miércoles, 12 de junio de 2019

Los fondos abisales de la noche




Lo normal al acostarte es un sueño tranquilo o, en el peor de los casos, la pesadilla de libro, el asunto descabellado, la rareza onírica sin pies ni cabeza, la tontería absurda, fruto casi siempre de una mala digestión, donde los jugos gástricos dominan la escena e imponen su ley mientras duermes. El abuso de queso curado o de caracoles picantes en la cena, regada con un buen vino de la tierra, tinto en este caso, pueden tener la culpa. También un día agitado, el exceso de estrés… Sobre esto hay muchas opiniones.
Lo malo es cuando en el sueño no hay nada, solo la oscuridad como protagonista. Una especie de sueño para invidentes.
Eso le pasó a Serafín, el pescadero.
Todo el día limpiando boquerones, eviscerando salmonetes, quitando escamas, cortando pescadillas en rodajas…
Y esa noche, la oscuridad tan solo.
Cerrar los ojos y hundirse en un sopor profundo. Y enseguida, la sensación de flotar en una masa fría y pesada. Sentirse una especie de ameba ingrávida en medio de la nada: una oscuridad silenciosa, sin esquinas, sin límites. Una oscuridad densa. Un vacío perfecto. Como si el tiempo se hubiera detenido y la vida se quedara congelada en un instante preciso de duración indeterminada e imposible de medir. Y en esa aparente quietud, flotar o casi levitar.
Y es que Serafín, sin saberlo, se había convertido durante la noche no en un escarabajo, como el personaje de Kafka; no en un ajolote, como en el cuento de Cortázar; sino en un horrendo animal de la fauna marina, en un extraño pez de los fondos abisales.
Feo con ganas.
Eso es una pesadilla; y lo demás, tonterías.


_________
Trabajo publicado originariamente en La Charca Literaria

32 comentarios:

  1. Tuvo suerte entonces. La cosa se hubiera vuelto compleja si hubiera trabajado de reparador de neumáticos.
    No me lo imagino toda la noche soñando en dar vueltas sin remisión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Hay trabajos peores. No me quiero imaginar con qué se soñará un mamporrero de caballos.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  2. Menuda faena, habida cuenta que también contabilizamos nuestros estados oníricos dentro del cómputo de nuestra vida. Verídico el refrán .......cena como un pobre, (a lo que añado más bien tirando a temprano) y ..... disminuirán las pesadillas.
    Caray con el abisal, al menos será más difícil de pescar!

    ResponderEliminar
  3. En las profundidades abisales todo es oscuridad.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me pregunté por qué son tan feos los peces abisales si no los ve nadie. ¿A quién querrán asustar?
      Un abrazo, Francesc,

      Eliminar
  4. Menos mal que era pescadero...No quiero ni imaginar si fuese político, en qué se convertiría...

    Saludos Cayetano. Casi nunca recuerdo los sueños...

    ResponderEliminar
  5. Pues si, ¡¡vaya pesadilla!! No me gustaría tenerla. Lo de feo es lo de menos porque ni te vas a ver en el espejo ni nadie te va a ver. Pero lo demás que describes, es bastante terrorífico.

    Seguramente será por los caracoles picantes, en mi caso, desde que tuve una indigestión por su culpa, no los puedo ni ver.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco. Tuve un cólico tremendo y los aborrecí. Aunque hay políticos más indigestos y también de pesadilla.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  6. No lo veo tan malo,como esta dentro del agua no sabes lo que eres asi que lo mismo puedes ser un sireno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es sacar algo positivo de una pesadilla. O de una "pescadilla".
      Saludos, Jose.

      Eliminar
  7. Interesante y kafkiana versión (y visión) Cuánto me gustan las desfiguraciones parakafkianas. Uno sueña lo que es y lo que no es. Si hay alguna clase de trascendencia en la vida humana es la subconsciente, la onírica, la que te permite ir y volver. Y salir optimista en unos casos o apesadumbrado en otros, dependiendo del contraste entre estado de salud de tu cuerpo y el sueño.

    Lo del sueño del mamporrero me ha divertido; anda que no podrían hacerse arriesgadas simulaciones de sueños de oficios y personajes...

    Buen jueves, Cayetano, que el consciente sea tan divertido como los sueños y fantasías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fackel. Que no nos falte nunca un poco de humor.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Ajjjj pobre Serafín, con ese hermoso nombre de ángel y caer
    en ese pozo tan oscuro y sentirse bacalao o lo que es peo, mojarrita. Muy bueno tu relato, me gusta como nos vas llevando a esas profundidades abismales.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del cielo a los abismos.
      Las pesadillas son infiernos muy peculiares.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Pobre Serafín, vaya noche. Porque al imaginarse desde fuera del agua, seguro que a la feúra del pez le acompañaba cierta hediondez.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pituitaria ya la tendría habituada al pestazo cotidiano.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  10. Esto es llevarse el trabajo a casa, pobre Serafín. Y a mí que me gusta limpiar pescado, llámeme raro...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo una vez atasqué el fregadero con las escamas. Ya quedé "escamado". Mejor que lo limpie Serafín.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ya lo había comentado, pero quiero añadir que en cada una de tus entrada hay un rastro del Cayetano lector y eso me gusta mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Para escribir hay que procurar leer mucho. Se intenta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Las pesadillas se viven como si fuesen realidad, con la misma intensidad. Qué miedo pasaría Serafín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces son más reales que la propia realidad y producen sudores y escalofríos.
      Un saludo, Manuela.

      Eliminar
  13. Hay algunos que no se desprende de su trabajo ni a la hora de dormir, que bárbaro , eso se llama llevar el trabajo en la sangre.
    Saludos Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deformación profesional. Serafín, con esto del pescado, creo que está un poco "escamado".
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  14. Y pensar que hay quienes nunca disfrutan de una buena pesadilla.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos no disfrutan de una buena pesadilla, otros nunca disfrutaron de una buena "pescadilla". Creo que Serafín no se privó de ninguna de las dos cosas. Y se llevó el trabajo a casa.
      Un saludo, J.

      Eliminar
  15. Tanto trabajar con el pescado para finalmente convertirse en pesadilla. Suele pasar. Nos llevamos nuestro trabajo a nuestros sueños pero convertido en pesadilla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Convertirse en pesadilla, que no en pescadilla.
      Saludos, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  16. Tal vez al alma humana le pase lo mismo cuando vive o habita en la oscuridad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez. Ya lo comprobaremos.
      Un abrazo, Amapola Azzul.

      Eliminar