martes, 28 de enero de 2014

Enrique IV el impotente


Posiblemente en esta historia haya más leyenda que verdad. Y que los detractores de Enrique IV y su descendencia hayan cargado las tintas en un asunto que les beneficiaba ampliamente, al lograr finalmente situar en el trono de Castilla a la hermana del rey y no a su hija.
Para deslegitimar a la sucesora de Enrique, a Juana, sacaron a la luz que ésta no era hija del rey sino del favorito Beltrán de la Cueva, por lo que la moza era más conocida por el sobrenombre de “la Beltraneja”.
El caso es que al final, Isabel fue la que consiguió el trono, para muchos de una forma poco ortodoxa.
Hasta aquí la historia o, si se prefiere, la leyenda.
Luego, la literatura se encargará de “fabricar” historias basadas en este asunto. Y la televisión también.

“En busca del unicornio” da cuenta de ello.

En esta novela de Juan Eslava Galán, ambientada en el siglo XV, nos encontramos con una expedición al mando de Juan de Olid quien viaja al continente africano y pasa mil aventuras y penalidades para capturar al mítico animal, con el fin de triturar su cuerno y con el polvo resultante remediar los males sexuales del rey Enrique IV el impotente, rey de Castilla, pues se creía que el cuerno del unicornio era un elixir mágico y poderoso para aumentar la virilidad de los que no pueden mantener una erección, algo así como la pastilla de viagra de aquellos tiempos.  Era una expedición necesaria, patriótica y secreta, pues era imprescindible que el rey tuviera herederos para perpetuar su línea dinástica.
Al unicornio habían de cazarlo con una virgen, “con una doncella intacta que no haya conocido varón”. Sólo así, el animal se volvería dócil como una oveja y podrían capturarlo. De esta forma, en la expedición al continente africano se incorpora una doncella de noble linaje de la ciudad de Cuenca, un señuelo para amansar al fabuloso animal.

Claro que en África lo más parecido que encuentran a un dócil unicornio es un rinoceronte que no está dispuesto a dejarse domesticar. Tampoco la doncella que llevan es incólume a los avatares del viaje y no llega tan virgen al encuentro con el mítico animal, con lo cual el resultado ya no fue el mismo.
Vamos, que la expedición fue un desastre.
Y no digo más por si alguien lee la novela.

Luego, la historia real ya se encargó de contarnos quién heredó de Enrique IV la corona de Castilla: su hermana Isabel.

Eslava Galán es un maestro en el arte de documentarse y de ponerse en la piel de gentes de otras épocas. Uno de los pasajes más meritorios de la novela, a mi entender, es cuando describe un animal nada conocido por tierras europeas:
“Tiene en todo la forma y hechura de un venado y cuatro patas y el color pardo y la cabeza chica y apuntada. Mas las patas las tiene luengas como tres veces las del venado y el pescuezo lo tiene luengo como dos hombres puestos uno encima del otro. Y con este pescuezo alcanza a comer los brotes tiernos y frutos de arriba de los árboles.”

En Busca del unicornio, Juan Eslava Galán. Planeta. Barcelona, 1987.




46 comentarios:

  1. La "impotencia" de Enrique IV y la triste historia de Juana "La Beltraneja", los capítulos más negros detrás del glorioso reinado de Isabel I.

    Un pena que los jóvenes (y no tan jóvenes de hoy) en vez de aprender sobre la reina con los libros lo hagan con una serie de TV de escaso rigor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Para conocer la historia y las flaquezas de Enrique IV y de la Castilla de su tiempo es recomendable, muy recomendable, el texto de Gregorio Marañón. Hace un análisis interesantísimo de la naturaleza y la salud de este rey.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  3. En este tema siempre he sido partidario de la reina Juana (I) de Castilla y no de la que siempre he considerado una usurpadora, su tía Isabel. ¿Qué hubiera sido de las Españas con una Castilla unida a Portugal y un Aragón independiente? Nunca lo sabremos, pero es tentador pensar en ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hace unos años me habían recomendado esta novela (dado que me gustan mucho las novelas históricas). En esa oportunidad me destacaron que estaba escrita con un estilo "divertido" y "ameno", y te agradezco el refrescarme su título porque no lo leí entonces, ya casi lo olvidaba, y veré si lo consigo ahora. Abrazo Cayetano.

    ResponderEliminar
  5. Fue precisamente con esta novela, "En busca del unicornio", como conocí a mágico escritor Eslava Galán.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No conozco la novela, pero esa descripción me recuerda a una que resultó ser de una jirafa. Lo leí de niña en un libro antiguo de viajes, no recuerdo si romano o griego, de Ibn Batuta, Marco Polo o alguno similar. Curioso, nuestras entradas de esta semana tienen un punto de contacto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Interesante la nota histórica amigo Cayetano, ... como sera que tras la descripción del animal:-----"Tiene en todo la forma y hechura de un venado y cuatro patas y el color pardo y la cabeza chica y apuntada. Mas las patas las tiene luengas como tres veces las del venado y el pescuezo lo tiene luengo como dos hombres puestos uno encima del otro. Y con este pescuezo alcanza a comer los brotes tiernos y frutos de arriba de los árboles.” mira que me recuerda a alguien.... y no se no se.... ahhhhh ya....
    Un abrazo.
    elperroverde

    ResponderEliminar
  8. Carolvs: a míme pasa lo mismo con la serie. Lo peor, las interpretaciones de los personajes principales. Creo que sólo aguanté un capítulo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Francesc: echaremos un vistazo a las consideraciones del señor Marañón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Dissortat: la historia que pudo ser y no fue. Dos "Juanas" hemos tenido que debieron reinar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Nando: te va a gustar. Eslava Galán es de lo más entretenido y ameno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Patzy: seguro que te encanta. Ya me contarás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Francisco: igual que yo. Tal vez fue el inicio de una importante labor de novelista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Ana Mª: tal vez el novelista se inspiró en alguno de esos textos antiguos que mencionas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Pedro: tal vez te recuerde a alguno de nuestros ávidos depredadores del panorama nacional.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Por el poder se hace muchas cosas, incluso hacer correr rumores o desvelar secretos (dependiendo de si lo de la impotencia era verdad o no). Actualmente, se hubiera utilizado la televisión, e incluso uno de esos programas del corazón para sembrar la duda sobre Enrique IV.

    ResponderEliminar
  17. Recomiendo la novela, es muy buena, como la mayoría de las escritas por Eslava Galán. Y de este autor, su mejor obra para mi gusto es "Historia de España contada para escépticos" http://www.juaneslavagalan.com/ficha.php?id=18

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Como te he eomentado en facebook, y eso antes de haber leído la entrada, leí hace tiempo esta novela y me pareció cuanto menos curiosa. El viaje es real y se dice que el rey Enrique IV fue enterrado con su famoso cuerno de unicornio en el monasterio de Guadalupe. ¿Serán capaces alguna vez de desenterrarle y hacer la prubea de ADN cruzando la de los restos de su hija enterrada en Portugal? Ya sé que daría lugar a plémicas, pero creo que después de 500 años nadie se echaría las manos a la cabeza si supiéramos que el rey fue padre realmente (como lo creo) de Juana la Beltraneja. ¿Un cueno de jirafa entonces?
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Oh dios! Si yo paso a la historia como el impotente! Revivo y me vuelvo a morir! Jajajajaja La preocupacion por una buena ereccion parece haber estado presente desde las cavernas jajajaja pobre virgen! Y mira que confundir un rinoceronte con un unicornio jaja y un venado altisimo! Jajajaja me ha gustado esta entrada! Me has arrancado sonrisas!!!

    ResponderEliminar
  20. La Fuensanta y el Antón: cada época utiliza sus armas de "desprestigio masivo", la tecnología punta del momento. Mira que si ahora nos dicen en El Mundo o en El País que la infanta Cristina no es hija del rey sino del butanero. Menudo peso se le iba a quitar de encima a uno que yo me sé.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Carlos: muy buena, aunque para mi gusto es El comedido hidalgo, sobre Cervantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Carmen: yo también creo en la paternidad del rey. Lo otro fue un infundio para deslegitimar a la heredera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Gary Rivera: pues si te lees la novela, te aseguro que te vas a divertir un rato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Y así seguimos confundiendo rinocerontes con unicornios... al paso que vamos, en fin menos mal que todavía existen personas sensatas, desafortunadamente resultan de lo mmenos popular. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, pues has conseguido interesarme en la novela. Las pinceladas que das de su trama parecen interesantes.
    La buscaré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Leí la novela hace tiempo, es entretenida, aunque creo que le sobran algunas páginas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Emejota: lo malo es que, como pasaba en la fábula de los galgos, mientras dilucidamos si se trata de rinocerontes o de unicornios, nos pilla el tren y al final la casa sin barrer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Es peculiar lo sucedido en ese momento histórico.

    Muchos debieron intrigar para que Isabel fuese reina.

    He leído la novela, me gustó mucho

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Como siempre te comento, me cuesta la Historia, pero terminaré leyendo novelas históricas pues siento envidia cuando os leo y comentáis. Hacéis que nazca la curiosidad.
    Un besote

    ResponderEliminar
  30. Antonio: todo el que se la ha leído le ha gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Antorelo: muy entretenida la novela. No recuerdo ahora si al leerla percibó o no pasajes "de relleno", algo habitual en la narrativa y muy personal en cuanto a su apreciación. Tal vez se podría aplicar también a grandes obras como El Quijote o El Nombre de la rosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Manuel: pensar sólo por un instante que la historia de los reyes de España obedeció a un fraude... nos hace reflexionar un poco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Detalles: como dije en una ocasión, a la historia le pasa como a las verduras, siempre hay una que te puede gustar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. En busca del unicornio es una delicia que leí hace muchos años. Su artículo me ha hecho desear releerlo.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Eslava Galán es un grande. Su amigo Pérez Reverte contó una vez como el escritor se disculpó muy humildemente con un lector que había leído "La lápida templaria" una novelita que Eslava había firmado como Nicholas Wilcox y en la que su nombre aparecía únicamente como traductor. Parece que el lector, más papista que el papa, le reprochaba a Eslava ciertas "licencias" de traducción, jaja y él le dio la razón :D

    Pobre Juana, no? Me estoy acordando de las coplas de Mingo Revulgo, parece probado no sólo que no pudiera ser hija de Beltrán de la Cueva sino que realmente lo era del rey y también se dice que el católico ,que era un tipo bien obstinado, quiso casarse con ella después de que Isabel murió y que tuvo que quedarse con Germana de Foix porque Juana le dio calabazas :D


    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
  36. La Dame Masquée: una grata y divertida novela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Adra: muy divertida esa anécdota con su equívoco correspondiente. Y sí, yo también creo que Juana era hija legítima y todo lo demás un complot para acceder al poder ilegítimamente,como pasó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Es una delicia leer esa novela, premio Planeta, por cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. El último libro que he leído de Juan Eslava Galán ha sido "la historia de España contada a los escépticos", tiene un gran sentido del humor y sus obras se leen con mucha facilidad.
    Siento simpatía por Juana "la Beltraneja", no hace tanto leí que Isabel intrigó todo lo que pudo para conseguir el trono, lo que sucede es que la historia la escriben los vencedores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. DLT: y pocos premios Planeta le ganan en calidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Valverde de Lucerna: aquí siempre hemos sido dados a inventar infundios sobre el adversario para hacernos con el poder.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Buenos días, Cayetano.

    Por fin termino esta entrada que tenía pendiente. A mi también me encanta la manera que tiene Eslava Galán de hacer difusión de la Historia.

    Iba a contar la anécdota de los libros de templarios de Eslava Galán, pero ya se me han adelantado.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  43. Manuel: este autor es experto en hacer la historia amena y atractiva.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Juan Eslava Galán se documenta muy bien, en efecto,y tiene un gran dominio de las fuentes. Antes de conseguir el Planeta contaba ya con una trayectoria muy prestigiosa en la investigación sobre temas medievales, en particular sobre castillos y fortalezas del Reino de Jaén. Es además, y yo lo puedo decir, una gran persona.

    Saludos, don Cayetano.

    ResponderEliminar
  45. Retablo: celebro que tenga esa acertada y compartida opinión del autor de El comedido hidalgo, otra gran novela de Juan Eslava Galán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar