martes, 13 de octubre de 2015

Se equivocó Fukuyama

Francis Fukuyama


"El principal efecto de 1989 es que el capitalismo y la riqueza han dejado, 
por el momento, de tener miedo". 
(Eric HOBSBAWN: El día después del fin del siglo). 


Del “fin de la historia”, que anunciaba un exultante Fukuyama, y que elevó la moral de nuestros gobernantes en particular y del neoliberalismo global en general, con ese triunfo aplastante del capitalismo, elevándose glorioso sobre las cenizas del comunismo, estamos pasando al “regreso de la historia”, a una especie de Edad Media tecnológica, con mano de obra semiesclava, una reducción drástica de los derechos laborales, mayor facilidad para el despido, etc. 
Tiempos bárbaros, por otra parte, los que empezamos a vivir, con oleadas de refugiados, modificación de fronteras, terrorismo, guerra… Hambre y violencia conviviendo con los grandes adelantos tecnológicos. Me vienen a la cabeza imágenes de los cómics de ciencia ficción de los años 80, las películas de Mad Max, etc. 
Se equivocó Fukuyama. La historia no ha llegado a su fase final, estable y definitiva. En todo caso, ha llegado al final de una etapa, tras la que sobrevendrá un mundo distinto. No sé si, dejándonos llevar por una escalofriante visión apocalíptica, ese mundo será terrible. O si dará lugar a un mundo mejor que surgirá de las cenizas de lo viejo y caduco. 
Para Fukuyama, su “final de la historia” tendría razón de ser gracias a la derrota del comunismo en 1989, convirtiendo el sistema capitalista y la democracia liberal en las únicas alternativas válidas posibles. El error de Fukuyama es considerar ambos sistemas, el económico y el político, como dos realidades inmutables y perfectas. Y creer que el mercado es la solución de todos los problemas.
El mercado no lo soluciona todo. Y hay cosas que mejor no entren en el juego de la oferta y la demanda.
El capitalismo actual no es ese sistema que algunos intentan mostrarnos en su vertiente más humana, basado en lo productivo y respetuoso con el medio ambiente y el estado del bienestar, sino un capitalismo especulativo, frecuentemente insolidario, cuya meta es la obtención del máximo beneficio posible aunque sea a expensas de extender la pobreza o la guerra por el mundo. Aunque sea con riesgo evidente de un posible cataclismo mundial como consecuencia de una política global equivocada o de sus periódicas burbujas especulativas. 
Y la democracia liberal a menudo presenta graves grietas -véase el caso español- al conculcar principios ineludibles como la separación de poderes o la independencia judicial. 
No estamos, afortunadamente, en la etapa de lo que podría entenderse como "perfecto", porque de ser así estaríamos apañados. 
Así que, señor Fukuyama, en mi modesta opinión, creo que usted se equivocó al definir la época actual como “el fin de la historia”, salvo que sea el apocalipsis lo que nos espere a la vuelta de la esquina.

32 comentarios:

  1. A base de predicciones, a lo largo y ancho de la historia de la vida, llego a la conclusión que llegará el día que alguno de ello va a acertar y concluirá por acabar todo. Pero siempre sospecho de los que son o quieren convertirse en gurús del porvenir apocalíptico que en ello les va no la vida, pero sí el negocio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos encima son más osados, como el señor Fukuyama, y tienen el atrevimiento de afirmar que esto que vivimos es lo mejor y definitivo. O es ceguera o es que viven en un mundo paralelo y virtual, como algunos gobernantes que yo me sé.
      Un abrazo, amigo Francisco.

      Eliminar
  2. Predecir es muy difícil, sobre todo el futuro. Este listo de apellido japonés quiso emular a los dioses prediciendo el futuro, y éstos, para variar, se han reido de él. Por mi parte, soy mas de creer al Sr. Nassim Nicolas Taleb y sus cisnes negros, su enfoque es mas humanista... y mas realista.Y además, se van cumpliendo sus pronósticos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil tarea la de predecir nada. Y menos el futuro, con tantos elementos interactuando y tantos intereses en el tapete, sobre todo cuando se descubre que la economía no es una ciencia exacta y puede pasar de todo.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  3. Amén, monsieur. Fukuyama se equivocó rotundamente. El hombre no tenía dotes de profeta. Y yo no sé si surgirá un mundo mejor de las cenizas, solo sé que ya no tendremos tiempo a verlo, y que nos tocará bregar con la peor parte. Igual es que me he levantado pesimista, no sé.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que este hombre se dejó llevar por la euforia que suponía el final de la guerra fría y se excedió en su optimismo primermundista.
      Un saludo, madame.

      Eliminar
  4. Algunos se frotaron las manos con la caída del muro levantando otros, siquiera simbólicos. Montan guerras y estados islámicos y destrozan el patrimonio porque es más importante tener un yate y veranear en Ibiza que salvar a millones de personas y todavía quedan otros muros de la vegüenza: Israel, Marruecos-Sahara, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es malo que los dirigentes del chiringuito mundial se hayan envalentonado tanto y perdido el miedo. A veces pienso que la política de contención que hubo durante buena parte de la llamada guerra fría no era tan descabellada.
      Un saludo, Luis.

      Eliminar
  5. Jaajjj, anda y que no sabemos algunos jugar a predecir. sobre todo ante las películas. Películas? Quien dijo películas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo esto es como una película, solo que aquí a veces no ganan los buenos.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  6. En aquel momento (1989), se acabó n ciclo, que no supimos sacar conclusiones correctas. Es lo que sucede muchas veces con el bando vencedor: Que en su resaca de triunfo, no ve más allá de sus narices...

    Ya veremos a donde nos lleva esto.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un exceso de optimismo a veces conduce a no ver la realidad en toda su extensión. Veremos qué pasa, pero esto no pinta demasiado bien.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Tuvo su momento de fama...

    Un saludín ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde 1989 ya ha llovido.
      Un saludo, Xurxo.

      Eliminar
  8. Siempre hubo profetas, pero eso no quiere decir que tengamos que hacer caso de sus profecías, apañados estamos si hacemos caso los que se dan de listillos en esto de lanzar augurios a troche y moche. Las cosas no pintan bien, pero no debemos tirar la toalla del optimismo.
    Un saludo Cayetano
    Puri









    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que el tal Fukuyama estaba considerado como el no va más de los analistas de la historia actual; pero está claro que se equivocó. Y esperemos que lo que venga sea mejor que lo que hay.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  9. Hay textos que tras leerlos corres a buscar el cobijo de una rebequita de lana, como hacían nuestras abuelas. Y que yo acabo de hacer ahora mismo, amigo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en buscar la rebequita. Nunca se sabe si te hará falta.Y no es porque las mujeres tengan fama de frioleras, que también, sino por mera precaución. En todo caso, esperemos un poco de sensatez de nuestros próceres y gestores a nivel nacional e internacional y que la cosa no vaya a mayores e incluso que se arregle.
      Un saludo, Ana María.

      Eliminar
  10. Y tanto que se equivocó. Esto no es una partida de ajedrez en la que el capitalismo dio el jaque a esa malinterpretada utopía comunista. Existen demasiados factores (la especulación es uno más), y, sobre todo, hablamos de seres humanos, no monedas de cambio. ¿El fin? Si acaso el fin de una era, aunque caminamos sin freno hacia una nueva civilización en la que la tecnología primará sobre las humanidades. Esto sigue de momento... veremos hacia donde.
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta nada el derrotero que está tomando esto. Ojalá reaccionemos a tiempo, aunque ya anuncian muchos científicos que este es insostenible.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  11. El capitalismo se quedó sin competencia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el quid de la cuestión. Habrá que pensar en que tarde o temprano volverá a tener competencia para que se vean representados sus principales damnificados.
      Saludos, Antorelo.

      Eliminar
  12. Para bien o para mal, la historia es como los dientes de un serrucho (picos y valles). Esa historia plana no es propia de los que la construyen... esos que caminan erguidos y llaman humanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora debemos estar -algunos más que otros- en un valle de los gordos. A ver si salimos indemnes.

      Un abrazo, Javier.

      Eliminar
  13. Siempre hay algún "iluminado"

    De la primera guerra mundial se dijo que era la "guerra que había acabado con todas las guerras", por el nivel de carnicería alcanzado en ella. La siguiente, solo tardó veinte años.

    Cada vez somos mas los que estamos alarmados por el viraje que está tomando nuestra sociedad. Pero lo que me asombra es que nadie hace nada para corregirlo o evitarlo. Vamos hacia un mundo con unas desigualdades pavorosas.

    El ejemplo de Volkswagen está claro, el beneficio por encima de leyes, e incluso de la salubridad pública.

    La reacción a esto debería ser muy clara de nuestra parte como consumidores : no comprar ni un solo vehículo. Ya se que es muy drástico, y que conlleva el cierre de fábricas y la perdida de muchos puestos de trabajo por trabajadores inocentes de los desmanes de sus jefes.

    Pero quedaría como aviso para otras multinacionales sin escrúpulos, que venden basura a precios astronómicos pagando salarios miserables a sus empleados.

    No hace falta dar nombres, todos los conocemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te falta razón. Sin embargo, este chiringuito está basado en el consumismo y ello conlleva mantener los puestos de trabajo. La solución que brindas sería la más justa pero produciría una enorme miseria. Tampoco sé si este sistema puede sostenerse así demasiado tiempo, puesto que para que siga funcionando precisa contaminar y dilapidar los recursos naturales.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  14. La época actual no creo que sea “el fin de la historia”, a no ser por el deshielo de los casquetes polares, y no por la caída de un sistema en crisis. Los cambios no son cómodos y actualmente estos son cada vez son mas rápidos, pero de ahí que hallamos llegado al final, hay un buen trecho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Y menos, entender ese "final" como lo hacía el señor Fukuyama: la llegada a la meta tras la derrota del comunismo.
    Un saludo, Dapazzi.

    ResponderEliminar
  16. Este hombre, es de sospechar, que fuera producto de la escuela de Chicago, igual que yo misma mente, los soy de la escuela pública, que hasta escribo con faltas de ortografía,
    No obstante de mi mal entender, este hombre postulaba lo contrario, es decir, intentaba explicar que se acabó el pensamiento económico determinista, o HISTORICISTA, o marxista, términos equivalentes en pensamiento económico, ya que todas sus experiencias quedaron constatadas como fracaso. "el fin de la historia" es un sarcasmo a propósito del historicismo predictor,
    Pero como ya le he dicho, igual no es lo que yo le he entendido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tesis de Fukuyama es que la Historia, como lucha de ideologías, ha terminado, con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto tras el fin de la Guerra Fría. Es decir, da por hecho que el sistema liberal es la última etapa y eso es porque está convencido de sus bondades. Los que lo sufren, los perdedores, no opinan lo mismo.
      Un saludo, Frine laena.

      Eliminar
  17. Vivimos una época llena de turbulencias y de incertidumbres, que conduce a la pobreza y la injusticia. Espero que después de este periodo de crisis, alumbre un tiempo nuevo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no sé es cómo llegaremos a ese tiempo nuevo, porque los que tienen la sartén por el mango no creo que den su brazo a torcer, salvo que haya una convulsión generalizada y que puede acabar como el rosario de la aurora.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar