domingo, 2 de mayo de 2010

El dos de mayo

Hace dos años Forges publicaba esta viñeta.

Como españoles que somos, a ninguno nos hace gracia que una potencia extranjera invada nuestro territorio. También como españoles es lógico y normal criticar los abusos, las atrocidades y la táctica de tierra quemada empleada por las tropas napoleónicas para someternos.

Hasta aquí totalmente de acuerdo.
Ahora bien. Con los franceses se difundieron por toda Europa, incluida España, las ideas de la Ilustración: la limitación del poder absoluto de los reyes; la necesidad de limitar los privilegios de la nobleza y del clero; el derecho a tener una Constitución donde se recogieran los derechos y las libertades de los ciudadanos, que no súbditos; la separación entre Iglesia y Estado; la abolición de la Inquisición; etc.



Fernando VII

Si en España hubiera prosperado el reinado de José Bonaparte, posiblemente nos hubiéramos convertido en una nación avanzada, laica, moderna, ilustrada.

Con la derrota francesa se abrió para nuestro país una etapa oscura y decadente.

En vez de una monarquía parlamentaria, aplaudimos el regreso del rey que nos iba a poner las cadenas, Fernando VII, el peor rey que ha tenido España jamás, quien reestableció el absolutismo, las prerrogativas del clero y de la nobleza, derogando la Constitución liberal de Cádiz y resucitando la Inquisición. España siguió siendo un país analfabeto sumido en el atraso y en la pobreza.

Por eso, sintiéndolo mucho y en homenaje a tantos españoles que dieron su vida aquellos días por su patria y por su rey, recibiendo a cambio el desprecio de un tirano, este 2 de mayo, como ya es costumbre en mí, no tengo nada que celebrar.



43 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Es más ese reyezuelo vil exterminó el liberalismo de esos tiempos de forma traidora, tras jurar la constitución de Cádiz y cambiar el "Viva la Pepa" por "Vivan las caenas", desembocando en la década ominosa, cargada de fusilamientos de los liberales y opositores. Ganó el pueblo miserable y servil, el sumiso y mediocre y eliminaron a los ilustrados e idealistas. España siguió cavando su fosa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Cayetano, ya vuelvo poco a poco a leer tu blog. Pues te diré que yo tampoco celebro este día. Bueno sí, porque ese día no suena el despèrtador. La verdad es que es dificil saber si ser en aquella época liberalñ de Cádiz o afrancesado. Creo que si conociese los dos textos elegiria el gaditano por ser español y por ser más liberal que la Carta otorgada de Bayona. Lo que me me asobra es que los lioberales fuesen tan ingenuos de creer que ese malvado de Fernando VII fuese a renunciar asi como asi a su absolutismo, máxime cuandio era un asqueroso que traiciono ante su padre a sus conspiradores de El Escorial, haciendo "calceta" en Valençay felicitando canallescamente a Napoleón por sus triunfos ante sus "subditos" perdidos. Me remito a los Episodios del gran Galdós. En ellos es liberal patriota pero trata en el episodio de Arapiles a los afrancesados como casi patriotas. En la seguunda serie, el protagonista, Salvador de Monsalud es un afrancesado y por ello, un liberal antiferndino pleno y conspirador. Coincidiría biern con el protagioniosta patriota de Gabriel Araceli, de la primera serie.
    Hoy este patriotoismo castizo me da repuelús, cion tanta presidenta de madrid por medio "La Espe". Este bicentenario me trae la fresco, me interesa más el otro biocentenario, el de América.
    Saludos gran colega de la tiza.

    ResponderEliminar
  3. La alternativa a Napoleon no fue buena precisamente, aunque fue lo que quiso el pueblo por abrumadora mayoría.
    Ve? Ya no se puede celebrar ni las victorias ni las derrotas. Esto es terrible, monsieur.
    En cualquier caso a mi siempre me ha parecido de mal gusto celebrar dias en los que muere tanta gente. Hay muchas otras cosas que se podrian celebrar y que no son guerras, matanzas y batallas truculentas!

    Feliz fin de semana igualmente, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Suscribo tu entrada de principio a fin.
    Nada que celebrar.
    Pobres españoles de la época. Los de 'a pie', claro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reflexión Cayetano, y suscribo las palabras de Madame, no se deberían celebrar guerras ni matanzas, ni fechas en las que tanta gente ha muerto....
    Que pases buen día de la madre :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Creo estimado que este tema está ligado ineludiblemente a la cuestión que se ha tratado hace poco relacionada con desde que momento historico España es España.
    Nosotros,las naciones indoamericanas ( no me gusta el término latinoamericanas)estamos celebrando en este año nuestro bicentenario.
    Es mas que cuestionable ubicar nuestra historia desde el momento en que se rompieron vínculos con el centro imperial negando entonces el pasado de los pueblos originarios de importancia por cierto en Mexico y Perú
    Cierto que Mexico tiene una visión más acertada que la sudamericana.
    Nosotros partimos también del movimiento juntista en oposición a la invasión napoleónica
    pero la influencia de la Revolucion Francesa y la Independencia de la Union Americana estaba presente en nuestros libertadores
    Aunque San Martín ,uno de nuestros proceres habia combatido en Bailen donde fue condecorado
    Pero es otro historia y muy larga por cierto

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes que fue en Valencia donde Fernando VII firmó el Manifiesto de los Persas, con el que se ponía fin a la Constitución de Cádiz? Y mira, cuando empezaba a leer tu post me decía para mí: ¡ay, que a mi amigo, en la época, lo habrían llamado "afrancesado"! Intuyo (porque no estoy demasiado puesta en el tema) que ésta fue una guerra donde entraban en colisión la ideología y el territorio (o mejor la idea de soberanía sobre el territorio). O sea, un asunto feo. El drama fue el de (casi)siempre: los miles de personas que dieron la vida por quien no lo merecía. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. "nada que celebrar"
    Anoche dejé un comentario y no ha salido...¡Se habrá ido de fiesta! ja,ja,ja...
    Te decía algo así: leer tus páginas de la Historia hacen honor a la cabecera de este cuaderno"Sociedades de ayer y de hoy"de una forma tan sincera y con tanto talento, que no se puede dejar de venir a visitarte...
    Me gustan tus posturas objetivas o nó sobre la Historia y esta concretamente sobre el dos de mayo,me parece la que más...
    Besicos mañaneros y buen día de "descanso".

    ResponderEliminar
  9. Bueno, yo discrepo un poco. Por una razón y es la situación de la península a principios del siglo XIX. Hemos de recordar que la mayoría de la población era analfabeta, muy religiosa y con muchos malos usos provenientes de la edad media que seguían vigentes. La invasión francesa me recuerda bastante a la invasión de Irak. Los americanos también prometieron democracia, libertad, etc., pero a sangre y fuego, torturando. ¿Resultado? Pues que ha enardecido toda la rama fanática, ultra religiosa e intolerante, como ocurrió con España, y que luego permaneció durante todo el siglo XIX con las guerras carlistas. Todos los Bonapartes desparecieron de Europa después de Waterloo, y más, después del Congreso de Viena, o sease, si Wellington hubiera perdido en España, los firmantes del Congreso ya hubieran enviado tropas antes o después. Y en el caso de Fernando VII, nadie esperaba que fuera tan nefasto, de hecho jugó con ventaja. Había un país destrozado por la invasión francesa, las colonias americanas se empezaban a independizar y salvo algunos visionarios y Riego, poco se pudo hacer. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. En efecto, Antonio. España siguió cavando su fosa para sepultar a los españoles en décadas de atraso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Juan, me alegra ver que te vas animando, señal de que la cosa va mejor.
    En efecto, la celebración es mayor para los amigos de las Américas, como el compañero Nando que hoy nos visita.
    ¿Para cuándo tus entradas sobre don Benito y sus episodios?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. En efecto, la alternativa frente a Napoleón no era nada halagüeña. Y conmemorar cosas con muertos de por medio, tampoco va conmigo.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  13. Los españoles de a pie, como tú dices, Enrique, casi todos estaríamos en ese saco: pobres y analfabetos, eso sí, muy religiosos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Si tanto quieren celebrar la fiesta del 2 de mayo, al menos nos podrían haber dado fiesta el lunes aquí por Madrid. Digo yo.
    Un saludo, Nikkita.

    ResponderEliminar
  15. Nando, así que prefieres lo de naciones indoamericanas a latinoamericanas. Nunca sé cómo referirme a vuestros pueblos de forma adecuada. Culpa mía. Me imagino que sería peor todavía decir "hispanoamericanos" o similares.
    Lo del bicentenario y su celebración que señalas por estas fechas es lo que también dice mi colega Juan, gran embajador español en las Américas y buen conocedor de vuestra historia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Posiblemente me habrían llamado eso que dices, Isabel, o cosas peores. Tienes razón en que ideología y territorio entraron a formar parte de un juego peligroso, llegando a una conclusión simple y tonta: como los invasores son franceses, todo lo suyo es malo, hasta sus ideas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Nahim, todo es discutible y no hay verdades absolutas. Comparto contigo la idea de que este pueblo era atrasado, analfabeto y religioso, un lastre para cualquier cambio. También comparto la idea de que con el señor Metternich y su Congreso de Viena se restauró el absolutismo en buena parte de Europa y se liquidó la era napoleónica...aunque duró poco porque pronto regresó el liberalismo a Francia, por ejemplo.
    Ahora bien, lo nefasto del reinado de Fernando VII, con la Inquisición y los privilegios de la nobleza y el clero, es un hecho objetivo que sumió a España en el atraso y en la ignorancia. Una pena. El país volvió a perder el tren del progreso, distanciándose cada vez más de la Europa liberal y avanzada.
    Gracias por tu aportación. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Cabopá, no me digas que hiciste un comentario y se ha hecho el "sueco" al no querer salir. El muy truhán. A veces pasa. En el de ahora me haces elogios inmerecidos. Sólo soy un aficionado a esto de la historia.
    Feliz día también para ti.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Una aclaracion acerca del tema como nombrar America del Sur y Central.
    En principio llamarla America Latina es un desproposito que tiene su origen en la intencion francesa crear en Mexico un Imperio
    "latino " en contraposición a la America anglosajona.Esto de la mano de Napoleon el pequeño que manda a Mexico al Maximiliano que termino sus dias fusilado por los independistas

    Cuando comenzaron las guerras de la independencia se llamaba a estas tierras ,America y a sus hijos americanos,este termino abarcativo fue de alguna manera apropiado por los yanquis.
    ¿que quedaba?
    ¿America Hispana?
    quedan afuera Brasil ,las Guyanas,las naciones del Caribe con influencia francesa,holandesa,inglesa,etc
    Indoamerica es mas abarcativo puesto si bien parte de una confusion y el nombre de un olvidado cartografo toscano,contiene digo toda la historia de este continente con sus pueblos originarios y los sucesivos poblamientos, forzosos como la de los esclavos negros y los enormes contingentes europeos que aqui vinieron desde casi siempre

    ResponderEliminar
  20. Amigo Nando. Por mi parte, ningún problema. Al contrario, me siento más cómodo el poder referirme a la gente teniendo en cuenta su opinión y no abrir así susceptibilidades.
    El problema podría venir de tus propios compatriotas. A muchos creo que eso de "Indo" no les hace mucha gracia.
    ¿Tú crees que la denominación de Indoamérica está comúnmente aceptada por la mayoría de los habitantes del continente o subcontinente americano, me refiero lógicamente al Sur y Central?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. No ,para nada, se incorpo el termino Latino como aceptado acriticamente,pero yo me pregunto
    fuera del derecho que nos rige,de la tradicion romana via Leyes de Indias y los idiomas casterllano y portugues
    ¿que tenemos de Latinos los latinoamericanos?
    ¿que tiene de nativo de herencia romana Nicolas Guillen el negro poeta cubano que se preguntaba cual seria su nombre lucumí o yoruba?
    ¿Y Jorge Amado el escritor brasilero que interpreto como ninguno a la Bahia afrobarsilera?
    ¿Y Ruben Dario o Neruda que se plantaban en la tierra de este continente ?
    ¿que tienen de Latino ,Diego Rivera ,Frida y Orozco?
    ¿Y Juan Gelman ?
    con su tradición judía mezclada en la ensalada de Buenos Aires puede ser un exponente claro del Argentino aunque le falta la pata originaria como no puede ser de otra manera entre los hijos de la ciudad portuaria
    Basta repasar la literatura ecuatoriana Jorge Icaza por ejemplo la fortisima impronta indigenista o en los peruanos como Manuel Scorza
    Estan si los mas europeizados que hacen legión,desde mi admirado Vallejos hasta mi compatriota Borges .
    Pero la denominacion "latino" es poco feliz
    yo soy argentino hasta las patas,de apellido piamontes por mi padre nacido en Torino y con sangre entonces piamontesa,lombarda,galega y asturiana.Formado culturalmente en el Rio de la Plata con todo lo que ello implica.
    Es decir con una mezcla hermosa de europeos de todas las Europas,judios rusos y polacos,libaneses y la gente de por aca,de tez morena y origen olvidado, mapuches,guaranies ,comechingones y claro esta
    los pobres negros olvidados
    asi que yo,cuando me dicen Latino....
    mmmmmm,paso

    ResponderEliminar
  22. La última vez que oí lo de "comechingones" fue a tus paisanos Les Luthiers, pensé que estaban de broma.
    Menuda mezcla con sangre de todas partes, indígena y foránea.
    Evidentemente el autor del "Sóngoro Cosongo" no lleva ni una gota de sangre latina.
    Y luego está esa panda de musiquillos guaperas de ahora que hacen pop simplón y comercial y encima les ponen el calificativo de "música latina" o "pop latino". No os debe hacer mucha gracia, como a muchos de por aquí que identifiquen lo español con los toros o el flamenco barato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Por mucho que se ensalce la españolidad de los que expulsaron todo lo que oliese a francés de este país, no se puede negar que también lo hicieron lo mismo con la prosperidad y la modernidad.

    Una pena que tantas muertes sólo sirviesen para que un pésimo monarca las deshonrase.

    Un saludo, Cayetano!

    ResponderEliminar
  24. Parece ser que se relacionó al invasor con todo lo malo, incluyendo sus ideas. No influyó para que luego se viera mal el que volvieran a invadir, esta vez como "Los cien mil hijos de San Luis", y restaurar el poder absoluto de Fernando VII. Parece ser que esa otra invasión no fue tan mal vista por los partidarios del rey felón.
    Un saludo, Pablo.

    ResponderEliminar
  25. Hace mucho tiempo ya he leido no recuerdo donde una reflexión.Era acerca de la discusión alrededor de cual era la fecha nacional de España que se equipare a la que tienen muchos paises del mundo.El 14 de Julio Frances,el 4 de Julio yanqui,el XX Setembre italiano o los dias nacionales de las naciones sudamericanas
    (Argentina 25 de Mayo y Nueve de Julio)
    No tengo presente bien las distintas posiciones,referian si a la falta de acuerdo en que es eso que es España y una cuestion de identidad que ya se ha discutido en este blog.
    Lo que si creo y estoy convencido que mas alla de posiciones politicas del momento que se esta discutiendo, recuerdo un pasaje ,el final creo de la maravillosa novela El Siglo de las Luces de Alejo Carpentier,cuando los dos personajes centrales de la misma,refugiados en Madrid luego de haber andado conspirando por todo el Caribe contra el Imperio y las testas coronadas,de haber plantado àrboles de la libertad y cantado Marsellesas,traducido el Contrato Social y abjurado de creencias,nativos de unas islas sometidas al yugo hispano,cuando vieron al pueblo de Madrid levantarse en masa contra el invasor,se unieron a ellos sin dudar y corrieron su suerte masacrada
    Un hermoso final para esa novela y para una interpretacion de la historia
    Complicado,la España que describia Machado,
    la de charanga y pandereta, la devota de María,no es creo para tirar toda por la ventana.
    Me resisto a poner todo en blanco y negro,creo que la España creyente no era toda cerrazón,que produjo a Teresa y a Fray Luis entre otras menudencias
    Claro que yo pienso que aun hoy espera a la del cincel y de la maza

    ResponderEliminar
  26. Así les fue a Teresa y a Fray Luis y a Juan de la Cruz, que tuvieron problemas con la superioridad eclesiástica tan carca.
    Muchos españoles celebran el 14 de abril porque se sienten republicanos y fue un proyecto democrático abortado por los golpistas, otros recuerdan con afecto el 19 de marzo de 1812, día de "La Pepa", nuestra primera constitución.
    Los más tradicionales, el 12 de octubre, día de la hispanidad o de la raza.
    Vamos, que hay para todos los gustos.

    ResponderEliminar
  27. Jejejeje, los gabachos hicieron astillas retablos y sillerías para encender hogueras, expoliaron obras de arte como posesos posesivos... No voy a defender al Deseado, porque siempre he dicho que mejor debieron apodarlo El Indeseable, pero...en fin, que yo lo único que he celebrado hoy es que es domingo y estoy todo el día leyendo tan ricamente. Y bueno, lo de la visita del inspector...¿no se han oído allá mis carcajadas?

    ResponderEliminar
  28. Tienes toda la razón, Cayetano. Y me sumo a aquellos españoles de pura cepa ilustrados y "afrancesados", según se les ha venido a llamar, que tuvieron que exiliarse de España o que murieron en las cárceles y patíbulos por defender la constitución y a un rey que hubiese sido mejor que hubiese muerto en el exilio (o que nunca hubiese reinado). Me refiero a españoles ilustraos, intelectuales que defendían el cambio y el progreso, tales como Jovellanos, Moratín Goya, entre otros. Por ellos ya tampoco celebro el 2 de mayo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Además, Rosa, yo estoy enfadado con la "Espe", que no ha trasladado la fiesta al lunes. Así que no celebro na de na.
    La mejor escena de la película "El hundimiento", subtitulada para profes: "papeles, papeles..." Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Veo que somos más de uno, Carmen. No se puede celebrar el atraso en que quedó convertido este país ni el "vivan las caenas."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Bueno, Cayetano, estoy de acuerdo contigo en que el sacrificio del pueblo español en la guerra contra los franceses, para que luego llegase Fernando VII, se echase atrás y volviese al Antiguo Régimen es de coco y huevo. Pero tampoco estoy muy seguro de que si hubiese proseguido el reinado de José I nos hubieramos modernizado plácidamente y seriamos democráticos mucho antes. Todo el siglo XIX es un siglo de vaivenes, de tiras y aflojas, de revolución y contrarrevolución (no hay más que mirar a Francia), y España no fue nada distinta; sí que tuvimos un rey insufrible y repugnante y que retraso mucho más la llegada del liberalismo. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Claro, la pregunta de siempre: ¿Qué hubiera pasado si...? Difícil saberlo.
    ¿Habría sobrevivido la monarquía liberal tras el Congreso de Viena?
    Sí tenemos la certeza de que el rey que nos tocó era el peor. Ahora que gran parte del pueblo español, mojigato y analfabeto, anclado en la tradición, también era otro lastre para el progreso del país.
    Un saludo, Paco.

    ResponderEliminar
  33. Respetable Cayetano tu idea, pero yo como madrileño que soy lo celebro por todos aquellos paisanos que dieron su vida por liberar a la patria de la invasión extranjera, a pesar de todo lo que dices (y con razón). Sin embargo, los napoleónicos, yo considero a Napoleón el primer Hitler de la historia, una atroz genocida a la altura de Adolfo, Stalin o Paco, debieron imponer sus ideas de otra forma y no bañando Europa de sangre y horror, y así muchos "afrancesados" o liberales como p.e Goya también lo vieron, querían adoptar las reformas que venían de la France pero no a golpe de bayoneta, Napoleón sepultó nos valiosos ideales con la sangre de cientos de miles de hombres y mujeres (muchos, muchísimos como en España, civiles inocentes). Beethoven otro ejemplo de decepcionado que me acaba de venir a la mente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Aún así de acuerdo con lo de FVII, eso sí los españolitos lucharon por imponer su propio liberalismo y no lo que decían unos francesillos que no tenían la más mínima idea de lo que se cocía en España, eso lo sabían los susodichos españolitos.

    ResponderEliminar
  35. y de paso ...permitio la independencia de america.

    me adscribo a su pesar. para su pueblo no hay nada que celebrar seguramente para el mio si.

    le pregunto: prefiere un estado laico y liberal que un gran imperio con colonia de ultramar?

    un gran saludo. sigo su blog de cerca.

    ResponderEliminar
  36. Creo que en el fondo, Carolus II, compartimos lo esencial. Lo de la invasión fue una tropelía, una masacre de gente inocente. Lo de Fernando VII, la puntilla final. La visión de Goya que trae a su comentario es de lo más adecuado. Goya repartió sus críticas ácidas a dos bandas: por un lado las fechorías de las tropas napoleónicas ("Desastres de la guerra", "Dos de mayo", "Tres de mayo"...), por el otro: la superstición, el atraso de un pueblo sumido en la ignorancia interesadamente y que no lograba levantar cabeza ("Caprichos", "Disparates", "Pinturas negras").
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Prefiero lo primero, Antonio, un pueblo soberano, laico, liberal en el sentido de las libertades fundamentales de la persona, con la razón como bandera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Reflexión interesante. No había visto desde ese punto de vista el 2 de mayo.

    Concuerdo en que no se debe celebrar fechas donde la ignominia esta presente. Pero somos muy dados a conmemorarlas.

    Algo debiese enseñarnos esas fechas, no solo patriotismo.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  39. Primeramente y ya que hace poco que he empezado a leer tu blog, un saludo y enhorabuena tanto por los artículos como por los post de tus seguidores, resulta ameno a la par que interesante, y ya concretando el tema en cuestión...pues yo celebrar no celebro nada porque no soy de Madrid y no me toca el festivo, y sobre el levantamiento de 1808, pues creo que aquí en la península nunca nos ha gustado que vengan de fuera a decirnos lo que tenemos que hacer, si unimos el secular ultracatolicismo de la sociedad española,y la poca cultura ilustrada que existía (salvo los afrancesados que veían en los revolucionarios franceses un movimiento liberador y de progreso),y la ocupación y desmanes que cometieron (no olvidemos que los franceses llegaron con fusiles y cañones,no con los tomos de la Encyclopèdie en la mano),pues el resultado fue explosivo.
    Sobre Fernando VII...pues sí, nos toco el peor posible, pero tampoco el Bonaparte hubiese sobrevivido al derrumbe del Imperio de su hermano, quizás tendrían que haber nombrado monarca a Wellington, ¿nos hubiese ido mejor con el inglés?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Ese fue el problema, José Luis, que intentaron "vendernos" la Ilustración y las ideas liberales a base de imposiciones e invadiéndonos.
    Lástima de oportunidad perdida.

    ResponderEliminar
  41. Sí, Manuel, las fechas deben servirnos para recapacitar y ver en qué nos hemos equivocado. Aprender del pasado y mirar hacia delante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Buen comentario, Roberto, y bienvenido a esta tu casa. En efecto, los franceses vinieron pegando tiros y no con las obras de Montesquieu bajo el brazo. Y así tuvieron las ideas ilustradas mayor rechazo y los españoles que querían reformar es país fueron tachados de afrancesados y traidores. En fin, una pena y una oportunidad perdida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar