miércoles, 1 de mayo de 2019

Vida laboral

Fuente de la imagen

Texto publicado originariamente en La Charca Literaria


Francisco Martín —Curro, para los amigos; para servir a Dios y a usted, según decía el aludido— era un experto en trabajos raros. Y también era culo de mal asiento: le duraban muy poco.

Dejó su labor de paseador de patos, en el estanque del hotel de lujo en el que trabajaba, para abrir una peluquería de perros donde la especialidad estrella era la de manicura. Harto, más que de los perros, de las señoronas con sombrero y tiempo libre que llamaban a sus canes con los nombres ridículos de Fifí o Rodolfo, se dedicó durante una temporada a inspector de patatas fritas. Su labor consistía, dentro de su empresa, en vigilar que estuvieran en su punto de textura, color, sabor, además de crujientes, y que no se ablandaran una vez abierto el envase.

Dos años más tarde cambió de oficio y se hizo espantapájaros humano. Contratado por agricultores británicos, iba vestido con sombrero de paja, ropa llamativa y acompañado de un silbato para ahuyentar a los bichos alados. Cansado también de este oficio, poco después, se hizo probador de toboganes. Viajaba, sobre todo en los meses de estío, a los parques acuáticos y, siempre en bañador, evaluaba el grado de rapidez, seguridad y capacidad de diversión de los mismos; pero al terminar su tercer verano, orientó su vida laboral por otros derroteros.

Su siguiente empleo fue el de mamporrero, es decir, de encargado manual para que los caballos, malos en temas de puntería, dieran con el orificio vaginal de las yeguas, porque muchas veces no atinaban con el lugar de lo nerviosos que estaban por la perspectiva de la coyunda. Estaba claro que, para tal menester, Francisco hacía uso de guantes. Y que se los cambiaba de vez en cuando. Harto ya de tocar los miembros erectos de los machos del ganado equino, pensó en mudar de oficio y, probando fortuna, se empleó consecutivamente en estos: acurrucador profesional, recolector de gusanos, modelo nudista, probador de alimentos para mascotas, asistente del lanzador de cuchillos del circo, sexador de pollos, probador de muebles, calentador de camas...

Cuando decidió cambiar de nuevo de profesión, y esta vez buscar algo más normalito y tranquilo en una consultoría, se extrañó mucho de que el entrevistador se divirtiera de lo lindo a costa de su curriculum.
A pesar de todo, obtuvo la plaza. En su nueva empresa valoraron positivamente su versatilidad, su falta de remilgos, su afán de superación, su experiencia y su capacidad para adaptarse a cualquier tipo de empleo. Un ejemplo modélico para todos.

35 comentarios:

  1. "En su nueva empresa valoraron positivamente su versatilidad, su falta de remilgos, su afán de superación, su experiencia y su capacidad para adaptarse a cualquier tipo de empleo". Con tal currículo no me extraña que una consultora -¿incluida una de carácter político?- le contratara. Pues, ojo, que todos esos oficios son muy dignos y aunque algunos de tus lectores lean el texto con satisfacción y diversión -yo al menos lo he hecho así, y me ha gustado el ingenio derrochado- que no se crean que es mera fantasía. Â mí me parece que esos oficios existen, algunos tal como se relatan, otros de manera encubierta y con otros nombres. El de espantapájaros, por ejemplo, resulta muy útil para convertirse en espanta hombres. Pero, en fin, metáforas y similitudes aparte, ya digo: oficios nobles, dignos, hasta modélicos. Personalmente elegiría el de probador -un inspector debe ser buen probador antes que comprobador- de patatas fritas. He agradecido tu relato, Cayetano. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fackel. Antes de escribir esto, me documenté un poco. Y es cierto, son oficios raros que existen, aunque haya un poco de exageración. Con un currículum así habría que nombrarle "president".
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ya se cual era su nuevo empleo: ¡¡¡¡

    Asesor político del Rufián ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí "las dao". Asesor político, no laboral, que de eso no entienden estos mucho.
      Saludos, Miquel.

      Eliminar
  3. Tiene mucho sentido, alguien capaz de enfrentarse a nuevos retos con capacidad de aprendizaje y adaptación inmediata. Yo también le contrataría.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Pedazo currículum. A este le pueden echar a los leones, que sobrevive.
      Un saludo, Manuela.

      Eliminar
  4. Es cuestión de saber adaptarse y ser capaz de hacer lo que convenga y lo mejor posible.
    Al final podría dedicarse a cobrar por exibir su curriculum tan apasionante.
    Salud
    Francesc Cornadó Estradé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un curriculum vitae de lo más florido y variado, además de extravagante.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  5. Mira tú: Todero... Interesante. Seguro que sigue a la fauna política del país y quiere emularle... El de espantapájaros le siente bien a algunos cuantos...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Tenemos espantapájaros y pajarracos de todo tipo y color.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  6. Con ese curriculum, normal que se adapte a todo. Polifacético el hombre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo le falta el de atizador de braseros. Menos mal que ya no se llevan.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  7. Espero no tener que enfrentarme nunca a Curro por un puesto de trabajo. Ese currículum no lo mejora ni MacGyver.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mac Gyver era un aprendiz al lado de Curro.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  8. Desde luego como asesor no debe tener precio; ni como consultor que no sé si es lo mismo pero dicho en pasiva. Cualquier cosa que se le consulte sobre cualquier cosa sobre la que se le pida asesoramiento tendrá cumplida respuesta. Si sabe de todo, porque de todo ha hecho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una joya para cualquier empresa. Solo le faltó haber trabajado como soldado mercenario.
      Saludos, DLT.

      Eliminar
  9. Encantador relato e imagen! Una cuestión queda clara: el hombre odiaba aburrirse y parece que le animaba la diversidad de oficios. En cierto modo me reconozco interiormente con la misma actitud pese a “ atornilles” inevitables de biología y circunstancias. Ay si hubiera podido campar por mis respetos sin lastres!, demasiado “curra” para adaptarme a aburridas sociedades habría sido! Al final he acabado descubriendo diversas cualidades y/o defectos bien ocultos en el organismo que debo asumir como propio. La última falacia!

    ResponderEliminar
  10. Le faltó el trabajo de comprobador de desodorantes, oliendo axilas sudadas. Desde luego en este mundo laboral nuestro no se sabe qué es lo que se valora más, si la versatilidad o la aceptación sin remilgos de los vapuleos más radicales por parte del jefe.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen trabajo el de oler axilas, pero él no pudo acceder a ese empleo en su momento por una rinitis aguda que se le presentó por culpa del agua fría de los toboganes. Luego la plaza ya la ocupó otro.
      Saludos, Carmen.

      Eliminar
  11. También lo contrataría, pero no le haría un contrato indefinido, no creo que lo aceptara...

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contrato en prácticas, a prueba de un año. Seguro que se cansa antes. Un chollo para las empresas.
      Saludos, Carolus.

      Eliminar
  12. jajajajajaja Ay que ver lo que hacen el hambre y el ingenio.

    By de way, si te dijera las cosas que yo he hecho desde mi debut a los 16 años en el mundo laboral :-), emancipada jurídicamente como estaba.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la realidad supera a la ficción.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
    2. Hay que ver digo... ¡Ay qué horror!

      En otro orden de cosas, venia a comentarte que estoy divirtendome con tu libro. ¡Graaaacias!

      Abrazos

      Eliminar
    3. Me alegra mucho saber que te está gustando el libro.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  13. Tiene una vida laboral muy completa. Cierto es que ahora valoran las empresas los que ellos llaman la movilidad laboral. Será también porque ven que siguiendo la tónica general también este empleado le durará poco a ellos y seguirá con su movilidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. No tendrán que pagar trienios.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  14. Este hombre es un todo terreno lo mismo vale para un roto que para un descosido.
    Un saludo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
  15. Ante un entrevistador semejante, la única respuesta semejante es un cachetazo. Y sin dudarlo.

    Excelente historia de vida.

    Nos leemos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Jejeje. Pero es difícil contener la risa ante semejante currículum.
      Saludos, J. En efecto, nos leemos.

      Eliminar
  16. Lo raro es que hubiese tenido tantos empleos,lo mas normal es que fuese experto echador de currículos y librepensador en las listas del paro...
    Saludos

    ResponderEliminar