domingo, 30 de octubre de 2011

Querido enemigo


A un amante de la historia no dejan de sorprenderle las imágenes y las declaraciones llenas de complicidades y de gestos amistosos entre los antiguos rivales desde finales del siglo XIX: Francia y Alemania.
Cuando repasamos la historia contemporánea del último siglo y medio escaso, nos encontramos a cada paso con enfrentamientos entre las dos grandes naciones.
Ya el nacimiento del gigante alemán, allá por 1871, vino acompañado por un agravio territorial que los franceses nunca perdonarían, me refiero a la pérdida de Alsacia y Lorena por parte gala. La guerra franco-prusiana culminó con la batalla de Sedán, donde hubo una humillante derrota por parte del ejército de Napoleón III. Allí, tras la firma del Tratado de Frankfurt, Francia tuvo que ceder esos dos territorios a la recién unificada Alemania. Fue el comienzo de una larga enemistad.

En el prólogo de la Primera Guerra Mundial, todo el entramado de alianzas que había diseñado estratégicamente el canciller Bismarck, verdadero artífice de la unificación, apuntaba en una sola dirección: mantener aislada a Francia para evitar la revancha. Luego vino el Kaiser Guillermo II metiendo la pata y ganándose a pulso y merecidamente la enemistad de todos los países que le rodeaban. Hasta que estalló la Gran Guerra, donde Alemania demostró una vez más sus escasa simpatía hacia los franceses con aquellas terribles y devastadoras batallas del Marne o de Verdún, con cientos de miles de muertos. Cuando terminó la guerra, una exhausta Alemania tuvo que firmar un dictado de paz donde, entre otras cosas, se le arrebataban los territorios de Alsacia y Lorena que eran devueltos a los franceses.

"¡Te toca, Alemania!"

Pero la cosa no quedará ahí: los alemanes jamás perdonarán a Francia la humillación de Versalles y las condiciones ominosas que los vencedores impusieron a Alemania. En eso llegó Adolf Hitler, mal pintor y peor amante, pero gran convencedor de masas en esos tiempos terribles de la crisis de la posguerra, y su mensaje de xenofobia caló hondo entre la ciudadanía, provocando a continuación una guerra con cincuenta millones de muertos. No logró la nación su propósito de construir un gran imperio a expensas de todos y se vio de nuevo derrotada pero no abandonada. Los aliados habían aprendido la lección de la pasada guerra: no había que volver a humillar al gigante caído, había que ayudarle a salir del bache para que recuperara su economía y su sistema democrático, abandonado en Weimar poco antes de la guerra.
Y así fue como, gracias a la labor de gente competente y nada radical como el señor Adenauer o los "padres" de Europa, como Monnet y Shuman, Alemania reencontró su camino, esta vez no de confrontación, sino de paz, desarrollo y armonía con Francia y con el proyecto colectivo de la construcción europea. ¿Durará siempre?

49 comentarios:

  1. Buen repaso a las relaciones entre Frnacia y Alemania en el último siglo y cuarto. Desde la humillación de Sedán y el tomar prisionero a Napoleón III en Varsallles, Francia sólo pensó en reconquistar Alsacia y Lorena. Y luego Alemania jamás perdonó la perdida de estas regiones, hasta llevar a Europa a la II Guerra Mundial. No sé si esa enemistad estará adormilada siempre. Muy buena la foto de portada, Cayetano. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que no hay nada eterno, monsieur. Y lo menos eterno de todo es la paz, el desarrollo y la armonía.
    Pero desde luego, la foto con la que abre usted la entrada resulta de lo más oportuno. Cuando vi el thumbnail en mi blogroll, al no reconocer a los protagonistas, creí que se había metido usted a crítico cinematográfico!

    Feliz puente

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Estimado Cayetano, hoy Europa es esa amistad.
    Alemania hace marchar a paso de ganso a Grecia
    y Francia intenta en vano transmitir elegancia y modales a Berlusconi.
    Lo que dure esa amistad depende , a mi entender ,de la capacidad de la gente de a pie de soportar , como en la comedia de Moliere a un medico que aplica siempre el mismo remedio
    sin tomar en cuenta el hecho que el paciente empeora mas y mas.
    Sangría y lavativas creo recordar,ajustes y mas ajustes hasta que la paciencia soporte o el cuerpo social reviente.
    Si la crisis genera ( no lo creo) resistencias tales que abran nuevas opciones, esa amistad tendra que buscar nuevas opciones.
    MIentras tanto ,ajo y agua.

    ResponderEliminar
  4. Caramba ,dos veces nuevas opciones, que no pude corregir.
    En fin,no es cuestion de un dia , pero asi como se esta ,no hay sustento firme

    ResponderEliminar
  5. Pienso que Alemania volverá a intentar dominar Europa y su arma será la economía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ya veremos si dura o no...
    La cosa es de afecto para las fotos y siempre son ellos los primeros la clase politica siempre sale a flote...
    Hoy un parado mira a Alemania con ilusión y busca trabajo sin entender el idioma...
    Los tiempos que vienen por aquí no son fáciles y con lo que se nos avecina menos que más...
    Buena clase como siempre amigo, estoy un poco retrasadilla en las visitas.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Paco: es la pareja de moda en Europa.
    Mejor que se quieran a que se odien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Madame: el título parece de película, ¿verdad? Esperemos que la construcción de Europa no sea también ficción, aunque tengo mis dudas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Dos países "condenados" a entenderse...

    ResponderEliminar
  10. Nando: en efecto, ajo y agua mientras la gente lo aguante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Alejandro: creo que más que ciertos países, los que mandan en el cotarro son los del mundo financiero. La pela es la pela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Cabopá: ya dijo alguien hace tiempo que esta crisis iba a ser peor que la de los años 30.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Negrevernis: parece que entendieron la lección después de los palos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. La unión hace la fuerza y es lo que Alemania y Francia han aprendido de las guerra, aunque no sin sacrificios.

    Los vecinos, están, estamos condenados a entendernos, aunque a veces no nos guste su modo operandis...

    Saludos Cayetano. Impresiona que Sarkozy le planta un beso en los morros a merkel ;D

    ResponderEliminar
  15. Un pequeño detallito, creo entender, córrigeme si estoy equivocada, que tras perder la 2ª guerra mundial una de las condiciones impuestas por los aliados a Alemania es que no podían hacer un determinado tipo de referendum porque el pueblo, instintivamente, seguiría votando "estilo nazi". Me lo dijo me hijo, pero ahora no recuerdo exactamente la pregunta que formularían. Ya ves, soy un desastre para esto de la memoria histórica. Beso.

    ResponderEliminar
  16. Una foto que parece sacada de una película romántica, pero por lo demás...feo panorama.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Buena pregunta, amigo mío. ¿Hay algo que dure para siempre? La crisis actual no deja de ser un riegos alto: quizá nos vuelva a separar. En cualquier caso, da un poco la impresión de que Francia y Alemania van a su bola, ¿no? En fin. Besazos.

    ResponderEliminar
  18. Es una fotografía simpática y seguramente la única posible. ¿Te imaginas a la misma señora con "Il cavallieri"? Yo no. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Ninguna de las dos naciones despiertan mis simpatías. Francia por obvias razones de rivalidad histórica y Alemania porque al pueblo germano siempre le queda ese gen xenófobo y autoritario característico de gente como Bismarck y Hitler.

    Además, desde que Sarkozy y la Merkel dirigen sus respectivos países me estoy volviendo siempre más y más euroescéptico. ¿Como se atrave el Sr. Sarkozy a hablar sobre la situación de la banca española e italiana cuando esta misma semana ha salido un estudio que indica que la banca francesa está mucho más endeudada y recibe más ayudas públicas que las bancas española e italiana juntas? ¿Y la Sra. Merkel que no mueve un dedo sin el permiso del Bundestag, cómo se permite exigir al premier Berlusconi la reforma de las pensiones sin que ésto pase por el parlamento italiano?

    Francia y Alemania nos están llevando a todos a la ruina por defender únicamente sus propios intereses en la UE y no los intereses comunes. Cuánto hecho de menos cuando nuestro anterior presidente, que en otras cosas fue como fue, pero que en los temas europeos consiguió crear un tercer polo de decisión frente a los franco-germano con Irlanda y otros países...claro que entonces éramos la 3era economía de Europa.

    UE sí, pero reformada y en la que todos decidan.

    ResponderEliminar
  20. Espero que sí, pero con la de cosas que hemos visto en los últimos 25 años, vaya usted a saber...

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Esta foto nos trae dos ideas: la primera, que hay amores de conveniencia. Y la segunda, que se ha puesto de moda otra vez aquélla película que se llamaba "Vente p'Alemania, Pepe"

    ResponderEliminar
  22. Creo que Alemania de hecho ejerce de líder, pero como sola no puede consigue el apoyo de Francia que también tiene carácter de potencia europea.
    Ahora, creo que han aprendido a dirimir sus diferencias de forma pacífica y que mejor manera que crear un Mercado Común, el comercia y las ganancias que produce es el mejor pacificador que hace buscar los intereses comunes, más si interesa a Alemania y Francia.
    Eso no evita que provoquen suspicacias en el resto de socios europeos, pero como hacerles frente si los demás apenas pueden con los problemas de la crisis en sus países.
    Muy buen repaso a la historia y a las desavenencias franco-alemanas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Hablando de Europa y de enfrentamientos/alianzas los clásicos siempre han sido España, Francia e Inglaterra... lo de Alemania, como tal, es de hace 2 días.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. En todo tiempo han sido las conveniencias las que han aliñado los tratados; en la actualidad es descaradamente el reparto económico, o sea, lo de siempre. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  25. La gran novedad entre estos dos países fue que en 1945 los aliados no buscaron acabar con Alemania y la reflotaron. El Plan Mashall sí fue un plan verdadero de paz al encumbrar en Alemania a los demócratas que aún quedaban, como Adenauer y Willy Brand, para que ambos revitalizasen el bipartidismo de una derecha democristiana y una izquierda socialdemócrata, ambas de gran tradición en la historia alemana desde el siglo XIX y en la que el nazismo fue un espantoso accidente, un monstruo del que ya advirtió el gran John Maynard Keynes el economista que ya propuso no hundir a Alemania y favorecer su desarrollo económico en su obra Las Consecuencias económicas de la Paz en 1920. Keynes ya supo que, ante cualquier crisis, como la de 1929 el resentimiento se volvería en una nueva guerra. Ahora ya no creo que vuelvan las guerras entre europeos más allá de las rivalidades comerciales.
    El nacimiento de la RFA fue un éxito, aunque no tanto el caso de la RDA y su reunificación en 1990, pero claro, los rusos ya eran otro cantar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Manuel: aunque parece que se van a dar "un pico", creo que la cosa no llegó a tanto. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Emejota: cuando acabó la guerra, Alemania fue ocupada por Francia, Inglaterra, EEUU y La URSS. No podían haber hecho un referendum aunque quisieran. Luego los tres primeros unieron sus zonas y se fundó la RFA.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Rosa: y tan feo. Y no lo digo precisamente por el beso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Isabel: son los que parten el bacalao en Europa, tan conservadores ellos que dan miedo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Desde la terraza: el sátiro de Berlusconi ya tiene sus "velinas" para entretenerse. A la Merkel ya le pegó algún susto que otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Carolvs: nos intentan imponer un modelo que interesa a esos señores y que se aleja de la "Europa de los ciudadanos". No son de fiar, aunque si al final Europa se salva de la bancarrota, habrá que reconocerles al menos eso. No obstante soy bastante euroescéptico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Dissortat: y es que el mundo da muchas vueltas, tanto que hasta marea. Veremos si al final quien manda en Europa no son los chinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. La Fuensanta y el Antón: ya nos veo haciendo de nuevo la maleta aquella de cartón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Valverde de Lucerna: debe ser porque ya no mandan en el cotarro los estados- nación sino el mundo financiero, que impone sus directrices a todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Javier: lo de Alemania es relativamente reciente, pero hay que ver en poco tiempo la que liaron. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Francisco: la pela es la que manda, en efecto, no las naciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Juan: como bien dices, aprendieron bien la lección de los errores pasados. Había que sacar a flote a Alemania y construir un espacio para todos con la idea de una Europa asistencial. Hoy, liquidada la guerra fría y el gigante rojo, no hay miedo a terminar de una vez por todas con el estado del bienestar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. El nacionalismo francés tuvo una fuerte carga antialemana tras la derrota de 1870. Ahí están Barrés y Maurras. La verdad es que, con todo lo que está pasando, da la impresión de que el estado-nación, tal y como se conforma desde el siglo XIX es lo que está prevalenciendo, frente a los sueños europeístas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Retablo de la V. A.: prevalece el estado- nación y las artimañas financieras frente a esa idea utópica de la "Europa de los ciudadanos".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. En estos momentos esa alianza es la que está sosteniendo la unión europea para bien o para mal, los demás poco pintamos en las grandes decisiones, esperemos que cambie sin grandes sobresaltos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Eduardo: esperemos que sea para bien, por la cuenta que nos trae.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. La foto es tan tierna...sería después de verse en la foto que la Merkel se quejó de que Sarko era un besucón de lo peor? No me gusta esa alianza, Cayetano, casi prefiero que se lleven mal, cuando ellos se entienden siempre sufrimos los mismos, cuando no se entienden también...

    Un beso

    ResponderEliminar
  43. Como dice el refrán "quien los ha visto y quien los ve"... de todas formas creo que la rivalidad franco-germana aún permanece, ya no en el plano territorial y bélico pero si en el político y económico, solo que en el mundo de hoy en día están condenados a colaborar, pero me da a mi que eso de llamar a Alemania la locomotora de Europa no sienta muy bien en París....

    ResponderEliminar
  44. Alma: mejor que se lleven bien, que cuando se han llevado mal siempre nos ha salpicado sin comerlo ni beberlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. José Luis: rivalidad siempre la habrá, pero ahora la cosa parece más pacífica... De momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Extrañas alianzas y pactos. Ahora estos dos a partir un piñón, e Italia mosqueada con las sonrisas de complicidad. Los tiempos cambian, amigo Cayetano...

    ResponderEliminar
  47. Javier: los grandes están condenados a entenderse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Pues quién lo diría hoy mismo viendo a Sarkozy y Merckel en amor y compaña... Bueno, al fin y al cabo han decidido que el odio lleva al amor y qué mejor amor que repartirse el bacalao Europeo entre los dos haciéndose carantoñas en vez de a cañonazos...
    Saludos

    ResponderEliminar
  49. Mejor que sea así. No quiero ni pensar en cómo resolvería Hitler la crisis europea.
    Un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar