domingo, 5 de enero de 2014

Una raza superior.


Rubios, altos, sanos, fuertes, de ojos azules. 
Así era la raza aria que conquistaría el mundo. 
Una raza superior. 
Evidentemente, Hitler se inspiró mirándose al espejo.

33 comentarios:

  1. Y algunos artistas inferiores al servicio del poder.
    Salud
    Francesc Cornadó Estradé

    ResponderEliminar
  2. Adolfito hizo lo que muchos: haz lo que digo, no lo que hago (o lo que soy, en este caso)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Algo parecido les pasa a algunos modistos famosos. Les gustan las modelos jovencísimas y muy delgadas, y luego ellos son viejunos o fondones.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... Los nazis eran así, esbeltos como Göring, altos como Goebbels y rubios como Hitler.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que lo tratarían como la excepción de su regla. Con todo, a Hitler no lo hubieran hecho ario ni con la cirugía plástica...

    Un saludo y feliz año, Cayetano.

    ResponderEliminar
  6. Adolfito no representaba en modo alguno esa raza aria dominadora del mundo con su pelo negro, su estatura baja y su cuerpo más bien enclenque. Decían que su abuela era judía, para más INRI.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, es evidente que tener la autoestima alta es importante.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Para ser justos, Hitler era alto, corpulento y de ojos azules.
    Otros líderes nazis, como Himmler o Goebbels, estaban mucho más lejos del ideal ario. Pero el Führer precisamente daba bastante el pego.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
  9. Francesc: y asustados,como los jueces.
    Un saludo y feliz 2014.

    ResponderEliminar
  10. Carlos Martín: como los curas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. La Fuensanta y el Antón: porque en el fondo a esos que dices muchas veces no les gustan las mujeres y sólo las valoran como esqueletos- percha que luzcan sus ropas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Antonio: y en realidad eran bajitos, obesos o cojos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Carmen: la madre de Alois, el padre de la criatura, fue seducida posiblemente por un adinerado comerciante judío.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Detalles: autoestima alta y trampas de relleno debajo del uniforme.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Nonsei: como comentaba a Antonio, muchos líderes nazis adolecían de las virtudes físicas de los arios. Había algún cojo, algún enclenque, algún obeso...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo que mi profesora de historia hizo un comentario similar, ella bajita y morena, su piel de color de la arena de playa y sus ojos marrones color madera joven!

    Hay tantas variedades y todas son bellas!! un cabello rubio! O anaranjado, el marron como madera o el cabello de color negro como la noche! todas bellisimas expresiones del genero humano!
    Y has visto las combinaciones? resultan preciosuras!!!
    Tengo un amigo de padre español y madre brazilera!
    Es lo que decimos aqui un cafe con leche! un cuerpo atletico con unos ojos verdes que parecen vidrio de botella! Camina y las flacas babean a su paso!
    Hitler! pobre imbecil! si existe un infierno, debe estar ahí, al fondo!

    ResponderEliminar
  17. Gary Rivera: está claro. El mestizaje mejora la especie humana. La endogamia la empobrece.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Cayetano:

    Los delirios de grandeza hacen que tengamos una imagen distorsionada...Incluso de nosotros mismos. Es posible que le pasara a Hitler...Uno nunca sabe.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Manuel: tal vez exista esa distorsión de la que hablas. En todo caso, fruto de una mente "peculiar".
    Un saludo y feliz 2014.

    ResponderEliminar
  20. El hombre de ciencia busca la perfección y la inmortalidad que será el mayor de los errores que podamos cometer pues sólo lo disfrutarán los ricos...pocas diferencias históricas...

    Un abrazo y que los Reyes Majos se porten bien contigo.

    ResponderEliminar
  21. Por mi físico no hubiera escapado de la pubertad: más bien pequeño, moreno de rasgos sureños; luego a media edad me vinieron los problemas de columna: los espartanos me habrían despeñado y ahora hay quienes piensan en la eutanasia para rebajar los gastos en seguridad social. En fin, que estoy vivo de milagro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Y los alemanes que se lo creyeron.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Esta afirmación tuya es algo que siempre me intrigó, es bastante curioso que Hitler aspirara a una tipología de alemán que no lo incluyera a él mismo! Siempre pensé que, como era artista, la búsqueda de cierta perfección estética lo había traicionado...o que en su casa no tenía espejos! He regresado, Feliz 2014 Cayetano. Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Jose Senovilla: y la perfección no existe. Es un ideal.
    Feliz día de Reyes.

    ResponderEliminar
  25. Francisco: no des ideas que nos la lían...
    Un saludo y feliz día.

    ResponderEliminar
  26. Valverde de Lucerna: en tiempos de crisis la gente está deseando creerse las mentiras de sus salvadores. Mira Cataluña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Patzy: ya vi tu regreso por tu entrada italiana, un bonito regalo de Reyes que nos dejas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Y menudo disgusto se llevo cuando Jesse Owens gano los 100 metros lisos en los JJOO del 36 en Berlín.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. DLT: ese día casi le da el patatús a Adolfito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Carolvs: eso creo yo, un complejazo de tomo y lomo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Despreciable Hitler.....Pero creo que subconcientemente persiste esa idea de la raza superior en muchos...
    Una compañera de escuela comentó que se había encontrado con Macri ( jefe de la ciudad porteña)y que había quedado impactada al ver sus ojos azules .Olvidó que el personaje en cuestión confesó que jamás leyó un libro.(¿ ?)
    A varios ..... nos dejó pensando.....

    ResponderEliminar
  32. Carmela: para los nazis, ser superior era algo físico, talla, color del pelo y de los ojos, aunque fuera un analfabeto como el que cuentas. De superior, poco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar