viernes, 4 de septiembre de 2015

Fin de una era

Ulpiano Checa, La invasión de los bárbaros (1887)

4 de septiembre de 476:
Fin del Imperio romano de occidente. Inicio de la Edad Media.
Puro convencionalismo cronológico, una necesidad de datar, de acotar épocas dotándolas de cierta identidad.
Antigua, Media, Moderna, Contemporánea…

 ¿Habrá que poner nuevo nombre y fecha para la nueva era que se avecina?

Probabilidad nº 1.

Esperemos que el mundo reaccione y pare los pies a los que intentan crear una despiadada teocracia universal y volver a la Edad Media.
No tener que leer nunca en los libros de texto del futuro:

Año 2020: los nuevos bárbaros, tras provocar enormes oleadas de refugiados que se desplazaron a Europa y tras hacerse los dueños de media Asia y del norte de África, emprenden la conquista del sur del viejo continente.



Probabilidad nº 2.

Año 2020. Se avanza hacia una situación insostenible por parte del capitalismo financiero mundial. Descartada la guerra como método para "resetear" el mundo y empezar de nuevo, como pasó tras las dos guerras mundiales, se opta por el método más seguro: la consolidación de los poderes económicos frente a las democracias de los estados. Paralelamente a la proliferación de agrupaciones radicales, gracias a la sensación de inseguridad y al aumento del número de inmigrantes, logran llegar al poder grupos extremistas que se organizan en una especie de confederación a escala mundial. El fascismo ha resucitado. El capitalismo financiero brinda su apoyo económico a este nuevo orden mundial, sin derechos ni libertades, parecido al que profetizó Orwell en su "1984". Los ciudadanos pasan a ser de nuevo súbditos y productores- consumidores. Un mundo de semiesclavitud, con bajos salarios y nulos derechos sociales y laborales, donde la ciudadanía queda supeditada a la economía. Es la era del Gran Hermano.

Esperemos que al final no se cumpla ninguno de los dos vaticinios, que todo quede en un ejercicio de distopía histórica, en un mero pasatiempo y que las cosas sean mucho mejor en el futuro; sin embargo, los riesgos existen. Negarlo sería sencillamente mirar para otro lado.

30 comentarios:

  1. Los bárbaros, ni son tan "nuevos" ni están todos en un "bando". Se potencian mutuamente, los de acá y los de allá. Ambos se nutren de fanáticas sustancias, ambos se apoyan en las mismas patas: ignorancia, fanatismo, miedo y opresión.
    La "peste negra", etnocéntricamente reflejada en ese mapa, sólo muestra la mitad de su extensión, pero el enemigo es uno y está en todas partes.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, dentro de occidente, hay fuerzas negativas que han enconado los conflictos. Si no se hubiera invadido Afganistán o Irak no habría tanto fanático terrorista.
      Un saludo, Loam.

      Eliminar
    2. A eso me refería, a esas "fuerzas negativas" que no sólo "han enconado" los conflictos, es que los han generado. Mientras el mercado imponga su ley, seguiremos tratando a los demás cómo nosotros mismos somos tratados: como mera mercancía.

      Salud, Cayetano.

      Eliminar
  2. Esperemos que no sea así. Siempre me recordó "1984" al Apocalipsis de San Juan, último libro del Nuevo Testamento, una era que da la sensación que ya la estamos viviendo, y esta es la opinión de un servidor no creyente en las profecías, sino en los adelantados a su tiempo pero no como visionarios sino como señores bien documentados como hizo Orwell o Verne en otra faceta.
    Si analizamos la historia observamos que no existe ninguna época carente de convulsiones, pero trasladándonos a la actualidad la sociedad geopolítica es muy diferente a la pretérita, entre otros factores porque ya son más de 7.000 millones de almas. Instalados en la sociedad de consumo (unos) y en la desesperación (los más) urge un cambio a nivel global. Tendremos que ponerle "nombre" a estas décadas que se avecinan y, además, no bastará con delegar las souciones en los que mandan (que también) sino en que cada uno de nosotros ponga su granito de arena...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las civilizaciones tienen su época de formación, su auge y su decadencia. El problema de hoy es que parece que nuestros dirigentes no han aprendido nada de la historia pasada y tienden a cometerlos mismos errores.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con tu visión por diversos motivos. Si recuerdas la llegada de estas crisis se venían anunciando desde que se acuñó el término "aldea global", pero muchos prefirieron mirar a otro lado.
    Nacerán menos "esclavos" porque no serán necesarios, sustituidos por aparatos tecnológicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estamos en el tramo final de una etapa. Lo que venga no sabremos lo que será hasta que esté encima.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  4. Tras derrotar a los nuevos bárbaros, no sin esfuerzo y dolor, me inclino por la segunda opción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Además, la lucha contra los nuevos bárbaros propiciaría lo segundo: la gente reclamaría más seguridad y autoridad. Y de ahí al totalitarismo solo hay un paso.

      Eliminar
  5. Cayetano,que panorama tan tétrico se nos avecina, sea como sea esperemos que no haya una tercera guerra mundial, confiemos en la sensatez de los que nos gobiernan,y en las buenas gentes que pululan por este mundo nuestro, un poquito de optimismo porfa.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Tercera Guerra Mundial hace ya tiempo que empezó, solo que de forma diferente a las guerras convencionales. Va por zonas.
      En todo caso, para ser optimista del todo hay que valorar los riesgos que corremos para evitarlos.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  6. ¿Quién sabe lo que puede ocurrir de aquí a unos años? Ni siquiera estamos seguros de lo que pasará en el próximo minuto. Sin embargo, es necesario hacer un ejercicio de reflexión como el que nos has planteado, entre otras cosas porque el mundo actual es complejo y presenta una serie de desafíos nuevos que auguran un cambio hacia otro nuevo orden mundial. Veremos... Sea lo que sea tendremos que inclinar la cerviz, pobres de nosotros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comentaba hace un rato, estamos en la etapa final de una era. Lo que venga después es pura incertidumbre. Solo podemos sopesar los riesgos actuales.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  7. Estamos en la 4ª Guerra mundial. La tercera fue la mal llamada “Guerra Fría”, que no tuvo nada de fría ni envidiaba en bajas a la 2ª. Cómo acabará, y qué mundo surgirá después, es solo un ejercicio de imaginación. Hay otras variables que no existían antes: inteligencia artificial que nos puede superar (ya lo está haciendo), manoseo genético cada vez más barato y manipulación de masas cada vez mas eficiente, entre otras. Lo que no parece remitir, más bien va en aumento, es la estupidez humana de muchos y que otros pocos se aprovechan de ello. Eso es la humanidad. Si nos relevan las máquinas, espero sean mas inteligentes que sus creadores.

    Saludos

    PD. Veo que te ha gustado mi post. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras actuales son muy diferentes de las del pasado. Ahora, por ejemplo,una gran potencia puede doblegar a un país sin necesidad de invadirlo, basta con arruinarlo. Y hablando de tecnología y de informática, ahí tenemos a los terroristas usándolas como la más eficaz de las armas.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  8. Intuyo largos siglos de oscuridad. Creo que nos avecinan unos setecientos años de penalidades y pobreza económica y estética.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los discípulos neoliberales de Fukuyama podrán comprobar que no se trata del "fin de la historia", con la consolidación de un sistema que hace aguas por todas partes, sino de una vuelta atrás: el "regreso de la historia", una especie de Edad Media tecnológica.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  9. Hola Cayetano:
    No sé que pensar...Los seres humanos hemos demostrados nuestras porpias ineptitudes a lo largo del tiempo. Está vez no será distinto. Y luego, cuando tengamos el agua al cuello, será entonces cuando querramos salir adelante. Somos victimarios, pero también victimas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece demostrarse, lamentablemente, que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra. No aprendemos de los errores pasados. Y así nos luce el pelo. Esperemos tan solo que las cosas no se pongan tan crudas.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  10. Me ha puesto usted los pelos de punta, pero lo cierto es que ambas posibilidades que señala son más que reales. En realidad tal vez alguna se esté abriendo ya camino. Me sorprende que el mundo tarde tanto en reaccionar en esta ocasión mientras en otras se ha precipitado de tal modo.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da la sensación de que los acontecimientos están desbordando a nuestros amados dirigentes, como en aquellos tiempos en los que el Imperio Romano se desmoronaba como un castillo de naipes. ¿Culpables? Parece que nadie asume nada.
      Feliz fin de semana, igualmente.
      Un abrazo, madame.

      Eliminar
  11. Estamos en una encrucijada histórica con todas las posibilidades abiertas.
    En tiempos así son necesarios los estadistas, ¿ seria imaginable la Europa actual si no hubiese existido Churchill ?.

    Pero en cambio, tenemos políticos ensimismados, que ignoran incluso el precio de un litro de leche en el supermercado,

    Seamos optimistas y no perdamos las esperanzas, y esperemos la aparición de mentes preclaras ahora desconocidas.

    Lo que si tenemos asegurados, son la sangre, el sudor y las lágrimas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hay llanto y crujir de dientes, el infierno en la Tierra para muchos.Lo estamos viendo en directo. No sé si se generalizará, lo que es seguro es que esto es el fin de una etapa. Vienen tiempos, como mínimo, interesantes (objetivamente hablando).
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
    2. La vieja maldición china, vivir un tiempo interesante.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ojalá no se cumpla ninguno de los vaticinios pero la cosa pinta muy mal, no veo yo voluntades dispuestas a dar las soluciones que la mayoría silenciosa demanda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema: la voluntad y el nivel medio de nuestros gestores, que dejan mucho que desear.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Hace un tiempo, hablando con alguien que se mueve por esos lugares de los que todos huyen, estuvimos apartando la cortina de humo y especulando sobre lo que apuntas, tan lúcido. ¿Qué colectivos ya están ocupando la rica África subsahariana y el culto Magreb que se despueblan? Esa es la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo da solo pensarlo.
      Reaccionará a tiempo la otra media humanidad. No estaría mal.
      Un saludo, Ana Mª.

      Eliminar
  14. ¿No hay tercera posibilidad? El mundo se reinicia e impera la cordura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá sea como dices,pero de momento no hay señales que apunten en esa dirección. No estaría mal que reaccionaran.
      Un saludo.

      Eliminar