jueves, 7 de abril de 2016

Los Cien Mil Hijos de San Luis


7 de abril de 1823: los Cien Mil hijos de San Luis entran en España, cruzan el Bidasoa y logran poco después restablecer el gobierno absolutista de Fernando VII. Una restauración a las bravas. 

Los Cien Mil, comandados por el Duque de Angulema, fueron una fuerza militar enviada por Francia a España para poner fin al Trienio Liberal de Rafael de Riego y restaurar en el trono a Fernando VII, siendo Luis XVIII el monarca francés, también restaurado tras la derrota final de Napoleón. 

Cuando se habla de la oportunidad perdida por España para modernizarse, con ocasión de la celebración del dos de mayo y la expulsión de los franceses de España, y que mejor nos hubiera ido con aquel rey francés moderno e ilustrado llamado José Bonaparte, al que aquí se le llamaba Pepe Botella o Pepe Plazuelas, muchas veces no reparamos en el detalle de que nos hubiera dado lo mismo y que habría pasado exactamente igual que lo que después ocurrió. Derrotado Napoléon por una coalición europea encabezada por Austria y Prusia, partidarias de la restauración monárquica en todo el continente, al supuesto rey ilustrado colocado por el emperador francés, también lo habrían depuesto, como quitaron de la circulación al militar liberal Rafael de Riego, el que obligó a Fernando VII a jurar la Constitución de Cádiz y al que después, tras la entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis, le detuvieron y le ajusticiaron en la Plaza de la Cebada de Madrid. 

Ahora lo que volvía a estar de moda en Europa, incluida Francia, afortunadamente por poco tiempo, era de nuevo la Monarquía Absolutista. Así que, como se dice coloquialmente, a Fernando VII le vino Dios a ver. O así se las ponían a Fernando VII.

38 comentarios:

  1. Atinado como siempre querido Cayetano. Nos hubiese dado lo mismo, la historia estaba ya escrita de una u otra forma. Cierto que fue por poco tiempo, pero en un siglo tan convulso para nuestra patria era un adoquín más en el camino. Estos gabachos (y estos reyezuelos patrios)...
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de las restauraciones absolutistas de aquella época es que a nosotros nos duró demasiado tiempo y no hubo revolución liberal estable que acabase con esa situación.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  2. Jjjjj Es verdad: yo soy de los que digo lo de José Bonaparte y poco hubiera durado, sí. Sobre los Cien Mil Hijos recomiendo - seguro que ya lo conocéis - el libro de Pedro J. Ramírez "La desventura de la libertad" que, aparte de los hechos más o menos conocidos, profundiza en el pensamiento de alguno de los protagonistas de aquellos años.
    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa de todo siempre se la echamos a los malos gobernantes que tuvimos y tenemos; pero, muchas veces, tenemos los españoles gran parte de esa culpa, bien por nuestro carácter, forma de entender la vida o, como en aquellos tiempos, atraso y analfabetismo crónicos unidos a la desconfianza hacia todo lo que viniera de fuera.
      Un saludo, Xibelius.

      Eliminar
  3. Alguien podría sentirse fuera de lugar en el espacio donde le han nacido y encontrarse mejor compartiendo los defectos de otros espacios. Y digo "defectos" porque compartir virtudes "no vale". Algo parecido a lo que ocurre en las relaciones personales pero a escala social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de nacer aquí o allí es una lotería que no está en nuestra mano. Igual que nacer en familia privilegiada, como Fernando VII, aunque en el fondo tenga alma de gañán. Y que un gañán dirija los destinos de un país durante dos largas décadas... pues eso.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  4. ¡Qué difícil resulta perder los privilegios! Aunque gran parte de la culpa la tiene la ciudadanía por no saber lo que quiere. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha culpa, en efecto. La tradición pesaba mucho sobre un pueblo analfabeto y fácil de manejar.
      Un saludo, Antorelo.

      Eliminar
  5. Es mejor caer en gracia que ser gracioso y unos nacen con estrella y otros estrellados. Parezco Sancho Panza y sus refranes, pero se pueden aplicar perfectamente al Rey Felón. Otra cosa es la gracia que a España nos hizo esta carambola dela Historia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sueños de modernidad política y económica se fueron al garete por mucho tiempo. Desde entonces venimos cojeando. Será que nos lo merecemos.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  6. Nació con la suerte de su parte, desde luego. Otra cosa no se explica.
    Pero sí, teniendo en cuenta lo que ocurrió en la propia Francia, el destino de España no hubiera sido diferente.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos tocó bailar con la más fea, perdón, con el más feo.
      Un saludo, madame.

      Eliminar
  7. Las reinstauradas monarquías europeas no veían con buenos ojos el liberalismo español y tampoco lo hacían muchos españoles que, bien por miedo a perder sus privilegios o bien porque ya los habían perdido y deseaban recuperarlos, no dudaron en ayudar a quienes volvieron a sentar en el trono al Rey Felón.
    Una entrada muy buena Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no te olvides del pueblo llano, analfabeto y desconfiado... y "que vivan las caenas".
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  8. Aquellos fue un golpe de mano en toda regla, una invasión por parte de un país extranjero que nos tuvimos que tragar los españoles para que el Indeseable pudiera volver a imponerse en el trono. El absolutismo se defendía a capa y espada en el resto de los países europeos y España no iba a ser menos. Luego dicen de ahora... Bueno, ahora no nos invaden tropas extranjeras, pero sí manipulan la política desde Centro Europa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los absolutistas más carcas poniéndose, como siempre, la medalla de patriotas, porque salvaron a España de estos "antisistemas" de entonces, llamados liberales.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  9. Si el problema no es el que manda, sino quienes le dejamos mandar...
    No es diferente aquellos días de ahora (no hay guerras, pero se moviliza a la gente con ilusiones...)

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha culpa la hemos tenido siempre los propios ciudadanos (en aquellos tiempos, súbditos) por tolerar ciertas cosas e incluso aplaudir a canallas redomados que te quitan tus derechos.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  10. España siempre se ha destacado por perder oportunidades. Y la culpa de quien es? pues de todos un poco. Una lástima
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todos fue la culpa, en cierta medida. Es cierto. Aquí no hubo un movimiento global claro en contra del absolutismo como pasó en Francia. Sí hubo un excesivo peso de la tradición y de la religión. Así nos fue.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  11. Austria y Prusia... qué raro, No?

    Dos cosas me vienen a la memoria, una la leyenda
    de Gvo Adolfo Becquer "El Beso"

    La otra es que F. René de Chateaubriand era Ministro de Relaciones Exteriores justo en es momento y partidario de la Restauración Bourbónica tanto en España como en Francia... No quería saber nada de la Casa de Orleans, El, que se había enemistado antes con Napoleón a partir del asesinato del Duque de Enghien. Y sin embargo según escribió en sus Memorias de Ultratumba, era de idea, en el fondo, de una monarquía parlamentaria, no absoluta... pero te tocó vivir una época tan sangrienta que creyó que eso sería lo mejor para encausar los ánimos.

    En fin, que te voy a decir...

    Un abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mentalidad producto de una época. Chateaubriand era marqués y ultramonárquico, partidario del absolutismo, aparentemente toda una contradicción para un espíritu romántico como él.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  12. Entramos de nuevo en el juego de la historia ficción. Y conste que no estoy convencido tampoco de la bondad, no de sus intenciones, sino de la forma con la que fue impuesto, digo impuesto, aunque fuera bueno, como rey, José I, que no tuvo tiempo para nada, ni para hacerse amar por un pueblo que "deseaba" a otro, que no lo merecía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría acabado mal de todas formas. Nuestro pueblo era muy especial con los reyes extranjeros y el Congreso de Viena se las gastaba y tenía otros planes para España.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  13. El perder oportunidades parece el sino de España, y este caso es uno más.Lo de Jose Bonaparte en su momento parece que fue algo importante pero como tu dices no creo que las cosas cambiaran muchos si continuara en el poder. Otros vinieron detrás que estropearon todo .
    Cayetano como con todas tus entradas siempre se aprende algo .
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un momento muy importante para intentar modernizarnos. Y lo perdimos.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  14. Demasiado tiempo primó en absolutismo en España, y así nos fue (y va).

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado. Así nos fue.
      Un saludo, Dissortat.

      Eliminar
  15. Hola Cayetano, cada vez que vengo a tu blog me encuentro con retazos de nuestra historia muy interesantes, de los cuales aprendo mucho. Gracias por ello.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi.
      Todos aprendemos algo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Con todo, Chateaubriand era partidario de un monarquismo no liberal pero sí de un absolutismo limitado por una carta otorgada. Era también consciente de que los cambios vividos desde 1789 eran, al menos en parte, irreversibles. Lo de Fernando VII era peor que lo que vivían en la Francia borbónica.
    Interesante reflexiones, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  17. Encontrar otro tan bestia como Fernandito era complicado.
    Saludos, Ángel

    ResponderEliminar
  18. Siempre me ha llamado la atención que nunca se haya considerado esto como una injerencia extranjera y que los españoles no se levantaran en armas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Y el precio que pagamos fue muy elevado.
      Saludos, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  19. Gabon Cayetano:
    Este pais es como una caja de “borbones” , siempre esperando al siguiente (otro vendra que bueno le hara) , se empezo en 1714 y aun todavia hoy seguimos igual .
    Que mas dara que hubiera hecho Jose Bonaparte , en aquellos tiempos era muy conocido y respetado por su oficio de procurador, que mas hubiera dado habria tenido un secretario mas malo que una chinche que hubiera robado y manipulado en su nombre.
    El rey Memo (nando VII) despues de ser llevado a Bayona por los gabachos, les volvio a llamar para que le quitaran ciertos militares LIBERALES de encima, y digo liberales por que habra sido la unica vez que en este pais habria habido militares profesionales liberales (Rafael Riego, Juan Martin Diez, Francisco Espoz y Mina o Jose de Palafox), que sufrieron en sus carnes la felonia de su rey al cual defendian. Se echaron al monte contra el gabacho para que luego el el VII les echo gracias a los gabachos.
    Esta claro que este pais nacio estrellado y cuando entre sus habitantes habia estrellas para llevarlo adelante esta piel de toro se convertia en agujero negro que se las traga.
    Un saludo cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un agujero negro, muy negro, en efecto, Joxean.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Cayetano, para mí este capítulo siempre ha sido malinterpretado. Lo mejor que nos pudo pasar fue sacarnos de encima tanta injerencia de aquí y allá. Si nos atenemos a la Historia, al final España en los momentos cruciales y como suele suceder en la vida personal, siempre se ha valido mejor sola que tan mal acompañada.
    Por sangrientos que sean, los conflictos civiles acaban mucho antes cuando se limitan a las propias fuerzas que cuando dependen de "salvadores" de aquí y allá, siempre movidos por prolongarlos en su propio interés. No tenemos más que echar una mirada a lo que está sucediendo ahora en tantos escenarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. España se convertía -y no será ni la primera vez ni la última- en campo de prueba de intereses extranjeros.
      Un abrazo, Ana María.

      Eliminar