jueves, 15 de noviembre de 2018

Normativa urbana


Cuando a Nicomedes González le concedieron las concejalías de Medio Ambiente, Urbanismo y Seguridad Ciudadana, tras arduas negociaciones entre su formación política y el alcalde electo, se frotó las manos y, desoyendo los consejos de los más afines, sin miedo a la posible pérdida de miles de votos, juró vengarse:
“Se van a enterar ahora todos estos cerdos”, comentó.
Lo primero de todo era ampliar la normativa existente:
“Anexos al reglamento que articula las normas de convivencia en materia de salubridad pública, aplicables a todos, incluyendo también a la gente incívica:
1.- Motocicletas modelo “chicharra”, de escape libre, de esas que atruenan en las calles precisamente a la hora de la siesta y a medianoche. A los propietarios de las mismas se les implantará a la altura del tímpano un microchip autoamplificado, donde se recogerá la grabación del ruido producido por sus diabólicos cacharros, a volumen real, con la obligatoriedad de oírlo entero, al menos dos veces al día, durante sus horas de descanso. La grabación se activará por control remoto y sin previo aviso.
2.- Recogida de residuos: imprescindible el uso de recipientes apropiados. Iniciamos la campaña “use el contenedor específico”. Hay que reciclar. Cada cosa en su sitio:
Los suspiros, en el contenedor blanco. Los proyectos malogrados, en el gris: ideas que no cuajaron, poemas rotos… Vomitonas de fin de semana, contenedor a lunares, con gama de colores psicodélicos, según la naturaleza de lo arrojado, que va desde el rojo- pimiento morrón al verde- pistacho, pasando por el marrón-browni. Cadáveres de suicidas en el contenedor negro; recogida de 6 a 8 de la mañana salvo festivos. Atención al cartel: “Se ruega a los señores suicidas no hacer uso de este servicio los domingos y las fiestas de guardar, salvo a última hora”.




3.- Desaprensivos que dejan su coche o moto aparcado en la acera, en los pasos de cebra o en los accesos para personas con movilidad reducida: uso del cepo para el coche, pero también para el propietario, a quien se exhibirá públicamente en lugares concurridos para mofa de la ciudadanía, distracción de la chiquillería y escarnio del infractor insolidario, patada en el trasero incluida.
4.-Ancianos gruñones con bastón, con tendencia a convertir el mismo en una prolongación natural del brazo cada vez que optan por señalar algo a sus acompañantes, con el peligro que ello conlleva para los desprevenidos peatones, con riesgo cierto de sacar un ojo o proporcionar un bastonazo a gente inocente: obligatoriedad de llevar adherido a su gorra, boina o sombrero un espejo retrovisor que les advierta de la posible presencia de otros transeúntes que circulen tras ellos por la acera y se aventuren a efectuar un adelantamiento.
5.- Dueños de perros que sacan a sus mascotas para que se alivien en la vía pública, dejando todo impregnado de meadas y excrementos; pues, como todo el mundo sabe, no basta con la consabida bolsita recoge- mierdas, dado que es ineficaz para la orina y máxime cuando el mejor amigo del hombre anda con el vientre suelto y, en todo caso, siempre queda en la calle el “remostillo”, la huella de la defecación, susceptible de acabar adherida a los zapatos o bien ser aprovechada por insectos con escasa conciencia social, con el consiguiente riesgo para los viandantes: obligatoriedad de pagar una tasa específica por tenencia de perros, al igual que las personas debemos pagar una multa si nos pillan meando o cagando en la vía pública, aunque nos limpiemos convenientemente, aunque insistamos en que se trata de un homenaje al “caganer” o aunque recojamos nuestras heces en una bolsita posteriormente; que debemos tener los contribuyentes, cuanto menos, los mismos derechos que los perros. Digo yo.”
__________

Texto publicado en "La Charca Literaria.



36 comentarios:

  1. ¡¡ Leches !!, parece que esa normativa la haya dictado mi cuñado.

    ResponderEliminar
  2. Y digo más...tu cuñado no será el marido de mi suegra ¡¡¡¡
    Joder ¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que abunda este tipo de personas "hartas de guarros".
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  3. Fantástico, en todos los puntos, es imprescindible la utilización de la tecnología: microchips-autoamplificados, contenedores específicos, cepos, retrovisores especiales, etc. todo esto requiere presupuestos adicionales y comisiones adicionales.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Como diría el amigo Miquel: Ay untamiento.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  4. Pues ahí van unas cuantas buenas ideas que seguro nadie se atreverá a aplicar, lo cual es una lástima. Pero son dignas de incluir en algún programa electoral.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie las aplicará porque quitan votos al ser políticamente incorrectas.
      Un abrazo, Montserrat.

      Eliminar
  5. Jajajaja a este alcalde, yo le otorgaría la medalla de oro.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este, en vez de forrarse con comisiones y mordidas, va y saca medidas impopulares para los afectados, que son muchos.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  6. A mi la primera me gusta mucho...Pero no se den descanso, que sea todo el día que oigan ese ruido infernal :D

    Lo de los abuelos no tando...yo haré eso también :D

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaría mal darles algo de su propia medicina a esos gamberretes del ruido.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Muy interesante como escribes Un blog lleno de buenos textos
    te felicito Cayetano

    ResponderEliminar
  8. Me encantan estas medidas, no sabría decir cuál es la mejor. Naturalmente, a este señor tan creativo y ale estarán llamando "facha" y/o populista. Es lo que hay.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuéramos nórdicos, muchos verían bien estas medidas; pero como somos de sangre mediterránea, el amigo Nicomedes tendría los días contados. Aquí hay que dejar que los gamberros y los perros hagan lo que quieran, mande quien mande.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  9. No creo que llegue a ser muy popular Nicomedes con esa normativa, aunque tenga mucha razón en sus planteamientos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triunfaría en Europa del norte. Aquí iría a la oposición. Fijo.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  10. Muy buena la de los perros. Si sabré de esas cositas! Extiéndase a los “ botelloneros”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener un perro es una responsabilidad que muchos no asumen.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  11. No le falta razón al concejal.
    Aunque en este asunto hemos adelantado muchísimo. Cuando mis hijos eran pequeños, las mamás nos pasábamos la vida vigilando que los peques no pisaran los restos de las aceras y que en los parques infantiles no aparecieran cada día varios regalos, con las consiguientes peleas con los dueños de los animales. O que algunos vecinos en lugar de molestarse en llevarlo a un lugar adecuado donde no molestara, recogiendo los excrementos, lo sacaban a la puerta y una vez cumplido el trámite allí mismo, daban media vuelta y volvía a entrar. O los que lo subían a las azoteas.
    Esperemos que sigan los logros, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un concejal con una tarea complicada dado el pasotismo y la guarrería del pueblo soberano.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Pues todo depende de si el concejal González, tras arduas negociaciones para obtener el cargo, desee mantenerse en él a toda costa o a parte de ella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Creo que todo obedece a un deseo de venganza pasajero. Sabe que no lo van a volver a votar, porque esto no es Noruega.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  13. La cuestión es quién obligará al cumplimiento de todas estar normas...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre cabe el recurso de imponer multas, incautar la nómina del infractor, etc. De hecho, se hace. Como es un relato de ficción, no creo que la sangre llegue al río. Lo más probable es que el propio partido le obligue a dar marcha atrás para no perder votos.
      Saludos, J.

      Eliminar
  14. Jjejeje Habría que ver si con una normativa como ésta pierde o gana votos!
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  15. Al número 4 le añadiría lo mismo para transeúntes que portan un paraguas y, sin pretenderlo o con conciencia de ello, lo usan como puntero o lo llevan debajo del brazo sin darse cuenta de que detrás van niños pequeños a los que pueden sacar un ojo. Ídem para portadores no expertos de paraguas con los que pican la sesera a modo de estilete a los viandantes cercanos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los de los paraguas deberían hacer un máster que les habilitara para usarlos.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  16. Hola Cayetano, estoy de acuerdo con las sanciones, pero la de las motos con escape libre me parece fantástica, habría que ponerla a funcionar ya!
    Una pena que los políticos no tomen nota de estas cosas que hacen la vida mas cómoda para el ciudadano .
    Me encantó la entrada Cayetano.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Ya sabes que el papel lo aguanta todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Ya me gustaría que en mi ciudad aplicaran cada una de esas normas. creo que son comunes en todas las de territorio nacional. Delante de mi casa tengo un parque... Qué te voy a contar sobre dueños de perros y sus defecaciones...

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaría mal que hubiera un poco de mano dura para la gente incívica; pero parece ser que eso no da votos, al menos por aquí.
      Un saludo, Pilar.

      Eliminar
  18. Que lindo escrito
    me gusta mucho como escribes y sientes con tus letras
    aprendo siempre que te leo
    un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Todo un detalle por tu parte.
      Abrazos, Recomenzar.

      Eliminar