domingo, 27 de marzo de 2011

El cementerio alemán de Cuacos de Yuste


Subiendo por la carretera que sale de Cuacos de Yuste y un poco antes de llegar al monasterio donde murió Carlos V, nos encontramos a mano derecha con el Cementerio Alemán.
Como indica el cartel de la entrada, aquí “descansan 26 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda” que “pertenecieron a tripulaciones de aviones que cayeron sobre España, submarinos y otros navíos de la Armada hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causas de sus heridas. Sus tumbas estaban repartidas por toda España, allí donde el mar los arrojó a tierra, donde cayeron sus aviones o donde murieron”.
Un acto conmemorativo hispano- alemán celebrado el 1 de junio de 1989 sirvió para inaugurar esta última morada donde, por iniciativa del gobierno alemán, se reunieron todos los restos antes diseminados por nuestra geografía.
Las cruces son de granito y en cada una aparece el nombre del soldado fallecido, la fecha de su nacimiento y de su muerte.
El sitio desde luego es ideal para encontrar la paz: tranquilo, soleado, a un paso del monasterio y cerca de esos cerezos que por estas fechas comienzan a inundar los campos de inmaculada blancura con sus efímeras flores.

(Fotos: elaboración propia)

Panorama general



Placa explicativa



Detalle del cementerio




Fallecido en la Primera Guerra Mundial



Fallecido en la Segunda Guerra Mundial

58 comentarios:

  1. Veo que has estado en la comarca de la Vega, o por el Jerte últimamente. El año pasado estuve en Yuste, en el puente de febrero y pasé por el cementerio, pero fue sólo un momento y no eché fotos. Sitio tranquilo, desde luego, nada como un cementerio para pensar.
    En otro orden de cosas, en tu enlace leí algo de parecidos o que tienen en común, entro en el blog y apareces de ché guevara, de bobby,etc, pero en seguida cambia a esta entrada ¿Ya haces trucos visuales? ¿eres ilusionista?
    En fin, saludos Mago Cayetano.

    ResponderEliminar
  2. Paco: tengo segunda casa en la Vera y me pilla muy muy cerca.
    Sobre la entrada de las fotos, en el último momento decidí dejarla para mejor ocasión, una chorrada. Ya quisiera yo ser mago y arreglar las cosas que van mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo tiene que ser, desde luego. Pero nunca me han gustado demasiado los cementerios, aunque sean históricos. Me dan mal rollo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Zona visitada. Hechos los deberes, jajaja.
    Todos los años visito esa tierra y la última vez que estuve por ésa zona en concreto fue hace dos años. Eso de tener familia extremeña...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Kassiopea: estos son los únicos que ya no hacen daño a nadie.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Arantza: pues ya somos dos lo de tener familia por estos lugares. Buena gente (Me refiero, claro está, a los extremeños, a los del cementerio no tengo el gusto de conocerlos)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. En mi rincón moruno, mientras repiquetea
    el agua de la siembra bendita en los cristales,
    yo pienso en la lejana Europa que pelea,
    el fiero norte, envuelto en lluvias otoñales.
    Donde combaten galos, ingleses y teutones
    allá en la vieja Flandes, y en una tarde fría,
    sobre jinetes, carros, infantes y cañones
    pondrá la lluvia el velo de su melancolía.

    Envolverá la niebla el rojo expolïario
    -sordinas gris al férreo claror del campamento-,
    las brumas de la Mancha caerán como un sudario
    de la flamenca duna sobre el fangal sangriento.

    Un César ha ordenado las tropas de Germania
    contra el francés avaro y el triste moscovita,
    y osó hostigar la rubia pantera de Britania.
    Medio planeta en armas contra el teutón milita.

    ¡Señor! La guerra es mala y bárbara; la guerra,
    odiada por las madres, las almas entigrece;
    mientras la guerra pasa, ¿quién sembrará la tierra?
    ¿Quién segará la espiga que junio amarillece?

    Albión acecha y caza las quillas en los mares;
    Germania arruina templos, moradas y talleres;
    la guerra pone un soplo de hielo en los hogares,
    y el hambre en los caminos, y el llanto en las mujeres.

    Es bárbara la guerra y torpe y regresiva;
    ¿por qué otra vez a Europa esta sangrienta racha
    que siega el alma y esta locura acometiva
    ¿Por qué otra vez el hombre de sangre se emborracha?

    La guerra nos devuelve las podres y las pestes
    del Ultramar cristiano; el vértigo de horrores
    que trajo Atila a Europa con sus feroces huestes;
    las hordas mercenarias, los púnicos rencores;
    la guerra nos devuelve los muertos milenarios
    de cíclopes, centauros, Heracles y Teseos;
    la guerra resucita los sueños cavernarios
    del hombre con peludos mammuthes giganteos.

    ¿Y bien? El mundo en guerra y en paz España sola.
    ¡Salud, oh buen Quijano! Por si este gesto es tuyo,
    yo te saludo. ¡Salve! Salud, paz española,
    si no eres paz cobarde, sino desdén y orgullo,

    Si eres desdén y orgullo, valor de ti, si bruñes
    en esa paz, valiente, la enmohecida espada,
    para tenerla limpia, sin tacha, cuando empuñes
    el arma de tu vieja panoplia arrinconada;
    si pules y acicalas tus hierros para, un día,
    vestir de luz y erguida: heme aquí, pues, España,
    en alma y cuerpo, toda, para una guerra mía,
    heme aquí, pues, vestida para la propia hazaña
    decir, para que diga quien oiga: es voz, no es eco;
    el buen manchego habla palabras de cordura;
    parece que el hidalgo amojamado y seco
    entró en razón, y tiene espada a la cintura;
    entonces, paz de España, yo te saludo.
    Si eres
    vergüenza humana de esos rencores cabezudos
    con que se matan miles de avaros mercaderes,
    sobre la madre tierra que los parió desnudos;
    si sabes cómo Europa entera se anegaba
    en una paz sin alma, en un afán sin vida,
    y que una calentura cruel la aniquilaba,
    que es hoy la fiebre de esta pelea fratricida;
    si sabes que esos pueblos arrojan sus riquezas
    al mar y al fuego -todos- para sentirse hermanos
    un día ante el divino altar de la pobreza,
    gabachos y tudescos, latinos y britanos,
    entonces, paz de España, también yo te saludo,
    y a ti, la España fuerte, si, en esta paz bendita,
    en tu desdeño esculpes, como sobre un escudo,
    dos ojos que avizoran y un ceño que medita.

    [Antonio Machado, Elogios


    QUE SABIAS PALABRAS LAS DEL ENORME MACHADO

    ResponderEliminar
  8. Curioso cementerio y ciertamente un lugar bello para descansar eternamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Nando: en efecto, un sabio el amigo Machado, el de Collioure, y eso que cuando escribía sus "Elogios" no imaginaba la atroz guerra que iba a sufrir España.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Senovilla: a mí los cementerios me dan esa sensación de paz, de tranquilidad, de tiempo detenido. No los busco, salvo este caso tan curioso, pero tampoco los rehuyo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Cayetano:

    Me gustan los cementerios.Viví pared con pared cuando niño. No tienes idea de como los disfruto. Creo que soy de los pocos que van a visitar los cementerios en los pueblos que conoce.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Manuel: son sitios tranquilos. Los que allí van no hacen ruido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Las consecuencias de las guerras entre personas siempre crean cementerios. Crecen de una manera abrumadora, y hacen arder la llama del odio, al recordar sus tristes y horribles muertes.
    Muy bueno Cayetano

    ResponderEliminar
  14. Había oído hablar de este cementerio, pero no lo he visto. Gracias por las fotos que lo enseñan. -Así es, un lugar tranquilo donde se guarda la historia personal de tantos hombres. Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  15. Ante los cementerios el respeto. Y el silencio. Y del creyente, una oración. Así debe ser.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. ¿Hay algún motivo especial de por qué se eligió este lugar para emplazar el cementerio?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Es una buena idea reunirlos a todos, ahora es como un cementerio-embajada, pero da un poco de pena ver las cruces tan perfectamente alineadas e idénticas como si todos estuvieran formados y uniformados otra vez en la muerte...

    Imagen real de lo que es la guerra y no aprendemos

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  18. Recuerdo haberlo visto cuando visité el Monasterio de Yuste. Quizás sea el lugar más adecuado, al lado del que debía ser el lugar de descanso eterna para quien fue Rey de España y Emperador de Alemania.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Javier: algunos desaparecieron o se esfumaron sin poder encontrar un cementerio donde descansar al fin.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Desde la terraza... El lugar, me refiero a los alrededores, es precioso, con bosque de robles acompañando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Retablo de la vida antigua: respeto y silencio siempre, aunque no sea uno creyente, como en las catedrales, lugares para meditar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Javier: como dice Carolvs, tal vez se eligió el lugar porque subiendo por la carrtera, a pocos centenares de metros, está el monasterio donde acabó sus días el que fue rey de España y emperador de Alemania.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Almalaire: es verdad, parece que están en formación, al viejo estilo militar- prusiano. Sólo falta que un oficial diga eso de..."¡Deeeeescansen!" Nunca mejor dicho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Carolvs: cuentan los del lugar que a los cuacareños les llamaban "los perdonaos". Al parecer en su estancia monacal habían surgido algunos roces. Unos dicen que por cuestión del idioma (el español parece que sólo lo utilizaba su majestad para rezar y el alemán para hablar a su caballo), otros dicen que fue por problemas de vacas y pastos, otros porque Jeromín se peleaba con los chicos del lugar y luego éstos subían para que el emperador los perdonase... Cosas que se cuentan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Hermoso lugar ... los cementerios suelen ser lugares tranquilos y plácidos ..,. no me disgustan, los visito a veces, solo por curiosidad (a mis padres los icineraron). Este me despierta curiosidad pues tengo un apellido de origen alemán.

    ResponderEliminar
  26. Jeromín (más conocido como don Juan de Austria) debió ser un pieza de pequeño jejeje

    ResponderEliminar
  27. Manuel: así que tu apellido "Adlert" es de origen alemán. Curioso. A mí los cementerios me dan paz. Tampoco me siento incómodo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Carolvs: en Cuacos hay una calle dedicada a Juan de Austria. Tras sus diferencias con la familia imperial, los cuacareños llevan bien lo de sus antepasados. Parece que Carlos V tuvo el gesto de no querer tener problemas con la gente del lugar. Estaba harto de guerras con gente más feroz y peligrosa que unos simples aldeanos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. No tenía conocimiento de la existencia de este cementerio. Me parece muy oportuno que el gobierno de su país los identificara y los reuniera en un espacio común, lo que me lleva a preguntarme, ¿por qué aquí tanto revuelo en que se haga algo parecido con los desaparecidos de la Guerra Civil?
    No creo que sea cosa de remover eternamente la historia, pero sí de ponerle punto final y descanso eterno.

    ResponderEliminar
  30. Me imagino que hay tanto revuelo, Francisco, porque muchos no saben ni dónde están sus parientes enterrados, mientras a los del otro bando les dedicaron cruces con inscripciones de caídos por la patria. Es un tema muy personal y delicado y cuando las heridas se cierran mal, vuelven a reabrirse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. No soy yo de visitar cementerios, no. De hecho no conocía ese lugar.

    Feliz comienzo de semana

    bisous

    ResponderEliminar
  32. Pues no sabía que existía ese cementerio. Lo que podrían hacer es llevar los restos a su lugar de origen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Madame: simple dato curioso, tanto alemán junto lejos de su tierra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Alejandro: me imagino que organizar tantos restos y llevárselos a Alemania debía ser algo complicado, Aquí, al menos, están todos juntos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Pues tendré que pasarme por allí o intentar localizar una lista de nombre para ver si encuentro a algún Von S.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  36. Cayetano, las vistas seguro que son muy bonitas y más en esta epoca del año, pero a mí no me gustan nada los cementerios, nunca voy, aunque tenga que ir algún día...
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  37. Dissortat:
    El único que me suena con esa pista, "Von S" es Von Stauffenberg, el que atentó contra Hitler. Creo que fue fusilado por los suyos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Rosario: no creas que lo de traer aquí un cementerio ha sido un impulso gótico- romántico (Véase Espronceda y su cementerio bien relleno, etc.), sino que venía en relación con los muertos en las pasadas guerras mundiales. Este es una mera curiosidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Ya llegué, ufff, con lo tarde que es. Bello lugar el que nos muestras. Reconozco que comparto muchas actitudes con Manuel, pero no sabía lo de los cementerios, a mi también me ocurre. Leer nombres extranjeros en ellos me produce cierta inquietud. No se, será por lo que a veces me siento de extraña en lugares tan cercanos y tan cercana a otros tan ajenos. De pequeña tenía predilección por jugar en el cementerio de los Ingleses en el monte Urgull de San Sebastian, leía las lápidas y perseguía ratas como gatos. Ja,ja. Así eramos los niños de entonces. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Es emocionante. La memoria siempre lo es. Creo que ha sido una idea excelente reunir los restos de todos estos hombres muertos lejos de su patria, en un lugar común. Preciosas las fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Un saludo Cayetano, no conocía este hecho.

    ResponderEliminar
  42. Emejota: los niños de entonces teníamos cada jueguecito, como ese de perseguir ratas en un cementerio. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Isabel: creo que, ideologías parte, es un detalle muy bonito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Eduardo: gracias por pasarte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. ¿Te puedes creer que he bajado unas cuantas veces al monasterio de Yuste y nunca he estado en el cementerio alemán? Pues créetelo. Lo voy a apuntar en la agenda. Deduzco por tu reportaje que has estado ahí, si no este fin de semana que ha llovido bastante, el pasado porque luce un sol espléndido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  46. Carmen: pleno al 15. Fue ese fin de semana que dices. Hizo un día magnífico. Tengo casa cerquita y suelo ir cada dos semanas. Esta toca.
    Cuando vuelvas al monasterio, está muy cerca, bajando la carretera que va a Cuacos (la otra va a Garganta la Olla), a medio kilómetro o así a la izquierda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Desconocía la existencia de ese cementerio. Parece que está bien cuidado.
    saludos

    ResponderEliminar
  48. Interesante sitio y buenas las vistas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  49. Antorelo: bien cuidado y tranquilo, muy tranquilo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. Arturo: según subimos al famoso Monasterio de Yuste, al caminante le viene bien hacer esta parada para descansar y luego seguir su camino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Cayetano, me gusta el dibujo que muestras en tu cuadradíto ¿es una caracterización de ti mismo? y aunque no lo fuera ¡da igual!, me gusta y ya está.
    No sabía que en Caceres existía este remanso alemán, con identificación incluida, ¡huella de historia...a nuestra vera!.
    ¡Me gusta más el pimentón de La Vera!.
    Ahora vengo!!!

    ResponderEliminar
  52. Menchu: es simplemente un "romanito" que encontré por ahí. Me gustó y lo puse. No sé. No acabo de encontrar el "avatar" que me seduzca por completo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Desconocíamos su existencia. Más allá de las ideologías, es necesario para las familias y bueno para la sociedad recordar a los muertos. A todos y sin escándalos.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  54. Nuestro garito: así es, a todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  55. Impactan esas cruces que parecen colocadas de manera equidistante.
    No sé por qué razón las relacioné con las de los soldados caídos en Malvinas.
    Pensé que , tal vez, muchos de ellos serían demasiado jóvenes y acaso no supiesen que iban hacia la muerte.
    Los saldos de la guerra.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  56. Carmela: al final, todos iguales, que decía Jorge Manrique. No hay nada que iguale más que la muerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. recicloelciclo.blogspot19 de mayo de 2012, 22:00

    ¿entonces por que está ahi y no en...Estaca de bares por ejemplo?
    Supongo que tendría más sentido allí..

    ResponderEliminar
  58. Recicloelciclo: me imagino que lo pusieron aquí, porque a pocos metros está el monasterio donde el emperador de España y de Alemania pasó sus últimos días. Una manera de hermanar a los dos pueblos. Digo yo.
    Un saludo y bienvenido al blog.

    ResponderEliminar