martes, 10 de septiembre de 2019

Psicomotricidad fina: tobas y sardinetas


Imagen tomada de aquí

Los chicos de los sesenta éramos expertos en estas técnicas, ideales para hacer amigos.

La asignatura de psicomotricidad de aquellos tiempos se aprendía en la calle, pero también en el colegio, aunque de forma transversal y sin que constara en el boletín de notas: los profesores eran expertos en darnos capones y collejas, independientemente de la asignatura. Y practicaban con nosotros esas habilidades manuales tan varoniles. Las chicas solían sufrir en sus carnes otras menos toscas y más femeninas, sobre todo suministradas en los colegios de monjas: los pellizcos. El “pellizco de monja” era una especialidad sumamente sádica que consistía en un castigo de dos tiempos:
Tiempo uno: pellizco.
Tiempo dos: sin soltar la presa, la persona encargada de darte tortura, movía los dedos-pinza que apresaban tu carne, rotándolos como mínimo noventa grados en el sentido de las agujas del reloj. En ese momento, la víctima emitía un quejido de dolor. Castigo cumplido.
Los chavales sufríamos en clase collejas, capones, estiramientos de orejas y de mofletes, bofetadas y palmetazos en las manos, en los nudillos o en los dedos apiñados hacia arriba como hacen los italianos cuando dicen eso de “porca miseria”, pero sin moverlos, porque si no el castigo se incrementaba, generalmente en progresión geométrica.
Y en la calle practicábamos con los conocidos esas habilidades, aunque las preferidas por nosotros eran dos: las tobas y las sardinetas.
Tobas:
Se pilla el dedo corazón o el índice con el pulgar, como diciendo “okey”. El dedo pillado hace la intención de salir disparado, pero el dedo “gordo” se lo impide. De golpe, se libera el dedo retenido, que sale como una centella hacia su objetivo. La toba era válida para el juego de las canicas, para el de las chapas y, cómo no, para sacudirle en la oreja a nuestro rival, oponente o víctima propiciatoria. En días fríos de invierno, con las orejas coloradas por causa de las bajas temperaturas, sentir el aguijón de la toba impactando en los desprevenidos soplillos era una de las experiencias más desagradables que se pueden sufrir en esta vida, casi tanto como ser obligado a comerte a esa edad un plato de acelgas hervidas.
Para sacudir en el trasero, optábamos mejor por la sardineta.
Sardineta:
Júntense los dedos pulgar y corazón como en pinza. El dedo índice queda libre y, al agitar la mano como si quisiéramos bajar el mercurio de un termómetro, notamos como el índice choca contra los dedos en pinza… Estamos ensayando el golpe. Si no suena “clap clap”… la sardineta no está preparada. Hay que practicar un poco. Ahora sí. Cuestión de acercarse por detrás hacia el trasero de alguna víctima y ensayar. El truco consiste en golpear de refilón con el índice a modo de látigo, apenas rozando el culo desprevenido de nuestra víctima. Si grita, es que la sardineta ha cumplido su objetivo. Si la víctima es más fuerte que tú, se aconseja salir por patas.
Y a estos menesteres nos dedicábamos algunos: Sebas el Garrapata, Aniceto Caralija, el Carapastel, el Mosca, el Flauta, el Tirillas, y tantos otros, mientras esperábamos, anhelantes, la llegada de la democracia.


Texto publicado en La Charca Literaria


24 comentarios:

  1. La psicomotricidad fina es un invento de psicólogos, un cajón de sastre donde colocar todas estas habilidades tan magníficas que practicábamos. Añadíamos a estas finuras ciertos ejecicios atléticos como huír por patas o el pugilato bestia que incluía patadas y tirones de pelo.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora se habla de psicomotricidad. Y a los niños que se pasaban el día enredando en clase o en casa y les suministraban los padres y maestros collejas o jarabe de zapatilla, ahora les llevan al psicólogo porque son hiperactivos. Los tiempos cambian.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  2. Y la famosa "palmeta o puntero" del maestro. que te dejaba los dedos de la mano tipo fosfatina, porque no te daba en la palma, no, te hacían poner los dedos de punta, y allí, en el epicentro de los 5 te soltaba la hostia con todas sus ganas.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de ese jarabe hemos probado algunos.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
  3. No sé si fueron tiempos mejores, pero había menos tonterías, muchas menos. Te faltó explicar que si en casa decías que en clase el profesor te había calentado, repetías ración con tus padres, para que te quedara claro. Igualito que ahora.

    Me escuecen las manos de recordarlo.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran tiempos más bárbaros en todos los sentidos. Eso sí, los chicos jugábamos más en la calle, con nosotros mismos y no con maquinitas. Y si te daban un capón en el cole por hacer alguna trastada no se te ocurría contarlo en casa.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  4. He leído con cierta nostalgia, de la mala, de la de los malos recuerdos, lo de la "toba" y la "sardineta" que está magníficamente narrado, sólo aportar de mi recuerdo que raras ocasiones se elegía una víctima más fuerte que tú, como dices en tu relato para darle un toque de humor literario que aplaudo, porque, en la realidad, siempre ha habido hijoputas y siempre, más si cabe sin democracia por supuesto, la víctima era el débil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. La verdad es que se abusaba mucho de los más débiles o de aquellos que sabías que eran poco dados a las peleas. Aunque hubo alguno que alguna vez se la jugó con los grandullones y cobró por ello, solo que a partir de entonces te dejaban en paz y no se metían contigo.
      Un saludo, Pitt Tristán. Y gracias por acercarte a este blog y comentar.

      Eliminar
  5. Qué tiempos aquellos... Los míos fueron menos duros, pero todavía se soltaba algún sopapo de vez en cuando, se retorcían orejas y alguna monjita sacudía las manos con una regla cuando se terciaba. Y sin embargo, ¡qué bien nos lo pasábamos en la calle!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya eras de la EGB. Las cosas habían cambiado mucho; aunque es verdad que todavía quedaban restos de antiguas "técnicas pedagógicas" de aquellas.
      Y es cierto eso que dices de la calle: se jugaba mucho.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  6. Ufff, a mi aun me duele cuando recuerdo cuando me hacía la raya al medio aquel maestro falangista cuando me cruzaba el coco con aquella regla de madera puesta de canto.
    ¿Vendrá de aquello mi calvicie?,jjjj
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese maestro te daría clase de FEN, Formación del Espíritu Nacional, o de Gimnasia. Eran dos ámbitos casi siempre reservados para ellos.
      Un saludo, el Tejón.

      Eliminar
  7. Anda si yo también jugaba como los chicos y me divertían mucho más las canicas y las chapas que “los bonis”, pero con tal de jugar todo servía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había juegos compartidos: el rescate, el balón prisionero... El fútbol y las canicas eran casi exclusivos de los chicos. Aunque siempre había alguna niña que se saltaba la norma. En este caso, solía ser la admiración de los de pantalón corto.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  8. Pertenezco a EGB, pero en los primeros años aún se practicaba lo de los palmetazos y lo de poner de rodillas con los brazos extendidos. No me gusta mucho pensar en eso, me quedo con los juegos de recreo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. El recreo era mucho más divertido, dónde va a parar.
      Un saludo, Jose Vivo.

      Eliminar
  9. Verdaderamente no me puedo quejar de la psicomotricidad apenas la sufri,asi que pase por el colegio sin pena ni gloria.Tener cara de mala ostia perpetua y medir mas que el profesor ayudo mucho.En una reunion del profesor con mi madre y mi abuela,decia el señor que era muy listo pero muy vago,que hacia lo justo para pasar curso y que podria hacer mas.Mi abuela y mi madre decian pues dele usted.El hombre les respondio es que tiene esa cara de mala ostia y es tan grande que da no se que me da,mi madre decia dele que es muy noble cuando su padre o yo le damos nunca se revela...Pero fue que no porque oi la conversacion cuando se lo contaban a mi padre y mas cara de mala ostia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. He recordado mi infancia Cayetano. No habían tantas collejas ya, pero si con la regla en los dedos...
    Las canicas en Venezuela se llaman metras.
    Había un "juego" llamado chicote: Con los dedos índice y medio alargados, le pegabas al compañero en el antebrazo. La idea era dejar marcas...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esas marcas aquí les llamamos cardenales, por el color. Jejeje. Éramos un poco brutos.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  11. Y no ahora con tanto móvil y maquinitas, los niños de ahora no saben jugar a otra cosa, creo que se han perdido lo mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Los chicos de ahora no juegan. Juegan las maquinitas con ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Cayetano!! Después d mi larga ausencia vuelvo con todos vosotros que ya os echaba mucho de menos. Me he reido mucho con tu entrada, recuerdo los juego de los niños ¡tengo dos hermanos varones! Yo también he sufrido algún pellizco de monja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar