jueves, 12 de noviembre de 2015

12 de noviembre de 1912

José Canalejas

En la Puerta del Sol de Madrid es asesinado el presidente del Consejo de Ministros, el liberal José Canalejas. 
Reinaba en España Alfonso XIII. 
Al parecer, el político miraba tranquilamente el escaparate de una librería, muy cerca de la calle Carretas, cuando recibió por la espalda dos disparos. El autor del atentado era Manuel Pardiñas, un anarquista de 26 años que acabó suicidándose tras el magnicidio. 
Aquella funesta mañana, el político había salido de su casa de la calle Huertas y se dirigía andando tan tranquilo hacia el Ministerio de la Gobernación para asistir al Consejo de Ministros, cuando le sorprendió inesperadamente la muerte. 
El asesinato del político liberal formaba parte de una cadena de atentados que se impuso como una moda durante cerca de tres décadas en buena parte dentro y fuera del país. Políticos, militares y estadistas como Arsenio Martínez Campos, Eduardo Dato, Cánovas o el propio Alfonso XIII (atentado frustrado) se convirtieron también en objetivo para algunos. 
Y entre ellos, respectivamente, Paulino Pallás, Pedro Mateu, Angiolillo y Mateo Morral, pasarán a la historia como brazos ejecutores.  
Mientras estas cosas ocurrían en España, en Ginebra, Luigi Lucheni ponía fin con un estilete a la vida de Elizabeth de Austria, la mujer del emperador Francisco José, más conocida como Sissí. Y otro magnicidio, el del heredero al trono austriaco, el archiduque Francisco Fernando, sobrino de Francisco José, a manos de Gavrilo Princip, desencadenó la Primera Guerra Mundial. 

Cronología

Martínez Campos (fallido):            24 de septiembre de 1893
Cánovas:                                        8 de agosto de 1897
Sissí:                                            10 de septiempre de 1898
Alfonso XIII (fallido):                     31 de mayo de 1906
Canalejas:                                     12 de noviembre de 1912
Francisco Fernando:                       28 de junio de 1914
Eduardo Dato:                                 8 de marzo de 1921

38 comentarios:

  1. Tiempos convulsos, entonces y ahora. La violencia de cualquier genero no cesa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La violencia siempre está ahí. Lo único que cambia según las modas del momento.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  2. Es chocante que todo un presidente de gobierno anduviera por la calle tan tranquilo y sin escolta. Ahora, cualquier mindundi de cualquier ayuntamiento lleva varios escoltas y mas protección que la emperatriz Sisí. ¿A qué le tendrán miedo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho: tienen miedo, tal vez porque tienen demasiados enemigos.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  3. Madre mía, qué pocos momentos de paz hemos tenido. Esperemos que al menos no se vuelva a repetir la situación, que con el terrorismo ya tenemos bastante.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos, aunque dudo que la estupidez humana no vuelva a tropezar en las mismas piedras de antaño.
      Un saludo, madame. Y feliz tarde.

      Eliminar
  4. Una moda poco recomendable, si tenemos en cuenta que podía llevarnos a una guerra mundial.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que luego nos llevó a otra todavía peor. Y ésta a una guerra fría. Y ya veremos.
      Un saludo, dissortat.

      Eliminar
  5. Toda época tiene su lado oscuro.
    Esperemos que esta no pase del gris
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos; aunque tengo mis dudas acerca de la sensatez de la gente.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  6. Nada como pasar desapercibido y aprender a navegar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni envidiado ni envidioso, que diría don Fray Luis.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  7. Cosas que suceden por los fanatismos...O los conversos (que son peores)...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo hay en este mundo loco.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  8. Fueron tiempos difíciles y agitados los que marcaron el final del siglo XIX y el inicio del XX. También son tiempos difíciles los que estamos viviendo: incertidumbres,fanatismos y violencias de todo tipo marcan nuestros días. Yo tengo la sensación de que los ciudadanos normales y corrientes andamos siempre por un campo de minas con el temor de que en cualquier momento una o varias de ellas puedan explotar.
    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los ciudadanos de hoy no tengamos que pasar por las vicisitudes de aquella gente del cambio de siglo; aunque parece que estamos condenados a tropezar en la misma piedra.
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  9. "...cadena de atentados que se impuso como una moda..." Dicho sea con todo mi respeto hacia el autor, calificar de "moda" estos atentados me parece un tanto frívolo. ¿Calificaríamos también como "moda" la obscena explotación ejercida por parte de la opulenta clase dirigente sobre una población hambrienta y sumida en la más escandalosa miseria?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuestión de estilo personal. Una forma de decirlo. Entendiendo "moda" como "uso" o "costumbre", perversa en este caso, que se generalizó lamentablemente por muchos países por parte de ciertos grupos extremistas.
      Un saludo, Loam.

      Eliminar
  10. Gabon Cayetano:
    Esos convulsos años son restos de un par de siglos perdidos en la construcion politica de un pais y como tu bien dices de una corriente politica que se extendio por europa y anido en las clases mas atrasadas que envilecidas por estos pseudoideales tiraron por “la calle de en medio” como solucion a su frustracion.
    Una españa dieciochesca en los primeros años de un siglo que ha pasado por ser el mas violento , un pais con un lastre que ve que no puede ya mas, y en el que las clases pudientes viven su propio paraiso a costa de la otra , en euskera es un dicho “Gutxiren asea, askoren gosea” el hartazgo de unos pocos , el hambre de muchos, un hambre que era la herencia de los padres a los hijos.
    Un abrazo Don Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Egun on, Joxean:
      Las situaciones límite de la población siempre suelen tener una respuesta violenta de tipo atentado que, si bien nunca es justificable, pretende ser una salida a la desesperada, una venganza.
      Un abrazo, Joxean.

      Eliminar
  11. Diría que algo hemos mejorado, espero.
    Porque eso de que cuando recibió los disparos estaba parado ante el cristal de una librería me ha provocado un escalofrío, soy otra canalejista que siempre sucumbe a ese tipo de escaparates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de eso saben mucho los amigos de lo ajeno. Esperar que estemos absortos mirando el escaparate para meter la mano donde no deben.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  12. A veces por descuido, bien en pleno centro de Madrid (veáse el caso de Canalejas o Dato) o en provincias (Cánovas), o por exceso de confianza, bien es cierto que los anarquistas hacían su agosto sin que se pudiera hacer nada en contra. Ni siquiera dejaron de atreverse de atentar contra el rey, como en el día de su boda, o cuando desfilaba a caballo.
    Solían ser "lobos solitarios", por cierto, personajes concretos que dejaban todo para arriesgarse a matar a un gran dirigente. La cuestión era conocer a los cabecillas que tenían detrás, a los que lavaban el cerebro con el fin de que otro apretase el gatillo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gente fanática, pobres diablos que sabían el posible final que les esperaría, sin el consuelo que hoy tendrían otros que esperan recibir el cielo como recompensa.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  13. Muy interesante, Cayetano, siempre quise saber la historia de España, poco a poco aprendo más.
    Un hecho terrible.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lógicamente, amigo Humberto Dib, uno suele estar más ducho en la historia propia que en la de fuera. Lo triste es que la noticia del día tiene mucho que ver con el asunto de esta modesta entrada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Mi querido Cayetano

    Creo que en esos tiempos como en este presente no son los conversos, si no los inadaptados y los que don fácilmente manipulados los que cometen tal barbarie el asesinato a sangre fría, como el ocurrido hace unas horasven París

    Sin duda son personas que han convivido con nosotros, perdonas que en su mente maquinan e idean ser los salvadores de una ilusión de su mente corrompida, sin ver la realidad.

    Mucha gente inocente muere, ese liberal con sus buenas ideas vio truncado su sueño de una España mejor por un loco.

    Adieu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una entrada mía que sin quererlo ha resultado premonitoria. La sinrazón vuelve a ser la protagonista una vez más.
      Un saludo, Philippe.

      Eliminar
  15. Una figura que se repite a través de los tiempos. Lamentablemente.
    Me niego a llamarles esa simplificación boba de "lobos solitarios". Los lobos solo matan cuando tienen hambre, y raramente actual solos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi entrada, publicada hace dos días, ha resultado lamentablemente premonitoria.
      Aunque comparado Manuel Pardiñas con los descerebrados de París, lo suyo se queda corto.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  16. Fue una plaga de la que esta lista no es más que una pequeña muestra de las docenas de magnicidios que hubo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una plaga que se convierte en pequeña cosa si la comparamos con el terrorismo actual, al menos cuantitativamente.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  17. No es manera de solucionar los conflictos, lamentablemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se soluciona nada, en efecto. Tan solo es una venganza.
      Saludos, Antorelo.

      Eliminar
  18. Esta parte de nuestra historia nos rememora a la actualidad, la barbarie siempre existió a pesar de cambiar de siglos y de forma de vivir. Los fanatismos son el cáncer de la humanidad, ya sean que lo hagan en nombre de una idea política como de un dios, corroen al ser humano y los llevan a cometer actos imperdonables
    Un abrazo Cayetano.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pude imaginar, cuando publiqué la entrada, lo que iba a ocurrir apenas un par de días después.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  19. Al menos mataban de uno en uno, pero ahora es matar cuantos más mejor y provocar el terror. De todas las maneras triste época, que se mataba a la gente por diferencias políticas o por personas que se creían salvadores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de antes, comparado con lo de ahora, es poca cosa,al menos cuantitativamente.
      Un saludo, Valver de Lucerna.

      Eliminar