domingo, 27 de junio de 2010

Lo que vemos en el espejo



En la entrada anterior hablábamos del ayer y hoy de los "narcisos", del peligro de los espejos, del riesgo de mirarse tanto.
En el mito clásico, Narciso, enamorado de su propia belleza, se ahogó en el río donde absorto se contemplaba.
También existe el caso contrario.
Hoy asistimos al lamentable espectáculo de la gente que se mira y no se ve. Lo que contempla es un espejismo de su propio cuerpo.
Gente que se odia, que no se acepta, que se ve diferente de cómo lo ven los demás...
Y parece afectar desgraciadamente más a las chicas jóvenes.
La Dame Masquée las llamaba "narcisas anoréxicas". Lo de anoréxicas es evidente y lo de "narcisas" también, porque el espejo se puede convertir en una trampa mortal que acabe con ellas.
Como la de la foto.

30 comentarios:

  1. ES un problema difícil de solventar. Ayer leía que la anorexia ha copado edades que rondan los sesenta y digo yo...
    Si esto es un problema de inmadurez (eso dicen algunos especialistas)y se da en su mayoría en personas jóvenes por el tema de la imagen etc. A los sesenta o cincuenta años, creo yo que una persona de inmadura tiene o debe tener poco. ¿no?
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Una pena lo de estas chicas que se autodestruyen pensando que están gorditas, como si el hecho de serlo fuera un pecado...es una de las lacras de esta sociedad basada en el culto a la belleza y el cuerpo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Actualmente hay muchos hombres que también sucumben ante esta enfermedad. Creo que es un problema que ya no sigue un patrón determinado y se ha vuelto global.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Baja autoestima más que inmadurez, a veces en avanzada edad.
    Un saludo, Arantza.

    ResponderEliminar
  5. Muy de acuerdo contigo, Carolus. Esta sociedad sólo valora el cuerpo, el consumismo... Un pena.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  6. No te falta razón, Sol. La anorexia no respeta ni sexos ni edades, aunque sigue siendo más frecuente entre chicas jóvenes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Sí el problema esta en la mente. Es una insatisfaccion permanente que les impide inlcuso ver la realidad, como muestra la imagen que ha puesto. No es ya que no se gusten gorditas, sino que incluso estando extremadamente delgadas continuan viendose gorditas, porque no se aceptan y ademas centran todo en el aspecto fisico.

    Supongo que, en efecto, son las nuevas narcisas, y en ello llevan su propia tragedia igual que el de la mitologia.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Un problema casi peor que el anterior por ser más psicológico y dañino si cabe. Problemas de autoestima, y de racionalización....
    Buen domingo, Cayetano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Durísimo problema,de abordaje complejo si los hay.
    Una mirada no basta para analizarlo y menos aún para solucionar a los afectados .
    Una suerte de mal que algunas veces me ha pensar que la enfermedad está en la sociedad o al menos las causas son psico-sociales si tal cosa existe

    ResponderEliminar
  10. Debe resultar difícil para algunas personalidades asumir lo natural de la naturaleza humana con ciertos inhumanos impulsos sociales, dado que somos animalitos gregarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Madame: a veces aterra conocer el alcance del poder de la mente. Las enfermedades más graves y las peores conductas tienen aquí un fundamento peligroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Indudablemente, un problema peor que el del otro narcisismo.
    Un saludo, Nikkita.

    ResponderEliminar
  13. Esta sociedad, amigo Nando, basada en el consumismo desaforado y en valorar sólo las apariencias, tiene mucha culpa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. No te falta razón, Emejota. El problema es que somos gregarios y actuamos según las consignas y la escala de valores del grupo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Una pena Cayetano! ¡Como es posible que nos marquemos estas metas!
    Me parece una burrada, comer solo una manzana al día e incluso sentirse culpable por comerla.

    ¡Con lo buenos que estan los huevos con patatas fritas!

    Un abrazo desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  16. Pues sí es una pena. Como ya habéis comentado toda la culpa la tiene esta sociedad tan obsesionada con el culto al cuerpo y a la imagen.

    ResponderEliminar
  17. Una pena esas chicas que tienen un grave problema psicológico con el espejo, la verdad. Creo que la inteligencia emocional es una cultura que la gente tendría que cultivar más, quererse más, ser más libre. Es un camino difícil llegar a él, pero no imposible.
    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
  18. Me tocó el caso de cerca, con compañera de piso. Es durísimo y terrible para los que las quieren pero nada comparado con lo que sufren ellas. A veces llegué a pensar que el problema estaba precisamente ahí, en el altísimo umbral del sufrimiento que tenía.

    Ella mejoró, nunca podrá decir que está completamente curada pero casi lo está. Otras no tienen tanta suerte. Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  19. Muy complicados los problemas de los que nos hablas hoy. Un culto al cuerpo el actual que en realidad supone perjudicarle aun cuando no se llegue a los extremos de la enfermedad mental de la que hablas.

    Si el Narciso se mira en el espejo y queda prendado de sí mismo la anorexia sería el antinarcisismo, la incapacidad para amar la propia imagen. Como siempre, los extremos son perversos.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  20. una enfermedad del primer mundo... y por mucho que traten de lavar su imagen el mundo audivisual en general, de la moda, el cine, la publicidad, etc son los responsables de estos desaguisados.

    ResponderEliminar
  21. Una pena, Rosario. Debe ser terrible llegar a esa situación de desprecio hacia uno mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Es verdad, Kassiopea, esta sociedad de consumo que tenemos inculca unos valores bastante lamentables.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Esta sociedad, amigo Juan, está bastante podrida. El culto al cuerpo, a la competitividad, etc. es lo que trae.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Debe ser tremendo, Almalaire, haber convivido con alguien con una experiencia así. El problema visto de cerca.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Es la otra cara del problema. Su antítesis. Aunque ambos problemas surgen al contemplarse en el espejo.
    Un saludo, Reinas del Garito.

    ResponderEliminar
  26. Como bien dices, José Luis, es una enfermedad del primer mundo. Yo siempre he pensado que los países más pobres del planeta tienen otros temas de preocupación. Allí, la obesidad, el ácido úrico, etc, son algo secundario.

    ResponderEliminar
  27. Es así, aquí en Pilar nunca he visto una anoréxica, y que yo me acuerde, en Asunción y Cdad. del Este -las grandes ciudades del país- tampoco

    Revisa mi blog, te he dado un premio
    saludos

    ResponderEliminar
  28. Así es Mathias. En la España imperial de los Austrias los únicos que tenían problemas con los ataques de gota eran los reyes. Se pasaban el día tragando como posesos.
    Me paso por tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Un tema preocupante .
    La anorexia.
    Es un problema básicamente psicológico que da muestras de baja autoestima .Pero los medios de comunicación aturden a la juventud con figuras de " barbies" y éso contribuye a la desorientación .
    Es como si se rindiera culto a la "apariencia".
    Menudo nudo!

    ResponderEliminar
  30. Una sociedad esta con unos valores consumistas que dejan mucho que desear.
    Un saludo, carmela.

    ResponderEliminar