martes, 10 de marzo de 2009



Ginfranco Fini, el "delfín" de Berlusconi -aunque él prefiere sugerir que es un tiburón-, tantas veces protagonista de las noticias por sus declaraciones xenófobas, racistas, fascistas... hoy se nos muestra reconvertido en dirigente importante de la derecha civilizada, al estilo de Aznar, como él mismo nos cuenta. ¿Nos lo tenemos que creer?
(Fuente: Odello en Flickr)

8 comentarios:

  1. Los lobos con piel de cordero, como siempre... Y la ultraderecha no para de ganar terreno en Europa, me temo... Te cuento un caso curioso de aquí, pater moi: los más racistas son los hijos y nietos de emigrantes, que no quieren que vengan más de fuera... La gente que es de aquí de toda la vida te tratan como europeo, pero los de tercera generación te miran raro...

    ResponderEliminar
  2. Cómo era eso de que no hay peor tirano que un esclavo con un látigo en la mano? En inglés he aprendido que se dice también: "The slave becomes de master"
    Besotes de tu hijo errante

    ResponderEliminar
  3. De los políticos nunca debe creerse nada, mucho menos de los que se camuflan bajo bellas palabras de reconversión feroz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. De alguien que se presenta como un tiburón, es difícil creerse nada. Y con estos antecedentes, menos aún.

    ResponderEliminar
  5. Tíscar:lo de los antecedentes que dices viene al pelo para la foto que elegí ¿A que parece que está entre rejas?

    ResponderEliminar
  6. Sí, muy buena elección. Un mensaje "subliminal" muy acertado :)

    ResponderEliminar
  7. Bravo, Cayetano, tienes el mejor blog del curso!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Manuel por tu felicitación, aunque me parece que exageras. Un saludo.

    ResponderEliminar