jueves, 7 de mayo de 2015

Dinero, sueldo y salario


"Dinero" de Alfonso II de Aragón.

Hoy son conceptos con un significado muy diferente al que tuvieron en origen. 
De cuantía variable: tener  mucho o poco dinero, percibir un buen o un escaso salario, ganar el salario mínimo,  tener el sueldo congelado, etc.
Dinero, sueldo y salario.
En su día hacían referencia a cosas muy distintas de las de hoy, a la vez que muy concretas.

El salario, de origen romano, nada tenía que ver con la percepción que hoy se tiene de “pago en metálico” cada cierto tiempo, generalmente mensual, por la realización de un trabajo. Era el “pago con sal”, es decir, la cantidad de sal que cada trabajador o cada soldado recibía para que pudiera conservar y aderezar sus alimentos. A su vez, la sal que no necesitase se podría invertir en comprar otras cosas necesarias, como si se tratara de una moneda. En aquellos tiempos, cuando no había frigoríficos, la sal era un método de conservación de la carne muy eficaz y extendido.

El sueldo, que hoy es sinónimo de “salario”, en su día nada tenía que ver con este. Era un tipo de moneda. El sueldo –“solidum”- era lo que percibía un obrero manual medio por una jornada de trabajo. Una sola moneda. De ahí que se generalizara la frase de “voy a ganarme el sueldo”, es decir, la moneda por mi día de trabajo.

Y el dinero también hacía referencia a un tipo de moneda. El dinero, del latín “denarius” era la moneda de menor valor introducida por el Imperio Carolingio. Llega a nuestra península a través de la Marca Hispánica y se generaliza en la Corona de Aragón. De menos valor que el sueldo, el dinero venía a ser la doceava parte de la moneda anterior (un sueldo= 12 dineros, en la Corona de Aragón).

Decía Luis de Góngora:
"Los dineros del sacristán
cantando se vienen y cantando se van."


Y Quevedo:
"Poderoso caballero
es Don Dinero."

Lógicamente, tanto el sueldo como el dinero tenían un valor de cambio diferente según el lugar y el siglo. En la Francia Carolingia y en el Aragón de Jaime I el Conquistador, por ejemplo, no valían exactamente lo mismo.  Por su política centralizadora, también en lo monetario, Felipe V de Borbón llegó a suprimir el dinero en la corona de Aragón tras la Guerra de Sucesión.
____________
El origen de tal medida estaría vinculado al Real Decreto de 29 de junio de 1707, que puso fin a la historia del antiguo reino de Aragón al ser abolidas sus instituciones autónomas tradicionales,  así como sus "competencias", entre ellas la de acuñar moneda propia.

36 comentarios:

  1. Es muy interesante conocer el origen de nuestra principal desgracia: el dinero. Yo investigué sobre el significado de mi apellido -Cornado- y descubrí que se trataba de una antigua moneda que tenía el valor de un cuarto más un maravedí.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una moneda de origen navarro. Qué curioso.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  2. Aquel que compra voluntades y que nos viene acompañando siglos y siglos. Los "albañiles" de las pirámides cobraban en cebollas, y bien aviados iban :)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo digas muy alto.No des ideas, que igual hacen lo mismo ahora.
      Saludos, Félix.

      Eliminar
  3. A distintas épocas, distintos lenguajes. En todo caso son palabras que usamos cotidianamente ignorando su origen y sentido primigenios. ¿Te imaginas que recibiéramos hoy día el salario en potencia eléctrica, por ejemplo?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si nos sobra se la cambiamos al vecino por un par de pollos. Viva el trueque.
      Un saludo,Carmen.

      Eliminar
  4. ¿Cómo se le llama ahora a lo que cobra por un contrato basura? Esclarecedora entrada. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miseria, algo inferior a SMI.
      Un saludo, Antorelo.

      Eliminar
  5. Casi todo en esta vida es una abstracción común que nos une como civilización y seres humanos. Las leyes, las religiones y otras cosas que damos por hechas y reales, en realidad son abstracciones, no son reales. El dinero es la abstracción mas aceptada en casi cualquier lugar del mundo. En realidad, es lo que nos cohesiona a los seres humanos. Cambiando un pocod e tema, de los denarios romanos vienen las monedas llamadas dinares, de uso en muchos paises.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cada vez más. Antes, las monedas valían lo que realmente pesaban en el metal correspondiente. Hoy, con los billetes, es un compromiso de pago, lo que se llama moneda fiduciaria, no real, sino, como en la religión de la que hablas, una cuestión de fe, de confianza, un compromiso de pago futuro.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  6. Y estos sueldos de hoy, en lugar de congelados están lavados con agua caliente, de ahí que encojan tanto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con lejía, pues muchos al cobrar sigan pasando la noche en blanco pensando cómo pagar la luz a los amigos de los gobernantes.
      Un saludo y feliz tarde igualmente.

      Eliminar
  7. Hola Cayetano:
    Como dice Madame: El sueldo se encoge todos los días...Y hago por intentar volverlo a su tamaño original, pero na' de na'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que comprar una lupa para ver aumentado nuestro dinero.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  8. Buena entrada, ya conocía la procedencia del léxico que usamos con el vil metal, pero es estupendo el recordarlo.

    Hay cientos de buenas historias acerca del dinero, te propongo una entrada, el real de a ocho y el dólar norteamericano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera moneda de los EEUU, el llamado "dólar español". Buena idea. Pero ahora te tocaría a ti, amigo Rodericus. También podríamos hablar de la nueva moneda de alguna comunidad autónoma si llega a independizarse y no la admiten en la zona euro.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Je, je, posiblemente tendríamos que "resucitar" la vieja peseta. Pero no creo que lleguemos a necesitarla. La realidad es muy tozuda, soñar es gratis, pero la realidad siempre se impone.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy bien explicados los diferentes conceptos. Yo creía que sueldo tenía que ver con el dinero que recibían los soldados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soldada, el "solidum", el sueldo... toda andará relacionado.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  10. La verdad es que pocas veces pensamos en el significado original de las palabras. Lo del salario se podría traducir hoy en día por el "gasolario"¿ no crees que cobrar en gasolina tendría sus beneficios?

    Saludo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si te sobra puedes cambiarla por otra cosa y hacer trueque, como en los viejos tiempos.
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  11. Usamos las palabras sin pararnos a pensar en sus orígenes y nos sorprendemos cuando descubrimos su procedencia.
    Así, a bote pronto, para referirnos al dinero se me ocurren otras como "guita", "parné", "pasta", que usamos coloquialmente.
    Por cierto, de "guita" dice el diccionario "Dinero contante".
    Un fuerte abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "guita" también es una marca de la mejor manzanilla.
      Un placer verte por aquí, Antonio.
      Abrazos.

      Eliminar
  12. "La sal y el sol"...así de importante era la sal para los romanos...Las vestales, por ejemplo, preparaban una salmuera para pasarle a la piedra de sacrificio por las cualidades de incorruptibilidad atribuidas al mineral blanco. También en Roma, al octavo día del nacimiento de un niño se le pasaba a éste sobre los labios un poco de sal como acto de purificación y para mantener lejos de él, los demonios y los genios del mal...Con los del salario, me vino esto a la memoria.
    Interesante artículo, y me llevo la frase de Góngora como frase de cabecera! Ja! Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan importante era la sal para los antiguos que quedó incluso en el lenguaje coloquial con un sentido positivo. Tener "salero" o ser "saleroso", en España es algo bueno siempre.
      Un saludo, Patzy.

      Eliminar
  13. Con el salero con que menguan nuestro salario toda la tropa que nos representa, estamos por hacer sopa con los dineros, seguro que nos aprovecha mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. La sal ha sido objeto de tráfico, comercio y monopolios desde tiempos remotos. Alguien dijo que el ser humano es adicto a la sal desde la prehistoria.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Pues ya que vamos también de refranes ahí va uno muy en boga hoy (y siempre); Entre el honor y el dinero, el segundo es lo primero.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  16. Cayetano, acabas de transmutarte. Estaba leyendo tu entrada y me has traído la imagen de mi querido profesor maño Don José Villamana el día en que nos explicó el sentido de la palabra “trueque”. Empezó con el “salario” y de ahí fue derivando hacia otros temas que no recuerdo, pero sí me quedó claro el concepto del salario, tan gráfico que mientras lo contaba yo iba montándome la historia que hoy has vuelto a evocar. Un hatillo de sal, la llegada a casa para extenderla sobre la mesa y separarla en montoncillos…
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  17. De ahí vendrá lo de ser saleroso.
    Saludos, Retablo.

    ResponderEliminar
  18. Los valores pueden esperar.
    Un dicho muy castellano.

    ResponderEliminar
  19. Muy curiosa esa coincidencia.
    Saludos, Ana M.

    ResponderEliminar
  20. Gustaríame saber qué diría mi tocayo Quevedo del dinero de plástico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que es cosa del diablo. Y después se iría a echar un trago a la taberna del turco.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  21. Con la marcha de la sal, Ghandi comenzó el proceso de Independencia de la India del Imperio Británico.

    ¡Y la mujer de Lot se convirtió en estatua :-)!

    Casi nunca pensamos el origen de las palabras que usamos...
    Por eso me gustan especialmente estas entradas tuyas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar