domingo, 13 de noviembre de 2011

Liberales y Románticos

Eugène Delacroix.
La libertad guiando al pueblo.


Hoy en día oímos con frecuencia expresiones como estas:
"Es una formación política liberal" o "¡Qué historia tan romántica!"
Comparando el ayer con el hoy, llegamos a la conclusión de que hay un evidente desgaste o cambio de significado de estos términos.
Hoy, para la gente de la calle, no tienen el significado originario que en su día tuvieron.
Nos olvidamos con frecuencia del origen de estas palabras.
Cuando hablamos de política liberal -tal vez sería más adecuado "neoliberal"-, nos viene generalmente a la cabeza un modelo económico, una manera de concebir los mecanismos que producen riqueza y trabajo en base al papel que desempeñen los mercados, la ley de la oferta y la demanda, la capacidad inversora de los particulares, la libre competencia y el papel moderado del Estado como interventor en este sistema. Se nos olvida parte importante de su vertiente ideológica originaria. Es más, hay regímenes que apostaron por este sistema económico y no son partidarios bajo ningún concepto de otras libertades que no sean las de los mercados: algunas dictaduras optaron por sistemas capitalistas o liberales. La de Franco en España o la de Pinochet en Chile, por ejemplo.

¿Qué libertad es esa? ¿Acaso un dictador puede ser liberal?

El liberalismo no es solo un sistema ideado por gente como Adam Smith. Es un sistema revolucionario, también ideológico, que pretendía transformar profundamente la sociedad del antiguo régimen y crear una sociedad moderna y participativa. No es un movimiento en absoluto conservador, sino todo lo contrario: innovador, transformador, revolucionario... Por eso, a muchos extraña hoy que gente que se dice liberal apueste decisivamente por posturas conservadoras o confesionales con ciertas doctrinas. El liberalismo no es solo económico. Ser liberal es apostar por la luz en contra del oscurantismo religioso, en contra de la superstición y de las tinieblas, en contra de las cadenas y de los dogmas, como postulaban pensadores de la Ilustración de la talla de Voltaire.

La Balsa de la Medusa.
Théodore Géricault.
Un cuadro romántico.

Cuando hablamos de Romanticismo, se apodera de nosotros una visión edulcorada y sensible de las relaciones amorosas, con una primavera llena de flores y pájaros. Esto es romántico, se dice, cuando hay una historia de amor, pasión a raudales, etc.
Nada más lejos de lo que hoy se entiende como tal. Una historia romántica no es una historia de amor que se desarrolla más o menos felizmente en días azules de primavera, con fragantes jardines y aves juguetonas, sino en parajes fastasmagóricos, con castillos ruinosos, buenas tempestades y amores desgraciados. No hay más que ver cómo acaba la vida de los escritores románticos, Larra, Bécquer o Espronceda. Por cierto, la vida de estos poetas es más apasionante si cabe que sus escritos.

Y el romántico era generalmente un liberal.

Como decía Víctor Hugo, "le romantisme n'est que le liberalisme en littérature."
¿Hay alguien más libre que el pirata de la famosa "Canción" de Espronceda?
Espronceda asistió siendo niño como testigo excepcional a la ejecución de Riego, aquel militar liberal que se opuso al absolutismo de Fernando VII y que fue capturado y ahorcado como un vulgar criminal en la plaza de la Cebada de Madrid.
El escritor extremeño dedicó buena parte de su vida adulta a criticar y a luchar contra el absolutismo o el pseudoliberalismo que negaba las libertades a los ciudadanos, por ello sufrió en carne propia la persecución e incluso el destierro.
¿Y el pirata?
Aunque podríamos caer en el chiste fácil y jugar con algún apellido de banquero famoso, por aquello de la rapiña y el botín. Nada más lejos para el poeta, quien hace bandera de la libertad y de la aventura y proclama su ruptura con una sociedad que se le antoja anodina y opresora, lanzando a los cuatro vientos su mensaje vital:

"Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar."

51 comentarios:

  1. Buenos días colega. Interesante entrada que viene muy a colación en estos tiempos de confusión ideológica. En efecto, durante muchos años la gente confundía ácrata, rojo y liberal como si significasen lo contrario a facha o a reaccionario. En el siglo XIX los primeros liberales y revolucionarios franceses eran la vanguardia de la revolución y el progresismo. Si los vijos liberales adoptaban el libre mercado era porque aún no sabían bien qué era esa doctrina del laissez faire. A mediados del XIX, cualquier persona medianamente progresista o liberal ya sabía de los excesos de esa "libertad" de mercado y ya buscaba el intervencionismo sin tener que ser marxista. Desde la crisis de 1929 el "liberalismo" ya era algo del pasado. Liberal ya era algo de la vida privada: un liberal de costumbres sexuales, culturales, etc.
    Por fin hoy ha dejado de confundirse la gente y ya sabe que el ala "liberal" del PP ya no es el ala "centrista" o no "cavernícola" del PP, sino el ala dura, el ala agurrista, el ala que prima el mercado sin importarle la "libertad", palabra que tanto adoran pero que es eso para ellos: mercadería.
    Las dictaduras fascistas de América Latina dieron buena fe de ello en los 70 y 80, con cuyas políticas destrozaron sus países, basados en las recetas económicas "liberales" de Milton Friedman y sus "Chicago Boys", la versión de la Escuela de Manchester en el siglo XX.
    Saludos colega.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena! El único liberalismo que se ha generalizado es el del dinero. Llámanos románticos, pero confiamos en que algún día llegue esa sociedad moderna.

    Gracias por aclarar estos términos, que a veces usamos superficialmente.

    Por cierto, mi Fuensanta y yo también nos sentimos algo románticos por aquello del costumbrismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Magnífica entrada! Siempre me han apasionado estos temas, nacidos en ese s.XIX tan maravilloso.
    Recuerdo que, en clase, hablando sobre el tema del Romanticismo, la profesora vino a desmitificar ese aura tan bohemia que reflejan los poetas en sus escritos. Y es que para la gente "de a pie", esos que se consideraban románticos (los que todos tenemos en la mente, con esos paisajes que has descrito, con el suicidio como máxima expresión de la libertad...) no eran más que unos locos con pensamientos desviados. Hay un texto muy interesante de Mesonero Romanos (titulado, precisamente "El Romanticismo y los Románticos") donde se hace una crítica a todo esto. El escritor, mediante la figura de un sobrino imaginario, se burla de todos aquellos que se consideran romanticos, ridiculizando sus actitudes. El texto no tiene desperdicio, está en la web y tan sólo son unas 2 páginas que reflejan a la perfección la mentalidad de la gente común de la época respecto de esos que se consideraban románticos.

    Un saludo, Cayetano!

    ResponderEliminar
  4. Tiene usted mucha razón. Posiblemente muchos politicos que se llenan la boca con semejantes palabras no tienen ni idea de lo que estan hablando y de donde proviene.

    Algunos tendrían que informarse, ya que se supone que alguna vez tendrán que hablar en público, y ya se sabe que por la boca muere el pez-politico.

    Saludos y perdón por el chiste facíl.

    ResponderEliminar
  5. Llevas mucha razón, Cayetano, en que hoy se aplica con mucha "libertad" el término liberal, cuando tienen poco de respetar las libertades ajenas (Aznar se hartaba de decir que su partido era liberal). Hay dos liberalismos en el siglo XIX: el económico de Adam Smith y la Escuela de Manchester, y el político, surgido de las ideas ilustradas de los filósofos frnaceses; ambos, a su manera, consiguieron transformar totalmente la sociedad del Antiguo Régimen, en un proceso que no admitía marcha atrás (por mucha Restauración o Fernando VII de turno).
    Tampoco coincide hoy el romanticismo con el del siglo XIX, que era arriesgado, valiente y revolucionario, mientras hoy lo entendemos como algo desfasado, casi ñono.
    Muy buena entrada, con mucho contenido conceptual. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A propósito de "La Libertad guiando al pueblo" siempre he pensado en esta "mujer" alegoría y metáfora pisando al mundo, un mundo terrible lleno de muertos (hombres) que gobernaban, que nos gobiernan sin ningún romanticismo, a pesar de lo romántico de la pintura o quizás realismo ansiado...
    "mi única patria la mar", Libertad, Libertad, Libertad...
    Lo mismo me he liao pero esto es lo que me ha sugerido tu lección de hoy querido profesor asiduo a mi ventana...
    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Juan: los "chicago's boys", la escuela del señor Pinochet, un amante de la libertad... de mercado. Cuando veo a "liberales" de hoy maniféstándose con lo más casposo y cavernícola del episcopado nacional o favoreciendo a los Legionarios de Cristo o a los del Opus, me digo: ¿De qué liberalismo me hablan?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. La Fuensanta y el Antón: cada vez más mercado y menos libertades. ¿Nos acabarán imponiendo el modelo chino?
    Lo vuestro no es "romanticismo" sino una bonita relación de pareja asentada. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. C.G. Aparicio: se ha abusado mucho de esa visión bohemia y catastrofista. Aunque el romántico solía ser bastante inconformista, no todos acababan sus días pegándose un pistoletazo mirándose al espejo, como Larra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Lorenzo: creo que a los políticos les da igual. Mañana dirán que no dijeron lo que dijeron y siempre en el país tendrán su público que les dé la razón frente al mundo.
    ¡Vaya! Sin querer o queriendo he nombrado cuatro periódicos que practican ese deporte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Paco: herederos somos de aquello. Y diversidad derivada tenemos hoy porque como indicas no es lo mismo el liberalismo político que el económico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Cabopá: buena reflexión. ¿Libertad para quién? Las mujeres no pudieron votar hasta mucho más tarde. A Olympe de Gouges se la cargaron los propios revolucionarios franceses por pedir libertad para las mujeres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Monsieur, ya no hay sentido del romanticismo, ni siquiera de la cursilería. Lo único que importa es don dinero, convertido en dios, y algunos de los que se dicen hoy día liberales es solamente porque el término les suena decimonónico.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. En efecto, madame: el mercado se ha merendado todo lo bueno que tenía el término.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Con esto nos has dejado claros dos conceptos que cada vez la gente tiene más difusos.

    Espero que hoy te lean muchos para aclararse.

    Feliz último domingo...

    ResponderEliminar
  16. Ese cuadro, el de Delacroix, la libertad guiando al pueblo, es el que ocupa el lugar de los crucifijos en mi casa.
    Puesto sobre mi cama matrimonial...
    Paradojicamente ,el liberalismo de hoy ahoga libertades individuales, al punto que en nombre de las libertades del mercado financiero imponen a "tecnicos apoliticos" en Grecia e Italia.
    Técnicos apoliticos, como si fuera eso posible,
    que toda gestión es politica y lo que se ignora y desdeña son aquellas que apunten a alternativas al discurso único .
    La libertad en manos de Gordon Gekko es demoler la libertad de las amplias mayorias que día a día ven perder sus trabajos y reducir sus expectativas.

    ResponderEliminar
  17. Me sigue emocionando la canción del pirata. El actual neoliberalismo me pone los pelos de punta e incluso me infunde miedo: temo que se lleve por delante lo que consiguieron tantos antepasados nuestros incluso con su muerte y que deje a nuestros hijos y nietos tan desnudos como llegaron al mundo. Desde luego eso no tiene nada de romántico.
    Excelente post. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  18. Dissortat: gracias por tu amable comentario. Lo de último domingo lo dices por las elecciones, claro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Nando: así están las cosas. Los liberales de hoy que comentas, salvo honrosas excepciones, nada tienen que ver con aquellos que lucharon por las libertades y el bienestar de los ciudadanos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Isabel: a mí también me dan miedo esos neoliberales que se van a llevar por delante,en nombre de los mercados, todas las conquistas sociales que tanto trabajo costó conseguir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola Cayetano:

    Has desnudado con esta entrada a muchos que se dicen liberales en las entrevistas de TV o de radio.

    Y lo peor, que es algunos le siguen el son.

    Saludos Cayetano. El cuadro de Gerícault...me eriza los vellos siempre, aunque lo vea en pequeño.

    ResponderEliminar
  22. Manuel: algunos solo son liberales en tema económico, luego son de lo más conservador a nivel social, cultural, etc.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. No entiendo como "La canción del pirata" de Espronceda que aboga por una total libertad, rayana en el anarquismo, no fuera suprimida por la censura franquista de los libros de texto de los años 70, es más a mi clase por lo menos no la hicieron aprender de memoria, así salimos algunos...ja,ja,ja..., fue todo un gol en propia puerta del franquismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Eduardo: para que veas lo miopes y torpes que eran los censores. Además de libertario, el pirata pasaba del "nacionalcatolicismo" ("Que es mi dios la libertad"). Como tú dices: todo un gol al franquismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Liberalismo, romanticismo, y algunos otros ismos también poco se parecen a lo que fueron, quizás sea esto lo normal en la cosas que no están quietas, que evolucionan. Lo malo no es que cambie su significado, sino que seamos incapaces darnos cuenta de ellos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Nada más que añadir, estoy de acuerdo en las definiciones de estos conceptos mal usados y peor comprendidos.
    Desde luego Espronceda, con su canción del pirata, expresa perfectamente el sentido de liberal y romántico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Estoy de acuerdo con las definiciones de romántico y liberal y qué mejor que Espronceda, con su canción del pirata, el que expresa mejor esas ideas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. El paso del tiempo y el mal uso de los términos tergiversa su origen y su verdadero significado. Otro ejemplo "síndrome de Diógenes"... si el pobre Diógenes levantase la cabeza y viese que es sinónimo de "acumular" trastos cuando él sólo tenía la Tinaja y la escudilla (curioso dejar este comentario aquí, jajaja)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. DLT: todo evoluciona. Lo que ocurre es que en algunos casos no es que haya habido una modificación sino un cambio radical hacia el lado opuesto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Valverde Lucerna: quizá el mejor ejemplo de liberal y romántico. Otro podría ser Lord Byron.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Javier: si Diógenes levantara la cabeza me demandaba a la SGAE por apropiación de su marca. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Hace poquito ví un reportaje sobre Byron al que calificaban de"último romántico" Ni corta no perezosa, me abrí paso a través de los libros y conseguí recuperar uno de sus lubros que estaba olvidado en el fondo de la estantería, Lo leí y me pareció sublime. Recordé mis tiempos de estudio, lejos ya, y hoy, al leer esta entrada ha sido como dicen los chavales de ahora, un subidón. No he necesitado sustancias especiales, ni música que me ponga a mil, tan solo palabras y recuerdos para hacerme sentir alegría. Gracias profe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Arantza: Byron, como Espronceda, un poeta comprometido con su obra y con su tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Es un tema apasionante don Cayetano aunque creo, sinceramente, que la economía franquista no tenía nada de liberal y sí, en cambio, mucho de intervencionista. Incluso después de 1959.

    Y no olvidemos que hubo románticos absolutistas y totalmente reaccionarios. En fin, es un tema interesantísimo para debatir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Todas las frases se aplican a las ideas de cada uno, y naturalmente, las hace suyas. De hecho la palabra "Socialismo" y sus derivaciones gramaticales, se usan democraticamnete o en plan nazi, soviético...
    En fin, liberalismo, pues lo que quieran unos y otros.
    Un abrazo Cayetano¡¡¡

    ResponderEliminar
  36. Que entrada más necesaria. Como se desvirtúan los conceptos, y que rabia me da ver a todos esos peperos decir que ellos son liberales mientras se ponen la mantilla para ir a besarle el anillo a Benedicto. Un abrazo, Cayetano, hoy lo más romántico, lo verdaderamente idealista y revolucionario debe ser atreverse a volver a llamar las cosas por su nombre.

    ResponderEliminar
  37. Sólo puedo decir amén a cuanto has dicho. Y es que con el uso, las palabras se desgastan como se desgastan las herramientas, ¿y qué es la palabra sino una herramienta?

    ResponderEliminar
  38. Retablo de la Vida Antigua: lo del liberalismo con Franco se refiere a cuando echó mano de los ministros tecnócratas del Opus Dei que le convencieron a Paquito que abrir España a los mercados internacionales no era pecado y así empezó la etapa del desarrollismo en nuestro país.
    Sobre románticos partidarios del absolutismo, en efecto hubo algún caso, aunque era más frecuente lo contrario: por ejemplo, el Duque de Rivas, un noble que estuvo condenado por sus ideas liberales. Lo normal era el ser inconformista y liberal.
    Un tema que, en efecto da para mucho, por la cantidad de matices que ofrece.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. F. Javier: lo malo son las mezclas. Nacionalsocialista, Democracias Populares, etc. Ahí cabe todo como en cajón de sastre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Alma: pocos liberales deben ser los que adoptan posturas confesionales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Francisco: todo cambia. Ahora lo "moderno" es ir de liberal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. ¡Me ha encantado tu entrada!
    Esos versos que has recordado ed Espronceda son divinos...
    No comento más en tu blog, porque el ordenador lo tengo "enfermo" y no entran los comentarios, veremos ahora.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  43. El paso del tiempo hace que la memoria flaquee y se tergiversen términos que significaron grandes avances en el pensamiento de la Humanidad. Es hora de refrescar esa memoria y revitalizar esos términos, dotarles del sentido que tuvieron en su origen y comprender mejor nuestro presente. Esta entrada es un buen ejemplo de ello.
    Saludos

    ResponderEliminar
  44. Rosario: ha habido suerte en tu comentario a pesar de tener el ordenador "pachucho".
    Ya he visto la entrada de Rosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Carmen: si uno es liberal, debe serlo con todas las consecuencias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Es cierto que existe una idea muy equivocada de lo que significa el término Románticismo. Es un tema que me apasiona, por eso, en vez de extenderme en reflexiones y tesis que no harían sino abundar en lo que tú ya has expuesto, añadiendo tal vez algún dato biográfico de los autores citados, opto por guardar un respetuoso silencio tras felicitarte por tan ilustrativa entrada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  47. Rosa: es un tema que se puede abordar desde la literatura, desde el arte, desde la historia e incluso desde la anécdota curiosa para despertar el interés de los alumnos, como los "cuernos" que le ponía Casta Esteban (el nombre parece de coña) al pobre Bécquer o esa del pistoletazo de Larra mirándose al espejo (que no sé cuánto habrá de cierto en ello). En todo caso, como tú dices, un tema apasionante, como no podía ser menos entre gente apasionada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. En nuestros días prima más la libre circulación de capitales que la de las personas... y si dices lo contrario te tachan de "romántico trasnochado"

    ResponderEliminar
  49. Está claro que en este mercado, al que algunos llaman comunidad internacional, lo que prima es la pela. Las personas solo importan como productores- consumidores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. Es que los liberales de entonces, aquellos burgueses-mercantilistas, nacidos en el siglo XVIII y que en España llegarían de la mano de Felipe V y aquellos navarros-vascos citados en el famoso libro "La hora navarra" de Julio Caro Baroja, hoy serían tachados de "fachas y capitalistas" por algunos sectores de la sociedad. La Revolución francesa fue una revolución burguesa, al igual que las de 1830 y 1848 (aquellas dos revoluciones que marcaron el reinado del rey burgués Luis Felipe de Orleans, "rey de los franceses")...precisamente estos burgueses, tan "modernos" y "revolucionarios" acabarían siendo el blanco de las críticas del marxismo y el socialismo a finales del XIX, en plena lucha obrera.

    Si es que hay que conocer el pasado para entender el presente.

    ResponderEliminar
  51. Carolvs: en su momento, los burgueses fueron revolucionarios en su lucha contra el Antiguo Régimen. Una vez que accedieron al poder, tras el peligro de revolución social que supuso la oleada revolucionaria de 1848, la burguesía se volvió conservadora. Eso no quita para valorar positivamente la labor ideológica de liberales e ilustrados quienes, como Voltaire o Rousseau, fueron críticos con instituciones de su tiempo, como la Iglesia, o se jugaron el tipo por sus ideas enfrentadas con el absolutismo, como Riego o Torrijos.
    Eso es precisamente lo que intento de mis alumnos, que conozcan el pasado para valorar el presente y cómo el término liberal hoy muchos lo usan tan solo para proponernos un modelo económico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar