miércoles, 27 de octubre de 2010

Cuando Fernando VII usaba paletó.


Fernando VII
El rey de las tres efes: fofo, feo y felón.
Cuando Fernando VII usaba “paletó”. Una canción infantil que cantábamos los chicos jugando con las vocales, primero sólo con la “a”, luego con la “e” y así sucesivamente:
“Canda Farnanda Sáptama asaba palatá…”, etc. 
 Paletó: Del francés “paletot”, prenda de vestir, especie de chaqueta o gabán de paño grueso que llegaba hasta la mitad del muslo, muy usada en Francia y que después se generalizó por otros países. 
La copla tenía mala uva porque se refería al tiempo que Fernando VII pasó en Francia soñando con volver a España y una vez desbancado su padre ser él el rey, lo que pasa es que le salió mal la jugada de momento porque Napoleón prefería que fuera su hermano José Bonaparte el que ocupara el trono de España. En las “Abdicaciones de Bayona” le salió a Fernando el tiro por la culata. Pensó que él iba a ser rey en lugar de su padre. No sabía de las jugadas maestras de Napoleón y desconocía que el lugar de Carlos IV no lo ocuparía él, sino “Pepe Plazuelas” o también llamado “Pepe Botella”, por su presunta afición al trago, injustamente bautizado así porque al parecer el hombre no bebía, pero claro era extranjero. 
Personaje detestable, el Rey Felón. También llamado “El Deseado”, “Tigrekán” (al estilo de los déspotas de oriente). Y otras lindezas por el estilo. 
Aparte del poder tenía otras aficiones, como por ejemplo jugar al billar. Los que echaban una partida con él procuraban siempre facilitarle las cosas para que ganara su majestad. De ahí viene el dicho: "Así se las ponían a Fernando VII".  
Otra de sus aficiones era el matrimonio. Se casó repetidas veces. Primero contrajo matrimonio con una prima suya, María Antonia de las Dos Sicilias, que tras sufrir dos abortos murió sin descendencia. Luego con Isabel de Braganza, una sobrina que murió en el parto junto a su hija por una cesárea mal hecha. Más tarde se casó con María Teresa de Sajonia, con la que no tuvo descendencia. Y ya por último, con otra sobrina, María Cristina, de la que sí tuvo descendencia: dos niñas, Isabel y Luisa Fernanda. La primera daría mucho de qué hablar.  
También era aficionado a los toros, a la comida y al tabaco. Tendente a la obesidad y a sufrir ataques de gota. 
Según leemos en la wikipedia “padecía macrosomía genital, y sus médicos hubieron de fabricarle una almohadilla circular con un agujero central para que pudiera yacer con la Reina sin hacerle daño.” 
La cosa del poder le gustaba bastante. Ya en Aranjuez también había intentado hacerse con la corona. El motín contra Godoy era en realidad contra su progenitor. Un golpe de Estado. Otro más en una andadura que empezó allá por 1807 cuando conspiró por primera vez contra su padre dando lugar a un proceso que se vino a llamar el “Proceso del Escorial” donde fue juzgado. No pasó a mayores porque el felón denunció a sus colaboradores y acto seguido pidió perdón a sus padres. Además, parece ser que el Tribunal estaba en manos de “gente de confianza” y todos los acusados fueron absueltos. 
Ahora, cuando la jugada de Bayona, la fruta no estaba todavía madura. Había que esperar todavía un poco de tiempo. Lo malo es que en este compás de espera y con el vacío de poder que se había creado con la doble abdicación y con la guerra contra los invasores franceses, los españoles habían empezado a organizarse en Juntas de defensa y proclamado una constitución liberal en Cádiz, “La Pepa”, llamada así porque se promulgó el día de San José. Otros dicen que por fastidiar al otro “Pepe”, al Bonaparte. Cuando regresó, una vez derrotadas las tropas francesas, y con apoyo del clero y de la nobleza, el nuevo rey instauró el absolutismo, derogando la Constitución de 1812, porque eso de las libertades era cosa del enemigo o sea de los franceses a los que no había que imitar en su etapa revolucionaria. Así que ahora tocaba decir aquello de “vivan las caenas”. 
No todo el mundo se resignó a que este rey sumiera al país en el atraso y en el oscurantismo, Inquisición incluida. Durante su mandato hubo pronunciamientos liberales, como el de Riego o el de Torrijos, ahogados tarde o temprano en sangre. 
Cuando este rey falleció en 1833, España había perdido demasiado tiempo para modernizarse y ponerse al día como buena parte de las naciones europeas. El tren del progreso había pasado por la puerta y los españoles no pudieron cogerlo. Mientras, muchos países habían comenzado o consolidado su revolución industrial en brazos del liberalismo. Aquí las prebendas de nobleza y clero, la cerrazón ideológica y el absolutismo monárquico imposibilitaron cualquier asomo de modernización política o económica. Una desgracia para España y para los españoles. Fernando VII: tal vez el peor rey que hemos tenido nunca. Fue nefasto incluso con sus últimas actuaciones: promulgar la Pragmática Sanción en detrimento de la Ley Sálica que impedía a las mujeres reinar y así favorecer a su hija mayor, luego derogarla y más tarde vuelta a su aprobación, con lo que su heredera quedó en entredicho, movilizando a los partidarios de don Carlos y dando lugar a las Guerras Carlistas.

40 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo, Cayetano. Y totalmente de acuerdo. El Fernando VII fue lo peor. Se perdió la mayoría de colonias americanas, incluso la Florida se malvendió a los Estados Unidos. Con todo, no creo que nos hubiéramos librado del conflicto, aquí habia mucho hacendado y noble muy retrógrado, sino recordemos las correrías que hizo el Conde de España por Catalunya. No tuvimos una limpieza a base de gillotina como hubo en Francia o un sistema como en el Reino Unido donde los lores ya estaban acotados en una cámara del parlamento. Un apunte final. En Barcelona hay una calle dedicada a Fernando VII, que va de la plaça de Sant Jaume (dónde está el palacio de la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona) hasta las ramblas. Aunque luego se cambió supongo que por simple vergüenza, de calle Fernando VII a calle de Ferran, como actuamente se llama. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Sí, la verdad que dedicar una calle a este personaje es una barbaridad. Esa plaza que dices la conozco y de ella sale una calle que lleva al Hotel Rey Don Jaime donde una vez me hospedé y es verdad, saliendo del hotel y atravesando la plaza está la calle que dices y que ahora de llama carrer Ferran y que va a parar a las Ramblas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Uff, vaya con el que usaba paletó...menuda pieza! Me ha gustado el post, como de costumbre, me ha resultado muy didáctico. Ahora bien, me quedó con el origen de la expresión "así se las ponían a Fernando VII", ya sabes que el tema de los dichos y las expresiones es una de mis debilidades. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  5. Este tío fue un cenizo de 3 pares, nos metió en un pozo del que cuando estábamos saliendo llegó el otro con la guerra civil y aún hoy en día seguimos a rebufo ... no tanto como antes, pero si que se nota que Spain sigue siendo different... en demasiados aspectos.

    ResponderEliminar
  6. A Fernando VII le ponían la jugada de billar como a Franco los ciervos y los atunes...para que se lucieran.
    Un saludo, Carzum.

    ResponderEliminar
  7. Eso es, José Luis. Spain is different. Sólo aquí se nos ocurre aplaudir al que nos va a poner las cadenas. No tenemos remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Un dechado de virtudes ,sin duda, el angelito. Vaya bien que lo pintó Goya. Lo de la macrosomía genital me ha hecho bastante gracia, sobre todo porque se opone completamente a lo del yerno...cosas veredes amigo Sancho.

    Muy interesante, Cayetano y además divertidísimo. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Menudo elemento. Ojalá no hubiésemos conocido su infausto reinado. Mejor nos hubieran ido las cosas, sobre todo para los liberales que se arriesgaban el pellejo con el fin de obtener ciertos derechos que hoy nos parecen indispensables y que en aquella época eran meras quimeras.

    Y mientras tanto el rey indeseado fumando, jugando al billar, pasándoselo en grande en la fiesta de los toros y de farra por las noches a las tabernas madrileñas a ver a las "manolas" (a ver y a otras cosas).

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ¡Me ha fallado blogger! Expresaba mi lástima por tantos españoles que lucharon a favor de su rey "Deseado" y a los que tanto maltrató después. Y, además, tenía pinta de hortera. ¿Por qué será? Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. Magistral entrada como siempre,muy interesante...
    Por fin, has estado un día sin que tu página existiera, eso al menos me decía bloguer cada vez que intentaba ver tu "paletó"
    Sabes, yo creía que era cuando la cantabamos que era "pantalón"nada más y nada menos...Quizá porque la cantaba sin leer la letra.ja,ja,ja.
    Besicos profe.

    ResponderEliminar
  12. De pequeño cantaba un estribillo para cambiar las vocales: París se quema, se quema París.... Nunca supe de donde venía la canción.

    La independencia de las colonias en América, se produce por la invasión napoleónica a España. Y los llamados "gritos de independencia" de hace 200 años, fueron en favor de Fernando VII.... Luego las cosas cambiarían....

    A veces es necesario un estadista al mando. No siempre ocurre....mejor dicho casi nunca ocurre.

    Saludos Cayetano. He tarareado la canción del paletó ;D

    ResponderEliminar
  13. Cayetano, a mí me revuelve las tripas este reyezuelo traidor, felón, cínico y ambicioso que se pasó por el arco del triunfo la jura de la Constitución de Cádiz, que causó la década ominosa y llevó al paredón a insignes defensores de la libertad. Siempre preferiré el grito de “Viva la Pepa” aludiendo a la constitución de de 1912, que al de “Vivan las caenas” que emitían sus defensores. Este pueblo es, a veces, terriblemente estúpido y apoya a quien le oprime.
    Un slaudo

    ResponderEliminar
  14. Pedagógico post!
    El paletot , sino fuese de paño podría pasar por una gabardina.
    Un déspota que propició el atraso.En total connivencia con la inquisición.
    El absolutismo monárquico y el clero artífices de un oscurantismo lamentable que cerró las puertas a los avances y la modernización.
    Me duele el injusto fusilamiento de Torrijos.
    Duele que este personaje sin escrúpulos y de tan pocas luces haya tenido poder y haya manejado el destino de España.
    Buena reseña histórica. Valioso conocimiento , especialmente para los jóvenes que deben tomar nota de las realidades que marcaron nuestra historia.

    ResponderEliminar
  15. Un personaje desde luego poco recomendable (nunca leería una biografía suya, aunque tengo que saber cosas de él para explicarlas en clase). La ambición le perdíó varias veces (Motín de Aranjuez, Bayona)y, menos mal, que la pragmática sanción le salió bien (a pesar de la guerra carlista). Y pensar que fue el "deseado" de tantos españoles en la Guerra de la Independencia. Bueno, Cayetano, nos has acercado de una manera más informal a este personaje y te felicito. Buen día.

    ResponderEliminar
  16. Creo, monsieur, que si lo sometieramos a encuesta efectivamente él saldría elegido como el peor rey de España. No he encontrado nunca a nadie que sea capaz de hablar bien de él, y personalmente no me extraña nada.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Todo un personaje Fernando VII, alias "el Deseado", su reinado es el punto de inflexión que marca el retraso español en todo. Hasta Carlos IV, España iba en paralelo a los desarrollos que se daban por Europa o incluso por delante, como prueba la reciente exposición que tuvo lugar en el prado sobre su persona, pero la invasión napoleónica y la posterior llegada de Fernando VII dieron al traste con todos. Se perdieron las colonias americana sy por tanto, la preeminencia española en el mundo, el país quedo destruido por la guerra y posteriormente sumido en un absolutismo retrógrado de manos del Felón que cerró las puertas de la modernidad a España...

    ...por lo demás, un personaje digno de película con todas esas aficiones y esas historias, incluida la macrosomía genital...en fin...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Por cierto Cayetano, si puedes léete este enlance: http://www.galeon.com/juliodominguez/2007/fernan.html ...habla sobre una estatua abandonada de Fernando VII en Sevilla que a pesar de ser un cafre es parte de la historia y al menos debería estar en un museo a buen recaudo y no pinturrujeada por ahí y medio rota...

    ResponderEliminar
  19. Cuando hablas del yerno, Almalaire, me imagino que te refieres a Francisco de Asís, alias "Paquita".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Carmen, los borbones siempre han tenido fama de gustarles la farra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Isabel: ¿qué puede esperar un pueblo de un rey capaz de traicionar a sus propio padre?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Cabopá: no es ningún misterio. Es que se publicó sin querer y luego, aunque quité la entrada, ya dejó el rastro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Ya veo, Manuel, que también te sabes la canción del "paletó". Digamos que en América se aprovechó el vacío de poder que hubo con la invasión napoleónica, lo cual es algo lógico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Antonio: este pueblo se ha comportado muchas veces de forma incomprensible. Incapaz de hacer una revolución como en Francia pero que se lanza a la calle a matar a quien pretenda imponer el sombrero de tres picos o a quien pretenda quitar el botellón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Así nos ha ido por aquí con ejemplares como éste, el peor de todos, porque además de ser un déspota nos sumió en el atraso y la oscuridad.
    Un saludo, Carmela.

    ResponderEliminar
  26. En efecto, Paco, el Deseado...Este pueblo nuestro tiene cada cosa...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Madame: en efecto, este rey no ha dejado escuela de seguidores ni fans alguno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Así es, Carolvs, como digo a mis chicos: España perdió el tren de la historia. Menudo personaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Carolvs: nadie merece que le caguen los pájaros, menos si es una estatua que no puede protestar. Es un tema que me deprime bastante. Parece que las estatuas de los parques y lugares públicos están condenadas fatalmente a ser víctimas de cagadas y meadas impunes, creando un efecto estético repugnante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Muy interesante tu entrada Cayetano, ...
    ¡Ay cuanto estoy aprendiendo en tu blog!
    Pero al contrario de Cabopá, lo cantaba bien, me sabia casi todas las canciones populares.
    Era una de mis aficiones, ahora al saber el tipo de Fernando VII, mejor me hubiera estado calladita.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  31. Es lo que tienen las canciones infantiles que, como las hacen los adultos, algunas tienen mucha miga y los chicos las cantan sin saber, sólo por el gusto de cantar: Quende Fernende Sépteme esebe peleté... Jejeje.
    Un saludo, Rosario.

    ResponderEliminar
  32. Desde luego, este Deseado (más bien "indeseable")era feo, pero feo, feo, feo, con rabia. Porque cuando a la fealdad se le une la mala uva que tenía la criaturica, ya es el colmo con colmillo y dientes.
    Lo de la fama de borrachín de José BOnaparte, Pepe Botella, con las caricaturas que corrían por ahí, es un infundio comprensible, al fin y al cabo "hermanísimo" del invasor número uno de aquel momento jajaja
    El pueblo español siempre ha usado la retranca para burlarse de los dominadores, en vez del recurso del pataleo, el recurso del carcajeo.

    ResponderEliminar
  33. Más efes:
    Fantoche
    Fantasmón
    Fastido de tío
    Fulano
    Fullero o consentidor de fulleros(así se las ponían)
    Fistro (qué diría Chiquito)
    Jejeje, otro día seguiré aFinando con eFes para el Fernandico

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno lo de las efes para Fernadito (Fornondo Sóptomo osobo polotó): falso, focaburro, forúnculo para España.
    Un saludo, Rosa.

    ResponderEliminar
  35. Excelente artículo, compañero. Por desgracia, este señor verdaderamente fue el "Deseado". Dicen de los españoles que somos como el Cid, por lo de "qué buen vasallo si tuviera buen señor", pero, por desgracia, no es más que una mala excusa para el pensamiento unicéjico que padecemos.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  36. Y tanto. Tenemos mucha culpa de lo que nos pasa.
    Un saludo, amigas de Nuestro Garito.

    ResponderEliminar
  37. Hay una cosa que no entiendo respecto a este sujeto..... Sobre cuando le acorralaron y dijo: francamente caminemos y yo el primero por la senda constitucional..... COMO ACTO SEGUIDO SU CABEZA SEGUIA SOBRE SUS HOMBROS?? Riego lo pago caro por tonto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Riego se confió. Con las hienas que son capaces de traicionar a sus propios padres no se puede bajar la guardia.
      Un saludo, juanluredemption.

      Eliminar