viernes, 19 de octubre de 2012

Acerca del nacionalismo

Una actualización de viejas entradas mías sobre un tema histórico que sigue estando de rabiosa actualidad.
Y un comentario nuevo final, a modo de conclusión.




El Nacionalismo europeo del siglo XIX fue un movimiento vinculado a la burguesía. En un principio fue un producto de la Revolución Francesa en su lucha contra las fuerzas absolutistas del Antiguo Régimen, un movimiento revolucionario paralelo al liberalismo, porque si este buscaba la libertad del individuo frente a la opresión y a la tiranía, aquel pretendía también la libertad, pero no ya del individuo a título personal sino la de todo un pueblo. Así cobraba sentido la lucha de liberación griega frente al imperio turco, o la independencia de Bélgica frente a Holanda o también la independencia de las colonias iberoamericanas. Ese era el nacionalismo romántico, en ocasiones altruista, que luchaba por su identidad contra los que se la negaban. La estampa típica era la de Lord Byron luchando desinteresadamente junto a los griegos frente a los turcos en busca de la libertad de un pueblo.

Pero el nacionalismo tuvo otra vertiente menos amable y fraterna, y fue cuando se volvió conservador una vez que la burguesía se afianzó en el poder. Y los demás se convirtieron en un estorbo frente a los propios sueños de desarrollo y grandeza. Era un nacionalismo vinculado a las necesidades económicas, al desarrollo industrial, a la conquista de mercados. Así nos encontramos con un nacionalismo expansionista, excluyente, que miraba a los vecinos como competidores y en ocasiones como si fueran inferiores. Un nacionalismo racista, xenófobo, nada fraterno, para el que el extranjero no era un hermano sino casi siempre un enemigo. Un nacionalismo peligroso que buscaba en la propia identidad los pretextos para justificar el expansionismo y la guerra. Este nacionalismo bebía directamente del "darwinismo social" y promovía la teoría de la "raza superior", con el derecho de los fuertes sobre los débiles . Creo que no hace falta recordar a dónde fue a parar Europa con ese equipaje ideológico ni tampoco indicar el ejemplo de Adolf Hitler como el caso más conocido y aberrante de esta argumentación.



"El Roto" (antes OPS) Siempre tan acertado.





Prat de la Riba


Josep Plá
, un escritor catalán, decía:

"El nacionalisme es com un pet, només li agrada a qui se'l tira." 

Es decir:
"El nacionalismo es como un pedo, sólo le agrada al que se lo tira."

Pero no todos pensaban como él:

"Son grandes, totales, irreductibles las diferencias que separan Castilla y Catalunya, Catalunya y Galicia, Andalucía y Vasconia.”
"La tierra catalana es la patria catalana; todas las generaciones la han constituido. De modo que cada nación ha de tener un Estado, pero Cataluña tiene además una misión imperialista cuyo marco son los pueblos ibéricos desde Lisboa hasta el Ródano".
"La «castellanización» de Cataluña sólo es «una costra sobrepuesta, una costra que se cuartea y salta, dejando salir intacta, inmaculada, la piedra indestructible de la raza»".
"Los pueblos bárbaros han de ser sometidos de buen grado o a la fuerza. Las potencias cultas tienen el deber de expansionarse sobre las poblaciones retrasadas.”

Enric Prat de la Riba, político catalán (1870- 1917)


Pío Baroja, ese vasco universal, escritor, médico y "panadero" ocasional en Madrid, vino a decir que el nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando; pero no todos pensaban como él...

Sabino Arana

"El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntádselo a cualquier contratista de obras y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos.
El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que le civilice.
Si nos dieran a elegir entre una Bizkaya poblada de maketos que sólo hablasen Euzkera y una Bizkaya poblada de bizkainos que sólo hablasen el castellano, escogeríamos sin dubitar esta segunda, porque es preferible la sustancia bizkaina con accidentes exóticos que pudieran eliminarse y sustituirse por los naturales, a una sustancia exótica con propiedades bizkainas que nunca podrán cambiarla."

Sabino Arana, fundador del PNV y padre del Nacionalismo Vasco (1865- 1903)

A modo de conclusión:
Los nacionalismos están detrás de las grandes catástrofes que asolaron Europa a lo largo del siglo XX. Detrás de las dos guerras mundiales laten con fuerza los sentimientos nacionales identitarios, tanto a nivel independentista (territorios de los Balcanes) como a nivel de fuerza integradora en su búsqueda de una historia y de un espacio vital mayor (Alemania, Italia, Japón…).

El franquismo, como perteneciente a la familia fascista europea, conformó un nacionalismo a la española, donde se identificaba el régimen con el sentir nacional. En las postrimerías del franquismo y a la muerte del dictador, a la vez que quedaba debilitado el nacionalismo centralista, cobraron fuerza y protagonismo los nacionalismos periféricos. No en vano había una vinculación entre nacionalismo y oposición al régimen de Franco, al igual que había cierta afinidad ideológica entre los nacionalistas y las otras fuerzas democráticas que aspiraban a un país con libertades y garantías constitucionales.

Con la muerte del dictador se hace necesaria la creación de una España plural, donde se recogiesen muchas de las aspiraciones de los territorios periféricos. Así es como nace la España de las autonomías. Mientras las cosas van bien, los nacionalismos, a cambio de avanzar en su autogobierno, colaboran con el gobierno central en la consolidación del sistema de libertades recién reconquistado, tanto si hablamos de colaborar con el PSOE como con el PP. No en vano, este nacionalismo está promovido fundamentalmente por gentes católicas y conservadoras, una élite que proviene del desarrollo industrial del siglo XIX, asentada en territorios de gran prosperidad que hoy se sienten expoliados por la España más pobre.

Ahora, cuando la crisis económica y financiera se cierne sobre el país como una amenaza cierta,  en vez de recurrir a la sensatez, a la cordura y a la moderación, como se hizo en su día con los pactos que dieron estabilidad al conjunto de España, algunos representantes políticos se suben al carro del victimismo y del independentismo, como una cortina de humo que tape ineptitudes y torpezas, una huida hacia delante sin alcanzar a ver que ello conduce al desastre de todos, pues jugar a aprendiz de mago significa evocar fuerzas que pueden ser difíciles de encauzar. Y el asunto se puede escapar de las manos.



42 comentarios:

  1. Cada época tiene su mal, y tal vez el de ésta sea el que apuntas. Excelente análisis, Cayetano

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Carolus: vuelven las viejas modas. O tal vez nunca pasaron de moda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que cambiar el Estado español, y solo existe una salida coherente y no es más que la programación y buena aplicación de un sistema que nos conduzca a una república federal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dissortat: posiblemente sea esa la única forma coherente de entendernos todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Lo de Sabino Arana es para la antologia del dislate.
    Lo del Catalan no lo conocia, aunque el nacionalismo gran español...que se las trae tambien por supuesto
    En lo personal siempre he distinguido el nacionalismo de los paises colonizados, como Argelia en su momento o el africano y aun el que se registro en America del Sur con Getulio Vargas, Haya de la Torre, el propio Perón que nunca se plantearon avanzar sobre otros sino liberarse de uno digamos, saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Nando: un fenómeno muy complejo. Desde el nacionalismo expansionista fascistoide hasta el de las naciones empobrecidas que quieren salir de esa situación de explotación injusta, pasando por el de los ricos que no quieren juntarse con los pobres y menos pagarles nada, de actualidad por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con la expresión de Pío Baroja. Trabajé en Zarauz (Guipúzcoa) en 1967. Para ellos entonces eran vascos los guipuzcoanos y vizcainos; los de Álava eran alaveses y el resto, burgaleses, andaluces, riojanos, extremeños... Miraban con cierto mimo a los navarros, pero a los de habla vascuence. En un tiempo en el que solos sólo podemos perdernos en el bosque de la economía mundial, me parece una aberración que piensen algunos en ese reduccionismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hoy sin que sirva de precedente ;-)) estoy de acuerdo con la exposición y el comentario final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un ejemplo triste de lo patetico de ciertos nacionalismos, que no hay uno por cierto, es el sionismo.
    Nacionalismo tardío por cierto,equiparable al aleman que tiene sus fuentes en la unidad lograda por Bismarck o el italiano mas disimil y complejo desde Cavour a el irrendentismo, el sionismo hoy pasa a ser expansionista y racista ,con todas las lacras del chauvinismo

    ResponderEliminar
  10. El nacionalismo es una enfermedad vírica.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. De alguna manera un nacionalismo exacerbado siempre es ruptura con el vecino. España es una gran isla, desde fuera la gente verá extrañas estas ganas de separación, pero bueno la historia es una rueda y habrá que volver a las taifas, la peor solución.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. En verdad, pienso que el nacionalismo es un problema muy grave, difícil de solucionar y que ha desgarrado muchas heridas continuamente y provocado guerras continuamente. Pero si analizamos fríamente las causas que llevan a ciertos nacaionalismo, tal vez tengamos que darle la razón. Para nada estoy con Sabino Arana, me gusta más la frase de Pío Baroja. Abrazos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  13. Francisco: es como desempolvar las viejas ideologías del siglo XIX. Y un engaño manifiesto que los políticos interesados hacen a las masas. El enemigo no es hoy ningún gobierno centralizado sino el salvaje y despiadado capitalismo financiero mundial.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Jose Senovilla: ya ves que hay cosas que se pueden compartir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Nando: todo lo que acaba en "ismo" suele caer en la exageración. Es como en medicina lo que acaba en "itis": inflamación anormal de algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Arantza: muy buen matización. Algo contagioso sin duda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Eduardo: algo más inteligente que los reinos Taifas sería una federación. Una postura intermedia y creo que sensata.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Paco: nuestra historia ya sabes cómo se ha hecho, a base de reinos, fueros y demás. Puede que una solución intermedia, como se ha apuntado aquí desde Dissortat y que comparto, es un sistema federal. Fuera de España nadie se rasga por ello las vestiduras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Cayetano:
    Siempre me han preocupado el uso de ciertas palabras por populistas (que es lo se me parece actualemente el Sr Mas): Patria y nacional. Bien dices que se exalta el nacionalismo cuando se quiere tapar las deficiencias que casi siempre son económicas. En la Argentina Militar, galtieri llevo al país a la guerra, que sabían perderían, por un sentimiento nacionalista, cuando la crisis ahogaba como ahoga a España.

    Algunos dictadores de ciertas repúblicas bananeras, se reifere como patria socialismo o muerte...Realmente pienso que por la patria se vive y se intenta opinar para la mejora de todos. Muert5o poco puedo servir.

    Saludos Cayetano. Muy interesante

    ResponderEliminar
  20. Manuel: el problema es que esos políticos, en su huida hacia adelante pueden llevar al país al desastre, como hizo Galtieri con las Malvinas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Yo no sé ni lo que opinar...Casi me quedo con el lema de IKEA "¡Viva la república independiente de mi casa!" o algo así.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  22. Rosa: yo no llego ni a lo de IKEA. Mi casa es una dictadura bicéfala donde mandamos "mi señora" y yo; bueno, algo más ella. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. El nacionalismo me parece egoísta, mientras todo va sobre ruedas me arrimo al gobierno de turno, pero cuando vienen mal dadas, quiero ser independiente. Hoy tiene poca cabida este nacionalismo, pero en época de crisis sirve para tapar la ineficacia y la incapacidad de gobernar echando la culpa de lo que sucede al centralismo.
    De todas formas, hay que reconocer que se ha agitado mucho en España por los partidos estatales la insolidaridad de los separatismos y se ha lanzado al resto de españoles contra los catalanes y vascos, aunque por lo bajo se negociara para que apoyaran al gobierno de Madrid.
    Creo que se ha gestionado muy mal este asunto como tantos otros y ahora nos estalla, en el momento más inoportuno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Valverde de Lucerna: una panda de políticos mediocres y metepatas es lo que tenemos, tanto nacionalistas independentistas como españolistas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. No creo que se pueda culpar a los políticos en el caso de Cataluña. Los políticos de CiU (y alguno más) han tenido que sumarse a última hora al independentismo para no quedarse en fuera de juego, pero, al menos por la impresión que me da, es la sociedad catalana (o una parte muy numerosa de ella) la que les está empujando.
    En tiempos difíciles hace falta algo en lo que creer, una esperanza de cambio. En Cataluña lo han encontrado, en otros sitios lo tenemos más difícil.
    Y no es que me parezca bien. Me parece comenten un tremendo un error los que creen que la solución a sus problemas va a estar en romper con España, y además una enorme injusticia, pero hasta cierto punto me parece comprensible.
    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  26. Nonsei: los políticos nacionalistas contribuyen a que la bola aumente de tamaño. Además les viene bien ir de los buenos de la película en un momento de crisis. Lástima que la ceguera no permita a mucha gente ver que el culpable de todo este tinglado está en el mundo financiero no en otras partes. En todo caso, ya me gustaría a mí independizarme de Rajoy, de la Merkel, de los mercados, de la prima de riesgo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Los nacionalistas basan tus teorías en los rasgos que los diferencian: lengua, cultura, historia... pero siempre desde el púlpito de la superioridad.
    Cuando dejen de mirarse el ombligo, dejaran de nadar entre sus propias miserias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Javier: y esa "enfermedad" se la cura uno viajando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Menudos nacionalismos, estamos apañaos, con lo bonito que es ir a ver jugar un partido de España con todas las banderas al vuelo...
    ¡Brindo por España!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Rosario: hay gente para todo. No sé si esto es bueno o no. En fin...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Sin perjuicio de otras consideraciones, la nación estado es el único modelo real de convivencia política. Y el único marco en el que pueden garantizarse derechos y libertades. Su formación ha sido muy lenta, fruto de guerras, tratados y de muchas generaciones. Aparte de la legitimidad histórica que las asiste, que ya es un argumento de peso, romper las viejas naciones europeas, y entre ellas está España, es un disparate de gravísimas e imprevisibles consecuencias.

    Sin duda su entrada es muy vigente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Un tema de rabiosa actualidad tanto por el renacimiento de un nuevo nacionalismo expansionista vinculado a las élites que quieren monopolizar la economía y los recursos del estado en su propios beneficio como el avivamiento de los nacionalismos catalán y vasco. ¿Cómo saldremos de ésta?
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Retablo: en efecto. Simplemente se trata de un marco de convivencia que da estabilidad. A fin de cuentas, los verdaderos problemas de la gente son pagar la luz y llegar a fin de mes, vivan donde vivan. Lo demás es marear la perdiz y entretener con a los ciudadanos con sueños imposibles para que no se fijen en lo importante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Carmen: para salir de esta sólo requerimos que los ciudadanos caminemos en la misma dirección.
    Y eso tan sencillo es muy difícil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Qué buena entrada, amigo Cayetano. Los temas del nacionalismo siempre me han parecido muy interesantes. Como bien explicas, qué gran diferencia hay entre ese Lord Byron que fue a salvar a esa Grecia de Pericles (aunque lo que se encontró era, claramente, muy diferente) contra el peligro turco, y lo que hoy nos encontramos

    Hay una viñeta sobre Mas, que ilustra a la perfección esto que comentas al final: el recurso al nacionalismo para tapar una mala gestión. Lástima que no se pueda adjuntar en este comentario.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  36. Coral: el nacionalismo, como el liberalismo, puede ser una fuerza tremendamente constructiva. Depende de cómo se entienda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Para poder ser independientes, antes debemos preguntárselo a sus ciudadanos.
    ¿Quien esta seguro de un resultado u otro?
    -Nadie
    Por tanto no debe ser malo esa posibilidad
    y luego lo justo y democrático, es aceptar el resultado.
    Y yo que soy un poquito viajado,
    he visto convivir cuatro idiomas en Suiza en una confederación.

    Dejando aparte los nacionalismos,
    que en ambos lados los hay.
    Dos personas no tienen que permanecer unidas
    si uno no lo desea, en todo caso debe dialogarse
    y convencer con argumentos lo que es mejor para ambos.

    ResponderEliminar
  38. Xarnego: en este caso, y en mi modesta opinión,lo peor para ambos sería separarse. No iba a ganar nadie. En una situación de crisis como la actual lo más sencillo es echar la culpa de los males propios a los demás y tirar por la calle del medio. El señor Artur Mas usa este tema como cortina de humo que tape sus torpezas y recortes.
    A mí también me gustaría independizarme, no de España, sino del señor Rajoy, ¿pero dónde voy?
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  39. Cayetano, por mi condición de ciudadano de mundo, no creo mucho en los absolutismos.
    Pero al margen de si es justo o no, pedir la independencia,
    solo escucho y leo insultos por parte de los contrarios a esa posibilidad.
    En cambio empiezo a creer en razones de justo peso,
    en que seria bueno para Cataluña esa posibilidad.
    Yo pido por parte de los que desean una continuidad en esta unión, motivos para que esa convivencia sea pacifica,
    y buena económicamente para toda la comunidad.
    Solo pido argumentos, no falacias e insultos.
    Dialogo.
    Del Sr Artur Más , que quiere que le diga, ni a su partido, ni al PP, los he votado nunca,
    no he tenido confianza en ellos.
    En cambio en otros partidos, si es cierto que lo han hecho francamente mal,
    por lo menos entran en mis ideales como país.
    No tengo claro quien votare,
    al contrario de las pasadas eleccions que no lo hice,
    esta vez pienso hacerlo con el corazón y con la cabeza.
    Yo quiero mucho a España, pero no pienso dejar que me juzguen por querer defender lo que yo más quiero.

    ResponderEliminar
  40. Con educación, mesura y buenas formas, como las que aquí aparecen, se puede defender cualquier proyecto, por muy descabellado que parezca a otras personas.
    Creo, no obstante, que el momento de plantear una secesión no es el más adecuado. Hay una crisis terrible que algunos, no con tan buena fe como otros, la están aprovechando para hacer de su capa un sayo. Creo que las posturas nacionalistas (tanto independentistas como españolistas o centralistas)están mareando la perdiz y señalando con el dedo al "enemigo" equivocado. La banca despiadada, los políticos corruptos, los partidarios del neoliberalismo salvaje, el poder financiero... esos y no otros son para mí en estos momentos los culpables de toda esta debacle.
    Por otro lado, personalmente, soy partidario del diálogo y de una solución federal para el conjunto de las autonomías y regiones del estado. Cualquier otra medida nos va a perjudicar seriamente tanto a catalanes como al resto de los ciudadanos del estado español.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  41. Bueno, vamos a ver que sucede tras las elecciones al parlamento catalán.
    Que nadie se llame a engaño, que esto de momento no es una secesión.
    Las próximas elecciones son el paso para formar nuevo gobierno en mi comunidad,
    y yo creo que de ese resultado depende el futuro de la misma,
    que por consiguiente todo es incierto, por mucho queramos plantear otra cosa.
    Es un paso en que se sabrá con más amplitud, quien queremos que nos dirija y de que manera.
    Me alegra saber que el dialogo debe prevalecer, y que argumentemos pros y contras
    en vez de confrontarnos, que solo sirve para incrementar aun más
    la ya difícil convivencia por el momento tan critico que vivimos.
    Un saludo, y todo que ha sido por pura casualidad el que escribiera en tu bloc,
    Me a gustado haberte leído.

    ResponderEliminar
  42. Xarnego: sin diálogo no hay más que ruido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar