jueves, 7 de noviembre de 2013

Apocalipsis IV

Un apocalipsis muy especial el de Brueghel el Viejo

IV


Pero el término Apocalipsis, además de su carga de amenaza bíblica y destructora, también tiene otros significados: fin de una era, final de viaje de un mundo que se presuponía estable y eterno.
¿Qué es lo que termina?
¿Tal vez esta civilización? Y aquí enlazaríamos conceptualmente con el  término de “decadencia”.
Aunque sería una "decadencia general" o "global".

Nadie parece dudar a estas alturas que vivimos en un mundo desquiciado, basado en el consumo compulsivo, en la competitividad, en la escasez. Como dice Luis Racionero en la introducción de ya un clásico en este asunto (1), “la idea de que no hay bastante para todos originó la paranoia colectiva en que está basada la sociedad actual.” Y sigue argumentando que el miedo a que nos quiten lo nuestro lleva a gastar fabulosas cantidades en seguridad y en ejércitos. Y el mundo se construye en torno a la riqueza que la sociedad es capaz de acumular. Se valora el ser rico, la eficiencia, la productividad, el poder, el éxito…Y se dejan de lado otros valores más humanísticos, como la creatividad, la solidaridad o el amor.

Según Erich Fromm (2) esta forma de vida nuestra basada en el consumo nos lleva a una creciente ansiedad y no nos hace felices. De hecho, los porcentajes de alcoholismo, delincuencia y suicidios son síntomas de que esta sociedad no es feliz y está enferma.
Según datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (3), antes de que se iniciara la crisis financiera y mundial, entre los países con mayor índice de suicidios se sitúan naciones ricas como Suecia, Finlandia, Bélgica, Japón, Francia o Alemania. Y algo curioso, países mucho más pobres que los citados, como Grecia, Guatemala, Honduras, Colombia o Egipto, tienen -o tenían- una tasa mucho más baja.

Y en esta sociedad nuestra, con el fin de justificar a ultranza el modelo socioeconómico que disfrutamos o padecemos,  también se habla mucho de la libertad.

Hoy a muchos se les llena la boca con esa palabra, pero casi siempre que hablan de ella lo hacen en términos económicos. Nos acordamos más de Adam Smith que de Voltaire, por ejemplo.

La libertad económica. La del "laissez faire"
La libertad de los mercados, porque la del individuo no existe.

La verdadera libertad es una quimera.
Desde que nace, el individuo no es libre, porque debe aceptar una cultura vigente que se le impone como única y verdadera, unos ideales, una forma de ver la vida desde una perspectiva “políticamente correcta”. Cuando alguien osa proponer soluciones a los problemas actuales que se salen del guión correcto, se le mira como a un bicho raro, se le critica o se le tacha de “marginal” o “revolucionario”. Se vuelve un personaje incómodo al que se estigmatiza y se le tiende a excluir de columnas de opinión y de tertulias, porque el sistema ha trazado unas líneas rojas que nadie debe traspasar.
Pero la pregunta es ¿puede mantenerse mucho tiempo más un mundo basado en la competitividad, en el consumo desaforado y en el lucro? ¿Es sostenible, naturalmente hablando, un planeta cuya meta es la producción y el consumismo ilimitados, cuyo método para conseguirlo es la destrucción y el deterioro del medio que habitamos?

¿Será esa la señal inequívoca de que nos vamos acercando al verdadero apocalipsis?
______________

(1) Luis Racionero,  Ensayos sobre el apocalipsis. Kairós. Barcelona, 1973. Pág.13.
(2) Erich Fromm, Op. Cit. Pág. 29.

36 comentarios:

  1. Para mi la sociedad actual se encuentra en el mismo estado de aburguisamiento, pasividad y vivir de las rentas en que se encontraba la sociedad romana al poco de su caida en poder de los bárbaros procedentes del norte y el oriente. Aquellos romanos habían olvidado el significado del esfuerzo y el espíritu guerrero de sus padres y abuelos que les habían llevado a dominar el mundo, justo lo mismo que la juventus actual, acostumbrada a tenerlo todo sin el más mínimo esfuerzo, una sociedad de ni-nis voluntarios (que prefieren vaguear a sacarse una carrera o a jugar a la videoconsola antes que levantarse a las 7 para ir a trabajar aunque sea por 500 €)...¿estamos ante el fin de la sociedad occidental? esa sociedad que fue puntera y que lucho por los derechos de los que hoy disfrutamos...muy probablemente

    ResponderEliminar
  2. Carolvs: en efecto se habla mucho de la tercera generación, la que tuvo abuelos luchadores, más tendente a que se lo sigan dando todo hecho. Es un problema de sus padres que los han educado en no privarles de nada. Así que tampoco valoran nada. Pero no son todos. Los hay,afortunadamente, que sí son luchadores, como lo fueron sus padres y abuelos. pero han de mamarlo en casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con todo el post. Pero una pregunta me intriga desde hace tiempo: ¿todo lo que citas es sólo consecuencia de esta civilización o - lo mas inquietante- es consecuencia de que el ser humano es así, independientemente de la época histórica o de cualquier civilización?

    Por mi parte, me inclino hacia la 2ª opción sin descartar la primera, además de que los humanos somos capaces de lo mejor y de lo peor.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  4. Carlos: posiblemente sea un mal intrínseco de la propia humanidad. El problema añadido ahora es que somos demasiados en el planeta, consumimos más, contaminamos más, deterioramos el medio más. Y antes era más llevadera la cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es muy cierto cuanto dices, Cayetano. Y la prueba de que no son los bienes los que dan la felicidad es ese mismo ejemplo del que hablas de la estadística de suicidios anteriores a la crisis. El egoísmo, el YO, es el que destruye la armonía de la vida. ¡Muy bueno!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que vivimos en una sociedad falta de valores, los mismos que nuestros padres y abuelos trataron de transmitirnos y que en menos de una generación hemos tirado por la borda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me he acordado de unas palabras de Carl Sagan, quien señaló que ocultar verdades incómodas es algo propio de la religión o la política, y radicalmente opuesto al pensamiento científico.

    Tiene toda la razón Luis Racionero, (a quien cabo de conocer a través de tu blog). El cambio que necesita la sociedad están en la ciencia, el humanismo y el arte, que son precisamente lo que se llevan intentando cargar desde hace mucho tiempo (o al menos, intentan ponerlos a su servicio), para allanar el camino a la avaricia.

    Qué penica.

    ResponderEliminar
  8. Una entrada que invita sin duda a la reflexión. Estamos ante una gran crisis de valores,hemos perdido de vista lo que de verdad importa, y lo peor es que las generaciones que nos siguen tan sólo tienen como referencia el poder del dinero y como meta el consumo que de su posesión se pueda derivar. Algunos hemos conseguido trasmitir a nuestros hijos el valor del esfuerzo,del trabajo, del propio respeto...pero serán ellos capaces de trasmitirlo a los suyos, podrán luchar contra viento y marea para conseguirlo..

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  9. Me acuerdo mucho de unas palabras de José Luis Sampedro; o paramos por la razón o parararemos por la catástrofe... pues nada, se ve que tendrá que ser por la catástrofe

    :(

    ResponderEliminar
  10. Francisco: me imagino que con la crisis habrán cambiado alguno datos estadísticos; pero está claro que no es más feliz el que más tiene.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Javier Sanz: se nos suele olvidar quiénes somos y de dónde venimos. He visto algunos ejemplos de egoísmo y despilfarro que claman al cielo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. El tuyo es todo un argumento filosófico y, a estas alturas, creo que, visto desde tu óptica crítica, podríamos replantearnos un sinnúmero de otros términos que engloban conceptos que no sé si deberíamos también revalorizar, por ejemplo, de tu texto, además del de "libertad", me plantearía que es hoy en día ser "rico" o "pobre"...o qué implicaría ser "civilizado"? o ser "humano"? o "creativo"? o "amoroso"? Nietzsche se haría un festín con esto que te escribo! Interesante artículo, Cayetano! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La Fuensanta y el Antón: y lo decía Racionero en ese libro hace ya cuarenta años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Ámbar: es muy importante lo que dices, vital diría yo. Tenemos una responsabilidad enorme con la educación y el ejemplo que demos a nuestros hijos, ya que la sociedad globalmente valora otras cosas, porque sólo pretende formar buenos y obedientes consumidores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Si me permites un comentario sobre una cuestión secundaria, creo que el índice de suicidios tiene más que ver con la edad media de la población que con la renta per cápita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Adra: la humanidad no escarmienta nunca. Es nuestro sino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Patzy: replantearnos todo es algo tremendamente humano y racional.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Nonsei: según los datos consultados el total de suicidios está basado en el número total de suicidios divididos por la población total, no ha tenido en cuenta otras variables a excepción del sexo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Poe un lado decirte que el cuadro me encanta por la cantidad de secretos que esconde.
    Y sí amigo es el fin de una civilización en la que o evolucionamos a mejor o nos destruiremos en el momento que el agua comience a escasear ya que será el detonante que nos llevará al Apocalipsis.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Senovilla: el agua, el hambre, las injusticias, la degradación del medio... son grandes retos que o los solucionamos o esto tiene fecha de caducidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Una reflexión que comparto contigo.
    Una muestra de la decadencia que vivimos, es que el gobierno, quiere volver al mismo modelo que nos llevó a la crisis...Esto significa que carecemos de ideas para seguir evolucionando.

    Ya sabemos que todo tiene su ciclo de vida. Posiblemente estemos asistiendo a los últimos de esta forma social que vivimos.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  22. No es necesario proponer soluciones diferentes para que te miren como bicho raro y te marginen; es suficiente simplemente con saltarse uno o dos de los cientos de cánones de consumo impuestos hoy en día. Hace poco leí que un estudio reciente demostraba que quienes no tenían perfil de Facebook eran mentes tendentes a ser psicópatas... Lo más triste es que la mayoría del rebaño se lo cree, y al que no tenga esa u otra red social, le miraráb y dirán: "Mira, ahí va el psicópata".

    Me hace gracia, sobre lo del consumo, un anuncio que hay ahora de no sé que compañía telefónica que ofrece una tarifa para renovar el móvil todos los años, por el 'placer que sientes al cambiar de smartphone'. Así, a algunos con más resistencia y a otros con menos, pero al final a todos, nos van creando falsas necesidades pero que al final acaban siendo reales...

    Interesante entrada, Cayetano. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  23. Muy cierto. El materialismo es cada vez mayor, y nos hemos convertido en esclavos del dios Dinero. Evidentemente no es ahí donde reside la felicidad, y, sin embargo, el hombre continúa persiguiéndolo absurdamente, como si creara adicción. Es como una rueda que no puede dejar de girar, y de la que no nos permiten salirnos. ¿Se podrá al final?

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Manuel López: coletazos de una época difícilmente sostenible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Pedro Manuel: te marginan si te empeñas en vivir fuera del rebaño. Sölo quieren consumidores obedientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. La Dame Masquée: dudo mucho que seamos capaces de salir de ese círculo vicioso, por lo menos a nivel colectivo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Buenos días, Cayetano:

    Me parece que esta idea de que vivimos en una sociedad que ha perdido sus valores se ha dado siempre, generación tras generación. ¿Es que acaso desde que el mundo es mundo, no se ha hablado de cómo cambia el lenguaje, siempre para peor? Cabe imaginarse todo lo demás... (Esta reflexión está muy bien desarrollada en "Midnight in Paris" de Woody Allen).

    No sé si seremos mejores o peores personas que los que nos precedieron, me parece que pueden cambiar los medios, la organización de las sociedades, etc., pero las personas seguimos siendo tan parásitos como siempre, por mucho que siempre haya un justo en Sodoma...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Anónimo Castellano: estás en lo cierto. No te falta un ápice de razón, pero hay una diferencia cuantitativa. Ahora somos muchísimos más en el mundo y tenemos una capacidad mucho mayor para cargarnos nuestro entorno. Si fuéramos pocos a contaminar y destruir esto sería mucho más llevadero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Estoy absolutamente segura de que aquellos que menos tienen son más felices porque no tienen miedo a perder más que la propia vida. Los occidentales vivimos en el miedo perpetuo a no triunfar, a tener menos que el vecino, la envidia nos carcome y el dinero nos sirve como vehículo para mirar por encima del hombro al resto de nuestros semejantes. Somos esclavos de nuestra imagen y no valoramos lo más importante: la familia, la felicidad, la naturaleza, las pequeñas cosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. Carmen: has dado en el clavo. No valoramos lo realmente importante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. La crisis de valores actual, que la hay, no es exclusiva de estos tiempos. Como he leído, en tiempos de Roma, sucedió; más veces después también. Lo que puede ocurrir es que el desarrollismo y consumismo impuesto por la sociedad de una especie que cree ser la dueña del mundo, un mundo cada vez más pequeño, podría llevarnos a la sutodestrucción.
    Ojalá no sea así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. DLT: claro. El problema es que cada vez somos más y contaminamos más, es decir, destruimos esto muy deprisa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Me has dejado mal cuerpo, no porque no lo haya pensado en otras ocasiones, sino porque ahora constato que el mundo camina hacia su autodestrucción, gastando y consumiendo más de lo que se tiene pero a la vez con un mundo lleno de desigualdades, con hambrunas y pobreza, aunque tengo la esperanza de que el futuro sea mejor, sino será la apocalipsis o la decadencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Valverde de Lucerna: la única manera de no llegar al desastre empieza por ser consciente del problema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. No nos dejaran caer en el espanto de la degradaciòn social, somos sus consumidores. nos necesitan y nos mantendràn aunque sea a duras penas.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  36. Fus: eso quiero pensar yo, salvo que la cosa se les escape de las manos como ha pasado ya tantas veces en la historia cuando ha sucedido lo imprevisible. Nunca se sabe. Y esta humanidad nuestra mantiene un gigante con pies de barro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar