domingo, 15 de marzo de 2009

La ciudad encantada


Cuenca. A poco más de 30 kilómetros del núcleo urbano: la ciudad encantada. Un paisaje extraño, caprichoso, espectacular, como de otro mundo o de otro tiempo remoto, como si se tratara de un decorado de una película fantástica.
¿Cómo han surgido esas moles rocosas con esas formas tan peculiares? En realidad no se trata de un capricho de la naturaleza, sino del resultado de un largo proceso de erosión sobre terrenos sedimentarios calizos. El mar ocupó durante mucho tiempo el solar que hoy llamamos península. Gran parte de nuestra historia geológica se explica por estas transgresiones del agua del mar sobre la masa continental, y esas intrusiones vinieron acompañadas de depósitos de sedimentos sobre los lugares invadidos. La era secundaria o Mesozoico fue un largo periodo de sedimentaciones marinas que luego fueron trabajadas por la erosión a lo largo de cientos de miles de años. La caliza es una roca de origen marino fácilmente soluble en agua cargada de CO2, es decir en agua carbónica, como lo es el agua de la lluvia. El agua, lenta pero tenazmente, va desgastando las partes más blandas, dejando en resalte las más duras. Resultado de ese proceso erosivo es la formación de "ciudades encantadas", cuevas subterráneas con estalactitas y estalagmitas, dolinas, torcales -como el de Antequera- gargantas, hoces, cañones y barrancos como el valle de Añisclo en el Parque Nacional de Ordesa, en el Pirineo aragonés... siempre con paisajes deslumbrantes, maravillosos, que causan asombro y admiración entre los visitantes.

Estos tipos de formaciones calizas reciben el nombre de relieves cársticos





Fotos: fuente propia, 15/03/2009




1 comentario:

  1. Da gusto pasarse por aquí de vez en cuando. Qué bonita visita a Cuenca. Y, ¡qué buena colección de recursos tienes al margen!

    ResponderEliminar