jueves, 22 de diciembre de 2016

Espíritu navideño



¿Hay algo más bonito que las celebraciones familiares?

Un cuento "entrañable" para estas fiestas, publicado en
"La Charca Literaria".

La Charca Literaria

Espíritu navideño


El lío vino porque a Marta, la madre de Pedrito, se le ocurrió la genial idea de invitar a la cena de reyes a sus tres hermanos sin hablarlo previamente con su marido quien, a su vez, sin consultarlo con la esposa, había accedido a que su primo Tomás, más conocido en el barrio como “el cogorzas”, también asistiera a la fiesta dado que no pudo venir a la cena de Nochebuena a traer su regalo al sobrino y ahijado. Cuando repararon en el error y lo hablaron, ya era demasiado tarde.
El follón estaba servido porque las relaciones entre los invitados no eran nada buenas. El asunto venía de lejos: un dinero que se pidió prestado y jamás se devolvió. También, algo de fútbol y de preferencias políticas.
El lío pudo ser menor de no ocurrírseles a todos venir disfrazados. Los tres hermanos, de Reyes Magos; Tomás, de Papá Noel.
Algo de culpa la tuvo también la ingesta etílica a la que eran muy aficionados los cuatro y de la que dieron buena cuenta a lo largo de esa tarde, cada uno por su lado, de manera que cuando llegaron a la casa ya venían algo cocidos.
El caso es que fueron llegando. Primero los hermanos, después el primo.
Creo que ninguno se encontraba cómodo aquella noche con la compañía prevista.
Y el niño, aunque crédulo hasta las trancas, estaba no obstante algo desconcertado porque no comprendía que pudieran estar juntos el mismo día los Reyes y Papá Noel. Miraba atónito a sus majestades, luego al del gorro rojo, alternativamente, según hablaran unos u otro.
Lo normal de la reunión fueron los malos modales en la mesa: gente alterada hablando con la boca llena, gesticulando y bebiendo sin parar.
El volumen de conversación fue subiendo paulatinamente. Hubo miradas asesinas recíprocas por parte de los invitados y palabras subidas de tono.
Luego voces y más voces.
También un inoportuno empujón. El árbol navideño derribado en el suelo, con un estrépito de bolas rotas.
Y el niño contemplando estupefacto cómo el rey Baltasar estampaba un pastel de cabracho en toda la jeta a Papá Noel, cómo Papá Noel se liaba acto seguido a puñetazos con Baltasar mientras Melchor tiraba al primero figuritas de mazapán y polvorones, con inusitada violencia y, por cierto, con malísima puntería. Entre tanto, un Gaspar tambaleante, ajeno a todo en una esquina, se amorraba como un poseso a la botella de whisky escocés.
A todo esto, los padres de la criatura no salían de su asombro y no sabían qué hacer para detener la trifulca y para que Gaspar no acabara con todo el licor disponible de la casa.

A partir de aquel día, Pedrito dejó de creer definitivamente en la familia, en Papá Noel, en los Reyes Magos, en el espíritu fraterno de la Navidad… Y se acordó de la madre que los parió a todos.

22 comentarios:

  1. Me encanta este espíritu etílico navideño, es muy entrañable, muy humano, tal vez demasiado humano como decía el filósofo. Por lo menos, y a modo de consuelo, no salió ninguna escopeta a pasear...

    Un saludo y felices fiestas, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he querido ser tan cruel. Había un niño delante. Jejeje.
      Felices fiestas, Carlos.

      Eliminar
  2. Me ha parecido una buena revisión a mi experiencia en celebraciones familiares. Tan solo falta la abuela llorando en un rincón y diciendo que ya no estará en la del año que viene, exactamente igual que el año anterior.

    La secuela de tantos años de sufrir cuñados garrulos : solo nos reunimos cuatro gatos a la hora del café para jugar una timba de bingo.

    Un abrazo, y felíz nochebuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una travesura mía sobre una celebración que, en algunas ocasiones, es más aparente y fingida que real y sentida.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  3. Póbrecita criatura. Resulta un dolor que ocurran esas cosas, claro que a falta de sensibilidad.....trifulca servida. Así somos. Responsables, como siempre, los padres que son los que verdaderamente creían en los milagros al invitar sin organizar a su querida familia, lo cual es estupendo, pero con orden y concierto. ¡¡Ahora tenemos a unos padres aún crédulos y una criatura descreída, una verdadera sinrazón.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un niño que despierta a la realidad antes que sus propios padres. Esa es la paradoja.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  4. Empiezas con una pregunta lacrimógena y acabas contándonos un cuento desmitificador y , por desgracia, realista. El espíritu navideño radica precisamente en ilusionarse pensando que "este año seguro que será diferente". El espíritu navideño está en los pre, no en los durante ni en los post.
    Estando como estamos en los pre, acabas de tirarme un cubo de agua fría. Toda una travesura si señor.
    Que pases una feliz navidad. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el truco: invitar a los amigos a vivir una historia de Navidad, de esas empalagosas y políticamente correctas, con buenas intenciones y demás, y encontrarte con la travesura.
      Un abrazo y felices fiestas, Ambar.

      Eliminar
  5. Normal¡ Se armó el Belén, y es que no podía ser de otra manera. En otras familias no llegan a las manos, pero no será por ganas, jaja.

    Un fuerte abrazo y ¡¡FELIZ NAVIDAD¡¡ querido Cayetano :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una travesura y una exageración de un tema que está ahí candente.
      Un abrazo y también felices fiestas para ti.

      Eliminar
  6. He pasado por aquí para desearte unas Felices Pascuas y un Próspero Año Nuevo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te agradece, Antonio, y se te echa de menos, también a tu blog.
      Muchas felicidades y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. El cuento Cayetano tiene mucho de real, esos encuentros no siempre salen como deberían algunos son mezclas explosivas sobre todo si van acompañados de alcohol y política además de fútbol. El pobre Pedrito será desde ahora un niño incrédulo, visto lo visto.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo. Aunque parece un cuento de ficción, esconde debajo mucha porquería y falsedad en este tipo de encuentros.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  8. Espero que los cuatro cuñados no se equivoquen de dirección y les dé por aparecer en la mesa de la nueva casa del profesor. Al que deseo unas fiestas llenas de armonía con los suyos.

    Así como un 2017 de lo más venturoso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay problema. Tengo mirilla en la puerta.
      Felices fiestas igualmente, Ana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me ha gustado Cayetano...Muy literario y sabes que cuando eso ocurre, hay algo de verdad.

    Felicidades Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medio en broma, medio en serio.
      Muchas felicidades, Manuel.

      Eliminar
  10. Se suele decir que, en Navidad es cuando hay más peleas familiares y puede que sea verdad.

    Besos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Esto es una exageración de algo bastante frecuente.
      Te mandé un mensaje a tu facebook.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Jejeje así pueden terminar alguna reuniones familiares y ni te digo si en vez de para Navidad se reúnen para l lectura de un testamento :-)

    Un abrazo festivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas de esas reuniones terminan como el rosario de la aurora. Hay puñaladas silenciosas.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar