jueves, 31 de diciembre de 2015

La psicoterapeuta (segunda parte)


El minotauro acude a consulta de la doctora Ariadna. Es su tercera visita. 
Tumbado en el diván desgrana una a una sus quejas. 
Mientras, la doctora anota en su libreta lo que considera significativo e importante. 
Hoy escucha atentamente. Pasó el día de Navidad y no tiene necesidad de hacer la lista de la compra… Todavía quedan restos en el frigorífico de alimentos supervivientes tras varios días de excesos. Repartidas en fiambreras entre el congelador y las bandejas interiores, hay sobras para dar y tomar. El frigorífico es una intrincada jungla donde se mezcla el pollo relleno con los sobres de ahumados y fiambres diversos, patés, quesos de tres tipos, varios yogures caducados y un cuenco con trozos de piña y melocotón en almíbar. Para entrar en él hay que abrirse paso a machetazos. 

- El laberinto ya no es lo que era. Desde que lo convirtieron en una atracción turística, no para de venir gente. Acuden en grupo, armados con sus “gepeeses” para no perderse: “en la siguiente intersección, gire a la izquierda y coja la segunda galería que se encuentre a su derecha y camine recto unos doscientos metros."  

Lo anterior lo dice con una voz impostada, de falsete, imitando el estilo y el tono de las mujeres que hablan en esos artilugios. La doctora le escucha y duda entre aumentarle la dosis de diazepam o recomendarle que se tome unas vacaciones o que se busque una novia. 

- Vienen con sus cámaras fotográficas, sus smartphones y sus palos de selfies y no paran de retratarse, dando gritos como posesos. Los niños lo tocan todo. Están muy maleducados. El otro día rompieron una estalactita. Y el seguro dice que no lo cubre. 

"Creo que lo mejor es aumentarle la dosis -piensa la doctora-. Está muy nervioso. Presenta un cuadro claro de ansiedad." 

- Además, el público se comporta como si estuviera en el cine. Lo deja todo perdido de palomitas y envases de cocacola vacíos. 

"La verdad es que no me había fijado, pero el minotauro está de buen ver, con ese torso musculado y esos brazos fuertes. Tiene un revolcón ¡Ummm! Lástima de cabeza con ese hocico y esos cuernazos. Y el aliento le debe oler a rayos. En fin… "

- Ya no hay paz en el laberinto. Con tanto jaleo se ha roto el misterio. Han convertido un mito con una antigüedad de más de 3000 años en una especie de parque temático. Ya no hay respeto por las tradiciones. Es el fin de la mitología, el ocaso de la cultura. 

"Debe ser muy difícil que encuentre una pareja estable. No creo que le gusten las vacas. Y las mujeres tendrían que estar muy necesitadas para irse con él. Lo debe llevar mal."

- Y yo estoy de más. Sobro. Ni inspiro temor ni provoco respeto. Se ríen de mí. Nada más que me ven empiezan todos a hacer la vaca, a mugir. Y dicen que van a mandarme a un tal José Tomás a al Juli, que no sé quiénes son. También hay otros que dicen que son antitaurinos y me sueltan la charla y me ponen la cabeza como un bombo: que si mi mitad humana tiene la culpa de contribuir a que mi mitad animal mantenga viva una tradición horrible, etc. 

"Lo dicho: le doblo la dosis." 

- Así que estoy acabado. A estas alturas ya no sé si soy un animal maltratado o un hombre frustrado. Creo que voy a suicidar una de mis dos mitades. No sé cuál. Lo echaré a suertes. ¿Lo echamos a los chinos? Venga: ¡tres con las que saques! ¿A qué me suena eso? 

 "Eso lo dejaremos para la siguiente visita. Ahora tenga la receta: diazepam 10 mg, dos comprimidos al día, en desayuno y cena." 

_______________
 Segunda y creo que última travesura navideña a costa de mis sufridos personajes de 


Más información de este producto en el enlace.
De venta en farmacias. Consulte con su especialista o farmacéutico. 
 Manténgase lejos del alcance de los niños.

40 comentarios:

  1. Acaba el año con más dudas que certezas, pero me pregunto si acaso estas últimas las tuvo alguna vez. Otrosí digo, que por el bien del laberinto se tranquilicen las visitas. Mejor ir a la Alhambra.
    Fuerte abrazo y feliz 2016

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de acabar "el año con más dudas que cervezas" no está bien. Y lo de la Alhambra es una buena propuesta: se convirtió también en un laberinto de dudas y penas para el pobre Boabdil.
      Un abrazo y feliz año.

      Eliminar
  2. ¡Pobre víctima! ¡Qué pena de decadencia, hasta dónde ha arrastrado a la Mitología! Los psicólogos acabarán por filtrarnos por los sumidero de esta sociedad alienada y frustrada buscando distracción en las fiestas, en lugar de hacer fiesta por vivir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo Paco: buscamos distracciones durante toda la vida, sin darnos cuenta de que la fiesta está en la vida misma. Somos así de raros.
      Un abrazo y feliz año.

      Eliminar
  3. Buenos días, Cayetano. Últimamente ando un poco descolgado de internet pero no quiero dejar pasar el año sin desearte un
    ¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece, Antonio. Tu presencia en esta casa siempre es un placer. Feliz año, igualmente.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  4. Todos los dioses y seres mitológicos de la antigüedad, antaño tan poderosos, ahora están en geriátricos o en manicomios porque nadie les hace caso. Y eso que eran dioses más divertidos que los de ahora. De hecho, conozco a Zeus y a Ra. Están internados y con medicación, dan mucha pena, ¡quien los ha visto y quien los ve!

    Un abrazo y feliz 2016, que se cumplan todos tus propósitos para el año que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dioses antiguos tienen mal encaje en esta sociedad nuestra, salvo en estúpidas series para adolescentes de esos que atiborran los cines con cocacolas y palomitas. No me extraña que acaben en el psiquiatra.
      Un abrazo igualmente, Carlos, y que el año que viene sea bueno para ti.

      Eliminar
  5. Genial de nuevo. El centauro de mi casa tiene una pezuña chunga y ha decidido sentarse a ver películas en lugar de dormir la mona. Feliz año ssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué es peor, si ver la tele o pillar el puntillo e hincharse a turrones. En todo caso, feliz salida y entrada de año y que ese esguince -o "esdieciséis"- se vaya arreglando.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No son pelis de la tele, superrepetidas por estas fechas, sino las 4 que ayer saqué de la biblioteca. Ya llevo un par vistas. Jajjj me estoy poniendo al día. Turrón y demás dulces cero patatero.
      El esguince mejorando deprisa lo malo ha sido tomar conciencia que se ha debido a un pequeño ictus, y el medico hizo referencia a mi circunstancia temporal, por ponerlo fino. Voy a consultar un par de especialistas al respecto, porque conozco bien algunas tradiciones familiares poco tranquilizadoras que procuraré eludir o retrasar como mejor pueda.

      Eliminar
    3. Ya sabes que hay pastillas y dietas que obran maravillas al respecto. Todo es cuestión de buscar una solución adecuada y no dejarlo en manos del tiempo. Como se dice coloquialmente, has tenido un pequeño aviso que te puede evitar males mayores.
      Cuídate. Un saludo.

      Eliminar
  6. Te deseo todo lo mejor en el nuevo año. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, Antorelo. Mucha suerte y felicidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Cayetano: Excelente. Sobre lo que dice Carlos sobre Zeus y Ra es real, los tengo en mi residencia...Glorias pasadas, pero igual tienen que esperar que las auxiliares les lleven al baño...

    Feliz año. Éxito y salud. Que sobren mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zeus ya debe andar con problemas de próstata y Hera con incontinencia urinaria. Hasta los dioses van al médico. Qué tiempos.
      Suerte en el 2016.
      Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  8. Recuerdo cuando estaba en el instituto y el profesor de inglés nos dijo un día que el mayor laberinto con el que nos íbamos a encontrar en nuestra vida, era nuestra propia mente. se acercó al armario donde se guardaban los libros, cogió uno, lo abrió y nos mostró un cerebro. A ver quién de vosotros es el listo que desentraña esta red de laberintos, nos dijo. Hasta ahora, nadie lo ha conseguido y dudo mucho que alguien lo consiga, nos dijo. Así que, ya puede subir la doctora la dosis.
    Besos, Cayetano. Feliz Noche que aunque sea vieja, es divertida. Se acaba un año y a pesar de que las despedidas son tristes, el Nuevo viene cargado de esperanza y como a cualquier bebé, hay que mimarlo. Feliz 2016 para ti y toda tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que cambiar la medicación esta noche por buenas dosis de cava, paz, felicidad, con nuestros mejores deseos para el año próximo.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  9. Algo de animal maltratado y de hombre frustrado tenemos todos. ¿Quién no se ha sentido injustamente tratado en alguna ocasión? y ¿ quién no ha sentido que en alguna cosa se ha quedado a mitad del camino?. Me encantan tus historias y el sentido del humor con el que las desarrollas.
    Feliz año Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El minotauro frustrado es como el docente al que le pegan los padres de los alumnos o el médico al que insultan los pacientes irascibles. Todos tenemos algo de minotauro deprimido.
      Feliz año, Ambar.

      Eliminar
  10. ¡Pobre hombre!¡ O toro! Bueno, lo que sea. Aquí con tal de ganar pasata se hace de todo. Seguro que han sido los de Creta, que con la idea de aumentar las pernoctaciones y ser la segunda isla con más turismo de Grecia después delas Cícladas, se han liado a poner anuncios y a hacer rebajas de casas rurales con el señuelo del Minotauro y... ¡hala!, todos para allá. Es que es una vergüenza...
    Un abrazo
    P.D. Feliz Año 2016, que ya viene dentro de unas horitas a hacer acto de aparición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que mitad y mitad. Y los de Creta es que se quieren llevar todo el turismo del Mediterráneo. Son insaciables.
      Feliz año igualmente, Carmen, que tengas buena salida del año que se nos va y buena entrada en el que se acerca.

      Eliminar
  11. Pobre minotauro, no sé yo si la dosis recetada se quedará pequeña.
    Feliz aÑo nuevo,y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé si la dosis será la adecuada: es una dosis de caballo. No sé si valdrá para un minotauro.
      Feliz año y abrazo, El Tejón.

      Eliminar
  12. Acabaremos todos como el pobre minotauro, y al final será el siglo de los psicoanalistas, que harán su agosto todos los meses.

    Feliz año nuevo.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una enfermedad típica del desarrollo y del consumismo. Va a más porque cada vez andamos más desquiciados, como la sociedad misma.
      Feliz año.

      Eliminar
  13. Creo que hasta la pobre psicoanalista se esta metiendo en el mismo laberinto:nada el con un poco de más dosis y ella con los mínimos: pero todos contra el estrés, que sociedad esta, que nos tiene a todos alterados con el consumismo.

    Que este recién estrenado año haya entrado con buen pie.

    Un abrazo feliz 2016.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te extrañe. Algunos especialistas hasta se contagian de sus pacientes.
      Feliz año que acabamos de empezar.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  14. Muy bueno el relato anterior, escribiendo la lista de la compra mientras el paciente va desgranando sus problemas. En esta cambia la temática, nunca mejor dicho. Ahora, como dice el Minotauro, la mitología se ha convertido en parques y no sirva para ilustrar ni para aprender, no me extraña que se llegue a plantear desaparecer, nos hemos convertido en una sociedad con poco respeto, o quizás se llame educación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez nos parecemos más a un mundo de analfabetos crónicos. La cultura es una casa rara, como mucho un purgante que hay que tomar en las aulas para aprobar una asignatura.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  15. La doctora va bien encaminada, es preciso doblar la dosis. La dosis de relatos.
    Para el Minotauro y su creador. No hay nada mejor para mantener la cordura que hacer alguna locura de vez en cuando.
    Como publicar otro libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovechando la locura de estos días de celebración y alegría, me dio por "faltarles el respeto" a los personajes, con estas travesuras. Espero que no me lo tengan en cuenta. Lo de hacer otro libro con ellos ya es harina de otro costal.
      Un abrazo, Ana Mª y feliz año.

      Eliminar
  16. Muy bueno.

    La culpa de todo la tiene la masificación del turismo.

    El Laberinto, lleno de crios vocingleros y cuñados listillos.
    La Alhambra, con lista de espera para visitar, en el Parque Guëll, cobran entrada con la "excusa" también de la masificación.

    Las urgencias de los hospitales, desbordadas por caídas provocadas por "selfies" imprudentes, ojos a la "funerala"por el dichoso "palo" para hacer "selfies", topetazos contra farolas y arboles por andar escribiendo"wassaps" por la vía pública.

    El Minotauro a base de "tranquimazines", Odín deprimido porque lo confunden con un "hipster heavy metal", Horus victima de la caza ilegal de aves ( lleva tres meses en una jaula ), los sátiros encerrados en la perrera municipal por no tener la guía de vacunación al dia, y los de la Santa Compaña cabreados porque les dieron el premio a la mejor comparsa en los últimos carnavales de Pontevedra.

    ¡¡ Esto es la decadencia absoluta, somos unos descreídos !!.

    Feliz año nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de todo es esa Santa Compaña con el premio de los carnavales. Ya no hay respeto por la cultura ni por las tradiciones. La culpa es del Halloween ese.
      Un abrazo, Rodericus. Y feliz año.

      Eliminar
  17. El minotauro convertido en una atracción de feria... Se infravalora, pobrecillo: sigue conteniendo en sí mismo el misterio de su ser híbrido; el misterio de Eros que hizo que su madre se enamorase de un toro; su vertiente sanguinaria al luchar y vencer a jóvenes que le son entregados cada año como tributo... Hay muchos misterios fascinantes en él, su doctora no debería recetarle tanto diazepán... Genial. Un abrazo muy fuerte y que acabes muy bien las fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero acabar mejor que el pobre minotauro. Y eso que las fiestas acaban con cualquiera.
      Un abrazo, Isabel.

      Eliminar
  18. Igual lo mejor sería que su doctora se fuera a comprar al supermercado otra vez, por muy llena que tenga la "heladora". Es que no sé si dejándolo tranquilo igual sin diazepam, se cura solo. Qué le pregunte a Quirón, que también es una cosa rara, pero de eso de curar sabe un rato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quirón le podría ayudar mejor que la doctora. Al fin y al cabo es otro prodigio de la naturaleza, aunque en su casa no ganan para felpudos.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  19. Hacía tanto que no entraba en el blog que casi me he sentido extraña. Pero ha bastado un minuto, entrar en vuestros blogs, para darme cuenta de que estoy en casa.
    Te deseo el mejor de los años y toda la felicidad que necesites. Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta casa siempre está abierta para los amigos (y las amigas, como se dice ahora).
      Mucha salud y mucha felicidad para este 2016.
      Un abrazo, Detalles.

      Eliminar