lunes, 9 de abril de 2018

Salem, de vez en cuando


La histeria colectiva, el clima de fanatismo y de intransigencia religiosa o ideológica ha dado lugar a lo largo de la historia a episodios tristes y sórdidos como este, el de los enjuiciamientos por brujería en la localidad de Salem, cerca de Boston, donde entre 1692 y 1693 se celebraron varios procesos judiciales contra un importante número de vecinos de aquella localidad acusados de practicar brujería. 

Todo empezó con una denuncia por parte de dos niñas que, debido a que sufrieron una serie de problemas como espasmos, convulsiones, llanto o incoherencia en el habla, dijeron que habían sido embrujadas por algunas mujeres del lugar. Y señalaron a presuntas culpables de hacer esas prácticas. Un médico examinó a las afectadas y no apreció ningún problema de salud desde un punto de vista físico, por lo que se atribuyó el problema a la influencia del demonio. 

Algunos aprovecharon la credulidad del juez que admitió a trámite las denuncias para realizar sus propias venganzas personales. Y aumentaron los casos de brujería y de personas implicadas hasta llegar a un número importante de acusados, un total de 141. Veinte de ellos fueron ejecutados. El atraso y el fanatismo fueron los culpables y también las rencillas personales entre vecinos quienes vieron una buena oportunidad para desembarazarse de sus enemigos. 

En la historia siempre se han dado casos de este tipo, donde la intransigencia y el rigorismo religioso o político han sabido buscar culpables entre gente distinta por su fe, por su origen o por su comportamiento. También ha sido una manera muy útil desde el poder para crear un enemigo común, un chivo expiatorio al que se le responsabiliza de todos los males habidos y por haber y que se hace merecedor del odio colectivo. Se le suele denominar como "caza de brujas".

40 comentarios:

  1. Es curioso la cantidad de acusaciones de brujería que hubo durante ese siglo, también en Europa. Pienso en todos los casos que hubo durante el reinado de Luis XIV, con aquel asunto de los venenos y las misas negras.

    Feliz semana, Cayetano.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le podría llamar el siglo de las brujas. Trento marcó mucho las últimas década del siglo XVI y, sobre todo, el XVII.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  2. Nada que no ocurra en estos tiempos. Solo cambia el continente, el contenido es el mismo.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Esto debe ir por rachas. Ahora hay una oleada de conservadurismo que apunta en un dirección parecida.
      Un abrazo,Miquel.

      Eliminar
  3. Fue, creo yo, una truculenta forma de deshacerse de mujeres que querrían ser independientes, o no dominadas por los maridos.

    Y muy mala suerte con un par de niñas, quizás epilépticas con las que se inició todo.

    Horrible.

    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de los procesos por brujería que se dieron en la historia fueron por conductas en exceso, digamos, liberales.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  4. De vez en cuando la sociedad sale a cazar brujas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así la plebe duerme tranquila gracias a sus feroces guardianes.
      Un abrazo, Xurxo.

      Eliminar
  5. Siempre ocurrió, sucede hoy día y seguirá pasando. El buscar un enemigo aunque no exista es moneda común en nuestra raza. Si a eso le añadimos el no haber cogido un libro en su vida, o la falta de espiritu crítico para bien discernir, o ambas cosas, ya tenemos a unos pocos líandola parda. Y ya se sabe: la masa hace efecto llamada, es como una bola de nieve...
    Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy peligrosa la masa. Cuando empieza a actuar no sabes cuándo va a terminar.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  6. Un "ajuste de cuentas" entre vecinos. Me recuerda a los "paseos" de nuestra guerra incivil. En la mayor parte de los casos fueron envidias, fobias familiares e incluso la excusa para apropiarse del patrimonio ajeno mediante incautación al "enemigo".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa la menor duda. En todas estas cosas hay mucho de envidia y rencillas con el vecino.
      Un saludo, Rodericus.

      Eliminar
  7. Supongo que buena parte de este fanatismo –aunque ahora también existe, pero con otros enfoques- se debía al desconocimiento de las leyes naturales, de la ignorancia sobre casi todo, bien aprovechado por la Iglesia, cuya jerarquía era igualmente ignorante de ello, y que fijaba todo comportamiento en un exacerbado maniqueísmo (o estás con Dios o con el diablo), y en el pecado y la culpa. A España se la convirtió, merced a una injusta Leyenda Negra, en paradigma del atraso que tal situación suponía. Así vemos como en otros lugares también cocían habas, aunque en nuestra casa lo hicieramos a calderadas: por esos años al rey Carlos II, se le puso el apelativo de “Hechizado” creyéndolo endemoniado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pelearse con otros vecinos por tema religioso se puso de moda en aquellos tiempos. Hoy la controversia interna de los países es más por motivos políticos. Los tiempos cambian y también las modalidades de represión y fanatismo.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  8. Los protestantes eliminaron mucha mas gente por brujería con su Inquisición que por estos predios, pero la fama se quedó en España.

    Por otra parte, la caza de brujas es una parte innata del comportamiento humano como seres sociales que somos. Con Internet, ahora se hace de forma mas rápida y potente. Cosas del progreso.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dilema moral surge cuando los gobernantes de turno aprovechan el miedo o el desconocimiento de la gente para hostigar a un colectivo, convirtiéndolo en chivo expiatorio, como tantas veces pasó. Y pasa.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  9. Has hecho una crítica, bastante sutil, de la sociedad pasada, presente y seguramente futura. Nuestro refranero es muy explícito: " calumnia que algo queda" y después nos dedicaremos a cazar a las brujas.
    No vale pensar sólo en los altos estamentos de la sociedad porque en cualquier pequeño pueblo, en cualquier comunidad de vecinos, en cualquier colegio basta conque alguien calumnie a alguien para que se inicie la cacería.
    Un beso, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto todo lo que dices. Y es una pena que sea así.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  10. Yo creo que nada ha cambiado.

    Seguimos igual o quizás en peores circustancias...Se caza brujas para deleite de algunos y beneficios de otros, en todos los estamentos sociales: Racismo, exclusión por sexo o por religión...quizás cazamos brujas y ni nos damos cuenta

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las "cacerías" siempre hay alguien detrás que maneja los hilos en su propio provecho, y gente más o menos inocente manejada.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  11. Saludos, Cayetano.
    Hay que ver, desde el origen de los tiempos, lo resistentes que han salido los demonios para que algunos logren sus fines. Tras una guerra nuclear sólo quedarán ellos y las cucarachas.

    ResponderEliminar
  12. Maldito lado oscuro de nuestro género. Ese tan anti-empático y cruel.
    Seguiré muy liada, al menos este mes. Cuando me relaje volveré a bloguear!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lado oscuro, tan verdadero como el claro. Es una lacra que arrastramos como especie.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  13. Hay páginas de la historia como botones de muestra de aquello que no se debe hacer. En el nombre de las creencias, también de las conquistas, se han cometido tantas barbaridades que no deben ser borradas, sino bien conocidas para que no se repitan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Perdonar, siempre; olvidar, nunca.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  14. Cualquier acontecimiento se utiliza como excusa contra el vecino y éste fue un caso claro. Un ejemplo más de fanatismo y persecución como hay numerosos a lo largo de la historia. Por enumerar alguno, la Guerra de Independencia se utilizó para perseguir a los afrancesados y a los que defendían ideas de aperturismo político al modo francés. O la quema de alumbrados y erasmistas en la Edad Moderna.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Algunos aprovechan que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer de las suyas.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  15. Siempre se aprovechan estas situaciones para vengar afrentas personales, lo triste es que se crea un estado de fanatismo que no admite la razón por ningún lado. Espero que la actual ola pase pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fanatismo y visceralidad se llevan mal con sensatez y racionalidad.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  16. La historia siempre está ahí como ejemplo de atrocidades que no se deben repetir como el caso que nos cuentas Cayetano.
    Siempre existieron y existirán esas cazas de brujas, pero trataran de adornarlas para que no sea tan llamativa.
    Interesante este momento de la historia.
    UN saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Puri,siempre se busca una excusa, un pretexto, como con las guerras,para cometer las mayores barbaridades en nombre de lo que sea: la religión, la patria, etc.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Es espeluznante lo de las brujas de Salem, en la historia se han dado mucho más casos.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos. Es una vieja costumbre de nuestra humanidad, a veces tan despiadada.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
    2. El Santo Oficio, aquí en España fue mucho menos severo en las penas de brujería, en comparación con lo que usted refiere. Los inquisidores, en este caso, supieron ver que se trataba más de desconocimiento y superstición que de herejía o de cosas mayores.

      Saludos, don Cayetano.

      Eliminar
    3. Aunque nunca fueron hermanitas de la caridad estos del Santo Oficio, sí es cierto que la leyenda negra que se montó sobre nuestro país cargó las tintas más de lo merecido.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Y, si nos damos cuenta esto es; como un ciclo: que cada "X" tiempo tiene que estallar.O bien, en forma de caza de brujas o bien con fanatismos que solo hacen que se prenda la mecha del odio...Y sobre todo si hay intereses creados que más da destrozar vidas; siempre que se consiga meter miedo.-Triste realidad, que a un en el siglo que estamos no hay que escarbar mucho.

    En España, ya tenemos muchas cicatrices con estos fanatismos.

    Feliz semana ya estamos en la recta final del Curso.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Cada dos por tres tenemos algún episodio similar.
      Saludos, Bertha.

      Eliminar
  19. Bueno, en el siglo XVII creían en el diablo y las brujas, en el siglo XXI creemos en los políticos y en la TV, no hay muchos cambios que digamos...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Políticos y TV, los nuevos "diablos".
      Un saludo, José A. García.

      Eliminar