lunes, 17 de abril de 2017

Una reunión inesperada (4)



En ese momento, en la pantalla aparecen imágenes de Unamuno saliendo del Paraninfo de la Universidad de Salamanca. Una turba vociferante de gente uniformada de azul con el brazo levantado le increpa. Él sale de allí agarrado del brazo de la mujer del Caudillo y escoltado por un pequeño grupo de personas. Se libró por poco de ser linchado allí mismo.

-En todo caso- interviene Francisco de Goya-, es terrible que un pueblo se vea abocado una vez más a enfrentarse a golpes, como esos dos forasteros de mi cuadro: un duelo a muerte. Es como una maldición. Todos convertidos irremediablemente en Caín y Abel. Hermanos contra hermanos. La tragedia española. Una gran frustración como pueblo al no encontrar más salida que la lucha fratricida, donde ninguno gana nada y de donde todos salen malheridos o traumatizados de por vida.

De nuevo, un silencio espeso se hace dueño de la sala. Todos han quedado enmudecidos tras las imágenes que han podido ver y por las palabras del pintor zaragozano.
De pronto, en medio del silencio, un gran sobresalto se adueña de todos cuando alguien aporrea la puerta con ganas repetidas veces.
-Pero… ¿quién demonios llama de esa manera?- dice un Cervantes ligeramente airado- ¡Pase quien sea!

La puerta se abre y da paso a la figura harapienta de un hombre mayor de cabellos largos y barba canosa que se apoya en una especie de garrota o cayado. Su nombre es  Guzmán. Trae los ojos encendidos de ira. Parece un mendigo, pero sus andrajos no se muestran viejos ni sucios, sino que los jirones y remiendos que adornan su vestimenta se parecen más a los rotos y deshilachados que lucen hoy algunos adolescentes en sus pantalones vaqueros, falsamente gastados o raídos. El presunto indigente entra en la sala, el gesto resuelto, la mirada adusta.  Parece enojado.

-¿Quién es usted y qué busca aquí?- le espeta un Cervantes serio pero correcto quien, sabedor de la identidad del visitante, no comparte sin embargo esa forma de presentarse en escena.



- Mi nombre es Guzmán. Busco a un muchachuelo bribón y zascandil que quiso robarme y casi me quiebra el pie, pues el muy canalla me pegó un pisotón cuando le pillé cogiéndome una moneda que las buenas gentes de Sevilla me habían dado como limosna.

En ese momento, todas las miradas abandonaron al recién llegado y se dirigieron hacia Andresillo Hurtado  quien, tras recobrarse por la sorpresa inicial, contestó al que le acusaba con desparpajo:

-Tenga a bien, buen hombre, disculpar la falta pasada de un mozalbete, algo pícaro y trapacero, castigado por la vida, que no quiso hacerle daño sino mitigar el hambre que se apoderó de sus tripas que, si es mala cosa robar a un pobre, algo que confieso y de lo que hoy me avergüenzo, no es mejor hazaña hacerse pasar por tullido e intentar vivir del cuento, engañando a las gentes compasivas con historias de enfermedad y cojera, que muy cojo no le debí dejar si ha podido llegar hasta aquí. Dicho esto, le pido perdón por el daño que pude hacerle, que ha pasado ya el tiempo y como reza el refrán: agua pasada no mueve molino.

- Y bien- dijo un Cervantes conciliador- . El muchacho muestra arrepentimiento de algo que pasó hace mucho. Y creo llegado el momento de que las palabras sensatas ocupen el sitio que antaño ocuparon los agravios. Pase y acomódese entre nosotros. Y haya paz y concordia, que no venimos aquí a plantear pleitos entre nosotros sino a conocernos y a platicar en amor y compaña.

Dicho y hecho, el falso tullido, ya más apaciguado, hizo con la cabeza un gesto de aprobación y procedió a sentarse en el suelo, en una esquina de la sala, algo que por otra parte no le resultaba del todo inusual cuando ejercía, de aquella manera en la plaza, su impostado oficio de pedigüeño.


Fragmento del largo epílogo de "En la frontera". El texto completo te lo puedes descargar gratis pinchando en el enlace.

26 comentarios:

  1. Aquí disfrutando de nuestra historia a través de tu pluma. ¿Para cuando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saberlo. Aunque tu pregunta quedó inconclusa.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  2. Hermanos contra hermanos...No es diferente a hoy, solo que hacemos que no vemos.

    Mira el Andresillo y Guzmán, más de lo mismo, pero individualizado...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí somos muy dados a fastidiar al prójimo. Creo que lo llevamos en la sangre.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  3. Sin duda, lo llevamos en la sangre.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos gusta demasiado la garrota. Y el garrote. También el vil.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Esa frase que has puesto en boca de Cervantes " Y creo llegado el momento de que las palabras sensatas ocupen el sitio que antaño ocuparon los agravios", está de plena actualidad. Ojalá que los políticos fueran capaces de ponerla en práctica.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cervantes siempre nos da alguna lección, aunque en este caso inventada.
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  5. Precisamente iba a destacar La intervención de un Cervantes conciliador y leo que es de tu cosecha. Estoy encantada con estas reuniones que relatas, tanto en el fondo como en la forma.
    Un saludo y feliz semana, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He intentado ponerme en la piel de cada personaje. Me lo he pasado muy bien.
      Un saludo, Pilar.

      Eliminar
  6. Me hubiera gustado estar ahí, también presente en esa reunión platicando con ellos en amor y compaña.

    Abrazos. Cayetano


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna manera también has estado allí, como lectora. Ya es importante.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  7. Menuda escena! Menos mal que el bueno de Cervantes estuvo al quite y logró conciliar los ánimos :)
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy conciliador y, como se dice ahora, con habilidades sociales y gran capacidad de gestión de grupos.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  8. Me va gustando la historia y las situaciones. Cervantes poniendo un punto de cordura, que buena falta hace.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan sensato el "comedido hidalgo".
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Machado hubiera platicado a gusto con estos ilustres personajes: "en España, en cuanto una cabeza piensa, diez le embisten", decía, como pudo comprobar muy a su pesar. Aunque su paso por Soria y posterior matrimonio no fue muy ejemplar... pero eso es otra historia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso ya forma parte de la historia personal de cada uno. Siempre digo que me gustan lo que hacen o hicieron Dalí y Joaquín Sabina, pero de ellos no me gusta casi nada.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  10. Larga tradición tenemos en técnicas de "picaresca". De los "Lazarillos" y "Guzmanes" descienden nuestros Barcenas y Correas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo que aquellos lo hacían para comer y estos sinvergüenzas para pagar el amarre del yate y las queridas de lujo.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  11. Cuántos recuerdos en tu cuento. La niña sentada en una silla con el libro sobre una pierna doblada, enterándose del porqué el ciego le pegaba al Lazarillo: -Si yo como dos uvas y tú no dices nada, es porque te estás comiendo tres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veía más cosas el ciego que muchos con la vista sana.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  12. Me hubiese gustado ver en escena a Valle-Inclán. Después de tanto tiempo, un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insultando a Echegaray y magnificando a los carlistas. Digno de ver y de oír con ese "ceceo".
      Un saludo, Antorelo.

      Eliminar
  13. Un grupo de personajes de nuestra historia muy interesante,en boca de todos ellos poco cambió España, desde entonces hasta ahora los vicios ocultos de los españoles se parecen mucho.
    Un saludo Cayetano.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Hemos progresado en algunas cosas, en otras seguimos siendo los mismos. Y hemos aprendido muy poco de los errores cometidos.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar