miércoles, 16 de septiembre de 2015

Un hereje del siglo XIX


Cayetano Antonio Ripoll, nacido en Solsona en 1778, maestro de escuela en Valencia, fue sentenciado por la Junta de Fe de la Diócesis de Valencia, considerado culpable de herejía y condenado a morir en la horca. No se atrevieron a condenarlo a la hoguera. El cadáver, por orden del Tribunal, fue metido en una cuba donde pintaron unas llamas y enterrado fuera del cementerio. Mientras, Europa despertaba y progresaba haciendo suyas las ideas de la Ilustración francesa. 
Corría el año 1826. Era la época de Fernando VII, la “Década Ominosa”. 
España no era entonces un país moderno, avanzado, donde se respetase la libertad de opinión y credo. Antes al contrario, era un país atrasado, con un sistema político, el absolutismo, donde las libertades eran inexistentes, porque tras derrotar a los franceses que invadieron España, todo lo relacionado con el liberalismo, con la existencia de constituciones escritas, quedaba automáticamente conculcado, prohibido, perseguido… 
Lo curioso de todo esto es que Cayetano no podía ser sospechoso de “afrancesado”, porque precisamente había luchado contra el enemigo invasor en la guerra de la independencia. Fue oficial de infantería. Fue hecho prisionero y pasó una temporada encarcelado en Francia. 
Sí es cierto que en aquel país se relacionó con un grupo de cuáqueros y se hizo un seguidor del deísmo. La idea era encontrar la espiritualidad dentro de cada uno sin necesidad de intermediarios o sacerdotes, vividores a expensas de las creencias ajenas. Lógicamente toda esta manera peculiar de entender la religiosidad chocaba abiertamente con ese concepto rígido y oscurantista de la religión en nuestro país, donde el dogma era incuestionable y cualquier desviación del mismo era perseguido y condenado. 


Parece que incomodó a muchos de sus vecinos, a quienes les molestaba sobremanera no verle frecuentar la iglesia, ni seguir los rituales litúrgicos a los que estaban todos acostumbrados. Nunca le vieron rezar, ni arrodillarse, ni participar en las procesiones, ni confesarse, ni comulgar. Parece que les molestaba que fuera por libre. Y le señalaron con el dedo. 
Y así, poco a poco, fueron todos atando cabos. Y finalmente, por iniciativa de los curas de Valencia, presentaron un escrito en el obispado. Y del obispo al arzobispo. Y de la diócesis de Valencia al nuncio del Papa. 
Y en el escrito figuraban las acusaciones. 
Según estas, el “hereje” no creía en Jesucristo, ni en la Santísima Trinidad, ni en la Encarnación del Hijo de Dios, ni en el sacramento de la Eucaristía, ni en los Evangelios, ni en el papel rector e infalible de la Iglesia. Desaconsejaba a sus alumnos que hiciesen la señal de la cruz y les adoctrinaba en graves errores como que no era obligatoria la asistencia a misa para salvar sus almas. En el aula sustituía la expresión “Ave María” por “alabado sea Dios”. Además se le acusaba de comer carne el viernes santo. 
Por todo ello, un buen día, estando impartiendo sus clases en esa especie de choza que llamaban escuela, vinieron a prenderle y le condujeron a prisión donde le tuvieron dos años. Antes de encarcelarle le pasearon atado de manos por la ciudad como un vulgar criminal para que los vecinos le insultasen y escupiesen.

32 comentarios:

  1. En este país nuestro se han cometido muchas atrocidades en nombre de la religión, una historia de intolerancia y fanatismo que ocurrió no hace demasiados años y ahora parece que nos rasguemos las vestiduras contra los fundamentalismos de unas gentes que están dándole vueltas a su libro sagrada, ¡menuda pasta esa de la condición humana!, herejes por doquier, gobernantes atizando el fanatismo... Una desgracia.
    Sin una voluntad de recuperar la racionalidad, sin una revolución ilustrada, esto no se arregla y aún así, recuperada la razón, puede ser que esto sea fugaz pues no creo que seamos mucho más que un mono que se peina.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. No hay que retrotraerse a la Edad Media.
      Y ahora mismo vemos a energúmenos torturando a seres indefensos, como lo manda la tradición y nuestra "cultura".
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  2. Caramba con su tocayo. No eran buenos tiempos para alguien como él, desde luego. Me llama la atención lo de conformarse en pintar las llamas en lugar de quemarlo. Al menos ya era algo. Realmente hubiera chocado demasiado a esas alturas de la historia.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no lo hicieron, pero ganas no faltaron.
      Un saludo, madame.
      Y feliz día igualmente.

      Eliminar
  3. Hoy no darían a basto, creo que tu tocayo no estaría solo, hoy haberlos haylos y no somos pocos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy tendrían que matar en cadena, como hacen esos iluminados con sus cuchillos afilados.
      Un saludo, El perro verde.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Prácticamente es lo mismo. Y hace bien poco.
      Un saludo, Nando.

      Eliminar
  5. Aquella España oscura y retrógrada de Fernando VII, que pagó a muchos de los héroes de la Guerra contra el Gran Corso de la misma manera: con la muerte. Aquellos que dieron la vida por traerle de vuelta al trono fueron traicionados por el Rey, rechazando la Constitución de Cádiz y posteriormente quitándoselos de encima.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier cosa se puede esperar del que es capaz de traicionar a sus propios padres.
      Un saludo, Carolvs.

      Eliminar
  6. Arratsaldeon Cayetano.
    Esta visto que en este pais cualquier intento de modernidad acaban cercenandolo con el sempiterno “fuego purificador”, este buen señor (tu tocayo) aparte de ser mas patriota que el “nando VII el chungo” era un maestro de vocacion no por obligacion , lo que hace de el un señor de los pies a la cabeza.
    Si hubiera sido escritor le podriamos poner institutos en el extranjero como al bueno de don Miguel , que aparte de dejarse una mano en la guerra contra el turco,ser cautivo y despues de escribir si no es el mejor, si uno de los mejores libros de todos los tiempos (para grandeza de la excelsa majestad imperial), …
    Murio pobre y pauperrimo; que maldicion tiene este pais (o su clase mandamas) que cualquier atisbo de libertad, modernidad o igualdad es visto como una amenaza a la cual hay que cortar, sajar y cercenar de raiz.
    Una anécdota al principio de la guerra de la Convencion gipuzkoa por evitar perdidas de vidas y las consecuencias que trae una guerra se rindio a los franceses, esto y sobre todo cierto grupo de aristocratas que se fueron empapando de la ilustracion , gipuzkoa fue declarada provincia “traidora” por Charly el IV (papa de nando VII el chugo).
    Un saludo Don Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Joxean. Contigo da gusto aprender vocabulario euskera.
      Un país el nuestro y unas gentes -incomprendidas, maltratadas, perseguidas- que no se merecen el trato de algunos de sus gobernantes.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Como Sancho Panza, comentaré el post de esta España de siempre con tres refranes y/o frases célebres:

    "Donde hay poca justicia, es peligroso tener razón" Quevedo.
    "En España, por cada cabeza que piensa, diez le embisten". A. Machado
    "El clavo que sobresale, siempre recibe un martillazo" Proverbio japonés.

    Demos gracias porque estas cosas ya no ocurren, ¿verdad?

    Un saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que en esta España de nuestros pecados todavía queda mucho por hacer.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  8. Cometió el error de significarse en el reinado de la envidia. Mi padre librepensador libertario y aventurero ya me lo advirtió en tiempos de ignominia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me decían en casa eso de "tú no te signifiques". Lo llevé a la práctica cuando hice la mili y me vino bien: pasé desapercibido. A veces es lo mejor.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  9. Hola Cayetano:

    Mientras leía, pensaba también que es mejor pasar desapercibido...Mi abuelo lo decía muchas veces. Y sobretodo pasar desapercibido en sitios donde hay quienes creen tener siempre la razón...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es un seguro de vida dejarse llevar por la corriente y sumarse a la manada de los que marchan en una sola dirección. Pero es una pena que tenga que ser así.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  10. Kaixo Cayetano:
    Tengo que dar la razon a Carlos Martin al citar a dos inclitos de las letras hispanas , los dos se llevaron bastante mal con el poder, Antonio murio en el exilio sobre todo gracias a paca la culona y sus secuaces, cuestion que me trae a recordar que el” obtuso de Ferrol” no se significaba mucho como su amigote adolfito, pero nos las dieron crudas gracias a sus desvarios.
    Indicar solo que que tendra el poder , pues cuando de los muchos de los escritores y librepensadores nunca suben ese escalon.
    “ La integridad se basa en que los que pudiento tener mucho siempre lo dan todo, y no los que tienen todo no dan nada”

    Agur bero bat, on Cayetano.



    Pdt:” on en euskera es Don ya que Don es San “ y para ser San hay que dejar este mundo y a ti te deseo que nos deleites con tus comentarios un par de cientos de años mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Joxean:
      Cultura y poder absoluto suelen hacer mala combinación.
      Gracias por desearme una larga vida bloguera y de la otra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Vaya tela marinera. Malos tiempos y nefasto siglo para este país. En el primer tercio de siglo, mientras perdíamos las colonias de ultramar y los otros países avanzaban en pos de estados democráticos aquí estábamos con estas... Pero si nos remontamos a la España de Franco también nos encontramos que este tipo de creencias estaban perseguidas (de hecho, la primera asociación de este tipo se fundó en 1982). Triste final para un buen maestro.
    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy triste todo. Lo peor es cómo todo un país puede perder el tren del progreso y no levantar cabeza en mucho tiempo por culpa de estos iluminados que no ven más allá de sus narices.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  12. Manda narices! el daño va unido a la religión. En su nombre, se comenten tantas injusticias que a estas alturas ya nada sorprende,
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de los que piensan que las religiones y las ideologías no son en sí ni malas ni buenas. Todo depende de las personas que las usan o las aprovechan en beneficio propio.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  13. Una entrada Cayetano muy interesante, las religiones se creen poseedores de la verdad y aquellos que no comulgan con sus teorías los convierten en herejes sin preguntarles su opinión. Cuantas atrocidades se hicieron en nombre de la iglesia.
    Un gusto leer esta cosas tan ilustrativas.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de todos es que fue una atrocidad cometida en plena edad contemporánea, en la era de la Ilustración y de las libertades.
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  14. La intolerancia religiosa es otra de las formas de maltrato sobre la que hombre nada ha escarmentado con el paso del tiempo...Ay, ay, ay. Saludos, Cayetano. Interesante artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelven tiempos que creíamos ya pasados definitivamente.
      Un saludo, Patzy.

      Eliminar
  15. Si esos celosos de la ortodoxia estuvieran vigentes hoy día no hay duda de que no darían de sí para procesarnos a todos por herejes. La España de Fernando VII no era un dechado de virtudes y menos para los que se apartaban de las ideas impuestas desde el estado. Bajo ese prisma todos eran sospechosos de herejía, bien contra la religión, bien contra la monarquía. Qué majo ese Fernandito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy quedaríamos pocos. Del felón ya sabemos lo que era capaz de dar de sí. Lo malo son los ciudadanos o los súbditos. Lo que más miedo me da de este pueblo nuestro es cómo se deja arrastrar por las pasiones y los bajos instintos. Esa gente que escupía o insultaba al "hereje", sin plantearse nada.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  16. Me ha impresionado esta historia, ejemplo de una España rancia y violenta que no tolera nada que sea diferente a lo establecido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rancia, violenta... y relativamente reciente. Ese es el problema.
      Un saludo, Valverde de Lucerna,

      Eliminar