lunes, 13 de marzo de 2017

De la historia al cómic



“Auschwitz”

Fue sin duda el campo de concentración más conocido.
Lo de concentración era un eufemismo de los nazis alemanes que ocultaba una realidad mucho más cruel y macabra. En realidad se trataba de un “campo de exterminio”, de un matadero cuyo objetivo era el asesinato masivo a gran escala, de forma planificada, un genocidio que respondía al proyecto llamado “la solución final”.
En poco menos de tres años se calcula que fueron aniquilados un millón y medio de personas, de todo tipo de edad y sexo. Su único delito era ser de raza judía. Y no solo se asesinó a judíos, también desfilaron por las cámaras de gas testigos de Jehová, homosexuales, patriotas rusos y polacos.
Tres años después, en enero de 1945, el ejército ruso entró en el campo, poniendo fin a esta macabra pesadilla, quizá la noche más larga y oscura de nuestra historia reciente.



“Mauschwitz”

Otro campo de concentración, este de ficción.
Pertenece a un cómic genial sobre la persecución de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial: "Maushistoria de un superviviente", de Art Spiegelman.
La historia, de casi 300 páginas, se desarrolla en Polonia.
Los protagonistas no son personas, sino animales.
Aquí los judíos son ratones; los polacos son cerdos; los nazis, gatos.
En una época dominada por las grandes editoriales como la Marvel, con importantes “fichajes” como Superman, Spiderman o Batman, un trabajo alternativo supo abrirse camino, con una historia cruda y dramática que culminó con la obtención del premio Pulitzer en 1992. Maus es la historia de un judío polaco, Vladek Spiegelman, que logró sobrevivir al holocausto nazi.  

37 comentarios:

  1. Dos ejemplos de lo despiadado que puede llegar a ser el corazón del hombre contra sus semejantes. Dos casos y todos ellos para no olvidar, tratando de evitar que pueda repetirse. Te felicito por esta labor divulgativa, Cayetano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me resultó muy interesante el cómic como material motivador para el aprendizaje de la historia. Las películas, los tebeos, las series de televisión pueden ser buenos instrumentos para acercar la historia a los alumnos sin interés. ¿Sabes que hay chicos que ya saben quiénes eran Zeus y Hércules gracias a los dibujos animados de la tele?
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  2. Terribles consecuencias pueden llegar a tener la interacción entre emoción e inteligencia superior. Mal negocio hallarse a merced de ciertas circunstancias.
    Lo que me planteo con esto de la difusión de los mitos es la banalización que las sociedades posteriores hacemos de los mismos. Me aterra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en esta sociedad nuestra se tiende a banalizar todo. Otra cosa es que el docente o el padre de la criatura sepa aprovechar el tirón del mito y le saque provecho con fines puramente educativos o formativos. Abundando en este asunto, hay también en la actualidad una literatura menor, de segunda, de uso y consumo, como las novelas de Harry Potter, que pueden crear nuevos lectores. Bienvenida sea.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
    2. Como mi gente pertenece a su tiempo y le falta dicho tiempo para escuchar he de dedicarme a dejarles cositas escritas para que me sobrevivan. Luego podrían necesitarlo y si no lo hacen, pues dará igual porque yo no me enteraré.

      Eliminar
    3. Si son curiosos, lo tendrán en cuenta.
      Y si no, lo que tú dices: ojos que no ven...

      Eliminar
  3. Auschwitz una vergüenza que el ser humano deberá soportar siempre. Un horror indescriptible.
    Mauschwitz una ficción que sirve para recordarnos cuál es la sustancia del ser humano.
    Saludos
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Francesc: una vergüenza y una recreación de la vergüenza.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. "Auschwitz" pasó a ser símbolo de todos los campos de exterminio Nazis que fueron muchos y eterno testimonio de la ignominia humana.

    No conocía este Cómic, mejor dicho no tenía ni idea. Supongo que su finalidad es.... ¿educativa? ¿para niños y adultos?

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cómic para adultos. Es duro, aunque los personajes sean animales.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  5. Maus es una ficción creada con el fin de que la humanidad no olvide. No olvidamos pero eso no significa que aprendamos porque los campos de exterminio siguen existiendo.
    Besos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos aprenden la lección y otros no. Esto es como en los centros educativos.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  6. No he tenido la oportunidad de leerlo, pero desde ya me pongo a buscarlo. Muchas gracias por la recomendación.
    Saludos, profesor Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bueno; aunque bastante crudo.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  7. Lo del exterminio nazi se realizó con la maldita precisión germana, pero hay otra escabechina mucho mas escalofriante porque asesinó a un porcentaje mucho mayor de su propia población: los jemeres rojos. Sin olvidar tampoco lo que hicieron los turcos con los armenios, Stalin con la hambruna provocada en Ucrania o la misma hipócrita ONU que sabía lo de Ruanda y no hizo nada para evitarlo (como en Sbrenica, Bosnia). Me dejo muchos h.d.p. en la lista. Los nazis solo son unos pocos de esta macabra pandilla que son tan humanos como tu y como yo, aunque nos cueste admitirlo. Y experimentos hay que lo demuestran... cualquiera podemos ser el judío o el nazi (o jemer, dictador, carcelero, etc), lo que no les disculpa en absoluto, por eso conviene vigilarse a uno mismo ahora que está de moda el pedir que rueden cabezas.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Lo que pasa es que, en el caso que nos ocupa, el cómic está basado concretamente en hechos reales ocurridos a una familia judía. Por eso salen los nazis, como no podría ser de otra manera; pero carniceros hubo y hay muchos. Mira la que han liado recientemente en Siria, en Irak, en Afganistán, etc.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  8. Esta es una historia inabastable que rebosa cualquier límite que se le quiera imponer y que siempre, siempre, es de actualidad. Como dice Francesc, una vergüenza que siempre también nos perseguirá, una más, quizá la peor de todas.

    Es bueno recordarla las veces que sea necesario y de las maneras que se crea conveniente, un cómic es una forma estupenda de hacerlo.

    Que luego sirva para algo es ya otra cosa muy diferente. La banalización es contínua y tiene lugar de la manera más imperceptible y soterrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, El peletero. Nunca estará de más recordar estas cosas para evitar que volvamos a caer en ellas, aunque dudo mucho que colectivamente la humanidad aprenda algo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Cayetano: hace ocho años, fui de vacaciones a Polonia y visitamos (Auschwitz) nunca en mi vida he pasado peor momento viendo las celdas de castigo, los escalofriantes hornos crematorios y los cientos de enseres, ropa de adulto e infantil, calzado, maletas, gafas, etc.....Desconocía que hubiera un cómic.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cómic que nada tiene de historia para niños. Es duro.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  10. Un comic que no conocía Cayetano. Mira que soy fan incondicional de ellos y no hago asco a ninguno. Este sobretodo me llama mucho la atención. Me haré con uno, que seguro disfrutaré.

    Los campos de concentración fueron un terrible momento...Los campos de refugiados me recuerdan mucho a ellos...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta. Es de lo mejor que se ha publicado en historias gráficas para adultos.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  11. No sabia de este comic.
    Si lo encuentro, intentaré leerlo
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien que lo tiene y te lo puede prestar. A mí me lo dejó mi hijo mayor.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  12. Campos de exterminio, expeimentos de Menguele, y tantas barbaridades que aún duele y la humanidad jamás debiera olvidar... Quizá ya empezó el comienzo del olvido...
    Qué g an entrada, Cayetano. Desconocía la existencia de este cómic. A ver si lo pillo en la red y lo compro.
    Un saludo y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está considerada como una de las mejores historias gráficas para adultos.
      Un saludo, Pilar.

      Eliminar
  13. Está bien que establezcas la diferencia entre campo de concentración y campo de exterminio, hay que llamar a cada cosa por su nombre. Es muy importante que un cómic llegue a la gente, así el mensaje cala en más gente y tiene mérito conseguirlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los esfuerzos son pocos para intentar evitar que la historia se repita.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  14. Casi 70 años después no dejan de aparecer variantes del terror. Y no nos olvidemos de los gitanos, otro de los objetivos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Variantes pero con cosas comunes: gente necesitada, deportados, minorías étnicas o religiosas...
      Un saludo, Ana María.

      Eliminar
  15. Una historia dura, narrada sin con la verdad por delante, sin paños calientes ni sensibilerias. Llena de humanidad, pese a la caracterización de los personajes.
    Una verdadera obra maestra que nadie debería perderse.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los muy aficionados al cómic para adultos la suelen valorar bastante. Creo que es una buena obra.
      Un saludo, Xibelius.

      Eliminar
  16. Ya he leído varías veces de su afición a los comics. Yo no lo soy mucho, pero estoy convencido de ser un medio de expresión de indudable valor, tanto artístico como de ideas. Y la muestra que nos ofrece es prueba de ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay auténticas maravillas, con buen texto y ocurrentes dibujos.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  17. Cuando apareció tuve la ocasión de ojearlo en una librería especializada de Barcelona.

    Ya por entonces sabia los suficiente del holocausto como para ver que el autor literalmente había cruzado la "solución final" con "Rebelión en la Granja" de George Orwell. Me pareció una buena manera de mantener la memoria.

    Lo que pocos saben es que se adoptó en Wansee la "solución finál", el sistema de campos de exterminio porque los SS de los grupos especiales acababan enloqueciendo al ejecutar los fusilamientos sistemáticos de todos los judíos capturados en el Este.

    Los nazis se preocupaban de la salud mental de los suyos, mientras las vidas de sus víctimas eran para ellos insignificantes.

    El mal en estado puro, frío y despiadado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier burrada puede justificarse apelando a la raza, a la patria, a la religión... cuando estas cosas se consideran sagradas y a los demás, enemigos.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  18. Descocía la existencia de este cómic, la historia de los campos de exterminio nazis fueron una de la aberraciones del ser humano para con sus semejantes, un horror solo de pensarlo.
    Saludos Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar