alemania sino del enorme endeudamiento público y privado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Se debe de vivir cómodo de colonia. Es la nueva versión de "que inventen ellos": ahora es "que manden ellos".

    También hemos pasado del "dame pan y dime tonto" al "dime tonto y encima quítame el pan".

    Sorprendente que sigamos sin dar el puñetazo en la mesa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Dicen que en su día en España no se ponía el sol, pero ahora parece que no llega a salir. De alguna forma, éramos más libres cuando éramos más pobres, cuando se decía que llevábamos 50 años de retraso respecto a Europa (si olvidamos al régimen). Parece que es lo que toca o que la imaginación no da para salir del laberinto. La nueva colonización es el dinero y no las guerras o los descubridores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Retablo: si lo que nos prestan se va a pagar la deuda de los bancos y las indemnizaciones millonarias de sus directivos, estamos igual o peor. Si no recibimos préstamos nos ahorramos los intereses que ahora pagamos y que es la mitad del gasto público. Los países rescatados siguen sin levantar cabeza. No hay más que echar un vistazo a Grecia o a Portugal.
    ¿Es ese el remedio?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. La Fuensanta y el Antón: no dejarán que nos muramos del todo porque se les acabaría el chollo a ellos también. Ahora que todavía nos tienen que apretar más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Francisco: mejor pobres pero honrados, mejor libres que esclavizados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Neocolonialismo. Ya hace años que Alemania lo lleva practicando en los países del antiguo bloque comunista. Ya veremos lo que sale de todo aquello (y de todo esto).

    Yo le veo mal apaño, por lo menos a corto plazo.

    Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  18. Dissortat: no puede estar el gigante más de medio siglo sin hacer de las suyas. Lo lleva en la sangre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Se ve que las penurias se dirigen hacia el norte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Antorelo: sí, sobre todo al norte- sur.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Si nos negamos a pagar no podemos vender deuda,pues nadie la comprará, y si no la vendemos la economía se hunde en dos días.

    En España no se recauda lo que se necesita,porque la gente está en paro y no cotiza, ni paga impuestos ni consume. Y el Estado ha estado gastando durante años sin la menor prudencia.

    Esto quiere decir que sin estos préstamos,que nos dan desde fuera de España, el Estado quiebra y el sistema financiero deja de funcionar que, por antipático que sea es necesario, pues de lo contrario la única posibilidad que queda es el trueque, el usurero del barrio y la economía sumergida.

    El resultado final es que sin ese dinero prestado,,que no vendrá si no pagamos, pues nadie presta si sabe o sospecha que no le van a devolver con intereses lo prestado,se acabó el médico, la escuela y la pensión. Y todos a volver al nivel de vida de los años cincuenta, a una esperanza de vida de sesenta años, a la harina de algarrobas y al gasógeno.

    No hay otra salida don Cayetano: a pedir, a pagar, a aguantar y a administrarnos mejor. Y a reformar España. O a vivir de la caridad de las ONG´S.

    Nuestra es la responsabilidad, de nadie más, y en nosotros está la única salida.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  22. Retablo: la situación es difícil. En eso estoy de acuerdo. Hace falta dinero. Otra cosa son las medidas que se pueden tomar para conseguirlo y para no depender tanto del exterior. Ya publiqué hace tiempo una entrada con medidas alternativas. Detrás de ellas no sólo hay utópicos o idealistas, sino economistas y gente reconocida mundialmente. Lo que pasa es que no interesa. La consigna mundial del capitalismo financiero es acabar con el estado del bienestar. Y en eso están los que mandan en la economía global y sus títeres que hacen el trabajo sucio.
    http://latinajadediogenes.blogspot.com.es/search/label/Alternativas%20a%20la%20crisis

    http://latinajadediogenes.blogspot.com.es/search/label/Mercados%20financieros

    Creo que en este tema se puede y se debe discrepar. No existe solo la verdad inmutable que nos venden desde el pensamiento neoliberal a través de los medios de comunicación, totalmente domesticados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. No se me habría ocurrido pensar que somos una colonia, porque eso suena a tiempos pasados cuando un imperio dominaba a otros pueblos; pero tienes razón eso somos una colonia de los banqueros y de los poderosos, estamos oprimidos por unas autoridades que rinden pleitesía a los nuevos amos.
    Como siempre me gusta tu rotundidad y claridad en tus pensamientos y además con pocas palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Valverde de Lucerna: estoy convencido de que ésta es la nueva forma que tienen hoy los poderosos de controlar economías y gobiernos. ¿Dónde queda el principio de la soberanía?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Nos tienen bien pillados. Y para colmo los que nos representan solo se miran el ombligo.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Estoy de acuerdo con Retablo, en todo, menos en lo de "nuestra es la responsabilidad" En eso no.Mía no. Ni de la gran mayoría de currantes que conozco. Nosotros cargaremos con esa responsabilidad y se la endosaremos a nuestros hijos, pero no la hemos contraído nosotros.


    Un saludo, Cayetano y gracias por tú paso por mi nuevo blog. El otro lo cerré en Agosto, había dejado una despedida, supongo que estarías de vacaciones :)

    ResponderEliminar
  27. Arantza: nuestros gestores son incapaces de arrimar el hombro. Hay dietas y gastos que son inasumibles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Alma de Adra: en efecto. Yo tampoco he vivido por encima de mis posibilidades ni me he entrampado más de la cuenta. La culpa es de nuestros inútiles gestores, del poder financiero y de la banca que no han sabido hacer su trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Con todo lo que nos está pasando creo firmemente en esta nueva etapa de colonialismo que hoy nos traes aquí. Y es más, esta misma me ha llevado a hacer una reflexión sobre el poder de Alemania y de centroeuropa a lo largo de los siglos. Desde Roma, cuya caída se vio finalemente impulsada por las invasiones bárbaras, pasando por los conflictos del medievo y las luchas religiosas de la Edad Moderna, y finalmente los siglos XIX y XX con una clara lucha militar provocada por el ansia de hegemonía de Alemania, el continente Europeo siempre ha vivido al socaire de los germanos. Ahora que han visto que la agresión militar no da los resultados apetecidos han apostado por la invasión y el poderío económico. Pero, ¿es que Alemania nunca va a cejar en sus ansias de poder?
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Carmen: eso pienso yo. Ahora, la forma moderna de controlar un país (su economía, sus gobiernos...)es con la economía. Ya no hace falta invadir con ejércitos.
    Se comienza a escribir una página negra en la historia de Europa. Muchos dicen que eso no es cierto y que sólo se trata de un ajuste de los mercados para asegurarse que las deudas se pagan. Ya me gustaría a mí creer que se trata solamente de eso y no de algo más serio e irreversible.
    Tiempo al tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Nada puede añadirse a lo dicho. Somos esclavos colonizados por el capitalismo salvaje el cual, en una vuelta de tuerca, ha "ocupado" los espacios del poder político. Y así, han puesto a su servicio a las naciones, su riqueza económica y humana, su diplomacia, sus ejércitos y su entera población. No cabe una perversión mayor de la democracia. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  32. Isabel: explicarlo mejor que lo haces con pocas palabras es difícil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Es que cuando has sido colonizador, asumir el papel de colonizado se lleva mal...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Javier: debe ser por eso. Nos lo creímos y todo. Las vueltas que da la historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar