jueves, 5 de noviembre de 2015

La Conspiración de El Escorial


5 de noviembre de 1807: Carlos IV perdona a su hijo Fernando VII tras haber sido implicado en la Conspiración de El Escorial. 
El rey felón, el que supo traicionar a sus propios padres, armó el lío, echó la culpa a los demás y luego resultó perdonado. 
La conspiración hay que situarla en un contexto histórico especial. España se había convertido en una nación de segunda fila a causa del expansionismo francés de Napoleón Bonaparte. En este contexto, Carlos IV firmó en 1805 un acuerdo de mutua colaboración con el imperio galo. El acuerdo enfrentaba a España con Inglaterra, principal rival de Francia en la lucha por la hegemonía europea. La guerra parecía inevitable. La Batalla de Trafalgar, con la derrota española, supuso el culmen de dicha estrategia. 
Y esa derrota enfrentó a Godoy con gran parte de la corte. Sus enemigos conspiraban contra él. 
Y entre todos ellos, destacaba especialmente uno, el príncipe Fernando, quien deseaba deshacerse del valido. En la actitud de Fernando pesaba mucho el papel de su preceptor, el religioso Juan de Escóiquiz, un hombre sin escrúpulos, quien logró enfrentar al príncipe con los reyes. 
Curiosamente había sido nombrado en su día preceptor de un joven Fernando VII por decisión de Godoy, quien pensaba que se trataba de un hombre humilde de gran cultura y que podía venir muy bien a la educación del joven príncipe. En realidad, bajo esa apariencia de hombre afable y comedido, se encontraba un ser despreciable, ambicioso e inmoral, sin ninguna vocación religiosa. Escóiquiz inculcó en su discípulo en provecho propio el fanatismo, la ambición y la degradación moral. Aunque pronto se le vio el plumero y fue apartado del joven príncipe por considerarse poco recomendable su influencia, continuó influyendo en él a distancia, formando parte de su camarilla de incondicionales. 
La conspiración tuvo lugar en 1807, pero fue descubierta y enseguida se inició el proceso para depurar responsabilidades, el llamado “Proceso de El Escorial”. 
El príncipe Fernando, consciente de que ello le enfrentaría con sus padres, a los que había traicionado, no dudó en delatar a sus cómplices para obtener así el perdón de sus progenitores.

42 comentarios:

  1. Desconocía lo que citas en este post. Cuanto más me informo sobre este canalla, mas me reafirmo en esta opinión. Hizo dar un frenazo y marcha atrás en nuestra historia que tal vez aun estemos pagando. Menudo h.d.p., pero no mucho peor que gentuza con la que ahora disfrutamos. Parece que creó escuela, el felón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, el más nefasto de todos los reyes que hemos tenido y padecido. Con él, España perdió el tren de la modernidad. Algo que hemos pagado muy caro.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  2. Vaya ojo que tuvo Godoy al evaluar a Escóiquiz. Claro que el preceptor encontró terreno abonado en una naturaleza muy receptiva. Debió de resultarle muy fácil inculcar en Fernando cuanto le interesaba.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escóiquiz: un manipulador de libro.
      Un saludo, madame. Y feliz día.

      Eliminar
  3. Menudo personaje nos traes hoy. Ciertamente el contexto histórico (Bayona mediante) nos había relegado a segunda fila. Ya poco quedaba del otrora lustre y Trafalgar (bendito seas Pérez Galdós) fue el remate. El felón no era de fiar...
    Saludos Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pájaro de cuidado en una época de cambios muy importantes que no supo gestionar. O no quiso.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  4. Y después de delatarlos los mando a destierro .No me extraña que su propia madre hubiera pedido que lo mataran;era de armas tomar el "deseado".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un impresentable, un mal hijo, un nefasto rey y un mal patriota.
      Saludos, Bertha.

      Eliminar
  5. La cuerda siempre se rompe por el lado más débil. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a los hijos siempre se les perdona, aunque no se lo merezcan.
      Un saludo, Antorelo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Un dechado de virtudes, como hijo, como esposo, como rey y como español.
      Un abrazo, don Francisco.

      Eliminar
  7. Triste que a veces los destinos de una nación estén en manos de indeseables...Elegidos por la sangre o por los votos...

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste y descorazonador: todo un país en manos de personajes así.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  8. El alumno aventajó al maestro. Sería interesante saber que pensaba Escóiquez de Fernando.
    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los canallas se unen contra otros; pero en el fondo suelen odiarse.
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  9. Y pensar que el religioso compuso El tratado de las obligaciones del hombre, un manual sobre moralidad, urbanidad y buenas costumbres, recomendando hacer lo contrario que con su ejemplo hacía.
    Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy típico de gente hipócrita. A Dios rogando y...
      Un abrazo. DLT.

      Eliminar
  10. Corrompido. Hipócrita.
    Mal endémico de personas que deberían ser ejemplo de transparencia y virtud.
    Y pensar que todavía no hay vacuna para esa enfermedad....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay vacuna, porque ya se encargan los que hacen las leyes de buscar vericuetos legales para irse de rositas. Sin necesidad de monarquías absolutas.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  11. Si sumamos al cabeza cuadrada de Fernando VII, los manejos de Escoiquiz, tenemos un bonito conglomerado que bien puede explicarnos el carácter del Felón en sus años adultos. Conspirar contra sus propios padres... si ellos ya se perdían solitos... Mª Luisa en brazos de Godoy con su obsesión por los modelitos, su dentadura postiza y sus brazos de sílfide siempre al aire; Carlos con sus relojes, montándolos y desmontándolos, en sus ratos de ocio después de la caza. ¡Pobre España!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Cayetano, cuando yo estudiaba Magisterio, en Historia, tuve que hacer un trabajo sobre Godoy, lo hice consultando enciclopedias y el Larousse, que existía en mi casa, me gustó hacerlo. Claro que no lo escribí tan estupendamente como tú.
    Pero he recordado aquellos tiempos.
    Un abrazo amigo.
    U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempos fatídicos para nuestro país.
      Un abrazo, Rosario.

      Eliminar
  13. Lo que recuerdo de esa época es que ni el padre ni el hijo se enteraban de nada. El padre por su excesiva credulidad y el hijo por obtuso y mala gente, al que con halagos podías llevar por donde quisieras.
    Qué tropa y que buen retrato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único que manejaba los hilos era Godoy. Carlos siempre en babia. Y María Luisa a "lo suyo".
      Menuda peña.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  14. Una entrada muy interesante, siempre existieron manipuladores y en aquella época no iba a ser diferente, Godoy era el principal instigador. Pero al final un padre perdona a su hijo a pesar de los pesares incluso siendo el mismo rey el que sufriera las consecuencias de las malas artes del hijo.
    Gracias Cayetano por compartir esta información.
    Un saludo
    Puri


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De padres gatos, hijos michinos.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  15. Si, creo que si, que aún estamos pagando las traiciones de este impresentable y sus herederos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De cuando España perdió en tren de la modernidad, aparte de la ética política y otros valores.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  16. Bueno de Carlos IV se ha dicho mucho y del hijo mucho peor.

    Sin duda, los peores borbones de esa época, pero que aun los tenemos en el trono...

    Que Godoy le escogiera (al curita) no fue para formar un buen príncipe, si no un sumiso, pero el tiro salió mal, siendo el gestor de su desgracia y la de España entera la influencia del cura.

    Sus consecuencias aun las vivimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener cuidado con qué personas se junta uno. Luego vienen los problemas.
      Un saludo, Philippe de Bourgogne.

      Eliminar
  17. Monarquía e iglesia en aquellos tiempos estaba muy unida y como diría Don Quijote ¡con la iglesia hemos topado!.
    Un abrazo Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran dos caras de la misma moneda: la autoridad, el sometimiento de los súbditos, que no ciudadanos.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  18. Estimado Cayetano:
    Habria que hacer un poquito de moviola historica y decir que de como coceaba ya el chaval, si no nos hubiera venido mejor dejar a Pepe I “el abstemio” por lo menos es mejor tener hay arriba a un letrado que no a un analfabestia. Aunque lo del Escoiquiz tambien trae tela, juntaron el hambre con las ganas de comer.
    Mi padre solia decir (y era navarro como el Escoiquiz aunque este nacio en toledo) que hay dos tipos de personas navarras los muy buenos y los muy malos y este moete era de los segundos incluso tal como se las gastaba hubiera hecho sonrojarse al mismisimo satanas, a Dios rogando… a este no se le podia dar la espalda ni caminando delante de el.
    Si teniendo este preceptor que queremos y con la historia que traia la familia vamos que habia que hacerlo muy mal para superar a “Nando el felonias”.
    Ya desde la conjura del escorial hay que decir que el paron que sufrio este pais lo dejo casi noqueado ,sin que el “pequeño corso” tuviera que llevarse toda la culpa , es mas yo le daria el merito a napoleon de cabrear al personal tanto que le dieron contra el y su hermano el Pepe , la Pepa , que mira que crear una constitucion con la que estaba cayendo a nivel de toda europa es toda una proeza.
    Un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema que se nos plantea es que, aunque hubiera seguido de rey "Pepe Plazuelas", habría durado poco, porque tras la derrota de Napoleón, Viena nos impondría una monarquía absoluta a su conveniencia.
      Un saludo, Joxean.

      Eliminar
  19. Ya desde su más tiene juventud, prometía... ¡Vaya con Fernando!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un dechado de virtudes, un tipo fino y honorable.
      Saludos, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  20. Tremendo, Lo que se dice una mosquita muerta. Esos son los peores, los que traicionan la confianza que se ha puesto en ellos, los que mueven sus influencias sobre personas débiles en su favor. Mucho me temo que el modelo sigue en pie... Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué se puede pedir de un hombre que es capaz de traicionar a los suyos.
      Como diría Góngora: "De un tirano, ¿qué piedad (podemos esperar)?"
      Un saludo, Isabel.

      Eliminar
  21. Disfruto mucho de estas efemérides tuyas, porque me permiten hacer un "refresh" sobre algunos temas olvidados de mis épocas de estudiante. Gracias "profe". Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los "aniversarios" famosos me llama mucho la atención.
      Un abrazo, Patzy.

      Eliminar