domingo, 25 de septiembre de 2016

Dominicos. Italia, siglo XVI


Me llamo Giacomo y soy el fraile dominico que acompañó a Giordano Bruno durante su ejecución aquella fría madrugada del año 1600. 

La bruma lo envolvía todo y desdibujaba los contornos de las edificaciones que bordeaban la plaza donde iba a tener lugar el cumplimiento de la sentencia. Un momento terrible para el reo, pero un mal trago también para el encargado de confortarle en ese momento tan doloroso, la única persona que procura ofrecer algo de alivio al que en unos segundos va a traspasar el umbral que separa para siempre la vida de la muerte. Seguramente serán esas las últimas palabras de consuelo que el condenado oiga en su vida. Y siempre una responsabilidad –ingrata para todos- por pretender acompañar al pobre desdichado en su tránsito hacia el otro mundo, intentando conseguir un último gesto de arrepentimiento con el que el Creador redima al infortunado de las penas del infierno. Por eso es muy importante saber elegir las palabras y el tono adecuado, para que el infeliz pueda encontrar un poco de sosiego y aferrarse a ellas como una tabla para la salvación de su alma, puesto que su cuerpo está ya perdido irremediablemente y será de inmediato pasto de las llamas. 

Llegado ya al último capítulo del invierno de mi vida, cuando la vejez y la enfermedad me sitúan en el sendero que me conducirá directamente a presencia del Altísimo, dejo este escrito a modo de confesión, pues aunque yo no formé parte de ningún tribunal que condenara a este hombre - ni a ningún otro- a privarle del don divino de la vida, reconozco que en aquellos días sí llegué a pensar que el reo era merecedor de ese castigo que, ahora, solo con la sabiduría que me dan los años, considero que ningún hombre puede desear para su prójimo, pues la vida la da Dios y solamente este la puede quitar. Digo esto sin menoscabo de que yo, en aquellos momentos, pensaba con toda seguridad que Giordano en efecto era un hereje y que, bajo mi condición de cristiano, considerase que él estaba equivocado. Lo estaba seguramente, pero ningún mortal debe arrebatarle la vida a otro. Pues ese es mayor pecado que la propia herejía. Y Dios no lo perdonará, pues es suplantar su autoridad y actuar en su nombre. Una osadía enorme que ningún humano debe perpetrar. Y menos gentes religiosas. 


Campo dei Fiori (Roma)

Dicho esto como descargo de mi conciencia, también debo añadir que el acusado era un buen hombre, un ser pacífico, educado y un gran conversador, que tan solo era culpable de sus propias ideas. Y también la víctima, pues pagó con su vida por pensar y creer en lo que no debía. Fui yo pues el que le dio a besar el crucifijo antes de que lo ejecutaran, pero él se negó a aceptar ese consuelo de mis manos. Lo rechazó con un gesto. Estaba bastante entero a pesar de saber que le esperaba un horrible suplicio, puesto que iba a morir en la hoguera. Me rechazó el crucifijo, pero lo hizo educadamente, girando su cabeza hacia otro lado. Estoy convencido de que lo hizo por despecho no porque rechazara al Crucificado. 

Ya la tarde anterior a su ejecución fui a verle y, aunque me dejó hablar, no aceptó en ningún momento que le administrara el santo sacramento de la penitencia. La celda en la que estaba recluido era fría y oscura. Y el condenado tenía mal color. Estaba pálido y demacrado. Presentaba un aspecto enfermizo, sumamente delgado, la piel se le adhería a los huesos del rostro y más que un condenado a muerte parecía la viva imagen de ella, un cadáver ambulante. Llevaba la muerte escrita en sus ojos, con esa mirada triste y opaca, ya sin vida.



Para mí no resultaba nunca agradable acudir a llevar el último consuelo a los reos de muerte, pero ese venía siendo mi cometido en los últimos meses. Así lo habían dispuesto mis superiores de la orden. Y no había lugar para poder elegir otra ocupación. La obediencia es una de las normas de nuestra congregación. 

Había oído hablar mucho del condenado. Creo que se hacía llamar “el Nolano” porque fue a nacer en Nola, una pequeña localidad muy próxima a Nápoles. Ciudad a la que marchó a vivir muy joven, siendo apenas un mocoso, donde ingresó en un convento de mi propia orden, la de los Dominicos. 

Cuentan de él que ya, con tan solo 15 años de edad, tuvo problemas con las autoridades religiosas porque quitó de las paredes de su celda unos cuadros alusivos a la Virgen y a los Santos, permitiendo que tan solo quedara en la pared desnuda un sencillo crucifijo. Ello le complicó la vida dentro del convento y fue sometido a una estrecha vigilancia para ver si esa actitud era una consecuencia de una supuesta devoción por los ritos protestantes. Incluso llegó a ser denunciado ante la Inquisición, pero la acusación no tuvo trascendencia y la cosa no llegó a más, de tal modo que el Nolano pudo proseguir sus estudios y acabó ordenándose sacerdote a la edad de 24 años. 

De espíritu inquieto, su curiosidad y su amor por la lectura le llevaron a interesarse por los libros de los humanistas cristianos, especialmente los de Erasmo. Del mismo modo, sus gustos se decantaron por los escritos de hombres de ciencia que empezaban a surgir en aquel tiempo. Se interesó por los escritos de Copérnico relacionados con la Astronomía.

Continúa...

Fragmento de un capítulo de En la frontera (descarga gratuita)



26 comentarios:

  1. No, si ya decía yo que había mucho hereje por Madrid el otro día. Y este resulta de lo más interesante, en especial narrado por su pluma, que tan bien sabe jugar con el relato de ficción sin apartarse ni un ápice del hecho histórico.

    Feliz tarde de domingo.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, madame.
      Debe ser cosa del diablo esa coincidencia, aunque más parece "semana temática" que otra cosa. Entre herejes anda el asunto.
      Cuidadito con los del Santo Oficio, que andan por todas partes.
      Feliz domingo igualmente. O lo que queda de él.

      Eliminar
  2. Me resulta aterrador que se pueda condenar a una persona por sus creencias. La fe no puede ser una imposición, es una gracia que no a todos llega y el testigo todo lo que debe es dar testimonio de sí mismo. ¡Cuánto mal se ha hecho a la fe con toda una larga historia de imposición, tan lejana de la voluntad del Maestro!

    Por otro lado, el papel de ese sacerdote que acompaña al reo en sus últimas horas me parece un pañuelo con el que limpiar la conciencia social. Poco consuelo le puede ofrecer, o eso me parece. ¡Qué lejos todo del mensaje de amor del Evangelio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempos aquellos de intransigencia y oscurantismo. Y poca piedad cristiana la que mostraban algunos.
      Un abrazo, Francisco.

      Eliminar
  3. Fue rebelde desde el principio, y ni siendo uno de los suyos tuvo la “comprensión”, de quienes anduvieron obcecados castigando “herejes”.
    Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malo tiempos y mal lugar para ser librepensador. Lo pagó caro.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  4. Ah, sí, es aterrador matar a una persona por sus creencias. O por sus opiniones políticas. O, simplemente, por mantener o alcanzar el poder. Lástima que el mundo siga igual después de tantos años.
    Has conseguido llenar de vida al fraile Giacomo. Y, como dice Madame, si apartarte del hecho histórico.
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hacía falta un intermediario y me vino al pelo este fraile dominico con capacidad para el remordimiento. Gracias por tu opinión.
      Un saludo, Xibelius.

      Eliminar
  5. No me fijé si hice el comentario con la cuenta de mi esposa o con la mía Cayetano...en fin :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no sea con la cuenta corriente. Jejeje.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  6. Ya veo que no entró en comentario. Te decía que era una lastima que te "liquidaran" por tus opiniones, pero que no hacía falta estar en el siglo XVII para que intentaran hacerlo...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Siempre hay inquisidores que quieren taparte la boca, no sea que tus ideas "contagien" a otros.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Parafraseando a Quevedo, donde hay mucho fanatismo, es peligroso demostrar que piensas diferente. El señor Bruno no se lo lo aplicó y acabó de mala manera, recordado en la Historia, pero con mala muerte.

    Ahora, si incumples este precepto, te queman en las redes sociales, pero duele menos y huele menos a churrascado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue el precio que pagó por elegir salirse del rebaño y hacerlo público. Nadar y guardar la ropa a veces es necesario. En todo caso, Giordano fue libre para elegir su camino.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  8. Da gusto leerlo, Cayetano. Aquel que fue considerado el primer mártir de la Ciencia tuvo un triste final, oso llevar la contraria a los representantes de la siempre caduca y cerrada iglesia, nunca se atreverán a cruzar ciertas "fronteras", sería su final...
    Saludos¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si pecó de valiente o de temerario. Malos tiempos para la diversidad de opiniones y expresarlo en voz alta.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  9. Mencionas un nombre que nunca he sabido exactamente de qué se le acusaba, aunque imagino que iba en pos de la verdad en esos siglos áureos donde que el hombre empezaba a ver por si mismo lo que veía. Como siempre, tus perfiles se adentran en la aventura del saber.
    Te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno que osó salirse del rebaño. Lo pagó caro.
      Un saludo, Ana Mª.

      Eliminar
  10. Escribes que da gusto, Cayetano, me he metido en la narración y me he quedado cortado con el continuará... Triste destino el de aquellos que han muerto por defender unas ideas, como le sucedió a Giordano Bruno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En unos días, la segunda parte; aunque siempre se puede uno adelantar descargándose todo el pdf. Sobre Giordano, un hombre valiente y coherente con sus ideas. Le costó la vida.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. ¡¡Qué buen homenaje a la memoria de Giordano Bruno, un mártir, como tantos otros, de la intolerancia...!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myriam. Su frontera era la obediencia ciega y el silencio. Y osó traspasarla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Para unos hereje, para otros buena gente. El testimonio perdido de aquellos que fueron protagonistas de la Historia sin que sus nombres hayan pasado a grabarse en mármol ni en pergamino ni en papel excitan la fantasía literaria. Testigos mudos de lo que fue, su memoria desapareció con la muerte. Los vivos podemos acercarnos a ellos a través de la imaginación, por qué no.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Aunque siempre hay un fondo de documentación, e incluso bibliográfico del propio autor, la literatura adorna, crea otros personajes, como el amigo Giacomo en este caso.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  13. Tiempos difíciles para los que no comulgaban con las órdenes eclesiásticas,la religión fue en otros tiempos y lo es aún ahora motivo de muertes absurdas en nombre de no se sabe que dios pues cada una tiene el suyo.
    Cayetano tengo tu libro a punto de empezar a leer y con esta reseña que nos ofreces aquí me voy a sumergir hasta el fondo hoy mismo ya.
    Un saludo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Ya me contarás.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar